contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dilluns 4 d’abril de 2016 | Manuel
El dinero barato, los precios del petróleo bajos y la deuda de las empresas

Michael Roberts

Los mercados de valores han subido en el último mes, impulsados por la decisión del Banco Central Europeo de insuflar aún más crédito a los bancos y reducir todavía más su tasa de interés de referencia. A continuación, el Comité de política monetaria del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos tomó la decisión de no aumentar su tasa de referencia, alegando que estaba preocupado por el estado de la economía mundial. A los inversores les encantó y las tasas de interés cayeron por debajo de cero para algunos bonos. Ahora, todas las instituciones financieras pueden pedir prestado tanto como quieran por menos que nada.

Los mercados bursátiles se dispararon, aunque todavía están por debajo del nivel del pasado verano. Pero hay poco que indique que la llamada economía real a nivel mundial está mejorando - por el contrario. La producción manufacturera mundial, medida por el banco de inversión JP Morgan, está creciendo solamente un 2,2% al año, menos de la mitad de la tendencia habitual, con el índice de la actividad manufacturera mundial (llamado el índice de compra de los gerentes - un estudio de las intenciones de las compañías) bailando en la línea (50 en la tabla de abajo) entre el crecimiento y la contracción. Si el PMI es correcto, entonces la producción industrial mundial estará por debajo del 1% este año.

La clave de la economía global siguen siendo los EE UU. Y el viernes pasado, se publicó la estimación final del PIB real de Estados Unidos en el T4 de 2015. En el último trimestre de 2015, la economía estadounidense se expandió a un ritmo anual del 1,4% y aumentó sólo un 2% a partir del último trimestre de 2014 y un 2,4% para todo el año 2015, en comparación con 2014. Es una tasa de crecimiento mejor que la de la zona euro o Japón, ambas en el 1%. Pero todavía es muy débil. Y hay señales de que la economía de Estados Unidos se está desacelerando incluso más. El Banco de la Reserva Federal de Atlanta tiene una herramienta de predicción bastante exacta para el crecimiento económico de Estados Unidos. La semana pasada, su pronóstico del PIBAhora (GDPNow) para el primer trimestre de 2016 (que acaba esta semana) es sólo una tasa anual de 1.4% de crecimiento, lo mismo que a finales de 2015.

El Banco Central Europeo ha advertido que la recuperación de la económica mundial se ha debilitado, es decir, 2016 será "difícil" -. Especialmente en los mercados emergentes. En su último boletín económico, el BCE dice que el comercio mundial parece haber "perdido impulso de nuevo" al inicio del año - una señal preocupante.

Los lectores de mi blog saben que considero que la inversión empresarial es el principal motor de crecimiento económico en una economía capitalista, no el consumo de los hogares. Según los economistas de JP Morgan, el gasto global en equipos y maquinaria se ha desacelerado significativamente en el transcurso del año pasado. La inversión empresarial en todo el mundo (excepto en China) estaba creciendo sólo un 2% a finales de 2015, apenas lo suficiente para reemplazar el envejecimiento de plantas y equipos instalados. Y JP Morgan calcula que la inversión de capital está creciendo a menos de un 1% al año a nivel mundial en el primer trimestre de este año. La inversión empresarial cayó un 2,1% en el último trimestre de 2015, la primera caída trimestral en más de tres años.

Detrás de la desaceleración de la inversión empresarial a nivel mundial esta la ralentización de los beneficios empresariales. He seguido el crecimiento de las ganancias de las empresas en cinco grandes economías: Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido y China. La media de crecimiento anual promedio de las ganancias de las empresas de estas grandes economías se parece a esto.

A nivel mundial, las ganancias corporativas dejaron de crecer a finales de 2015. La situación es aún peor en América. Las ganancias de las empresas estadounidenses cayeron un 7,8% en el T4 de 2015, después de una caída del 1,6% en el tercer trimestre – es decir, dos caídas trimestrales consecutivas. Estas son las primeras dos caídas consecutivas desde la Gran Recesión de 2008. En comparación con el último trimestre de 2014, las ganancias empresariales en Estados Unidos son un 11.5% más bajas en el último trimestre de 2015. En el conjunto del 2015, las ganancias empresariales cayeron un 3,1% en comparación con el 2014.

Las ganancias de las 500 principales compañías de Estados Unidos (las del índice S & P 500) cayeron un 0,8% en 2015 en comparación con 2014 y bajaron un 1,8% en el cuarto trimestre en comparación con el año anterior, según la firma de análisis Estimize. JP Morgan estima que "se espera que el crecimiento de los beneficios será negativo en el T1 y el T2 de 2016 en la medida en que los beneficios se debilitan".

