contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimecres 22 de febrer de 2017 | Manuel
El negocio del rescate: ¿Quién se beneficia de los rescates bancarios en la UE?

Sol Trumbo Vila, Matthijs Peters

El negocio del rescate es el informe más completo y riguroso para entender quién se ha beneficiado de los paquetes de rescate bancario que se han desplegado en la UE desde 2008 para hacer frente a la crisis. Por encima de todo, destaca el papel que desempeñan las Cuatro Grandes (empresas de auditoría del mundo) y un pequeño grupo de empresas de consultoría financiera en el negocio de diseñar y aplicar paquetes de rescate bancario en los Estados miembros de la UE.

Los rescates en la UE entrañan un coste oculto para los contribuyentes. Además de los fondos públicos utilizados para los rescates propiamente dichos, se han otorgado contratos de cientos de millones de euros a un pequeño número de consultoras financieras para asesorar a los Estados miembros y a las instituciones de la UE.

Las llamadas Cuatro Grandes empresas de auditoría del mundo (EY, Deloitte, KPMG y PWC), junto a un pequeño grupo de empresas de consultoría financiera, han diseñado los paquetes de rescate más importantes de la Unión. A estas empresas, además, se las ha recompensado con más contratos, a pesar de que hubieran prestado un mal asesoramiento y de que no dieran la voz de alarma en algunos momentos fundamentales.

Durante años, hemos estado investigando las medidas de austeridad y los extensos programas de privatización en Europa. A raíz de nuestro último informe sobre la industria de la privatización en Europa, decidimos profundizar en las empresas que participan en los numerosos programas de rescate de la UE, y detectamos un patrón de una similitud sorprendente. El negocio del rescate revela los costes ocultos de los paquetes de rescate y una inquietante multitud de conflictos de interés.

Descargar:
El negocio del rescate (pdf, 1.81 MB)
Tiempo promedio de lectura: 45 min
Autores: Sol Trumbo Vila, Matthijs Peters

Conclusiones

Las pruebas que se analizan en este informe ilustran un patrón sistemático en los diversos rescates bancarios aplicados en la UE. Un grupo reducido y cada vez más influyente de empresas de auditoría y consultoría financiera ha ganado millones de euros asesorando a las instituciones y los Estados miembros de la UE sobre cómo rescatar al sector bancario después de la crisis financiera. Este representa un coste oculto a los más de 200 000 millones de euros de dinero de los contribuyentes que se ha perdido para siempre y más de un billón de euros puestos a disposición de nuevos paquetes de rescate. Este pequeño grupo de empresas articula una industria del rescate en torno al negocio del rescate en la UE.

El estudio de varios casos pone de relieve las características del negocio del rescate. Los conflictos de interés son algo habitual ―como sucedía con Deloitte en España, donde preparaba las cuentas de Bankia y, después, las auditaba―, pero hasta ahora estas prácticas han tenido poca o ninguna consecuencia. El fracaso se recompensa de forma sistemática. Las Cuatro Grandes empresas de auditoría informaron una y otra vez de que los bancos de la UE eran seguros y estables. Además, a menudo asesoraron a los bancos sobre cómo estructurar sus modelos de negocio a través de otros servicios prestados, consiguiendo unos ingresos multimillonarios. Después de la crisis, y a pesar de unos fracasos que le costaron al contribuyente miles de millones de euros, las Cuatro Grandes continúan dominando los mercados de la auditoría y la consultoría financiera. Por otro lado, con la crisis bancaria, las Cuatro Grandes también han conseguido unos beneficios astronómicos ayudando a diseñar los paquetes de rescate para sus antiguos clientes. Gigantes como la consultora financiera Lazard siguen obteniendo unos lucrativos contratos a pesar de que los errores que cometieron en el diseño de los paquetes de rescate costaron docenas de miles de millones de euros (como en los Países Bajos y Grecia).

Un hecho especialmente preocupante ―además de la concentración en el mercado de este negocio en la UE, que, en la práctica, funciona como un oligopolio― es que algunos actores operan a dos bandas: asesorando a los Gobiernos sobre cómo evaluar los bancos y sus activos y, al mismo tiempo, aconsejando a clientes e inversores potenciales sobre esos mismos activos. Las consultoras del rescate, además, podrían invertir en esos activos y beneficiarse con ellos. La empresa líder mundial BlackRock es un buen ejemplo de cómo puede suceder esto. Se considera que los posibles conflictos de interés quedan neutralizados gracias a unas barreras éticas conocidas como ‘murallas chinas’. Sin embargo, la experiencia ―como que Lazard se beneficiara de la privatización de Royal Mail en el reino Unido y AENA en España― sugiere que con la autorregulación no basta.

