contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dilluns 3 d’abril de 2017 | Manuel
Los trabajadores del Hospital de Alzira denuncian presiones de Ribera Salud para enfrentarse a la Generalitat

Miguel Giménez

El pasado martes, la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, la socialista Carmen Montón, anunció que el Gobierno valenciano había comunicado a Ribera Salud, empresa que gestiona el Hospital de Alzira, la no renovación de la concesión sanitaria, que concluye el 1 de abril de 2018. Así, este mes de abril comienza el proceso de rescate de la gestión, que durará un año y en el que la Generalitat tutelará la transición al sistema público de salud del centro de La Ribera y los consultorios de atención primaria de la zona.

Uno de los compromisos políticos del ’Acord del Botànic’ era la reversión de las concesiones sanitarias - La Ribera es la primera y el Consell trabaja para recuperar la gestión del hospital de Dénia, en manos de DKV, mientras que las otras tres no podrán ser recuperadas en la actual legislatura-. Sin embargo, la decisión del Gobierno valenciano -calificada por Alberto de Rosa, consejero delegado de Ribera Salud, como ’ Riberexit’-, no es aceptada por la empresa concesionaria, que ha anunciado su decisión de recurrir judicialmente la medida.

Queda un año por delante, hasta que la gestión pase a ser pública, en el que las relaciones entre la Administración y la empresa parece que no van a ser las más cordiales. De Rosa denunció el pasado jueves que la conselleria había enviado inspectores al hospital de Alzira para comprobar que no se destruya documentación.

Lo mismo puede ocurrir entre la sociedad concesionaria y los trabajadores, que desde el primer momento, en febrero de 2015, antes de las elecciones autonómicas, apostaron por la gestión pública. Al menos cinco de los seis sindicatos representados en el comité de empresa lo hicieron.

En ese conflicto entre la empresa y los trabajadores ha aparecido recientemente un nuevo actor. Se trata de la plataforma Sanitat Sols Una, una asociación creada para defender el conocido como ’Modelo Alzira’ de la que ya forman parte cientos de personas.

Se trata, explican los sindicatos, de un colectivo auspiciado por Ribera Salud -que hasta hace nada buscaba testimonios "bonitos y felices" entre los pacientes del hospital para la elaboración de un vídeo ’clínico’- y que no cuenta entre sus partidarios con una mayoría de los alrededor de 1.600 trabajadores de la sociedad, dado que "gran parte de sus componentes no son personal sanitario".

Belén Doménech, presidenta del comité de empresa, cuestiona la decisión de la empresa de recurrir y denuncia presiones desde Sanitat Sols Una a los trabajadores para que se sumen a la plataforma. "La relación con la empresa no ha cambiado", explica Doménech.

Desde Ribera Salud lamentan que los sindicatos hayan adoptado una postura más beligerante en los últimos tiempos después de una década de "paz social". "Ahora, sin embargo, está todo mal", apuntan, explicando que sólo difunden noticias negativas relacionadas con la empresa. Como contrapartida, la dirección del centro utiliza el tablón de anuncios del hospital para ensalzar la gestión privatizada y dar publicidad a las noticias negativas relacionadas con el departamento que dirige Montón.

Numerosas noticias negativas para la conselleria de Sanidad y en defensa de las concesiones sanitarias cuelgan en el panel de anuncios del hospital de La Ribera
Numerosas noticias negativas para la conselleria de Sanidad y en defensa de las concesiones sanitarias cuelgan en el panel de anuncios del hospital de La Ribera
En este sentido, Pedro Durán, representante del sindicato de médicos Simap en el comité, denuncia el ambiente de "crispación" que se vive en La Ribera, con un clima de mucha tensión con la dirección del centro. También se refiere a Sanitat Sols Una, de quienes dice que se arrogan la representación de los trabajadores, "a quienes presionan para recabar adhesiones". "No la tienen. Usurpan las funciones de los sindicatos para defender un modelo que ha supuesto inseguridad laboral y a una empresa que despide, sanciona y lleva a cabo modificaciones laborales de forma unilateral cuando lo que se ha vendido es una relación laboral idílica que no es real".

Por ello, Durán sostiene que muchos trabajadores tienen miedo y se sienten maltratados, al tiempo que cuestiona el sistema de incentivos de la empresa, que "divide a los médicos, porque no se trata igual a un médico de atención primaria que, por ejemplo, a un neurocirujano".

Subrogación de los trabajadores

En cuanto al futuro de los trabajadores, el comité de empresa se muestra esperanzado en que la transición al sector público se produzca lo más rápidamente y de la forma más adecuada posible. "Todavía no nos han dicho cómo, pero sí que parece que la conselleria lo tiene claro", explica Belén Doménech, quien aclara que son conscientes de que no pueden pasar a ser personal estatutario (funcionarios): "Lo que queremos es que se mantengan los puestos y se respeten las condiciones laborales, y la conselleria ha mostrado su voluntad de que se produzca un proceso pacífico de transición".

El próximo jueves 6 de abril se reúne la comisión técnica. "Esperamos que, una vez ha comenzado el proceso, ya nos empiecen a concretar cosas, porque de momento tenemos una declaración de buenas intenciones pero ningún documento", indica la presidenta del comité de empresa quien, no obstante, asegura que los trabajadores están tranquilos: "Hasta ahora, Sanidad está cumpliendo con los plazos marcados".

