contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
divendres 15 d’abril de 2016 | Manuel
Luz verde a la ‘ley mordaza’ europea para proteger a las corporaciones de las filtraciones en prensa.

Carlos Mier

10 días después de los Papeles de Panamá, el Parlamento Europeo aprueba la directiva de secreto comercial que pone la privacidad de la información empresarial por encima de la libertad de información.

La directiva contiene una desproporcionada definición de secretos comerciales que convierte prácticamente toda información interna de una empresa en secreto comercial por defecto. La transparencia debería ser la norma y el secreto comercial la excepción, no al revés.

El pleno del Parlamento Europeo dio luz verde este jueves, tal y como estaba previsto, a la directiva para la Protección de Secretos Comerciales, un texto que busca, según sus impulsores, proteger a las empresas frente a prácticas anticompetitivas. Así, con 503 votos a favor –PPE, socialdemócratas y liberales– y 131 en contra –Los Verdes y GUE-NGL–, la Eurocámara sacó adelante un texto no exento de polémica y cuya votación estuvo en el aire hasta el último minuto debido a discrepancias dentro de las filas socialdemócratas. Según informó el diario Público, la delegación del PSOE y otros partidos del grupo S&D plantearon el miércoles dentro del grupo pedir un aplazamiento.

El texto dice además que será tachada de ilegal la difusión de información si quienes la dan a conocer saben "directa o indirectamente" que se ha obtenido a través de prácticas ilícitas


Aunque los socialistas europeos (o quizás habría que decir las familias socialistas europeas) han mareado la perdiz hasta el último momento, por aquello del clima político desatado por los Papeles de Panamá, la Eurocámara ha aprobado este jueves la Directiva sobre la protección de conocimiento no revelado e información comercial (secretos industriales) contra su adquisición, uso y revelación ilegal. Dicho marco legal, según más de medio centenar de organizaciones civiles, podría convertirse en un arma para demandar a periodistas o a cualquier ciudadano que revele información secreta o sensible bajo la excusa de proteger a las empresas del famoso espionaje industrial.

La directiva Trade Secrets ha salido adelante con los votos de los Demócratas Cristianos (donde se integra el Partido Popular), los socialdemócratas (PSOE) y los liberales (Ciudadanos). En total, 503 votos a favor. En contra han votado Los verdes y el Bloque de Izquierda (donde están los diputados de Podemos e IU), aunque sólo han podido sumar 131 sufragios.

Amenaza para la libertad de expresión y relación con el TTIP

El propósito original de la Comisión Europea era armonizar las diferentes leyes en los países miembros que protegen a las empresas del robo de información sensible, un problema que provoca daños considerables para la industria. Sin embargo, los abogados del lobby industrial que han asesorado a Bruselas para elaborar la directiva han logrado que el texto final sea lo suficientemente ambiguo para que la ley pueda ser usada también contra medios de comunicación, o empleados que revelan secretos, en opinión de los firmantes del documento contra la directiva.

En respuesta a estos movimientos, medio centenar de organizaciones civiles, como Attac, Corporate Europe Observatory, Lobbycontrol, Transparency International France, Tax Justice Network o Xnet, ya habían realizado hace unos días un llamamiento a los eurodiputados para frenar un plan que consideran una amenaza para la libertad de expresión y el control democrático del sector privado.

El principal problema para los críticos es que la definición de “secreto industrial” es muy vaga. Las condiciones que se esbozan en la directiva son que la información no sea “conocimiento común o fácil de acceder para personas en los ámbitos donde se suele trabajar con información de este tipo”, que “tenga valor comercial porque es secreta” y que la empresa en cuestión haya tomado “medidas razonables para mantenerla en secreto”. Informes internos sobre abusos o malas prácticas de una compañía, que pueden tener interés general (como por ejemplo el fraude de las emisiones de Volkswagen) se adaptarían perfectamente a esta definición.

La Comisión es consciente del peligro que supone la medida para el llamado Cuarto Poder y, por ello, se especifica que la directiva “no debe afectar al ejercicio del derecho a la libertad de expresión e información tal como está establecido en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, incluyendo el respeto para la libertad y la pluralidad de los medios de comunicación”.

Pero en opinión de los críticos esa garantía no es suficiente. “Las empresas tendrán el derecho de demandar a cualquiera que publique informaciones que ellas consideran como secreto industrial y será el juez quien tendrá que ponderar entre este derecho económico y el derecho a informar de los periodistas”, se comenta en el mencionado llamamiento contra la directiva. Los periodistas y sus medios, pues, quedarían expuestos al peligro de acabar atrapados en largos y costosos proceso legalescuyo desenlace depende del criterio del juez o jueza. “El acoso judicial de empresas privadas e individuos adinerados contra los medios con las leyes antidifamación ya es muy extendido. La protección de secretos industriales será un argumento adicional en los procesos”, razona el documento.

Además, esta medida también va en línea con los requerimientos del acuerdo de libre comercio entre la UE y EEUU, más conocido con sus siglas en inglés TTIP. Al otro lado del Atlántico se está trabajando en algo parecido.

El precedente del LuxLeaks

La directiva se dirige también contra los posibles informantes: los famosos whistleblowers –normalmente empleados de una empresa- que se atreven a levantar la alfombra para que se conozcan abusos. Ahí está el caso de “LuxLeaks” en 2014, cuando un grupo de periodistas de investigación sacó a la luz la colaboración entre el Estado de Luxemburgo y muchas multinacionales para que éstas pudieran eludir el pago de impuesto en los países donde operan. La noticia se basó en documentos secretos filtrados desde la consultora PriceWaterhouseCoopers, que, como sus competidores, obtiene un suculento negocio de diseñar para sus clientes sofisticados sistemas para reducir su carga tributaria gracias a los paraísos fiscales. PwC ha demandado a dos exempleados y al periodista francés Edouard Perrin por el caso LuxLeaks.

Es en Francia donde la campaña contra la directiva sobre secretos industriales es más fuerte -el Sindicato Nacional de Periodistas (SNJ) está entre los firmantes de la petición-, porque hay precedentes. A principios del año pasado, la presión de los periodistas y organizaciones civiles logró que el gobierno socialista retirase el plan de castigar la publicación de secretos industriales, conseguidos sin autorización del ente afectado, con multas de hasta tres años de prisión y 375.000 euros.

14/4/2016

http://www.lamarea.com/2016/04/14/84670/


A la mateixa secció:


La Campaña No al TTIP, CETA TiSA convoca movilizaciones para el próximo sábado 21 de enero en más de veinte ciudades


Cuando creías que los acuerdos comerciales no podrían empeorar más, aparece Wall Street


Frente a la dictadura de la UE: ¿habéis dicho... "revolución"?


La Unión Europea supera la primera barrera en la ratificación del CETA


Paraísos fiscales y "secreto comercial": La impunidad de la gran delincuencia financiera


Profesoras/es de derecho de 24 países europeos firman declaración jurídica sobre la protección de inversiones en el TTIP y el CETA


"No somos más que carne de cañón para el Estado, las corporaciones y los bancos". Entrevista a Vincent Emanuele, exmarine de EEUU y veterano de la guerra de Irak.


La hipocresía del FMI y otras instituciones para combatir la evasión fiscal


Decepcionante voto del SPD alemán a favor del polémico tratado UE-Canadá


CETA. La democracia en venta (versión 2016).

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com