contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
diumenge 2 d’abril de 2017 | Manuel
Plataforma y trabajadores estallan contra el Consell por el bloqueo del rescate sanitario en la Marina Alta

lamarinaplaza

29 de marzo de 2016. Es decir, hace ahora justo un año y dos días. El presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, visita Pedreguer, donde realiza un anuncio histórico: la apertura de negociaciones con DKV, socio mayoritario de la concesionaria Marina Salud, para que el Hospital de Dénia y todos los centros de salud regresen a la gestión pública. En posteriores declaraciones, el Consell asegura que esa reversión se efectuará antes de terminar la legislatura.

29 de marzo de 2017. Un año exacto después, la consellera de Sanidad, Carmen Montón, en un programa nacional en la Ser, ya no da por segura la reversión dentro de este mandato, señala que el verdadero compromiso del gobierno valenciano es «controlar» la gestión de Marina Salud y, aunque no descarta una recuperación anticipada de la sanidad comarcal, también deja entrever que es posible que la mercantil pueda agotar todo el tiempo del contrato de la concesión, que no expira hasta 2024.

Qué es lo que ha pasado este año

La reversión sanitaria en la Marina Alta se encuentra en punto muerto a pesar de las críticas por la atención sanitaria y las listas de espera en Marina Salud . De ahí que las palabras de Montón en la Ser hayan caído como un jarro de agua fría entre pacientes y trabajadores del centro, dos colectivos que durante mucho tiempo trabajaron codo a codo con las dos fuerzas políticas que ahora mismo integran el Consell. Pero no sólo eso. Las palabras de la consellera también han escocido entre los propios aliados los socialistas, toda vez que Compromís y Podemos firmaron con el PSPV en el Acord del Botànic la reversión de todas las concesionarias sanitarias.

¿Qué es lo que ha pasado en este año? Lo que Puig anunció en Pedreguer es que la Generalitat negociaría para comprar las acciones de la aseguradora alemana DKV, el socio mayoritario de Marina Salud con un 65% de las acciones. Conforme fue avanzando el tiempo, el Consell aseguró que ya estaba hablando con DKV y en sus momentos más optimistas –también los ha tenido pesimistas– Montón afirmó que su Conselleria de Sanidad ya había hecho todos los deberes para lograr esta reversión y que ya todo era cuestión de la de Economía. Es decir, del dinero: de poderle pagar a la citada aseguradora por unas participaciones que en principio valdrían 60 millones pero que podrían reducirse a 24 si se descuenta la deuda que Marina Salud mantiene con la propia Generalitat.

Pero desde entonces no se ha sabido nada más. Ni si las conversaciones con DKV prosiguen se han roto o están aplazadas; ; ni si la aseguradora alemana y el Consell han quedado como amigos o enemigos; ni si son 60 millones o 24; ni si ese dinero es mucho o es poco para las arcas autonómicas… Nada hasta las declaraciones de Montón el otro día en la Ser

Enfado de los trabajadores…

Y esas declaraciones de la consellera han provocado una «honda decepción» en el comité de empresa. Los trabajadores, que han sufrido importantes recortes salariales y una constante fuga de compañeros, se sienten abandonados. Y se temen lo peor: si al final se cumple la tesis que dejó entrever Montón y se deja que Marina Salud cumpla su contrato, que no expira hasta 2024, habrá primero unas elecciones que podría ganar el PP en cuyo caso la concesionaria podría obtener una prórroga y permanecer en la comarca hasta 2029. Nada menos.

Los sindicatos además critican otro de los argumentos que a juicio de la conselleria dificultaría la compra de acciones de DKV: la preferencia que para adquirir la misma tendría el otro socio minoritario de la empresa, Ribera Salud, el denominado derecho de tanteo: «Ese argumento –indicaron fuentes laborales– se cae por su propio peso en primer lugar por los 8 procesos judiciales que tiene abiertos Ribera Salud».

Y en segundo lugar, «porque la presencia de Ribera Salud en las tres concesiones de la provincia de Alicante [además de Dénia, Torrevieja y Elx] pondrían a esa compañía en una situación de monopolio que iría en contra de los intereses de la ciudadanía».

… y de la plataforma de la sanidad pública

La Plataforma en defensa de la Sanitat Pública recordó que en julio de 2013 los representantes de tres partidos entonces en la oposición –Ignacio Subías (PSPV), Marina Albiol (EU) y Mònica Oltra (Compromís)– firmaron un documento en el que se comprometían a seis cosas: recuperar la gestión pública del departamento de Dénia, restituir los derechos laborales de los trabajadores, completar la infraestructura de la atención sanitaria a la ciudadanía de la comarca, aclarar con una auditoría sanitaria y otra financiera la gestión de Marina Salud, lograr que el Hospital de Dénia recuperara el prestigio perdido y reabrir por las noches los centros de salud de Pedreguer, Gata, Ondara y El Verger.

