contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimarts 27 de desembre de 2016 | Manuel
Mark Carney, las notas de Marx y la década perdida

Michael Roberts

Mark Carney es el gobernador del Banco de Inglaterra. Anteriormente fue director del Banco Central de Canadá, pero hace unos años fue seleccionado para hacerse cargo del Banco de Inglaterra en un gran sueldo y todos los gastos pagados.

Esta semana pronunció la Conferencia Roscoe en la Universidad John Moores de Liverpool, su primer discurso desde que los británicos votaron (por poco) salir de la Unión Europea. Carney aprovechó la oportunidad para ofrecer su visión del estado del capitalismo global. Y lo que dijo no fue nada optimista. (Ver el discurso aquí).

Carney señaló que desde la crisis financiera mundial de 2008, los ingresos reales promedio en Gran Bretaña han sufrido la mayor caída desde la década de 1860, cuando "Karl Marx estaba tomando notas en la Biblioteca Británica". Y "son los más pobre (los que) han sufrido más. Durante las recesiones son los menos formados, los sectores peor pagados, suelen ser los primeros en perder su trabajo".

Sin embargo, Carney se esforzó mucho en asegurar que el capitalismo ha beneficiado a la gente: "los mercados globales y el progreso tecnológico ha sacado a más de mil millones de personas de la pobreza, mientras que una serie de avances tecnológicos han enriquecido fundamentalmente nuestras vidas ...”. Y agregó "a nivel mundial, desde 1960, el PIB real per cápita ha aumentado más de dos veces y media, los ingresos medios han comenzado a converger y la esperanza de vida ha aumentado casi dos décadas".

Lo que no dijo en este balance de los éxitos del capitalismo es que la mayoría de esos mil millones de personas que han salido de la pobreza profunda están en China, una economía que pone trabas a los "mercados libres" y la "globalización"; que mantiene una fuerte inversión estatal, controles de capital y sumisión directa del sector privado al régimen. La esperanza de vida puede haber aumentado gracias a la inversión en servicios públicos y la atención sanitaria. El capitalismo y el libre mercado no han desempeñado ningún papel en eso. En los "mercados libres", la mayoría de los muy pobres en otros países siguen siendo pobres. De hecho, las políticas de los bancos centrales, el FMI y el Banco Mundial para impulsar la “globalización” y el “libre comercio” han hecho que la gran mayoría de estos pobres esté aún peor, no mejor.

Los ingresos per cápita pueden haber aumentado (de nuevo debido principalmente a China y en menor medida, India, en la ecuación), pero esos ingresos no han crecido de manera equitativa. Como Carney admitió en su conferencia, "la globalización está asociada con salarios bajos, precariedad en el empleo, sociedades sin estado y desigualdades impresionantes". En los países anglosajones, la participación en el ingreso del 1% ha aumentado notablemente desde 1980. Hoy en día, en los EE.UU., el 1% más rico de los hogares reciben el 20% de todos los ingresos. Estas enormes desigualdades de ingresos son pequeñas comparadas con las desigualdades de riqueza asombrosas. La proporción de la riqueza en poder del 1% más rico de los estadounidenses aumentó de 25% en 1990 al 40% en 2012. A nivel mundial, la proporción de la riqueza en poder del 1% más rico en el mundo pasó de ser un tercio en 2000 a la mitad en 2010. Y ahora "un asalariado típico de la generación del milenio gana unos 8.000 euros menos mientras es veinteañero que la generación predecesora".

Carney criticó la teoría económica convencional: "Entre los economistas, la creencia en el libre comercio es totémica. Pero, aunque el comercio mejora la situación de los países, no lo hace por igual; según el diagnóstico de los economistas, el comercio no es un óptimo de Pareto. Por el contrario, los beneficios del comercio se distribuyen de manera desigual entre los individuos y en el tiempo... Algunos trabajadores, sin embargo, pierden sus puestos de trabajo y la dignidad del trabajo, o ven los "precios de sus factores" - en inglés común, sus salarios - igualados a la baja". Tal vez Carney ha estado leyendo las notas de Marx, después de todo, porque sus comentarios no están tan lejos de las opiniones del viejo amanuense sobre los efectos del libre comercio bajo el capitalismo: un desarrollo desigual y combinado.

