contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dilluns 23 de novembre de 2015 | Manuel
¿Exceso de ahorro o escasez de inversión?

Michael Roberts

Martin Wolf, el periodista económico keynesiano en un artículo en la edición británica del Financial Times, ha llamado la atención sobre un documento elaborado por dos economistas de la Reserva Federal de Estados Unidos, Joseph Gruber y Steven Kamin, que muestra la brecha cada vez mayor entre el ahorro de las empresas (o sus beneficios) y la inversión empresarial en la mayoría de las principales economías.

Esta brecha, técnicamente llamada "crédito neto" por las empresas, es descrita por Wolf como un "exceso de ahorro" global. La noción de "exceso de ahorro" (savings glut) fue utilizada por primera vez por el ex presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, en 2005. Sostuvo que economías como China, Japón y los países productores de petróleo habían acumulado grandes superávits en sus balanzas comerciales y esos “exceso de ahorro” habían inundado los EE.UU. para comprar bonos del gobierno, manteniendo las tasas de interés bajas.

A Martin Wolf y otros keynesianos les ha gustado esta idea porque sugiere que el problema de la economía mundial es un exceso de ahorro, que provoca una "falta de demanda". Este es argumento del último libro de Wolf.

En su libro, Wolf concluye que la causa de la Gran Recesión "fue un exceso de ahorro (o más bien de escasez de inversión); desequilibrios mundiales; aumento de la desigualdad y crecimiento débil del consumo que le acompaña; bajas tasas de interés real en activos seguros; búsqueda de rentabilidad; y el diseño de activos financieros teóricamente seguros, pero de relativo alto rendimiento".

Y sin embargo, no fue la caída del consumo o el aumento del ahorro lo que provocó la Gran Recesión, sino la caída de la inversión (como incluso Wolf reconoce en parte en la cita). La inversión es de lejos la parte más importante de la dinámica de una economía capitalista. Como dice Wolf: "Las empresas generan una enorme parte de la inversión. En las seis grandes economías de ingresos más altos (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido e Italia), las empresas aportaron entre la mitad y poco más de dos tercios de la inversión bruta en el año 2013 (el porcentaje más bajo en Italia y el más alto en Japón)".

Así que ¿es un "exceso de ahorro" lo que provocó la brecha entre ahorro e inversión de las empresas? Observemos el gráfico proporcionado por Wolf, elaborado por la OCDE.

Con la excepción de Japón, desde 1998, el ahorro de la empresas en relación al PIB han sido bastante plano. Y en el caso de Japón, la relación se ha estancado desde el año 2004. Así que la brecha entre el ahorro y la inversión no puede haber sido causada por el aumento de los ahorros. El segundo gráfico muestra lo que ha sucedido.

Podemos ver que se ha producido una caída en la inversión en relación con el PIB en las principales economías, con la excepción de Japón, donde ha sido plana en general.

Así que la conclusión es clara: no ha habido un exceso de ahorro (o beneficios) en general de las empresas, sino escasez de inversión. No ha habido demasiados beneficios, sino muy poca inversión. El sector capitalista ha reducido su inversión en relación con el PIB desde finales de 1990 y en particular después de la final de la Gran Recesión. Y cuando se lee de cerca el documento de la Fed citado por Wolf, esa es también la conclusión. Gruber y Kamin demuestran que las tasas de inversión de las empresas "han caído por debajo de los niveles que hubieran predicho los modelos estimados en los años anteriores".

Joseph Gruber y Steven Kamin concluyen su papel con un rompecabezas: "¿qué está causando esta escasez de oportunidades de inversión, y cuáles son sus implicaciones para la inversión y el crecimiento futuro?" Wolf cita varias explicaciones de la débil inversión empresarial: el envejecimiento de las sociedades, que ha frenado el potencial crecimiento; la globalización, que ha alentado la reubicación de las inversiones de los países de altos ingresos; la innovación tecnológica, que reduce la necesidad de capital; o unos directivos, que no son recompensado por invertir sino por mantener el precio de las acciones.

Muchas de estas causas han sido identificadas antes y las he analizado en otras notas. Pero es interesante que, después de citar el papel de la Reserva Federal, Wolf no mencione las conclusiones de los autores de la Fed sobre la causa de la debilidad de la inversión en los últimos 15 años. Cito: "Interpretamos estos resultados como una sugerencia de que la inversión en las principales economías avanzadas de hecho se ha debilitado en relación con lo que las tendencias determinantes sugieren, pero este proceso se inició mucho antes de la propia GCF (Gran Crisis Financiera). Por último, nos encontramos con que la contrapartida de la disminución de los recursos destinados a la inversión han sido aumentos de los pagos a los inversores en forma de dividendos y recompras de acciones (a menudo en mayor medida de lo previsto por los modelos estimados a partir de períodos anteriores), y, en menor medida, una mayor acumulación neta de activos financieros. La importancia de los pagos a los inversionistas sugiere que el aumento de la aversión al riesgo y de la demanda, motivada por la precaución, de reservas financieras no han sido la razón principal de que las empresas hayan reducido la inversión. Por el contrario, nuestros resultados son consistentes con aquellos puntos de vista que, por toda una serie de razones, defienden que se ha producido una disminución de lo que las empresas consideran oportunidades de inversión rentables disponibles".

