contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimecres 1 de setembre de 2004 | David Segarra
Vaig néixer en una terra invisible


Vaig néixer en una terra invisible

Jo no vaig néixer al costat de les aigües sorprenents
del riu Magdalena. Ni vaig viure en una casa
emblanquinada perfumada per la flor del taronger i
alegrada per la brisa del mar que ve navegant per
sèquies exhuberants i horts plens dels fruits de la
terra.

Jo vaig néixer en la ciutat. En el tranquil centre
d’una ciutat mediterrània.

I els meus boscos encantats van ser estacions
nocturnes plenes de misteri, òxid i cendra.

No vaig fer l’amor entre mates fresques per la rosada
del matí sinó en terrats de vells edificis i mercats
de ferro.

Però el cel i les estrelles que ens miraven eren els
mateixos. Mes no el sòl sobre el qual caminava.

Va haver d’arribar la joventut per descobrir que sota
la ciutat immensa, sepultats, dormien el meu poble i
la meua terra. Invisibles.

A cada costat dels camins i les carreteres van
començar a brollar plantes, alqueries, cavalls i
agricultors.

Història.

Un món de fantasmes va començar a néixer davant els
meus ulls dia rere dia, any rere any.

I aquestes aparicions es van anar apoderant de mi. Com
un mirall em van mostrar la cara oculta del meu món.
El meu propi rostre.

I em van ensenyar a estimar. Em van ensenyar a dir
t’estime.

És aquest món subtil, que va regnar durant segles i
que ara s’oculta entre masies cobertes per figueres i
parres tristes, plenes de pols, entre cementiris de
cotxes i les descarades obres dels nous faraons.

Ací mateix, enfront de nosaltres, queden illes,
reserves persistents, del vell món. De la vella terra.
Dels nostres avantpassats.

Però no ho veiem. És invisible.

Per això, quan el periòdic va publicar en la seua
portada que les maquinas havien desertitzat aquell
vergel d’hortes i riures ningú va dir res.

En el centre del no-res una parella de barraques
velletes. Tremolant i agafadetes de la mà quedaven
aïllades de la vida i envoltades per una moderna mort
de buit i oblit.

I ningú va parlar del tema. Solo uns pocs es van
estranyar que en la fotografia d’un important diari
tot estigués en blanc.

Un error d’impremta. Una terra invisible.

David Segarra. Estiu valencià de 2004 .


Nací en una tierra invisible

Yo no nací al lado de las aguas asombrosas del río
Magdalena. Ni viví en una casa encalada perfumada por
el azahar y alegrada por la brisa del mar que viene
navegando por acequias exhuberantes y huertos
henchidos de los frutos de la tierra.

Yo nací en la ciudad. En el tranquilo centro de una
ciudad mediterránea. Y mis bosques encantados fueron
estaciones nocturnas llenas misterio, óxido y ceniza.
No hice el amor entre matas frescas por el rocío de la
mañana sino en azoteas de viejos edificios y mercados
de hierro.

Pero el cielo y las estrellas que nos miraban eran los
mismos. Mas no el suelo sobre el que caminaba.

Tuvo que llegar la juventud para descubrir que debajo
de las ciudad inmensa, sepultada, dormía mi pueblo y
mi tierra. Invisibles.

A cada costado de los caminos y las carreteras
comenzaron a brotar plantas, alquerías, caballos y
agricultores. Historia.

Un mundo de fantasmas empezó a nacer ante mis ojos día
tras día, año tras año. Y estas apariciones se fueron
apoderando de mí. Como un espejo me mostraron la cara
oculta de mi mundo. Mi propio rostro.

Y me enseñaron a querer. Me enseñaron a decir te
quiero.

Es ese mundo sutil, que reinó durante siglos y que
ahora se oculta entre masías cubiertas por higueras y
parras tristes y polvorientas, entre cementerios de
autos y las descaradas obras de los nuevos faraones.
Ahí mismo, frente a nosotros, quedan islas, reservas
persistentes, del viejo mundo. De la vieja tierra. De
nuestros antepasados.

Pero no lo vemos. Es invisible.

Por eso, cuando el periódico publicó en su portada que
las maquinas habían desertizado aquel vergel de
huertas y risas nadie dijo nada.

En el centro de la nada una pareja de barracas
viejitas. Temblando y agarraditas de la mano quedaban
aisladas de la vida y rodeadas por una moderna muerte
de vacío y olvido.

Y nadie habló del tema.

Solo unos pocos se extrañaron de que en la fotografía
de un importante diario todo estuviera en blanco.

Un error de imprenta.

Una tierra invisible.

David Segarra. Verano valenciano de 2004.


A la mateixa secció:


La política forestal y el deterioro climático, factores clave en los incendios de Galicia, Asturias, León y Portugal


Ciclones, cambio climático y especulación inmobiliaria: el caso Harvey


Antropoceno, capitalismo fósil, capitalismo verde, ecosocialismo: ¿Dónde está la salida?


La Conselleria de Mediambient incumple sus propios programas de inspección


Cambio Climático. La Tierra arde: sequías, desertificación, hambre, migraciones


Juicio popular al proyecto Castor


Trump denuncia el acuerdo de París sobre el cambio climático: ¿Qué esperabas?


Perdent el tren: el Pla d’Acció Territorial de la Infraestructura Verda del Litoral.


Iberdrola vol construir un magatzem de residus a la central nuclear amb més incidències de l’Estat


La plaça de bous de València torna a escoltar el clam animalista: ‘Falles sense sang’.

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com