contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dilluns 10 d’abril de 2017 | Manuel
India: 13 obreros de Maruti-Suzuki condenados a cadena perpetua


El pasado sábado, los tribunales de Gurgaon (India) condenaron a cadena perpetua a 13 sindicalistas por la muerte de un directivo de Maruti-Suzuki durante los disturbios de 2012.

La pasada tarde del 18 de marzo, trece hermanos nuestros (entre ellos 12 miembros del comité del sindicato Maruti Suzuki Workers Union) fueron condenados de por vida por la Gurgaon Additional Sessions Court, acusados de asesinato sin ningún fundamento. Cuatro obreros recibieron penas de 5 años. Otros catorce, de 3 años, pero ya han pasado 4 años en prisión, por lo que serán liberados. A los 117 obreros absueltos con anterioridad, que estuvieron 4 años en la cárcel, no sabemos quién les devolverá esos años perdidos. 148 ya pasaron 4 años en prisión incondicional desde 2012, y 2.500 obreros fueron despedidos ilegalmente y han sufrido una continua represión del Estado.

Rechazamos por falsa la afirmación de que este ha sido un “juicio objetivo”. Las acusaciones y la sentencia no se basan en ninguna prueba, sino en falsos testigos y puro odio de clase. Se puede leer aquí con más detalle toda la cuestión. Los obreros no tuvieron nada que ver en la desafortunada muerte del directivo, el señor Avanish Kumar Dev, que apoyaba a los obreros y ayudó a que se registrara el sindicato, tal y como ha demostrado la defensa. El conflicto del 18 de julio de 2012 comenzó cuando un supervisor atacó a un obrero de la casta de los intocables, Jiyalal, que luego sería el principal acusado, y este maltrato basado en la casta terminó con la suspensión del trabajador. Todo forma parte de una conspiración de la dirección para acabar con el sindicato, un ataque al propio derecho sindical y especialmente a la reivindicación de abolición del sistema de contratos, que estaba germinando y convirtiéndose en símbolo de la lucha obrera.

La naturaleza del caso se hizo evidente desde el principio por la manera vitriólicamente represiva en la que miles de obreros fueron acosados después del 18 de julio de 2012, por la coalición de la dirección y el gobierno, incluida la policía, la administración y el Ministerio de Trabajo. El juicio, que se desarrolló mientras Gurgaon y Manesar se transformaban en un estado policial, es directamente anti-obrero y está poderosamente influido por los intereses de la dirección de la empresa, pretende ser “ejemplarizante”, amedrentar y aterrorizar a todos los obreros industriales del país, sobre todo a los del cinturón que va de Gurgaon a Neemrana, en Haryana y Rajastán. Los argumentos de la acusación (8muy parecidos al dictamen de Chandigarh H.C. de mayo de 2013 que rechazaba la fianza para los obreros) que pedían pena de muerte para los obreros, hablaban de la necesidad de restablecer la “confianza” del capital, y de la iniciativa del Primer Ministro de invitar a los inversores de todo el mundo a que “fabriquen en India”. Y la confianza de estos capitalistas extranjeros y nacionales depende de una sola cosa: una fuerza de trabajo barata y complaciente, así que nada de sindicatos ni de reivindicaciones.

Al centrarse específicamente en la organización sindical, este Company Raj quiere darnos a entender que el movimiento obrero, el derecho a la asociación sindical y otros derechos sindicales, así como los derechos humanos de los obreros del país, serán simplemente aniquilados por los capitalistas y el Estado, con medios legales e ilegales. El ataque a los miembros de nuestro órgano sindical se debe únicamente a que ellos han sido los líderes de la lucha contra las prácticas explotadoras de la dirección en la fábrica, y a que llevaban a cabo una legítima y larga lucha por los derechos sindicales y la dignidad desde el 2011, mediante la unidad de los obreros fijos y temporales, exigiendo la abolición del sistema de contratos así como el fin de las prácticas explotadoras. Finalmente el sindicato se registró el 1 de marzo de 2011. Este acto de afirmación obrera no podía ser aceptado por la dirección, que pretendía acabar con el sindicato, sobre todo tras la entrega de la Carta de Reivindicaciones en abril de 2012, que reclamaba la abolición del sistema de contratos. Así que conspiraron para escalar el conflicto el 18 de julio de 2012.

