contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimecres 22 de març de 2017 | Manuel
Els resultats de l’ "assistència sanitària" als EEUU: Els canadencs amb fibrosi quística viuen 10 anys més que els nord-americans amb la malaltia

Aaron E. Carroll

La fibrosi quística és un trastorn hereditari que afecta els pulmons, el pàncrees, els intestins i altres òrgans. Una mutació genètica condueix a que les glàndules secretores no funcionen bé; els pulmons es poden obstruir amb moc espès; el pàncrees es pot tapar; i l’intestí pot deixar d’absorbir els nutrients suficients.

No té cura. Durant les últimes dècades, però, s’han desenvolupat medicaments, dietes i tractaments per als estralls de la malaltia. L’atenció ha millorat.

Ara bé, els canadencs amb fibrosi quística sobreviuen, de mitjana, més de 10 anys més que els nord-americans amb la mateixa malaltia, en gran part a causa de les diferències en els sistemes d’assegurança sanitària dels dos països, suggereix un estudi recent. La mitjana de vida d’un nord-americà amb la malaltia és de 37 anys. A Canadà, és de 49.

Els investigadors van estudiar els registres de 5.941 pacients amb fibrosi quística canadencs i 45,448 pacients nord-americans entre 1990 i 2013. Després de controlar la gravetat de la malaltia, l’edat i altres factors, van trobar que les taxes de mortalitat general eren 34% més baix al Canadà que als Estats Units.

En comparació amb els pacients als Estats Units que tenien cobertura d’assegurança privada, els pacients al Canadà tenien un risc similar de mort prematura. En comparació amb els pacients que tenien assegurança pública com Medicaid, els canadencs amb fibrosi quística tenien un risc 44 per cent menor de mort prematura. I en comparació amb els americans que estaven sense assegurança, els canadencs tenien un risc 77 per cent menor de mort prematura.

Una sèrie de factors podrien estar en joc. Els medicaments per a la fibrosi quística poden ser costosos, i els pacients han de prendre molts cada dia. Al voltant del 45 per cent dels pacients amb fibrosi quística nord-americans reben algun tipus d’assegurança Medicaid/1, la qual cosa pot limitar els medicaments que els pacients poden obtenir, els proveïdors als quals poden accedir i les teràpies que estan cobertes. Per als no assegurats, la cosa pot ser encara pitjor. Les assegurances, així com el cost de l’atenció, segueixen sent una preocupació important per a les persones amb fibrosi quística.

15/3/2017

nytimes, nytimes

Notes

1. Medicaid és un programa d’assegurances de salut del Govern dels Estats Units per a la gent necessitada. Cada Estat dels Estats Units disposa d’un programa Medicaid que ofereix cobertura mèdica per a persones amb baixos ingressos, famílies i nens, ancians i persones amb discapacitat.


Por qué las personas con fibrosis quística de Canadá viven más tiempo que las de EE UU

Aaron E. Carroll

La fibrosis quística es un trastorno hereditario que afecta a los pulmones, el páncreas, el intestino y otros órganos. Una mutación genética hace que las glándulas secretoras no funcionen bien; los pulmones pueden quedar obstruidos por moco espeso; el páncreas también puede quedar obstruido; y el intestino puede dejar de absorber nutrientes suficientes. No tiene cura. Durante las últimas décadas, sin embargo, se han desarrollado medicamentos, dietas y tratamientos para paliar los estragos de la enfermedad. La atención ha mejorado, de manera que los enfermos de fibrosis quística superan en promedio la edad de 40 años en EE UU. En Canadá, sin embargo, superan la edad de 50 años.

Un estudio reciente, publicado en Annals of Internal Medicine, se basa en el Registro Canadiense de Fibrosis Quística y en el Registro de Pacientes de la Fundación de Fibrosis Quística de EE UU para comprobar la evolución de estas personas entre 1990 y 2013. Los investigadores han comparado los resultados de longevidad en los dos países, teniendo en cuenta una serie de factores, como la edad, el sexo, el genotipo y la condición del páncreas, entre otros. Así han descubierto que con el tiempo la vida media de los pacientes se ha incrementado. Aunque en Canadá ha aumentado más rápidamente. Entre 2009 y 2013, la vida media era de 40,6 años en EE UU y de 50,9 años en Canadá.

Una de las razones puede estribar en el hecho de que proporcionalmente son más los enfermos canadienses de fibrosis quística que han recibido un trasplante de pulmón (el 10,3 %) que sus homólogos estadounidenses (6,5 %). En Canadá, los órganos se asignan en función del espacio de tiempo que lleva una persona en la lista de espera. Dado que los enfermos de fibrosis quística saben que tal vez necesiten nuevos pulmones mucho antes de que su enfermedad alcance un estadio crítico, se apuntan antes y por tanto llevan en la lista desde mucho antes de que necesiten realmente un trasplante. En EE UU, los órganos se asignan en función de la gravedad de la enfermedad, de modo que los pacientes con fibrosis quística han de ponerse muy enfermos antes de que puedan recibir un pulmón y son menos los que lo consiguen. No obstante, son relativamente pocos los enfermos de fibrosis quística que reciben un trasplante de pulmón, de manera que es improbable que esta sea la diferencia real que explica los diez años más de vida.