Pero si el capitalismo ha tenido éxito en los últimos 50 años, según Carney, ¿qué hay de los últimos diez? "Para decirlo suavemente, los resultados de las economías avanzadas durante los últimos diez años han sido una continua decepción... Ya no es como en los viejos días, porque la ansiedad sobre el futuro ha aumentado, la productividad no se ha recuperado y los salarios reales están por debajo de hace una década, algo que nadie entre los vivos había conocido antes.

No es de extrañar que Carney concluyese así: "la gente se queja de salarios bajos, precariedad en el empleo, corporaciones apátridas y desigualdades impresionantes". Admitió que la economía y las políticas convencionales han fracasado para la mayoría: "Los economistas deben reconocer claramente los desafíos que enfrentamos, incluyendo las realidades de crecimiento dispar de los frutos del comercio y la tecnología".

¿Por qué han ido las cosas tan mal? ¿No necesitamos saber por qué? Si, tenemos que saber la razón, dijo Carney, "porque cualquier médico sabe lo importante que es diagnosticar las causas subyacentes de los síntomas del paciente antes de administrar la cura". Por desgracia, Carney no sabe la causa: "Las razones subyacentes para el déficit del 16% de la capacidad productiva del Reino Unido, en relación con la tendencia, son poco conocidas".

Pero hay que intentarlo. Carney enumeró tres prioridades: "Los economistas deben reconocer claramente los desafíos que enfrentamos, incluyendo las realidades de crecimiento dispar de de los frutos del comercio y la tecnología" "Debemos hacer crecer nuestra economía reequilibrando la mezcla de políticas monetarias, políticas fiscales y reformas estructurales. Tenemos que avanzar hacia un crecimiento más inclusivo en el que todos obtengan beneficios de la globalización". Esta lista de deseos tiene tantas posibilidades de sobrevivir como la proverbial bola de nieve en los fuegos del infierno.

Pero no importa, Carney estaba mucho más preocupado de convencer a su audiencia de Liverpool de que si no hubiera sido por las políticas de dinero fácil del Banco bajo su dirección, las cosas serían aún peor en el Reino Unido - aunque dadas las estadísticas que presentó, era poco convincente. "La política monetaria ha buscado mantener al paciente con vida, creando la posibilidad de una cura duradera a través de las políticas fiscales y estructurales", dijo, y agregó, "la política monetaria no es un espectro, sino un espíritu amistoso". Pero luego hizo una advertencia médica sobre el dinero fácil: provoca un boom del consumo y nunca un crecimiento económico sostenido, que depende de la inversión. "La expansión del Reino Unido está cada vez más impulsada por el consumo. La tasa de ahorro ha caído a mínimos históricos y se está volviendo al endeudamiento. La evidencia de los últimos veinticinco años en una serie de países sugiere que los episodios de crecimiento impulsados por el consumo tienden a ser más lentos y menos duraderos. Esto se debe a que el crecimiento del consumo finalmente supera el crecimiento de las ganancias, aumentando la deuda y haciendo que la demanda sea más sensible a los cambios en el empleo y los ingresos. El auge relativo de la economía británica (es decir, el 2% adicional de crecimiento económico) no durará".

Era tarea de los gobiernos cambiar las cosas. Pero dado que Carney y los economistas de su banco no sabían por qué estaban las cosas tan mal, no ofreció ningún consejo a los gobiernos sobre cómo mejorar la productividad, reducir la desigualdad y recuperar los ingresos reales.

El año que viene es el 150 º aniversario de la publicación del primer volumen de El Capital de Marx, el producto de las notas que tomó en la Biblioteca del Museo Británico en la década de 1860. Tal vez Carney debería haberlas leído para entender por qué las cosas están tan mal y qué hacer al respecto.

6/1272016

thenextrecession, sinpermiso


A la mateixa secció:


100º Aniversario de la Revolución Rusa: La Historia de la Revolución de Febrero


La Revolución rusa: Una interpretación crítica y libertaria


La revolución portuguesa de 1974: entrevista con Miguel Ángel Pérez Suárez, investigador especializado en la historia del movimiento obrero portugués entre 1974 y 1980.


Frente al ajuste, reflexiones sobre unidad de acción y programa


Los bolcheviques toman el poder


¿Vale la pena protestar?


La paradoja global del capitalismo


Un mundo que ganar: por qué los socialistas se oponen al imperialismo y apoyan el derecho de autodeterminación de las naciones.


Precios de las acciones, ganancias y deuda


Andreu Nin: «La qüestió nacional a Espanya. El problema català» (1926). Un document inèdit.

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com