contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
divendres 9 de juny de 2017 | Manuel
Juicio popular al proyecto Castor

Observatori del Deute en la Globalització

Foto: Tribunal

El proyecto Castor es un almacén geológico de gas: un antiguo yacimiento de petróleo que, ya vacío, es utilizado para inyectar gas, 22 km mar adentro. Además de la plataforma marítima, cuenta con una planta de operaciones terrestre, unidas por un gasoducto de 30 kilómetros.

Los seísmos provocados por la construcción del proyecto Castor son sólo la punta del iceberg: más de 1.000 terremotos en la zona entre Benicarló, Vinaròs y Alcanar. Un proyecto fallido, con un presupuesto inicial de 500 millones de euros que ha acabado teniendo un coste de 1.700 millones de euros. Aunque no ha entrado ningún día en funcionamiento, el mantenimiento anual de esta infraestructura supone un coste anual de 16 millones de euros.

Nos deja 20 personas investigadas por prevaricación medioambiental y una indemnización para la empresa constructora ESCAL UGS/ACS de 1.351M€ (tras su renuncia a la concesión), en concepto de "reconocimiento de una compensación por las inversiones efectuadas", a la que si añadimos los intereses nos queda la cifra de 2.420M€ a pagar por los ciudadanos en 30 años. Un negocio muy lucrativo para la empresa, y para la banca: los 1.350M€ ya han sido avanzados por bancos como el Santander, Bankia y Caixabank por orden del Gobierno antes de agotar el plazo de 30 días -a pesar de tener una sentencia del Tribunal Supremo que permitía no tener que hacerlo-, mientras otras transferencias a servicios públicos se retrasan meses o incluso nunca llegan.

En el proyecto Castor han intervenido: un conglomerado de empresas lideradas por la multinacional ESCAL UGS/ACS de Florentino Pérez, sucesivos gobiernos -tanto del PP como del PSOE- y sus Ministros de Industria, Energía y Turismo, y todo con el apoyo económico del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Un proyecto liderado por este triunvirato que ha supuesto, a día de hoy, un coste aproximado de 3.420M€, añadiéndo el mantenimiento, el coste del posible desmantelamiento y otros gastos varios.

Esta cifra la estamos pagando los y las ciudadanas, en diferido en nuestra factura del gas, mientras nuestra población sufre un 17% de pobreza energética. En un contexto de crisis y desinversiones sociales, el gasto del Castor supera el importe de los recortes en sanidad.

El proyecto Castor ha generado deuda ilegítima, y quieren que la paguemos de nuestros bolsillos. Una deuda privada donde se han socializado todos los costes y riesgos, con unas instalaciones que no se desmantelan, y una deuda que sigue creciendo.

Pero no lo vamos a permitir... nos estamos organizando para revertir esta estafa.

odg


Manifiesto-acusación: Ante la impunidad, la ciudadanía acusa

El desenlace del proyecto de almacenamiento geológico de gas natural Castor parece no llegar nunca. El proyecto, concedido a ESCAL UGS (participada en un 66,6% por ACS, de Florentino Pérez) por parte del gobierno del PSOE, hibernó su actividad en 2013, tras provocar un millar de sismos que sacudieron las poblaciones de las tierras del Sénia. Posteriormente al desastre, estudios del IGME y del IGN ya corroboraron la relación causa-efecto entre la inyección de gas en la planta marítima y los terremotos. Sin embargo, el gobierno del PP permitió a ESCAL UGS renunciar a la concesión y la compensó, además, con una indemnización de 1.350 millones de euros abonados en menos de 40 días y en un contexto de importantes recortes sociales . A día de hoy, las instalaciones siguen paradas, y aunque estén hibernadas no hay de momento un calendario para su desmantelamiento. Nadie se ha hecho responsable del desastre y, en cambio, la ciudadanía ha tenido que asumir una deuda que ascenderá a más de 3.400 millones de euros, y que ya se está pagando desde el 1 de enero de 2016 en nuestras facturas del gas.

Desde el año 2007, la Plataforma Ciutadana en Defensa de les Terres del Sénia ha alertado de los peligros socioambientales de este proyecto. Ha denunciado incansablemente diferentes procedimientos, permisos y prácticas controvertidas durante todo el proceso y ha hecho, así, una tarea de información, control ciudadano y participación activa que la administración y la misma empresa promotora han obviado y menospreciado desde el inicio. Desde 2013, y a partir de la entrada en escena del BEI, el Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG) también ha avisado de los riesgos de la refinanciación del proyecto a través de los bonos de proyectos, de la financiarización de esta infraestructura y de la generación potencial de deuda ilegítima que terminaría pagando la población. Tras el desastre y la indemnización mediática, la opinión pública también ha mostrado su desaprobación, pero es víctima de la desinformación, de la lentitud del caso y de su complejidad.

A pesar de la causa abierta en el juzgado núm. 4 de Vinaròs, donde se están investigando delitos de prevaricación medioambiental, contra el medio ambiente y los recursos naturales, no hay garantías para la población de que aquellas situaciones no se vuelvan a repetir, ni tampoco de que se señalen sus responsables principales. Ante esta impunidad, y casi 4 años después de los terremotos, el conjunto de la ciudadanía afectada por los impactos sociales, medioambientales y financieros del Proyecto Castor, y especialmente la población del territorio que sufrió y sigue sufriendo sus consecuencias, merece un juicio justo por esta causa. Es por este motivo que el 17 de junio de 2017 diversas organizaciones de la sociedad civil impulsamos un Juicio Popular al Proyecto Castor, para denunciar y juzgar estos hechos y acusar a sus responsables, con la urgencia, rigor y transversalidad que este caso requiere.

