contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimarts 7 de març de 2017 | Manuel
8 de Marzo: Esto es por las enfermas mentales

Sol

Esto es por las enfermas mentales.

Esto es por las que nunca, jamás marcharán en una manifestación.

Esto es por las que guardan un bote de pastillas en la mesita de noche.
Por las que dijeron no a las pastillas.
Por las que dijeron PASTILLAS, POR FAVOR.
Por las que no pueden permitirse las pastillas
Porque todavía tenemos que pagar por sobrevivir
Incluso cuando quien sostiene el cuchillo
Duerme en nuestro propio pecho.

Esto es por las de manos sudorosas y hombros temblorosos.
Por las que no pueden gritar por sus derechos porque se les descontrola la respiración.
Por las que lo llaman un buen día
Cuando pueden sostener la respiración.
Por las que lo llaman Renacimiento
Cuando pueden sostenerse ellas mismas.

Por las que intercambiaron secretos de la infancia
Por pintura amarilla,
Pero Freud nunca supo realmente cómo ayudar.

Esto es por las que no solo oyen voces,
Por las que tienen un coro entero en la cabeza.

Esto es por aquellas a las que nos dicen
el lugar de una mujer está
En la revolución

Cuando ni siquiera podemos salir de la cama,

Por las que tienen cambios de humor y le prenderían fuego al mundo hoy
Y se tragarían las cenizas mañana por la noche.

Esto es por las que tienen amnesia y olvidan quiénes son
Aun cuando es de lo que más orgullosas están.

Esto es por las que no pueden ni leer un libro
Cómo van a formarse en una ideología entera.

Esto es por las que no pueden luchar de la mano de hombres
Porque sus voces les disparan flashbacks.

Esto es por las que no pueden beber y rechazan todas las invitaciones
Por las que no pueden beber y siguen yendo
Por las que no deberían beber
Pero se presentan borrachas, drogadas, fumadas en las concentraciones y asambleas
Porque no logran dejar de consumir.

"No te veas a ti misma a través de sus ojos"

Esto es por las que llevan con tanto orgullo las cicatrices auto-infligidas como sus banderas
Por las que se avergüenzan todavía de ambas.

Esto es por las que necesitan avisos de contenido sensible para el mero contacto humano.

Esto es por las que leen liberación sexual
Pero solo oyen: folla, folla, folla así, folla más
Cuando ellas solo quieren poder dejar de follar.

Esto es por las supervivientes de abuso sexual que parece que no son lo bastante revolucionarias por no hacer la revolución follando.
Por las que no pueden parar de follar para hacerse daño y no son “buenas víctimas”.

Esto es por las malas feministas,
Por las tontas,
Por las que no denuncian
Por las que permanecen junto a sus maltratadores.

Esto es por las que no se atreven a llamarlo acoso, abuso
O violación.

Esto es por las que convencen a sus amigas y novias de que se puede estar gorda y ser guapa
Pero se racionan la comida cuando engordan un gramo.
Por las que se hinchan a comida vegana en las cafetas
Pero no pueden acostarse sin vomitarla antes al llegar a casa.
Por las que no pueden dejar de comer
Y no parecen tener derecho a quererse mientras lo intentan.

"Lo normal no es tan normal"

Esto es por las que quieren hacerse vegetarianas o veganas
Pero tendrían que dejar de odiar la comida para empezar
Por las que quieren hacerse vegetarianas o veganas
Pero sienten que ya es bastante cruz para sus padres el tener una hija enferma.

Esto es por las que oyen que el suicidio, la medicación, la psiquiatría son de débiles
Y no pueden recordar nada que les requiriera mayor fuerza que el pedir ayuda.
Por las que se saltan manifestaciones, charlas y asambleas porque tienen terapia
Y terapia no es un capricho, terapia es sudor
Terapia es supervivencia.

Esto es por las que no armarán jamás una barricada capaz de parar el diluvio universal que lloran cada día.
Por las que lloran en público.
Por las que sollozan en las charlas.
Por las que berrean en las concentraciones.

Esto es por las que se saben todo el abecedario del consentimiento
Pero nunca logran articular un “no”.
Por las que se quedan paralizadas de miedo ante una agresión y no pueden nunca ayudar a la víctima,
Sobre todo cuando las víctimas son ellas mismas.
Por las que no pueden soñar con hacer suya la noche
Cuando todavía no es suyo ni su cuerpo.