Todo esto sugiere que la economía capitalista mundial se está desacelerando hacia una contracción real. Pero no todos están de acuerdo. Gavyn Davies en el FT informa de que el ’pronostico actual’ de su empresa, Fulcrum Asset Management, es mejor. "Justo cuando todo parecía muy sombrío, la economía global ha dado algunas señales tentativas de recuperación en las últimas semanas. Los mejores datos reducen significativamente los riesgos de recesión a corto plazo ... ..Este mes, sin embargo, los datos no han podido cooperar con los pesimistas. El crecimiento de la actividad económica mundial se ha recuperado hasta el 2,6 por ciento, en comparación con el 2.2 por ciento hace unas semanas. Gran parte de esta recuperación se ha producido en las economías avanzadas, con nuestro actual prospectiva para los Estados Unidos mostrando un repunte especialmente notable después de más de 12 meses de desaceleración progresiva".

Por otro lado, el FMI ha dado a entender que el próximo mes va a bajar su pronóstico de crecimiento de un 3,4% para la economía mundial, siendo una de las razones principales la incapacidad del petroleo barato de dar un impulso ampliamente anticipado a las principales economías (aquí). El nuevo economista jefe del FMI (aquí), Maurice Obstfeld reconoce que los precios históricamente bajos del petróleo podrían desencadenar una serie de incumplimientos en el pago de la deuda soberana y empresarial en todo el mundo "la posibilidad de tal retroalimentación negativa hace que el apoyo a la demanda de la comunidad mundial - junto con una serie de reformas concretas estructurales por países y de reformas del sector financiero – sean aun más urgentes".

Esto explicaría por qué muchas empresas están teniendo cada vez más dificultades para el servicio de sus deudas, a pesar de que los bancos centrales han reducido las tasas de interés de la deuda a un mínimo histórico. La industria de la energía, hasta que los precios del petróleo comenzaron su caída en picado, fue considerada como uno de los sectores más rentables. De 2006 a 2014, las deudas de la industria mundial de petróleo y gas casi se triplicaron, de alrededor de $ 1,1bn a $ 3bn, según el Banco de Pagos Internacional. Las empresas pequeñas y medianas que impulsaron el auge del gas de esquisto en Estados Unidos y las grandes compañias controladas por el Estado en las economías emergentes fueron particularmente entusiastas a la hora de pedir y acumular deuda adicional.

Fue una burbuja clásica, dice Philip Verleger, economista de energía. "Fue una inversión irracional: se creía que los precios iban a subir indefinidamente. Las empresas que se endeudaron fuertemente cuando los precios eran altos van a pasar por un momento muy difícil". De 2004 a 2013, la inversión de capital anual de las 18 compañías petroleras más grandes del mundo casi se cuadruplicó, pasando de $ 90 billones a $ 356 bn, según datos de Bloomberg. Sin embargo, las expectativas de altos precios a largo plazo han desaparecido: el crudo para entregar en 2020 cuesta $ 52 por barril. El precio del petróleo es ahora el mismo que en 2004, pero la mayor parte de la deuda que se acumuló en los años de auge sigue ahí.

La caída de los precios del petróleo ha afectado a otros mercados en la medida en que el apetito de riesgo disminuye, dice Hyun Song Shin, economista en jefe del BIS. "Cuando cambia el ciclo de crédito, hay una combinación de mayor volatilidad y condiciones de crédito más estrictas", dice. "No son las pérdidas, sino la posibilidad de pérdidas, y que las instituciones financieras reduzcan de forma preventiva su exposición".

El contraste entre los valores de la bolsa y la situación del mundo real se revela crudamente en el precio de las acciones del principal productor del mundo de equipos industriales, Caterpillar, y sus ventas globales reales. El precio de las acciones de Caterpillar evolucionan así:

Sin embargo, las ventas minoristas mundiales de Caterpillar tienen este aspecto:

Impulso de los mercados de valores y crédito muy, muy barato; pero bajos precios de la energía, aumento de la deuda empresarial, desaceleración del crecimiento económico y caída de la inversión y los beneficios. Algo tiene que acabar estallando.

28/3/2016

The Next Recession

Sinpermiso


A la mateixa secció:


La repercusión de la revolución rusa en el estado español.


"Se atrevieron"


El papel determinante de la deuda en la historia


¿El neoliberalismo funciona?


Treinta años después de la Revolución rusa (1947)


Identitat nacional i feminisme: pertinença, comunitat i llibertat


La colosal deuda privada de la empresas estará en el corazón de la próxima crisis financiera


Valor, clases y capital: La conferencia de Materialismo Histórico 2017


El debate sobre Kronstadt es actual


La montaña de la deuda global: ¿un ‘momento Minsky’ o una ‘contracción Carchedi’?

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com