contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimecres 10 de maig de 2017 | Manuel
Elecciones, tradición socialista y una pregunta-problema

Rolando Astarita

Dado que en Argentina se está entrando en la campaña electoral, me parece conveniente recordar el criterio que tradicionalmente guiaba a los partidos socialistas, o al menos, a sus alas marxistas revolucionarios, en elecciones legislativas. La cuestión me parece necesaria en tanto en algunos grupos marxistas parece primar el afán de conseguir votos y bancas por sobre cualquier otra consideración. En ciertos casos incluso se pone el acento en el “carisma” y la cara bonita de los candidatos, y se procura que estos luzcan como “estadistas” ante la opinión pública, con propuestas “viables y razonables”. La contrapartida es que no se señala con la suficiente firmeza, en los medios públicos -porque la prensa partidaria es otra cosa-, las limitaciones insalvables del parlamentarismo. Concretamente, no se dice con claridad que los problemas fundamentales de las masas trabajadores no se solucionan votando leyes (un caso concreto de cretinismo parlamentario, aquí).

En oposición a estos criterios, en lo que sigue presento dos pasajes que sintetizan la tradición socialista de participación en elecciones parlamentarias. En ambos pasajes el eje es la tarea de agitación y propaganda de las ideas del socialismo, y se refieren exclusivamente a las elecciones legislativas.

El primero es de Wilheim Liebknecth, líder de la socialdemocracia alemana:

Las revoluciones no se hacen consiguiendo el permiso de los altos poderes que tienen la autoridad; el ideal socialista no puede ser alcanzado en el marco del Estado actual; debe derrocar el Estado para asegurar la posibilidad de vida. Ninguna paz con el Estado actual. Fuera la adoración del sufragio universal y directo. Tomemos parte con toda nuestra energía, como lo hemos hecho hasta ahora, en las elecciones. Pero usemos las elecciones solo como un medio de agitación, y no dejemos de señalar que la urna nunca puede ser la cuna del Estado democrático. El sufragio universal no alcanzará su influencia final y decisiva sobre el Estado y la sociedad hasta después de que haya sido definitivamente eliminado el Estado policial y militar” (The Speeches of Wilhelm Liebknecht, vol. 7, Voices of Revolt. New York: International Publishers, 1928, aquí).

El segundo pasaje es de Lenin, muy influenciado por Liebknecht y la socialdemocracia alemana; obsérvese el carácter general del criterio:

Si para los politicastros burgueses de todos los países, desde los kadetes rusos hasta los “librepensadores” alemanes o los “radicales” democráticoburgueses de Francia, lo más importante es el éxito inmediato, lo más importante es ganar una banca de diputado, para un partido socialista lo más importante es la propaganda y la agitación entre las masas, lo más importante es la defensa de las ideas del socialismo y de una consecuente y abnegada lucha por una democracia completa” (“Las elecciones en Petersburgo”, septiembre de 1909, Obras Completas, t. 16, p. 20, Cartago).

Dejo planteado, por último, una pregunta-problema: ¿deben los marxistas presentarse a cargos ejecutivos? Si lo hacen, ¿no está asumiendo con ello que un gobierno “socialista”, sin acabar con el Estado, puede transformar la sociedad en un sentido socialista? ¿O se pretende cambiar la naturaleza de clase del Estado mediante reformas electorales? Además, ¿no sería un mensaje de ruptura ideológica y política con la burguesía y la pequeña burguesía presentarse solo a las elecciones parlamentarias, explicando abiertamente por qué los marxistas no tomamos responsabilidad alguna de conducción en el Estado burgués?

10/5/2017

rolandoastarita


A la mateixa secció:


¿Está ganando impulso la economía mundial?


Las jornadas de mayo de 1937 en Barcelona. La posición de la izquierda del POUM.


La relevancia contemporánea de Marx


Keynes, la civilización y el largo plazo


Reseña de “Rentabilidad, inversión y crisis”, de José Tapia


Las memorias de un marxista errático


La falacia de reducir la persona a nada más que biología. Entrevista a Steven Rose


Reducción del tiempo de trabajo y desempleo: un escenario europeo


La revuelta de Berkeley (1964-65)


Trotski i la República Catalana: El conflicte català i les tasques del proletariat (1934)

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com