contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimecres 12 d’abril de 2017 | Manuel
Guyana Francesa. Una revuelta popular histórica: arde el “departamento francés” de Sudamérica

Florencia Rovira / Ciro Tappeste

Guayana Francesa arde. Desde el 20 de marzo se desarrolla allí una movilización popular que ha cobrado una fuerza sin precedentes y que denuncia la desigualdad social y económica entre este departamento francés del norte de Sudamérica y la Francia “metropolitana”. El puerto comercial de Dégrad-des-Cannes ha sido bloqueado y cortadas las rutas hacia todas las ciudades del departamento y a lo largo de la costa atlántica. Cerraron escuelas, comercios y oficinas públicas. Las protestas culminaron el lunes con una huelga general y el martes con “las manifestaciones más grandes de la historia” en el territorio, según las autoridades. De los casi 250 mil habitantes del departamento, unos 14 mil salieron a las calles y paralizaron las ciudades, en lo que se llamó “El día muerto”.

Estamos en Francia pero no se nos considera verdaderamente franceses”, expresó una docente francoguayanesa al diario francés Le Monde (28-III-17).

Su frase resume el trasfondo del movimiento francoguayanés que reclama la igualdad y el universalismo que el Iluminismo y la revolución francesa les prometieron a todos. Es que la realidad en este territorio, que fue colonia francesa entre 1676 y 1946, es muy diferente a la del “metropolitano”: el desempleo es de 23 por ciento, los sueldos 30 por ciento inferiores, mientras que el costo de vida es 12 por ciento superior. Pero además la inseguridad es endémica, con la mayor tasa de homicidios de todos los departamentos del país (radio Europe 1, 25-I-17). En 2016 fueron asesinadas 42 personas de esta escueta población. El punto culminante, afirmó un policía francoguayanés llamado Pierre a Le Monde, fue “cuando dos jóvenes fueron abatidos como perros en febrero o marzo”. En respuesta surgieron Los 500 Hermanos Contra la Delincuencia, un grupo de hombres musculosos que se manifiestan con las caras cubiertas por pasamontañas y exigen medidas contra la inseguridad a la vez que se reivindican pacifistas.

Los francoguayaneses reclaman un nuevo “Plan Marshall”, y sus reivindicaciones son diversas: piden mejoras en la infraestructura, de la red de atención a la salud (en los hospitales faltan médicos, muchos pacientes tienen que viajar a Europa para tratarse y, según los profesionales, en los centros de salud se trabaja en condiciones deplorables); los docentes demandan inversiones masivas para mejorar la educación; los campesinos denuncian retrasos en el cobro de las subvenciones europeas; los indígenas denuncian los proyectos de explotación de oro.

Guayana Francesa también es un lugar de grandes contrastes, al lado de una sociedad que carece de buenos servicios básicos sociales existe una ciudad como Kourou, con su Centro Espacial Guayanés, desde donde la empresa Arianespace lanza cohetes al espacio. “Kourou es el Estado dentro del Estado. He visto helicópteros sobrevolarlo y pienso: ‘¿Ah, sí? ¿Tenemos todo eso aquí?’ Ya vemos cuáles son las prioridades de Francia en Guayana, son los cohetes lo que le interesa”, declaró un manifestante en Kourou al portal francés Médiapart (24-III-17).

Debido a las movilizaciones, la empresa de satélites Arianespace se vio obligada a postergar el lanzamiento de uno de sus cohetes.

Las respuestas de París a las protestas revelaron la distancia que todavía existe entre la capital y el llamado “ultramar”. Ante la histórica movilización, el gobierno francés terminó anunciando, el lunes, que enviaría dos ministros a Guayana, pero llevaba una semana negándose a hacerlo. La ministra de Ultramar, Ericka Bareigts, propuso que el diálogo se llevara a cabo en París, mientras que el movimiento reclamaba que se hiciera en suelo francoguayanés. A pesar de que las manifestaciones fueron pacíficas, el ministro del Interior, Matthias Fekl, declaró que “no se dialoga con un pasamontañas, se dialoga con el rostro descubierto”, en referencia a los 500 Hermanos.

Al cierre de esta edición de Brecha, los dirigentes de la movilización popular, sentados a la mesa para conversar con la ministra de Ultramar y el ministro del Interior, suspendieron las discusiones en Cayena a pocos minutos de comenzar, reclamando transparencia en las negociaciones.

31-3-2017

Brecha, Correspondenciadeprensa


Tercera semana de huelga y bloqueos en la Guayana francesa

Las movilizaciones y la huelga por tiempo indeterminado en Guyana francesa se encuentra en su tercer semana. Aumenta la tensión sobre los bloqueos de calle.