La realización de un Juicio Popular al Proyecto Castor surge como necesidad de la sociedad civil organizada de garantizar, colectivamente, sus derechos y recuperar su dignidad, con el objetivo de:

1. Escuchar las voces de la ciudadanía involucrada e incluir la memoria histórica de los territorios, para evitar que el caso caiga en el olvido;
2. Hacer balance del camino recorrido, así como poner en valor, las acciones realizadas por las organizaciones como la Plataforma Ciutadana en Defensa de les Terres del Sénia durante todos estos años, y la Associació d’Afectats i Afectades per la Plataforma Castor en los últimos tiempos;
3. Ejercer control ciudadano; exigir responsabilidades y negligencias en el caso del Proyecto Castor en las tierras del Sénia, así como el desmantelamiento de la Plataforma; y
4. Denunciar, en definitiva, la vulneración de derechos fundamentales con consecuencias de alcance local, estatal y global, reclamando el ejercicio de la soberanía popular.

Para hacerlo, creemos importante que el Juicio Popular se realice en los términos que la población considere y decida, fuera de connivencias y servilismos; utilizando principios y criterios que no son exclusivamente legales; y ampliando el ámbito de acusación más allá de los impactos del Castor en las tierras del Sénia.

Las partes que señalamos por el desastre social, medioambiental y financiero que ha resultado y sigue resultando el Proyecto Castor y que, por tanto, sentaremos en el banquillo de la parte acusada en el Juicio, incluso en el caso de que decidan no comparecer, son:

1. La empresa ESCAL UGS/ACS (Actividades de Construcción y Servicios) y, de manera agravada, su presidente Florentino Pérez,

ACUSADOS de la construcción del Proyecto Castor, donde los terremotos son sólo la punta del iceberg de una cadena de delitos ambientales, sociales y económicos a nivel local y global, como es la deuda generada, así como otros casos de megaproyectos impuestos e inútiles en el Estado español y fuera de éste, como es en países del Sur global.

2. El Gobierno español y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo

ACUSADOS de prevaricación ambiental, mala administración y ayuda estatal encubierta. Específicamente en relación a la ocultación de información relevante en relación al Proyecto Castor y no garantía del derecho a la información de la población; connivencia con la empresa (acompañó y aprobó costes sobredimensionados en el Proyecto y garantizó el cobro a través de las cláusulas del contrato), en lugar de garantizar el interés público.

3. El Banco Europeo de Inversiones,

ACUSADO de prevaricación ambiental, generación de deuda ilegítima y financiación del modelo de gas. Específicamente en relación a hacer posible la refinanciación del Proyecto Castor gracias a la emisión de bonos, y financiar otras infraestructuras de gas en Europa con la misma lógica e impacto.

El Juicio Popular dará voz a testimonios como la Plataforma Ciutadana en Defensa de les Terres del Sénia y la Associació d’Afectats i Afectades per la Plataforma Castor; los cuales testificarán ante el Tribunal en relación a la opacidad, la falta de participación pública y los impactos socio-ambientales del Proyecto Castor. También se contará con diversos peritajes del ámbito geológico, medioambiental, de derecho procesal y sobre los impactos de la financiarización y de las grandes infraestructuras fomentadas por las instituciones europeas, para explicar el modelo de industria gasística que representa el Proyecto Castor, así como los impactos económicos y sociales que tiene sobre el medio ambiente y las personas. Por último, se dará voz a personas de comunidades del Sur global afectadas por proyectos de la misma ACS que testificaran sobre los impactos de esta empresa fuera de las fronteras nacionales y sobre su lógica de actuación.

El veredicto y la sentencia que surjan del mismo servirán para seguir haciendo incidencia en las instituciones (locales, catalanas y estatales) y los otros actores señalados, como la empresa ACS y el Banco Europeo de Inversiones. Es urgente continuar trabajando para el desmantelamiento de las instalaciones del Proyecto Castor, entre otras reivindicaciones de las poblaciones locales. Asimismo lo es el hecho de poder revertir la actual situación de pago de deuda ilegítima que asciende a más de 3.400 millones de euros y que recae sobre la ciudadanía.

Exigiremos justicia, la reparación del daño causado y la garantía de no replicación de este modelo que nos endeuda social, ambiental y económicamente.

No queremos más proyectos Castor; que la historia no vuelva a repetirse nunca más, en ningún lugar.

Así lo expresan las entidades abajo firmantes, que convocan a toda la ciudadanía a ser parte de esta acusación y a asistir al Juicio Popular el próximo sábado 17 de junio en Barcelona.

Observatori del Deute en la Globalització
Plataforma Ciutadana en Defensa de les Terres del Sénia
Associació d’Afectats i Afectades per la Plataforma Castor

Puedes adherirte como organización o persona particular con este formulario hasta viernes 16 de junio.


A la mateixa secció:


La política forestal y el deterioro climático, factores clave en los incendios de Galicia, Asturias, León y Portugal


Ciclones, cambio climático y especulación inmobiliaria: el caso Harvey


Antropoceno, capitalismo fósil, capitalismo verde, ecosocialismo: ¿Dónde está la salida?


La Conselleria de Mediambient incumple sus propios programas de inspección


Cambio Climático. La Tierra arde: sequías, desertificación, hambre, migraciones


Trump denuncia el acuerdo de París sobre el cambio climático: ¿Qué esperabas?


Perdent el tren: el Pla d’Acció Territorial de la Infraestructura Verda del Litoral.


Iberdrola vol construir un magatzem de residus a la central nuclear amb més incidències de l’Estat


La plaça de bous de València torna a escoltar el clam animalista: ‘Falles sense sang’.


11 de marzo: sexto aniversario de Fukushima

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com