31/3/2017

eldiario

+ Info:

La Fiscalía pide la imputación de Alberto de Rosa por las comisiones de Ribera Salud: Un juzgado investiga el cobro de comisiones en la compra de prótesis por Ribera Salud. El juzgado de Instrucción número 4 de Valencia investiga desde mayo el presunto cobro de comisiones por parte de Ribera Salud, a través de una filial (a través de su central de compras B2B.), a empresas de material ortoprotésico. El asunto podría revestir carácter delictivo, en concreto malversación de caudales públicos y prevaricación. Las nuevas revelaciones sobre los posibles cobros de comisiones en prótesis e implantes conllevaría un claro perjuicio directo para la Administración, puesto que estos productos son pagados íntegramente por Sanidad mientras que la concesionaria estaría negociando, por otro lado, el cobro de un porcentaje o comisión a estas empresas que proveen a los hospitales gestionados mediante concesión. La documentación a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL refleja, por ejemplo, que la firma Stryker Iberia firmó un contrato por el que retornaba a Ribera Salud el 7%. El pasado 4 de noviembre se declaró la complejidad de la causa, que permite ampliar a 18 meses el plazo máximo de instrucción al estar a punto de expirar los seis meses iniciales.

Así es Ribera Salud y su negocio con la Sanidad concertada. Hablar de Ribera Salud es hacerlo del llamado modelo PPP (Participación Público-Privada), una iniciativa que buscaba optimizar la sanidad pública abriendo la puerta a la privatización de recursos en una gestión compartida. Su bandera en España fue el ’Modelo Alzira’, aplicado en el Hospital Universitario de la Ribera en la citada localidad valenciana. Aquella fue la primera piedra de un negocio que, tras dos décadas de actividad, cuenta con unos activos de más de 400.000 millones de euros, 4.153 empleados, una facturación de 350 millones (en 2015) y un beneficio declarado de 13 millones. De Ribera Salud emanan a su vez al menos ocho sociedades. Una de ellas es b2b, una central de compras a través de la cual desvía beneficios millonarios de los hospitales públicos a espaldas de la Administración ... La particularidad de este modelo de gestión público-privada es que en todos los casos la Administración establece una "clausula limitativa", es decir, las empresas designadas para su explotación no se pueden lucrar por encima del 7,5 por ciento de la inversión realizada. Pero la manera de medir ese porcentaje es compleja atendiendo a la explicación que se recoge en las "prescripciones técnicas" de los contratos de explotación. En ellos se indica que para calcular la Tasa Interna de Rentabilidad (T.I.R.) es preciso aplicar una enrevesada fórmula matemática ... El consejero delegado de Ribera Salud es Alberto de Rosa Torner, con más de 23 años de experiencia en el sector sanitario. Pasó a formar parte del comité de dirección de Ribera Salud después de ocho años al frente del Hospital de Alzira. Su hermano es Fernando de Rosa Torner, ex conseller de Justicia y Administraciones Públicas durante el Gobierno de Francisco Camps en Valencia. El año pasado fue nombrado presidente de la Audiencia Provincial de la capital de Turia y antes fue el ’número dos’ del CGPJ, órgano al que accedió tras ser nombrado por el PP. Por su parte, el director financiero es Pablo Gallart, quien trabajó en la firma multinacional de auditoría y consultoría KPMG, la misma firma que audita la cuentas de Ribera Salud. Otra remuneración procede del llamado pago capitativo, cuyo importe depende de la población atendida. La cápita se revisa cada año y no puede ser menor al IPC ni mayor al porcentaje de incremento anual del gasto sanitario público consolidado del Estado para cada ejercicio. Aquí interviene otra figura que es la "facturación intercentros" por la cual los hospitales bajo gestión pública-privada como los gestionados por Ribera Salud facturan a la Consellería de Sanidad los servicios especializados que presten a personas no recogidas en su población protegida. Así cuestionaba también este sistema la Comisión Nacional de Competencia (CNC): "Debe valorarse negativamente la efectividad de la facturación intercentros como estímulo de calidad en la Comunidad Valenciana, donde todos los procesos de externalización son gestionados por agrupaciones de empresas en las que participa el grupo Ribera Salud. Ello debilita notablemente la competencia entre centros".

Las falacias del modelo Alzira (y II). Comparar la gestión sanitaria privada con la pública requiere analizar tres indicadores: el riesgo financiero, la eficiencia económica y la calidad.


A la mateixa secció:


"Quins guanys està fent Ribera Salud a Alzira amb pacients de la sanitat privada?", Eduard Hervàs coordinador de la Plataforma per la Sanitat Pública de la Ribera


EEUU: Les prohibicions de greixos trans es relacionen amb menys atacs cardíacs i accidents cerebrovasculars


EEUU: La ilusión de la medicina en la prisión. Desde la nación encarcelada.


La psiquiatría y las correas. (O la costumbre de atar a la gente en psiquiatría)


Plataforma y trabajadores estallan contra el Consell por el bloqueo del rescate sanitario en la Marina Alta


Wanted Monica Oltra


Alacant: Les veïnes i veïns del barri de Benalua fan la inauguració ’no oficial’ del Centre de Salut i exigeixen el dret a decidir.


Hay que abolir la colaboración público privada para frenar el saqueo y la corrupción sanitaria


Els resultats de l’ "assistència sanitària" als EEUU: Els canadencs amb fibrosi quística viuen 10 anys més que els nord-americans amb la malaltia


La posición social: ¿ha llegado el momento de ser considerado un factor de riesgo para la salud?

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com