¿Por qué se recompensa a unas empresas con un largo historial de fracasos? Una posible explicación se hallaría en el conocido problema de las puertas giratorias en la UE, por el que antiguos altos ejecutivos de las finanzas pasan a ocupar cargos directivos en las instituciones de la UE y viceversa. Otra, en que los Gobiernos y las instituciones de la UE carecen de alternativas.

La creciente complejidad de las finanzas en las últimas décadas, la creencia generalizada de que la autorregulación era el mejor modelo y la externalización gradual de la formulación de leyes financieras dejaron a los Gobiernos indefensos cuando llegaron los problemas. Desde 2008, la UE ha vivido un contexto de inestabilidad, constantemente acechada por la aparición de crisis bancarias: desde el punto álgido de la crisis griega hasta el reciente rescate de 8 000 millones de euros del banco italiano Monte dei Paschi di Siena y el escrutinio público en torno a un posible rescate de 150 000 millones de euros de Deutsche Bank. La necesidad constante de tomar medidas urgentes para evitar el ‘contagio’ ha obligado a las instituciones públicas a buscar el apoyo de la industria del rescate. A pesar de sus repetidos fracasos, las empresas que la integran siguen encontrándose en una posición casi única para emitir dictámenes autorizados sobre este ámbito.

La legislación reciente ha abordado los peores conflictos de interés del negocio del rescate y, por ejemplo, prohíbe que las auditoras proporcionen servicios de auditoría y de otro tipo a los mismos clientes. Sin embargo, la creciente dependencia de las consultoras financieras sigue sin resolverse. Los intentos de la Unión Bancaria para limitar las posibilidades de que los contribuyentes deban asumir la carga de administrar los bancos quebrados son positivos. No obstante, la centralización de la supervisión y la toma de decisiones en el BCE ha institucionalizado la idea de que es necesario rescatar a los bancos fallidos con dinero de los contribuyentes. Además, el BCE ha recurrido a la industria del rescate para llevar a cabo su mandato de supervisión, dando lugar a una mayor concentración del mercado e incrementando el riesgo de que se produzcan conflictos de interés.

Es necesario abordar la dependencia de un sector financiero dominado por empresas e intereses privados, así como crear alternativas públicas y democráticas que sustituyan al oligopolio privado de las empresas de auditoría, o al menos operen en paralelo. La banca pública puede ser un primer paso para fortalecer las instituciones públicas de forma que estas puedan administrar mejor los asuntos financieros y bancarios y responder ante nuevas crisis.

Para cambiar la mentalidad de los legisladores y políticos europeos, es necesario refutar las bases de sus ideas con evidencias. Y para transformar el sector financiero, de forma que este se ponga al servicio de la ciudadanía y no al revés, la UE y sus Estados miembros deben mantener el compromiso de atajar las peores prácticas. Existen mecanismos alternativos para que los responsables de la formulación de políticas y las instituciones supervisoras rindan cuenta de sus decisiones. Una cuestión clave es cómo se puede potenciar el poder político ciudadano para poner en práctica estas alternativas en la UE. Estas propuestas y preguntas serán objeto de
futuras publicaciones del TNI.

22/2/2017

tni


A la mateixa secció:


Baix Segura: Más de 1000 personas acuden a la manifestación en defensa de las pensiones públicas en Torrevella


Dejemos de pensar que sabemos más que los pobres y apliquemos de una vez la renta básica


Estado español 1985-2017: 32 años avanzando en la destrucción del sistema público de pensiones


Alacant: Mediación intercultural en peligro


La ceremonia de la confusión: el copago de las medicinas por los pensionistas.


La gran crisis de las pensiones privadas


21 D 2016: #NoMásCortesDeLuz


Grecia: El Comité para la Verdad sobre la Deuda, la capitulación de Tsipras, y las perspectivas internacionales para la lucha contra las deudas ilegítimas


Al ataque de las pensiones


S’atreviran a retallar les pensions?

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com