La lucha, cargada de vitalidad y esperanza, suministró energía positiva a otros obreros, para luchar contra una explotación similar en toda la región industrial, en Honda, Rico, Asti, Shriram Pistons, Daikin AC o Bellsonica, por citar sólo unas cuantas empresas. Esta afirmación obrera colectiva debía ser barrida, los intereses de los directivos de las empresas exigían “dar una lección” a los obreros. Conflictos y casos de represión a los movimientos obreros parecidos se produjeron en Graziano Transmissions Noida, Regent Ceramics Puducherry, Pricol en Chennai, y en otros lugares. Este juicio continúa el curso de la represión, aumentando su ritmo. Y así, las zonas industriales se están convirtiendo en estados policiales.

El CEO de Maruti-Suzuki, RC Bhargava, dijo que esto es una “guerra de clases”. Y lo que el gobierno hace precisamente es convertir los conflictos obreros en un problema de “ley y orden”, criminalizando a los obreros que luchan por sus derechos sindicales y contra el sistema de contratos. Condenamos esta criminalización contra los trabajadores.

La continua represión ni nos amedrenta ni nos cansa. Sólo podemos impulsar la lucha aumentando el ritmo de la unidad de los obreros, superando las divisiones entre fijos y temporales, y mediante la afirmación de la independencia de clase contra los continuos ataques del presente régimen de explotación y represión de la Patronal-Estado. Cientos de miles de obreros de las zonas industriales están llevando a cabo acciones de solidaridad desde el 9 de marzo, y el 16 de marzo miles de obreros de Haryana, Rajastán, UP y Tamil Nadu se puseron en huelga de hambre. El día 18, justo tras el juicio, 30.000 obreros de 5 plantas de Maruti-Suzuki llevaron a cabo un parón de una hora en solidaridad, aunque la dirección intentó frenarlo metiendo presión y amenazando con una sanción de 8 días de sueldo. Desde el 16 de marzo, se han producido protestas de obreros, estudiantes, organizaciones democráticas y en defensa de los derechos humanos en 20 ciudades, y se han formado pequeños comités de apoyo y solidaridad en 21 provincias.

El 23 de marzo, día del martirio de Shaheed Bhagat Singh, el Maruti Suzuki Mazdoor Sangh (MSMS), plataforma que reúne las 6 plantas de Maruti-Suzuki, ha llamado a “Chalo Manesar”, que reunirá a miles de obreros en una manifestación de protesta en Manesar. Llamamos a todas las fuerzas pro-obreras para que acudan a esta protesta. También pensamos que es necesario organizar un día de protesta en todo el país, el 4 de abril. En esta hora crucial y decisiva, lanzamos un llamamiento a todos los obreros y las fuerzas pro-obreras para que apoyen la reivindicación de libertad a los obreros condenados, para llevar a cabo una larga lucha que nos garantice la justicia y los derechos obreros, y para mostrar solidaridad por todos los medios posibles.

¡El 23 de marzo Chalo Manesar!
¡Libertad para los obreros de Maruti!
¡Fin al régimen de explotación en los cinturones industriales!

Comité Obrero Provisional.
Maruti Suzuki Workers Union.

18 de marzo, 2017

Traducción del texto publicado en el blog Maruti-Suzuki Workers Union.

El Salariado


A la mateixa secció:


Santiago Alonso, secretario general del sector Telemarketing de CGT: “CCOO y UGT han firmado un convenio que nos condena a la precariedad hasta el año 2020”


Andalucia: “Cerro Libertad”, sindicalismo de movimiento social y construcción de movimiento popular desde la praxis


Sobre el sindicalismo en el actual marco laboral. Ideas para el debate sindical en Marea Valenciana.


Protesta de ’Las Kellys’ ante el Hotel Hilton Diagonal Mar (Barcelona) para que readmita a cinco despedidas


Los países que más robots tienen disfrutan de menos paro


Empleo y condiciones de trabajo en la "recuperación"


Coca-Cola en Lucha: el prototipo del conflicto social contemporáneo


Nissan y el chantaje de las multinacionales


CCOO y UGT en Navarra: Una política sindical garrapatera


Prepárate para odiar a los estibadores

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com