contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
divendres 10 de febrer de 2017 | Manuel
Prepárate para odiar a los estibadores

Isaac Rosa

Hacía ya tiempo que no teníamos un colectivo de trabajadores al que odiar con todas nuestras fuerzas y poder gritarles "¡privilegiados!". Hemos odiado a funcionarios (¡parásitos!), mineros (¡subvencionados!), profesores (¡vagos, todo el día de vacaciones!), y por supuesto a los más odiables de entre los odiosos: los controladores aéreos, que tan buenos ratitos de odio nos dieron un verano.

Pero estamos de enhorabuena, porque en los próximos días nos van a echar un nuevo hueso: los estibadores de puerto. No sabíamos nada de ellos hasta ahora, solo que son los que cargan y descargan barcos; pero resulta que también son unos privilegiados. Ahora el Gobierno prepara un decreto para liberalizar la actividad, y los trabajadores están dispuestos a ir a la huelga para defender sus derechos (aquí). Perdón, quiero decir que "los privilegiados están dispuestos a chantajearnos para defender sus privilegios".

La secuencia es la habitual, la hemos visto muchas veces:

1.- Cogemos un colectivo que todavía no haya sucumbido a reformas laborales y precarización.

2.- Anunciamos recortes de sueldos y derechos, porque "lo manda Europa", y con el argumentario habitual: liberalizar, ganar competitividad, modernizar, crear empleo…

3.- Señalamos a los trabajadores como "privilegiados", "restos de un modelo anacrónico" (a ser posible del franquismo, para odiarlos más), y por supuesto "aristocracia sindical".

4.- Informamos a la ciudadanía de los privilegios (sueldos altos, eso lo primero).

5.- Rompemos la negociación, por muy avanzada que esté, y no les dejamos más salida que la huelga.

6.- Acusamos a los huelguistas de dañar un "sector estratégico".

7.- Lanzamos una campaña de desprestigio por tierra, mar y aire.

Además, hay que asegurarse de que los representantes sindicales no tengan voz, que ya sabemos lo manipuladores que son: si les dejamos, dirán que lo suyo no son privilegios sino derechos ganados en décadas de lucha, que la suya es una profesión especialmente dura y con alta siniestralidad, que hay otras opciones para cumplir con Europa, que los puertos son rentables y lo único que buscan gobierno y patronal es abaratar costes laborales (rebaja salarial ¡del 60%!, más horas de trabajo, flexibilidad laboral…).

Nada, ni caso. No escuchen a los trabajadores, que son capaces de convencernos. Yo ayer lo hice, atendí a sus razones, y me entraron dudas: a ver si van a tener razón… A ver si en realidad no son unos privilegiados… A ver si es que el único "privilegio" que tienen (el mismo "privilegio" que controladores, mineros o funcionarios; el mismo "privilegio" que hemos perdido la mayoría; el que les quieren quitar) es el "privilegio" de ser capaces de defender sus derechos, de tener conciencia de clase, organización y capacidad de lucha.

Tantas dudas me entraron que miré a ver qué sindicato es ese de los estibadores y descubrí que tiene unos principios que no parecen los propios de una mafia ni de una aristocracia insolidaria: una coordinadora que se define de clase, democrática, asamblearia, internacionalista y que defiende la solidaridad con toda la clase trabajadora (como demuestra su participación en sucesivas huelgas generales).

Uf, me ablandé, lo reconozco. Empecé a pensar que deberíamos apoyar la lucha de los estibadores. No por ellos, sino por nosotros: porque cada vez que un colectivo "privilegiado" pierde derechos, el efecto mariposa laboral nos acaba golpeando a todos. No ganamos nada y, a cambio, perdemos espacios de organización sindical que todavía resisten y que sirven como ejemplo.

Nada, un día tonto, en seguida se me pasa. En cuanto vea dos telediarios recordándome el sueldazo de los estibadores me sumaré otra vez al pelotón de odiadores. Hacedme sitio, que voy.

09/02/2017

eldiario


Los estibadores irán a la huelga y amenazan con paralizar todos los puertos

Han convocado paros los días 20, 22 y 24 de febrero desde las 8.00 horas, hasta las 8.00 horas de los días siguientes, en horas alternas, las impares

Protestan contra el decreto que pretende liberalizar el sector

Una sentencia europea de 2014 considera el sistema de estiba español contrario a la normativa comunitaria

Marina Estévez Torreblanca

Los estibadores han decidido ir a la huelga. Estos trabajadores, que se encargan de gestionar la carga y descarga de mercancías de los barcos, le han declarado la guerra al Ministerio de Fomento por el decreto que pretende liberalizar el sector.

Por ello, los 6.156 trabajadores de la estiba van a parar todos los puertos españoles, en horas y días alternos, del 20 al 25 de febrero, pero esta convocatoria podrá ampliarse si no se llegara a un acuerdo, advierte un comunicado de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar.

