contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dijous 11 d’agost de 2016 | Manuel
Migrantes climáticos generan desplazamientos masivos.

Neeta Lal / Baher Kamal

En la India

La campesina india Deepa Kumari tuvo que abandonar su granja en el distrito de Pithoragarh, en el estado indio de Uttarakhand, en el Himalaya, tras las inundaciones del año pasado que le costaron la vida a su marido. Y como ella, millones de personas se ven obligadas a dejar sus hogares en India por la reiteración de eventos climáticos extremos.

La viuda de 36 años debió vender la granja y dos vacas por debajo de su valor para mudarse este mes a la capital de India, donde reside en una vivienda de una habitación en el asentamiento irregular de Mongolpuri, en el sur de Nueva Delhi.

Me cansé de reconstruir mi vida una y otra vez tras las inundaciones que hay en la región todos los años”, relató a IPS desilusionada. “Muchos familiares se mudaron a Nueva Delhi y ahora viven y trabajan aquí. No será fácil reorganizar mi vida con tres niños pequeños y sin marido, pero estoy decidida a no regresar”, aseguró Kumari.

Las lluvias incesantes y las inundaciones repentinas sumergen año tras año a Uttarakhand, dejan miles de víctimas, entierran a cientos de personas bajo los escombros de las casas derrumbadas y destruyen propiedades millonarias, lo que ha llevado a muchas personas a abandonar sus viviendas en las colinas y refugiarse en las llanuras.

El problema, como reconoció el propio ministro jefe de Uttarakhand, Harish Rawat, es grave. “Cada vez hay más deslizamientos de terrenos causados por las fuertes
lluvias. Es un tema de gran preocupación
”, declaró. Las poblaciones desplazadas por condiciones climáticas extremas e imprevisible, a raíz del cambio climático, es una aterradora realidad para millones de personas en grandes partes de India. Las inundaciones en Jammu y Cachemira de 2015, en Uttarakhand en 2013 y en Assam, en 2012, dejaron 1,5 millones de personas desplazadas. El ciclón Phailin, que anegó el estado costero de Orissa en octubre de 2013, obligó a numerosas comunidades de pescadores a abandonar sus hogares.

Investigadores en el oriental estado indio de Assam y en Bangladesh estimaron que cerca de un millón de personas perdieron sus hogares por la erosión de la cuenca del río Brahmaputra en las últimas tres décadas.

Desafíos abrumadores

Asia meridional seguirá sufriendo las fuertes consecuencias del cambio climático, pronostica una investigación realizada por Michael Werz, del Center for American Progress, lo que generará un masivo desplazamiento de personas de regiones que sufren sequía y perturbaciones por eventos climáticos extremos.

Además, las altas temperaturas, el aumento del nivel del mar, los ciclones más intensos y frecuentes en la bahía de Bengala, sumados a una gran densidad de población, plantearán un gran desafío a los gobiernos.

Los desafíos para India son particularmente abrumadores porque es el séptimo país más grandes del mundo con una diversidad de paisajes y regiones, cada una con sus propias necesidades específicas de adaptación para hacer frente al cambio climático, coinciden especialistas.

La emigración masiva hacia las ciudades en distintas partes de India ya es una realidad.

Los estados de Maharashtra y Andhra Pradesh, afectados por la sequía, registran una gran emigración por la pérdida de cultivos. Muchas personas se vieron obligadas a abandonar sus terrenos y buscar trabajo en las ciudades. La sequía afecta a una cuarta parte de los 1.300 millones de habitantes de India, según un informe enviado por el gobierno central en abril a la Corte Suprema de Justicia.

La migración masiva se hace patente en los pueblos que se vacían. Nueve por ciento de Uttarakhand está virtualmente deshabitado. Según el censo de 2011, de las 16.793 aldeas de Uttarakhand, 1.053 están deshabitadas y otras 405 tienen menos de 10 habitantes. El número de aldeas fantasmas aumentó particularmente después del terremoto y de las grandes inundaciones de 2013.

La combinación de cambio climático, migraciones y gobernanza plantea nuevos desafíos a India, opinó Ranjana Kumari, director del Centre for Policy Reasearch,
con sede en Nueva Delhi, que realiza trabajos de rehabilitación en muchos estados afectados por la sequía y las inundaciones.

Rehabilitación y rescate tardíos

Al parecer, el gobierno de India todavía tiene problemas con las consecuencias del cambio climático. El rescate y la rehabilitación han llegado tarde a Uttarakhand este año, sin medidas de largo plazo para minimizar los daños contra las personas y la propiedad.

En abril, un grupo de más de 150 destacados economistas, activistas y académicos escribieron una carta abierta al primer ministro Narendra Modi, en la que consideran “desganada, tanto por la falta de urgencia como de compasión” la respuesta estatal.

El gobierno también fue muy criticado por destinar solo 52,8 millones de dólares a las medidas de adaptación al cambio climático para los próximos dos años fiscales, un monto que, según especialistas, es totalmente insuficiente dado el tamaño de este país y los desafíos que tiene por delante.