Ciro Tappeste

La huelga y las movilizaciones en la Guayana francesa entraron este lunes en su tercer semana. El gobierno ejerce presión por todos los medios para lograr que se levanten los bloqueos mantenidos por los huelguistas y los Guayaneses movilizados, que controlan el flujo de circulación. Después del pedido de disculpas por parte de la Ministra de los Territorios de Ultramar, fue el presidente mismo el que se hizo eco de la situación en una carta enviada a cuatro parlamentarios socialistas guayaneses a quienes simuló tender la mano, mientras reiteraba que el Estado no iría más allá de la inversión estatal de mil millones de euros, prometida y establecida de manera unilateral a mediados de la semana pasada por el gobierno.

El Colectivo Pou Lagwiyann dékolé, que organiza la movilización, sigue exigiendo dos mil millones de euros adicionales para paliar los déficits estructurales de inversión del Estado que únicamente se ha interesado por la comuna de Kourou y la estación espacial francesa y europea que se encuentra en ella, dejando el resto del país en un estado de subdesarrollo funcional a la relación colonial mantenida entre Francia y Guayana Francesa. En este sentido, 2000 personas han reiterado su apoyo al movimiento el domingo por la noche en Cayena y confirmado su determinación, mientras que hubo enfrentamientos entre las fuerzas de represión y los manifestantes el viernes pasado.

La cámara patronal local, que durante las dos primeras semanas había apoyado el movimiento, finalmente se retiró del colectivo. Después de haber obtenido una respuesta satisfactoria a una serie de demandas específicas, la asociación patronal, presionada por París, ahora hace campaña por la reanudación de la actividad. Le han prometido subsidios que irán directamente a los bolsillos de los empresarios.

Es el sector de la construcción el que más presión ejerce en este sentido después de que le aseguraran que las empresas subcontratistas locales no quedarían excluidas del negocio de la lanzadera espacial Ariane 6 que beneficiará a los grandes grupos franceses. Es la demostración de que en Guayana, más allá de la relación colonial entre París y Cayena, también existen dos clases que no tienen los mismos intereses. Después de haber alentado a los trabajadores, a la juventud y a los sectores populares a movilizarse, la patronal se pasa al otro lado de la barricada ahora que le han ayudado a obtener respuesta a sus demandas, al exigir que París haga levantar los bloqueos, incluso por la fuerza.

Aunque desde el lunes por la mañana, en los puntos de bloqueo se permite el paso de peatones, bicicletas y scooters, los bloqueos se mantienen. En cuanto a la huelga, continúa en cierta cantidad de sectores clave, en Salud y Educación y la manifestación anti-bloqueo del martes no aminoró la determinación de los huelguistas, aunque eso sea lo que dicen los medios franceses, que repiten la información de manera incesante, como si el movimiento estuviera a punto de caer o como si la población guayanesa estuviera dividida entre los que están a favor y los que están en contra de los bloqueos, cuando estos últimos son minoritarios.

Para obtener respuesta a sus demandas, e incluso para que los asalariados del sector privado puedan avanzar en sus reivindicaciones en términos de salarios y condiciones de trabajo y para que no haya más despidos ni recortes, como amenaza la patronal, hace falta, más que nunca, que los trabajadores de los sectores público y privado y los estudiantes guayaneses, que son punta de lanza del conflicto y están muy movilizados, se organicen en sus propios términos, con independencia total. Eso es lo que más temen tanto París como la asociación patronal, aun más en época de elecciones.

12/4/2017


A la mateixa secció:


Brasil: ¡El pueblo Munduruku regresó!


La guerra neocolonial de los Estados chileno y argentino contra el Pueblo Mapuche. Primera marcha Mapuche transfronteriza.


El Salvador: Del diálogo a la muerte


Ser pobre, joven y mapuche. El asesinato de Rafael Nahuel y la represión en la Patagonia.


Borinquén: deuda y tormenta


Haití: de la colonización francesa a la esclavitud económica de la deuda


Argentina: Desaparición de Santiago Maldonado. “No hay la menor duda de que se lo llevó la Gendarmería”


Venezuela: “La ANC debe crear las condiciones para un Estado ecosocialista verdaderamente democrático y participativo”. Entrevista a Stalin Pérez Borges


Venezuela: El retroceso «nacional-estalinista»


Venezuela: "Ésta Constituyente tiene que ser un instrumento para ir al Estado Comunal". Entrevista a Stalin Pérez Borges.

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com