contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
diumenge 7 de setembre de 2003 | Esquerra Unida del País Valencià
Los bosques son indispensables para el desarrollo sostenible. Es imprescindible promulgar una Ley Forestal.


En Esquerra Unida, asumimos que los bosques son indispensables para el desarrollo sostenible y el mantenimiento de todas las formas de vida. Desde nuestro punto de vista, los recursos y las tierras forestales deben ser objeto de una ordenación capaz de atender a las necesidades sociales, ecológicas, económicas y culturales de las generaciones presentes y futuras. Estas necesidades se refieren a productos y servicios forestales, entre los que se pueden destacar madera y sus derivados, agua, alimentos, forraje, medicamentos, combustible, vivienda, empleo, esparcimiento, hábitat para la fauna y la flora silvestres, y diversidad del paisaje.

En el ámbito forestal, proponemos realizar una silvicultura que fomente la biodiversidad de las masas forestales, la existencia de bosques maduros con madera gruesa y de calidad, el control de las plagas, y la reducción del riesgo de incendios. Por eso participamos en las movilizaciones sociales que protestan ante la incapacidad política de los gobiernos del PP para aplicar el Convenio Mundial sobre Bosques y Desertización, el Convenio Mundial sobre Biodiversidad, y la Estrategia Española sobre de Biodiversidad.

Para superar esa situación de inoperancia, respaldamos la promulgación de la Ley Básica Forestal que establezca un marco estatal, desde el que desarrollar e impulsar en el P.V.de los esfuerzos de ordenación, conservación y desarrollo sostenible de los bosques y las tierras forestales. Estimamos que las administraciones públicas deben promover, con todos los instrumentos a su alcance, la participación de las comunidades locales interesadas, habitantes de las áreas forestales, organizaciones ecologistas, sindicatos, asociaciones vecinales y agentes económicos, en el diseño, planificación, programación y ejecución de la política forestal.

Entre todas las nacionalidades del Estado Español sumamos 105 especies diferentes de árboles autóctonos, de los que 80 tipos de árboles llegan a formar bosques como abetales, encinares, alcornocales, pinares, sabinares, olmedas o saucedas. La diversidad geológica, de climas y suelos, la accidentada superficie del terreno, así como la situación geográfica de la Península Ibérica, son el origen de esta grandísima variedad de especies y ambientes forestales, que se traduce en una abundante biodiversidad. Ningún otro Estado miembro de la Unión Europea es tan rico en especies forestales como España.

Donde el invierno es duro, con fuertes heladas, y el verano caluroso, con grandes sequías, tenemos los bosques submediterráneos. Robles melojos y quejigos son sus árboles más característicos. El bosque mediterráneo lo tenemos representado por los encinares y alcornocales. La zona atlántica reúne hayas, robles, castaños y abedules. Los pinos se encuentran en todas nuestras latitudes, desde los hermosos pinos negros de los Pirineos hasta el luminoso pino carrasco de la costa mediterránea. Los abetales, pinsapares o sabinares son relictos, o muestras de lo que fue nuestra vegetación en tiempos remotos. Al lado de un río o arroyo, encontramos álamos, álisos, chopos, sauces y tarais. Al igual que vemos olmos y fresnos en los barrancos, en las proximidades del agua.

El territorio español también se haya ocupado por amplias extensiones de cultivos forestales (de eucalipto, pino radiata, chopo, etc) y de repoblaciones forestales de coníferas. Pero, por su edad, composición y estructura, éstas superficies no pueden ser consideradas como verdaderos bosques, aunque, bien gestionadas, pueden cumplir alguna de las funciones benefactoras de los mismos. Según el II Inventario Forestal Español hay 10.625.698 hectáreas de superficie arbolada. Si excluimos las 1.300.000 hectáreas de cultivos forestales tenemos 9,3 millones de hectáreas de bosque, el 21 por ciento del territorio.

En Esquerra Unida nos preocupa la destrucción de bosques ya que en la segunda mitad del siglo XX han desaparecido 1.131 municipios en el Estado Español, y diez millones de personas han tenido que cambiar el lugar de su residencia. Los bosques y la agricultura biológica, que proporcionan alimentos de alta calidad, son necesarios para reequilibrar el territorio y la relación mundo rural - mundo urbano.


A la mateixa secció:


Iberdrola vol construir un magatzem de residus a la central nuclear amb més incidències de l’Estat


La plaça de bous de València torna a escoltar el clam animalista: ‘Falles sense sang’.


11 de marzo: sexto aniversario de Fukushima


¿Cuánto ganan las grandes eléctricas en el estado español?


Tractors al carrer


Ecologistes en Acció recolza les mobilitzacions contra els granels del port d’Alacant


Capitalisme a l’espanyola: El rescat de les autopistes en fallida


Caos climático ¿verdad o consecuencia?


Les cooperatives d’energia, aposten per un canvi de paradigma per fer front a les grans companyies.


TTIP, CETA y TiSA: Blindajes perfectos para criminales climáticos

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com