Pues bien, la plataforma recuerda con amargura que, casi cuatro años después de la firma del documento y dos del cambio de gobierno, de esos seis puntos sólo se ha cumplido el último «e irónicamente se produjo en la época del PP». En cambio, según la entidad, nada se ha hecho por mejorar las condiciones de los trabajadores «cuya situación ha emperoado notablemente» lo que ha provocado una nueva fuga de profesiones, más carga de trabajo y más estrés en la plantilla.

Tampoco Sanidad ha exhortado a Marina Salud a completar las infraestructuras pendientes como el del centro de salud de Dénia «lo que es un incumplimiento contractual gravísimo y patente que sería motivo suficiente para rescindir la concesión». «Consideramos que si la Conselleria no actúa enérgicamente contra Marina Salud en este sentido podría estar cometiendo un delito de prevaricación».

En cuanto a las auditoría esta entidad considera que se han hecho algunas pero muy limitadas: «no se ha investigado el tema de los SIP’s falsos que se denunció en Les Corts y que podría suponer un fraude de millones de euros, no se ha investigado el coladero de pacientes privados y de compañías de seguros privados que pasan por delante de los pacientes de la seguridad social en las listas de espera, no se ha investigado la preferencia por pacientes de otros departamentos sobre los de la Marina Alta para cobrar la facturación intercentros…»

Incluso la entidad discute la estrategia de Ximo Puig de comprar las acciones de DKV: «¿La Conselleria de Sanitat comprando acciones de una empresa privada? ¿Qué sentido tiene eso? ¿Darle más dinero a una empresa que nos está estafando a todos? Y aún así le dijimos que si esa era la única manera de ‘ser rescatados’ arrimaríamos el hombro». Sin embargo, un año después «ni se han comprado esas acciones ni se ha mejorado la sanidad comarcal».

La plataforma pide especialmente cuentas a Mònica Oltra toda vez que de los tres políticos firmantes de aquel documento de 2013 es la única que está en el gobierno de la Generalitat, además como vicepresidenta: «le pedimos que venga a la Marina Alta, que dé la cara como cuando estaba en la oposición y que explique por qué el Gobierno no está haciendo todo lo posible por defender a la gente de la Marina Alta en sus justas reivindicaciones».

31/3/2017

lamarinaplaza

+ Info:

Wanted Monica Oltra. Plataforma en defensa de la Sanitat Pública Marina Alta

Alcaldes i Plataforma acorden manifestar-se davant la conselleria a València per exigir la rescissió sanitària. La protesta tindrà lloc en abril i abans demanaran una cita amb el president de la Generalitat, Ximo Puig, per exposar-li la necessitat de rescatar la sanitat comarcal davant les queixes pel servei de Marina Salud

La Generalitat ja no dóna per segura la reversió de la sanitat de la Marina Alta esta legislatura. La consellera Carmen Montón, que fa només un mes i mig confiava en tancar el mandat amb el rescat consumat, diu ara que el govern valencià només s’havia compromès a “controlar” la gestió de Marina Salud. La titular de Sanitat Universal no descarta completament que es puga pactar una reversió anticipada, però assenyala que en principi caldrà esperar que acabe el contracte en 2024

Un altre suspens a Marina Salud. El servei d’Urgències de l’hospital no passa l’auditoria de la inspecció, que, entre altres múltiples deficiències, detecta esperes de més de 24 hores. La concessionària menysprea la feina dels inspectors, atribueix el mal resultat a una epidèmia de grip i presentarà al·legacions.


A la mateixa secció:


Caso de Ébola confirmado en Congo


Acción comunitaria para combatir las desigualdades en salud en los barrios más desfavorecidos


"Quins guanys està fent Ribera Salud a Alzira amb pacients de la sanitat privada?", Eduard Hervàs coordinador de la Plataforma per la Sanitat Pública de la Ribera


EEUU: Les prohibicions de greixos trans es relacionen amb menys atacs cardíacs i accidents cerebrovasculars


EEUU: La ilusión de la medicina en la prisión. Desde la nación encarcelada.


La psiquiatría y las correas. (O la costumbre de atar a la gente en psiquiatría)


Los trabajadores del Hospital de Alzira denuncian presiones de Ribera Salud para enfrentarse a la Generalitat


Wanted Monica Oltra


Alacant: Les veïnes i veïns del barri de Benalua fan la inauguració ’no oficial’ del Centre de Salut i exigeixen el dret a decidir.


Hay que abolir la colaboración público privada para frenar el saqueo y la corrupción sanitaria

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com