Esto es por las que no saben distinguir entre el miedo inculcado al violador y sus trastornos paranoides.

Esto es por las que no saben distinguir entre sus paranoias y las microagresiones.

Esto es por las que quieren soñar con un futuro distinto pero están demasiado ocupadas teniendo alucinaciones.

Esto es por las que oyen que hay que acabar con la monogamia y tienen impulsos suicidas ya sólo de que sus amigas hablen con otras chicas.

"El dolor te cambiará pero no tiene por qué definirte"

Esto es por las que ven listados sus síntomas en todas las listas de símbolos de maltrato
Por las que temen ser inherentemente tóxicas.

Esto es por las que quieren reventar el sistema y tienen miedo de los ruidos fuertes.

Esto es por las que imparten charlas entre repeticiones obsesivas y compulsiones manuales
Por aquellas a las que nunca dejarán impartir charlas por estos mismos motivos.

Esto es por las esquizofrénicas que ven su enfermedad convertida en una estética “antisistema”.

Esto es por las locas controladas que oyen hablar de ese “loco” controlador
Por las psicópatas maltratadas cuya enfermedad es un insulto intercambiable por “maltratador”.

Por las supervivientes que buscan espacios arco iris y sólo encuentran fiestas y conversaciones alrededor del sexo.
Por las supervivientes a las que nadie cree porque las agredió su pareja del mismo sexo
Por las supervivientes que tienen que verse cara a cara con sus agresores y maltratadores en espacios “liberados”.

Esto es por las que sufren abusos incluso sexuales a manos a manos de amigos, parejas y psiquiatras y se amplifica la tragedia de que, por locas, nadie las cree.

Esto es por las que quieren que el poder sea para la gente
Pero no son capaces de rodearse de esa misma gente.

Esto es por las que sufren maltrato
Pero nadie lo llama así porque es "sólo" psicológico
Aun cuando esos son los golpes que peores cicatrices dejan.

Esto es por las que no son maltratadas por sus parejas ni sus familias
Pero nadie parece entender que un amigo también puede ser mucho más que tóxico.

Esto es por las que quieren cambiar la realidad
Pero no distinguen bien dónde acaba esta
Y donde empieza su enfermedad.

Esto es por las que quieren despertar a los alienados
Y a veces se preguntan si no será porque ellas ya nunca consiguen dormir.

Esto es por las que no permiten que las defina su reflejo en ningún espejo
Pero hace mucho que no son capaces de mirarse en ellos.

Esto es por las que no se reconocen en los espejos.

Esto es por las que se muerden las uñas, se arrancan la piel, se estiran del pelo
Por las que llevan las marcas de lo mental grabadas físicamente en el cuerpo.

"Cuando la herida no se cure, lleva con orgullo tu dolor"

Esto es por las que se hacen daño sin necesidad del filo de una cuchilla
Por las que usan el fuego, la boca, los puños
Por las que no necesitan echar mano de lo físico para hacerse sangrar.

Esto es por las autistas que no encuentran ni un solo manual de relaciones sanas, de sexo con consentimiento
Que incluya sus formas de comunicación.

Esto es por las que huelen mal, por las del pelo graso, por las del aliento con olor a dientes sin cepillar durante días
Por las que no se pueden ni duchar.

Esto es por las que saben que se ha esterilizado a la fuerza a mujeres por ser como ellas
Y aun así su lucha como enfermas mentales es “de segundas”.

Esto es por las que luchan a través de Internet
Porque todavía no pueden hacerlo en la calle.

Esto es por las que nunca podrán salir a la calle.

Esto es por todas nosotras, porque lo somos todo: no sólo válidas sino valiosas, tan importantes, vitales y cruciales como la más cuerda y la más sana. Porque esta también es nuestra lucha, y doblemente, porque además de ser mujeres estamos enfermas y eso les ha ayudado a mandarnos callar tanto desde fuera como desde dentro.

Pero venimos cargadas de palabras, y a las locas se nos da muy bien gritar.

pensandoenlila


No es lo mismo ser loca que loco

Declaración de las mujeres del Colectivo Autogestión Libre-Mente sobre la violencia de género en salud mental, Chile.