La migración climática no ha ocupado un lugar destacado en la agenda política de India por desafíos más acuciantes como el alivio a la pobreza, el crecimiento de la población y la urbanización.

Pero Shashank Shekhar, profesor adjunto del Departamento de Geología de la Universidad de Nueva Delhi, sostuvo que por la actual crisis agraria prolongada y vinculada al clima en todo el país es imperativo contar con una política coherente
de reconstrucción y rehabilitación de migrantes. “Sin ella, estamos frente a una crisis humanitaria de gran escala”, alertó Shekhar.

Según Kumari, la migración no solo desorienta a familias enteras, sino que altera las dinámicas sociales.

Nuestros estudios indican que son principalmente los hombres los que emigran de las aldeas a los pueblos o ciudades, dejando a las mujeres no solo a cargo del hogar, sino también de los niños, los mayores, las granjas y el ganado. Eso supone desafíos para la subsistencia, pero también en términos socioculturales”, explicó.

Por su parte, Geetika Singh, del Centre for Science and Environment, quien ha recorrido mucho el estado de Maharashtra, así como el distrito de Bundelhkand, en Uttar Pradesh, coincidió en que la situación es grave.

Vimos que se vendían diminutas bolsas de polietileno con agua por 10 rupias (unos 15 centavos de dólar) en Bundelkhand”, relató. “Esta migración también somete a una fuerte presión a las poblaciones urbanas, pues profundiza la crisis de preciados recursos como agua y tierra”, añadió.

Hasta que no se atienda el problema en pie de guerra, considerando las necesidades de todos los actores, personas desafortunadas como Deepa seguirán teniendo que desarraigarse al abandonar sus hogares y trasladares a zonas extrañas.


Los desastres climáticos desplazan a una persona por segundo en el mundo

Baher Kamal

El cambio climático y los eventos extremos asociados destruyeron la vida y el sustento de decenas de millones de personas en condiciones muy vulnerables, superando ampliamente el número total de víctimas dejadas por los atentados terroristas. Sin embargo, la imparable crisis climática solo recibe una ínfima atención por parte de los grandes medios de comunicación.

Cada segundo, una persona resulta desplazada por un desastre”, señala el Consejo Noruego para Refugiados, con sede en Oslo. “Solo en 2015, más de 19,2 millones de personas huyeron de desastres en 113 países. “Esos desastres desplazan entre tres y 10 veces más personas que los conflictos o las guerras en todo el mundo”.

A medida que avanza el cambio climático probablemente genere peligros naturales más frecuentes y severos. El impacto será fuerte, alerta la organización humanitaria independiente, que provee asistencia y ayuda a las personas desplazadas por cuestiones climáticas.

En promedio, 26 millones de personas están desplazadas por desastres como inundaciones y tormentas cada año, es decir que una persona por segundo se ve obligada a huir”, observa. “El cambio climático es el mayor desafío de nuestra generación”, indicó Jan Egeland, secretario general del Consejo Noruego para Refugiados, que cuenta con más de 5.000 trabajadores humanitarios en más
de 25 países.

Los migrantes y refugiados climáticos forman parte de la actual emergencia humanitaria.

Nunca antes desde la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) la gente necesitó tanta ayuda como ahora”, alertó Egeland, quien fuera secretario general adjunto para Asuntos Humanitarios y Alivio de Emergencia (2003-2006).

Egeland, uno de los más activos y abiertos participantes de la Cumbre Mundial Humanitaria, realizada en la ciudad turca de Estambul el 23 y 24 de mayo, también subrayó que el sistema humanitario fracasa en su deber de proteger a la población civil.

Espero que los líderes del mundo puedan preguntarse si por lo menos pueden parar de dar armas y dinero a los grupos armados que sistemáticamente violan el derecho humanitario, bombardean hospitales y escuelas y abusan de mujeres, niñas y niños”, dijo a IPS en Turquía.

Por su parte, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) pronostica que habrán 200 millones de migrantes ambientales para 2050, ya sea dentro de sus países o en el extranjero, en una situación permanente o temporal.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) alerta que las poblaciones costeras están ante un riesgo particular porque un aumento de la temperatura global de entre 1,1 y 3,1 grados centígrados significaría un aumento del nivel del mar de entre 0,36 y 0,73 metros para 2100, lo que tendría un gran impacto en las zonas bajas, como sumersión, inundaciones, erosión e intrusión salina. Algunas estimaciones señalan que hay 83.100 personas desplazadas y con necesidad de asistencia humanitaria en Wau, Sudán de Sur. Crédito: OIM.

El director general de la OIM, William Lacy Swing, dijo al corresponsal de IPS en Nairobi, Manipadma Jena, que la migración costera ya comenzó, pero es muy difícil ser exactos porque no hay buenos datos para poder realizar pronósticos precisos.

No sabemos. Pero claramente será un número muy grande en el futuro. Y ocurrirá tanto en las islas bajas del Pacífico y el Caribe como en los países donde la gente construye casas muy cerca de la costa y tienen inundaciones todos los años, como en Bangladesh”, explicó.