Otra diferencia puede radicar en la alimentación. Unos estudios más antiguos que comparaban la supervivencia a la fibrosis quística entre los dos países mostraron que un apoyo alimenticio agresivo, a base de una dieta con mucha grasa e hipercalórica en la década de 1970 pudo haber mejorado las perspectivas de los pacientes canadienses en aquel entonces. Los médicos en EE UU establecieron dietas más apropiadas para estos pacientes después de que unos estudios de las décadas de 1970 y 1980 mostraran que estas son mejores, por lo que la alimentación inadecuada tampoco es una explicación probable.

Profundizando en el análisis se descubrió una asociación mucho más significativa: el seguro de enfermedad. Canadá tiene un sistema sanitario de pagador único/1, similar al Medicare/2 de EE UU, que cubre a toda la población de Canadá, incluidos los enfermos de fibrosis quística. La población de EE UU recibe su asistencia –en el caso de las personas que están aseguradas– de diversas fuentes. En comparación con los pacientes de EE UU que tenían un seguro privado, los pacientes canadienses tenían un riesgo similar de muerte temprana. En comparación con los pacientes que tenían un seguro público como Medicaid/3, los canadienses con fibrosis quística tenían un 44 % menos riesgo de muerte temprana. Y en comparación con los estadounidenses que no tenían seguro, los canadienses tenían un 77 % menos riesgo de muerte temprana.

Es posible que intervengan diversos factores. La medicación para la fibrosis quística puede ser costosa, y los pacientes han de tomar muchos medicamentos al día. Alrededor del 45 % de los pacientes estadounidenses con fibrosis quística reciben alguna asistencia de Medicaid, que puede limitar los medicamentos que pueden obtener, los facultativos a que pueden acudir y los tratamientos que están incluidos. La situación de quienes carecen de seguro puede ser incluso peor. El seguro, así como el coste de la asistencia, es un lastre significativo para las personas con fibrosis quística.

Ningún estudio es perfecto, y es posible que la cobertura de seguro no sea más que un indicador de la condición socioeconómica en este análisis. Un estudio después de otro ha demostrado que la pobreza está asociada a peores resultados en muchas enfermedades, incluida la fibrosis quística. Sin embargo, es más probable que los estadounidenses más pobres estén adscritos a Medicaid que no que carezcan de seguro, y en este estudio salen mejor parados que quienes no tienen ningún seguro.

Hay otro dato que apunta a la influencia del amplio seguro de enfermedad canadiense: la población de este país vive en promedio dos años más que la de EE UU. Aunque el seguro y el acceso al sistema sanitario no es sin duda el único factor que influye en la esperanza de vida, es difícil no reconocer que por lo menos es uno de los factores. Todavía más convincente es el hecho de que los niños y jóvenes adultos con fibrosis quística en EE UU dan mejores resultados que sus homólogos de otros países en determinados criterios de salud. Los estadounidenses empiezan a quedarse rezagados a medida que aumentan la edad y, tal vez, las disparidades.

Aaron E. Carroll es profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana y lleva un blog sobre investigación médica y política sanitaria en The Incidental Economist.

Notas:

1/ El sistemasanitario de pagador único es aquel en que el Estado es el único proveedor de la atención sanitaria (que puede prestarse mediante un sistema público o a través de entidades privadas), sin intervención de aseguradoras privadas.

20/03/2017

NYT, vientosur


A la mateixa secció:


Aprendamos de los Errores. El conflicto con el gobierno de Ahora Madrid por el proyecto de externalización de los servicios de Madrid Salud


Alacant: Ayuntamiento exige la apertura, y decenas de personas, convocadas por la plataforma Marea Blanca, protestan por el cierre de los centros de salud por las tardes


Presiones a profesionales de salud mental críticos por defender derechos: "Si pasa algo, tú vas a tener la culpa"


Por qué rechazamos la infiltración de la sanidad pública por las empresas privadas y los grandes magnates


La mujer que venció a una sentencia psiquiátrica


Caso de Ébola confirmado en Congo


Acción comunitaria para combatir las desigualdades en salud en los barrios más desfavorecidos


"Quins guanys està fent Ribera Salud a Alzira amb pacients de la sanitat privada?", Eduard Hervàs coordinador de la Plataforma per la Sanitat Pública de la Ribera


EEUU: Les prohibicions de greixos trans es relacionen amb menys atacs cardíacs i accidents cerebrovasculars


EEUU: La ilusión de la medicina en la prisión. Desde la nación encarcelada.

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com