Este 8 de Marzo en que conmemoramos el día de la mujer, buscamos contribuir a las luchas feministas interpelando a la psiquiatría por ser cómplice de este sistema opresivo y parte del repertorio del patriarcado, poniendo sus técnicas al servicio de la naturalización y patologización de la diversidad humana y de los efectos subjetivos que la violencia estructural de esta sociedad provoca en las personas.

La condición de ser mujer, ha sido atribuida históricamente a características vinculadas a la inferioridad y lo patológico –irracionales, emocionales, débiles e histéricas-. Se nos estigmatiza como “enfermas mentales” cuando traspasamos el límite que el estrecho rol de género nos impone, estando expuestas a que el sistema de salud mental perciba nuestras experiencias como anormales y nos etiquete con diagnósticos psiquiátricos. Hoy día, somos las mujeres las que lideramos las cifras de atención en salud mental, principalmente aquellas que son constantemente excluidas: mujeres trans, lesbianas y bisexuales, niñas y adolescentes, mayores de edad y mujeres en condición de pobreza.

La psiquiatría por su parte, reduce todo el entramado de violencia sistémica a meras funciones biológicas del cuerpo, tratándonos con drogas psiquiátricas, dañándonos el cerebro con electroshock y psicocirugía, incluso, asegurándose que no tengamos derecho sobre nuestro cuerpo y nuestra maternidad, esterilizándonos forzosamente y quitándonos el derecho al cuidado personal de nuestros hijos e hijas. El miedo al estupro y a la violencia sexual aumenta cuando somos internadas, siendo estos tipos específicos de violencia institucional que se usan contra nosotras a modo de punición.

Como feministas locas, celebramos nuestra diversidad y defendemos el derecho a la locura, consideramos que las respuestas ante situaciones opresivas en la vida de las mujeres no son por ningún motivo “síntomas” de un “trastorno mental”, sino reacciones comprensibles, formas de afrontamiento, sobrevivencia y resistencia ante una sociedad injusta y desigual. Luchamos por despatologizar las respuestas de las mujeres hacia el trauma y la opresión, en el contexto de una lucha mayor contra el abuso psiquiátrico y la violencia machista.

Consideramos que las contribuciones feministas son importantes para enfrentar la psiquiatrización de la experiencia humana, reconociendo la importancia que los esfuerzos feministas nos acompañen en nuestra interpelación hacía la psiquiatría y sus prácticas, en un marco de mutuo enriquecimiento para la ampliación de nuestras luchas compartidas. Valorar nuestras diferencias implica alejar el temor hacia formas distintas de vincularnos con la realidad, como escuchar voces o comportarnos de manera diferente, e implica reconocer que muchas mujeres pueden legitimar las intervenciones psiquiátricas en la medida que no cuentan con miradas alternativas para comprender su sufrimiento y malestar desde una perspectiva social que el feminismo puede entregar. Por eso es necesario sumar fuerzas y dejar de ser cómplices con un sistema opresivo que busca acallar cualquier forma de diferencia o disidencia en el campo de la subjetividad.

Contra la violencia psiquiátrica y patriarcal, seguiremos denunciando sistemáticamente todo tipo de prácticas abusivas en el campo de la salud mental, reivindicando la autonomía de la subjetividad femenina, el fortalecimiento comunitario de nuestras compañeras. Reconocemos y valoramos los saberes y experiencias de mujeres que en la búsqueda de su bienestar, han desarrollado formas de solidaridad y apoyo mutuo. Para nosotras, la lucha contra la opresión psiquiátrica está en el centro de la resistencia feminista. Como locas, seguiremos luchando por la igualdad, porque la defensa del derecho a la locura será feminista o no será.


A la mateixa secció:


Intersección, articulación: el álgebra feminista


Teoría feminista: Una defensa marxista de la interseccionalidad


"S’està perdent la reivindicació de sexualitats no normatives dins del moviment LGBTI". Entrevista a Javier Sáez.


Frente a las violencias machistas, no nos podemos conformar con cualquier cosa


Palestina: Control de nacimientos, contracepción y aborto. Las mujeres de Gaza atrapadas entre la ocupación y el control social.


Swati Maliwal, la mujer que lucha contra las violaciones en Delhi


La Sal de la Tierra (1954)


Nancy Fraser: el feminismo del 99 % y la era Trump


¿Cómo se gana una batalla feminista? Cuatro mujeres explican sus victorias


Què és una vaga de dones?

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com