Está claro que vamos a tener cada vez más conflictos por la escasez de alimentos y de agua, que se exacerbará por el cambio climático”, alertó Lacy Swing.

Las crisis políticas y los desastres naturales son los otros grandes motores de las migraciones actuales, dijo en entrevista con IPS.

Lacy Swing confirmó que las víctimas climáticas se suman al número sin precedentes, unas 60 millones de personas, que huyen de la guerra y la persecución. “Nunca tuvimos tantas emergencias humanitarias complejas y prolongadas en forma simultánea como ahora, desde África occidental hasta Asia,con algunos pocos lugares en el medio que no tienen problemas”, puntualizó.

Actualmente, tenemos 40 millones de personas desplazadas por la fuerza y 20 millones de refugiados, el mayor número de personas desarraigadas desde la Segunda Guerra Mundial”, destacó.

El 25 de este mes, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) adoptó por unanimidad una resolución para reforzar la coordinación con la
Organización Internacional para las Migraciones dentro del sistema del foro mundial.

Fundada tras la Segunda Guerra Mundial para reasentar a los refugiados de Europa, la OIM celebrará sus 65 años en diciembre de este año.

La migración está en el corazón del nuevo panorama político global y de sus dinámicas sociales y económicas. En un contexto de un creciente número de migrantes dentro y fuera de fronteras, se necesita más que nunca una relación funcional entre la ONU y la OIM”, subrayó el secretario general del foro mundial, Ban Ki-moon, en una declaración celebrando la decisión de la Asamblea General.

FAO y Acnur prepararon una guía que ayudará a mitigar el impacto de las personas desplazadas en los recursos forestales. Crédito: FAO/Acnur.

La OIM, que asistió a unos 20 millones de migrantes en 2015, es una organización intergubernamental con más de 9.500 funcionarios y 450 oficinas en todo el mundo.

Vivimos en tiempos de muchas tragedias e incertidumbre. Este acuerdo muestra el compromiso de los estados miembro con una migración más humana y ordenada que beneficie a todos y donde celebremos a los seres humanos detrás de los números”, destacó Lacy Swing.

Por medio del acuerdo, la ONU reconoce a la OIM como “un actor indispensable en materia de movilidad humana”.

Por su parte, la OIM añadió que eso incluye la protección de migrantes y personas desplazadas en comunidades afectadas por las migraciones, así como en materia de reasentamiento de refugiados y de retorno voluntario e incorpora las migraciones en los planes de desarrollo del país.

La resolución de la Asamblea General allana el camino para que el acuerdo sea suscrito por Ban y Swing en la Reunión de Alto Nivel sobre Refugiados y Migrantes, que se realizará el 19 de septiembre en la sede de la ONU de Nueva York, donde se reunirán representantes de los estados miembro para debatir sobre los grandes desplazamientos y enfoques más humanos y coordinados para hacer frente al desafío.

Roma, 29 de julio (IPS).

Lucha Indígena N° 120 agosto 2016

+ Info:

Migración y cambio climático. Oli Brown. Organización Internacional para las Migraciones. "En 1990 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) observó que la migración humana podría ser la consecuencia más grave del cambio climático. Millones de personas se tendrían que desplazar a causa de la erosión de la línea costera, de las inundaciones del litoral y de los estragos en la agricultura. Desde entonces, varios analistas han intentado estimar el volumen de los futuros flujos de migrantes climáticos (a veces llamados “refugiados ambientales”) y la mayoría de las predicciones para el año 2050 giran en torno a 200 millones de personas ... Los migrantes climáticos se han colado por los resquicios de las políticas internacionales relativas a refugiados e inmigrantes, y existe una fuerte resistencia a la idea de ampliar la definición de refugiados políticos para dar cabida a la de “refugiados” climáticos. Mientras tanto, en las estrategias nacionales de adaptación, no se tiene en cuenta la migración a gran escala y se tiende a considerarla como un “fracaso en la adaptación”. Por el momento, la comunidad internacional no ofrece a los migrantes climáticos un “hogar” ni en el sentido propio, ni en el figurado."

CONCLUSIONES FINALES GRUPO DE TRABAJO 6: CAMBIO CLIMÁTICO Y MIGRACIONES. Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra

Foresight : Migración y cambio climático global (2011) Informe del proyecto final: Resumen ejecutivo. Oficina del Gobierno para la Ciencia, Londres


A la mateixa secció:


Perdent el tren: el Pla d’Acció Territorial de la Infraestructura Verda del Litoral.


Iberdrola vol construir un magatzem de residus a la central nuclear amb més incidències de l’Estat


La plaça de bous de València torna a escoltar el clam animalista: ‘Falles sense sang’.


11 de marzo: sexto aniversario de Fukushima


¿Cuánto ganan las grandes eléctricas en el estado español?


Tractors al carrer


Ecologistes en Acció recolza les mobilitzacions contra els granels del port d’Alacant


Capitalisme a l’espanyola: El rescat de les autopistes en fallida


Caos climático ¿verdad o consecuencia?


Les cooperatives d’energia, aposten per un canvi de paradigma per fer front a les grans companyies.

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com