La reforma viene impuesta por una sentencia europea del año 2014, que considera el particular sistema de estiba español contrario a la normativa comunitaria, y amenaza con imponer a España una sanción de 21 millones de euros.

Los estibadores, que van a presentar este miércoles este preaviso de huelga, desempeñan una labor básica para el funcionamiento de la economía. Por los puertos españoles pasa cerca del 60% de las exportaciones y el 85% de las importaciones españolas, lo que representa el 53% del comercio exterior con la Unión Europea y el 96% con terceros países.

El salario medio anual de un estibador puede alcanzar los 60.000 euros y, dada la peculiaridad del trabajo de la estiba (sólo se trabaja cuando llegan o salen barcos), suelen realizar de forma efectiva el 75% de su jornada laboral, circunstancias que se podrían ver afectadas por la reforma.

Sistema único

Además, la estiba se rige en España por un sistema único respecto a otros sectores económicos y otros países de la UE, salvo Bélgica, que también lo está modificando. Esta actividad se canaliza a través de las denominadas sociedades de gestión de trabajadores portuarios (Sagep), que son las que tienen contratados a todos los estibadores, todos ellos representados por un único sindicato.

Las empresas de estiba que quieran operar en los puertos públicos deben entrar en el capital de las Sagep y están obligadas a contratar a sus estibadores. La reforma pretende acabar con esta obligación y permitir a las estibadoras contratar libremente, y da para ello un periodo transitorio de tres años.

En concreto, la norma contempla la desaparición de las Sagep o bien su conversión en centros portuarios de empleo, una especie de empresa de trabajo temporal. Los trabajadores podrán subrogarse a las estibadoras o bien pasar a estos nuevos centros de empleo.

En paralelo, el pasado noviembre llegó al Congreso una iniciativa en contra de la supuesta negativa de los estibadores del Puerto de Algeciras a permitir la entrada de mujeres.

Temor a los despidos

Según los estibadores, la reforma que prepara Fomento supondrá que los contratos indefinidos de la totalidad de estibadores portuarios se convierten en puestos de trabajo precarios pendientes de contratación por las empresas estibadoras. Éstas dispondrán de un periodo de tres años durante el que estarán obligadas a seguir contratando al 75, 50 y 25%, durante el primer, segundo y tercer año, de los estibadores portuarios de las Sagep. A partir de entonces, teme el colectivo, los trabajadores no contratados "ex novo" serán despedidos colectivamente.

La postura de Fomento

Fomento negociaba desde hace meses esta reforma con las empresas estibadoras y el sindicato del ramo para evitar un eventual conflicto laboral que podría llegar a paralizar la actividad portuaria con el consiguiente perjuicio para la economía.

El Gobierno debe aprobar su reforma lo antes posible para evitar la multa de la UE, pendiente de una "inminente" nueva sentencia del Tribunal de Justicia. Para ello, ya busca también el apoyo de las distintas formaciones políticas, pues se articulará mediante un Real Decreto Ley que requiere posterior convalidación del Congreso.

Si no se modifica el actual modelo de estiba, el Estado deberá pagar 134.000 euros al día por no cumplir la normativa comunitaria a partir del momento en el que se publique la segunda sentencia del Tribunal de la UE, "que está al caer" según el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

La patronal apoya la reforma

Por su parte, la patronal de empresas estibadoras (Anesco) ha manifestado su "apoyo" a la reforma del sector y ha apelado a la "responsabilidad" del colectivo. Ya antes de la convocatoria de huelga, las empresas estibadoras afirmaban que "lamentan y denuncian" los "bajos rendimientos y las medidas de presión" a las que aseguran están actualmente sometidos los puertos españoles, "y que generan importantes pérdidas en todos los usuarios".


A la mateixa secció:


Santiago Alonso, secretario general del sector Telemarketing de CGT: “CCOO y UGT han firmado un convenio que nos condena a la precariedad hasta el año 2020”


Andalucia: “Cerro Libertad”, sindicalismo de movimiento social y construcción de movimiento popular desde la praxis


India: 13 obreros de Maruti-Suzuki condenados a cadena perpetua


Sobre el sindicalismo en el actual marco laboral. Ideas para el debate sindical en Marea Valenciana.


Protesta de ’Las Kellys’ ante el Hotel Hilton Diagonal Mar (Barcelona) para que readmita a cinco despedidas


Los países que más robots tienen disfrutan de menos paro


Empleo y condiciones de trabajo en la "recuperación"


Coca-Cola en Lucha: el prototipo del conflicto social contemporáneo


Nissan y el chantaje de las multinacionales


CCOO y UGT en Navarra: Una política sindical garrapatera

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com