Así que la causa de la debilidad de la inversión en activos productivos y el giro hacia la recompra de acciones, el pago de dividendos y el atesoramiento de dinero en efectivo se debió principalmente a la percepción de una falta de rentabilidad de las inversiones en activos productivos. Esto confirma las conclusiones de otros estudios que he citado en notas anteriores que cuestionan el argumento falaz de que las empresas están ’inundadas de dinero en efectivo’.

Creo que ya tenemos una respuesta a la pregunta de por qué escasean las ’oportunidades de inversión rentables’. La rentabilidad global en las principales economías capitalistas alcanzó su punto máximo a finales de 1990 y no ha recuperado ese nivel desde entonces. He abordado este tema en un artículo reciente sobre la tasa de ganancia mundial (“Revisiting a World Rate of Profit”, junio 2015). Este gráfico, basado en la obra de Esteban Maito que cito en ese papel, muestra como la rentabilidad global alcanzó su punto máximo en la década de 1990 y no se ha recuperado despúes.

Como resultado, las empresas han utilizado sus "ahorros" no para invertir en activos productivos como fábricas, equipos o nuevas tecnologías que hubieran podido impulsar el crecimiento de la productividad (que se ha reducido al mínimo), sino para pagar más dividendos a los accionistas, subir los salarios de los altos ejecutivos y recomprar acciones para aumentar su valor en bolsa. Y las multinacionales han hecho gran parte de esto endeudándose con créditos con tasas cercanas a cero, al mismo tiempo que desviaban dinero en efectivo a los paraísos fiscales para evitar pagar impuestos.

En mi opinión, todo ello confirma la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancias de Marx como explicación de la debilidad de la inversión en las principales economías capitalistas desde 1998. La ley de Marx sugiere que cualquier caída de la tasa de ganancia debe ir acompañada de un aumento de la composición orgánica del capital (la relación entre el valor de los bienes de capital y los salarios de la fuerza de trabajo) más rápido que cualquier crecimiento de la tasa de plusvalía (el beneficio extraído de la fuerza de trabajo). En mi reciente papel antes citado, se demuestra como en el actual período de "depresión" desde el año 2000, la composición orgánica del capital creció un 41%, muy por encima de la subida de la tasa de plusvalía del 7%. Así que la tasa de beneficio ha caído un 20%. Las ’oportunidades de inversión rentables’ se han reducido.

Ben Bernanke y sus discípulos nos han dicho, y Martin Wolf se ha hecho eco, que los problema actuales de estancamiento secular son causado por un "exceso de ahorro mundial" en los países con superávit e incluso en los países del G-7. En otras palabras, que hay demasiado plusvalia (valor) para ’absorber’. Pero esto es una falacia. No hay un "exceso de ahorro", sino una "falta de inversión". Al caer la rentabilidad, la inversión disminuyó y el crecimiento tuvo que ser impulsado por una expansión del capital ficticio (crédito o deuda) para mantener el consumo, que a su vez alimento la especulación financiera e inmobiliaria improductiva. La razón de la Gran Recesión y la posterior débil recuperación no ha sido una falta de consumo (el consumo como porcentaje del PIB en los EE.UU. se ha mantenido cerca del 70%), sino un colapso de la inversión.

18/11/2015

https://thenextrecession.wordpress.com/2015/11/18/savings-glut-or-investment-dearth/

http://www.sinpermiso.info/textos/exceso-de-ahorro-o-escasez-de-inversion


A la mateixa secció:


El marxismo sin dialéctica


Conciencia de clase, frente único y gobiernos obreros (1979)


Quin canvi de model productiu?


Diez años después del comienzo de la Gran Recesión


¿Será el capitalismo salvado por los robots, mientras la clase trabajadora podrá vivir una vida feliz de ocio?


La reconstrucció de la classe obrera global


Aclaración sobre un pasaje de Rosa Luxemburgo: la entrada de un socialista a un gobierno burgués no transforma al gobierno en socialista, sino al socialista en ministro burgués.


La mujer: ¿Casta, clase o sexo oprimido? (1970)


La desocupación y otros problemas fundamentales de la clase obrera no se solucionan votando leyes, en tanto subsista el capitalismo.


Hacia una teoría materialista del estado

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com