contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimarts 11 d’abril de 2017 | Manuel
Andalucia: “Cerro Libertad”, sindicalismo de movimiento social y construcción de movimiento popular desde la praxis

Néstor Salvador

El 1 de abril, justo cuando Andrés Bódalo, cumplía un año de injusta prisión, el SAT ocupaba la finca de Adarves Altos, en las faldas del Cerro de San Cristóbal, a tan sólo 6 km de Jaén. Tras ocupar la finca fue rebautizada como Cerro Libertad en reconocimiento a nuestro compañero encarcelado y a la reivindicación de su liberación inmediata.

La finca de 73 Ha (64 Ha de olivar) fue propiedad de la SAREB, el llamado banco malo, y actualmente pertenece a ANIDA, un organismo del BBVA que gestiona sus propiedades inmobiliarias. Así daba a conocer el SAT la ocupación por boca de su Portavoz Nacional, Óscar Reina:“… una finca de especulación, que podría dar más de mil jornales al año y que ahora no está dando productividad ninguna… en señal de protesta, en señal de reivindicación por la libertad de Andrés Bódalo, en estos momentos está siendo ocupada por más de 200 jornaleros del SAT… la tierra tiene que cumplir una función social, como pone el Estatuto de Autonomía…””.

A partir de aquí, podemos preguntarnos ¿Cómo se continúa ocupando fincas en Andalucía en 2017? ¿Por qué un sindicato ocupa tierras y plantea proyectos más allá de las practicas sindicales habituales?. Intentaremos apuntar algunas reflexiones para explicar este proceso en el que apuntaremos 2 conceptos principales, el sindicalismo de movimiento social y la construcción de movimiento popular.

El primero de ellos es la practica en el SAT de un sindicalismo de movimiento social, entendido este como un sindicalismo que no se centra solo en el tema corporativo de reivindicación de salarios y demandas laborales sino que trabaja en todos los problemas que afectan a la gente, una práctica heredada del Sindicato de obreros del campo y que definía Diego Cañamero en el IV congreso del SOC, ya en los años 90. “Necesitamos un sindicato que aborde todos los problemas locales que repercuten en los trabajadores (sanidad, pensiones, cultura, educación, trabajo, fiestas, ayuntamientos, ecologismo, desarme, etc.). Los trabajadores tienen que ver el sindicato como un instrumento que represente un autentico poder para los obreros”

Este análisis cambiará la estrategia del SOC para trabajar en todos los problemas que afecten a la vida de los pueblos y no sólo al movimiento jornalero, es decir, y entramos en el segundo concepto que consideramos clave, en la construcción de movimiento popular:

La primera clave de la construcción de ese movimiento es la de ser un movimiento popular en el que puede participar todo el que lo desee. Hay dos aspectos en ese carácter popular. Es popular, en cuanto que toda la familia y movimientos de diferentes colectivos participan. En el caso del Cerro libertad podemos ver como familias enteras participaron en la ocupación, y participan y apoyan vecinos y vecinas de Jaén y de otros pueblos de la provincia sin tener que estar afiliados o militantes del SAT, la premisa básica es todo el que viene a aportar, a colaborar, a construir el proyecto colectivo que supone el Cerro Libertad, es bienvenido, la lucha por la tierra y los derechos sociales es un proyecto para todas las andaluzas.

Otra característica es el componente sindical –sindical, en el sentido corporativo-: la posibilidad de conquistar un pedazo de tierra es la que motiva a una familia a una ocupación o a permanecer en un campamento un período indeterminado de tiempo. En un primer momento, se trata esencialmente de una lucha por una reivindicación económica. Por lo tanto, dentro del SAT hay un componente sindical corporativo que concierne al movimiento jornalero. Lo que hace que se dé un salto cualitativo, a nivel político y organizativo, es no sólo quedarse en la reivindicación de un trozo de tierra sino que la lucha por la tierra se transforme en la lucha por la reforma agraria y, posteriormente, por la soberanía alimentaria, introduciendo otros elementos como la agroindustria, la comercialización o la producción ecológica (éste es ya un estadio superior al de la lucha corporativa).

Entendemos que dentro del carácter sindical, además del corporativo, que en el SAT realizamos la función de sindicalismo de movimiento social. Este tipo de sindicalismo utiliza la acción directa, establece alianzas con movimientos sociales y con el tejido asociativo y conecta los intereses laborales particulares de sus aliados con problemas de justicia social. Esta práctica es la que explica que en la recuperación de la finca Cerro Libertad participaran desde Jornaleros de Jodar a trabajadores de hostelería de Granada, desde Desempleados de Jaén, a militantes de organizaciones juveniles o Activistas del Movimiento de la vivienda como la Acampada Esperanza.

Consideramos un elemento central la construcción de alianzas amplias con reivindicaciones concretas como el Pan, el Trabajo y el Techo, lemas planteados en la coordinación de las Marchas de la dignidad, y que en el caso de los proyectos de Cerro Libertad o Somonte creemos que estos 3 reivindicaciones se dan claramente en la práctica.

Saber abrirse a lo que hay en cada comarca de Andalucía, trabajadores de Hostelería en Granada, Trabajadores del Metal en Cádiz, trabajadoras de tele marketing, desempleados, para ir construyendo una fuerza y un carácter singular como movimiento; es decir, que debemos de saber abrirnos a lo que hay en la sociedad. En definitiva, no nos cerramos, y no se cierra, en los límites de un movimiento sindical típico, en el que sólo entran trabajadores y trabajadoras fijas, sino que debemos construir con los diferentes sectores de la sociedad, construir lo que García Linera plantea como “Potencia plebeya”.

En el caso del cerro libertad, las alianzas deben pasar y están pasando desde los movimientos que están luchando por una vivienda digna y contra los bancos como el BBVA, a los movimientos de la soberanía alimentaria que luchan como nosotras por que la tierra sea para quien la trabaje, a las plataformas de desempleados/as que se movilizan por que haya trabajo, y a los jóvenes andaluces que ven que no solo la salida a la crisis es la emigración que mediante el apoyo mutuo y el cooperativismo puede a ver futuro en esta tierra.

En esta tarea estamos, en la de poder construir con ejemplos concretos esa consigna muchas veces repetida y escrita de poder popular.

11/4/2017

Néstor Salvador. Coordinador de áreas y sectores del Sindicato Andaluz de Trabajadores/as

kaosenlared


A la mateixa secció:


De Kellys, ‘riders’ y subcontratas. El nuevo sindicalismo y la condición precaria


¿Qué hacer antes de firmar un despido?


Y le llaman democracia ¡¡¡ Sobre la huelga de El Prat (Escrito el 13.8.2017)


Intersindical Valenciana impulsarà mobilitzacions laborals unitàries


La huelga de El Prat despega hacia otros aeropuertos y sectores de AENA


Les ’kellys’ de Benidorm organitzen una cadena humana "contra la precarietat laboral"


Huelga del Prat, un pulso contra las externalizaciones y la precariedad


Grecia: Los trabajadores de esta fábrica demuestran cómo enfrentarse al capitalismo


Els estibadors i la patronal arriben a un acord que posa fi a les vagues als ports


Deliveroo indigna els seus repartidors: només cobraran per comandes ateses

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com