contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
divendres 7 d’agost de 2015 | Manuel
Nubarrones en el horizonte de PODEMOS

Pepe Mejia

A escasos meses de afrontar unas decisivas elecciones generales, Podemos no tiene hoy por hoy ilusión, una decidida apuesta por la ruptura democrática y la confluencia con otros sectores de la izquierda y sus Círculos se vacían. Crece el descontento, la apatía y la crítica.

Aparecen nubarrones en el horizonte de Podemos.

Pero nubarrón no es sólo una nube grande, oscura y espesa sino que también significa que existe un problema (o varios, vaya Usted a saber...) o complicación que amenaza un desastre. Y en esas estamos.

Hay varios elementos a tener en cuenta. El primero de ellos el programático y discursivo. Poco a poco va quedando a atrás ese discurso fresco, rompedor de las pasadas eleccio- nes europeas. Ya no se habla de implantar una renta básica o de nacionalizar empresas estratégicas e incluso, la derogación del artículo 135 de la Constitución que obliga a las administraciones públicas a la “salvaguarda de la estabilidad presupuestaria” en detrimento de los servicios sociales. Tampoco se habla de crear una banca pública o adoptar medidas contra los paraísos fiscales.

Esta política, conscientemente impulsada desde la dirección, busca conquistar el espacio moderado del PSOE. Pero qué pasa. A más acercamiento -desde Podemos- a este espacio, más espacio recupera el PSOE en su particular batalla con el PP.

La irrupción de Ciudadanos -la apuesta del empresariado para regenerar el régimen- tampoco favorece a Podemos. Ciudadanos se está trabajando a esa franja desideologizada y de “centro” que hubiese podido tener en Podemos -según sus estrategas- un referente.

No a la confluencia de la izquierda

Existe una segunda cuestión que el común de los mortales no entiende. La rotunda negativa -y enrocamiento- a confluir con otros sectores de izquierda para constituir una candidatura a las generales que ilusione y haga realidad el cambio.

Muchas son las voces que han pedido una rectificación, una apertura del partido a otras fuerzas. En un Manifiesto -firmado por más de 700 cargos y más de 7000 personas- se pedía a la cúpula que abra el partido para confeccionar las listas a las elecciones generales, que las listas sean el resultado de un proceso verdaderamente democrá- tico, abierto a la ciudadanía, ilusionante.

El pasado 10 de junio otra iniciativa en la misma línea se hacía público. Un grupo de dirigentes de Podemos, entre los que se encuentra Pablo Echenique, secretario general de Podemos en Aragón y ex eurodiputado, y varios diputados autonómicos, firmaron el Manifiesto Abrimos

Podemos: por una candidatura constituyente, en el que se señala que tras las elecciones autonómicas y municipales y la irrupción de las candidaturas de unidad popular Podemos “ya no es el único instrumento de cambio”.

Queda una cuestión pendiente para las próximas elecciones generales, y es la de si Podemos aspira simplemente a convertirse en un partido más, que contribuya al remiendo de un régimen en crisis, o si aprovechará la oportunidad histórica que se presenta para contribuir a una transformación democrática real”, dice uno de los párrafos del documento.

Y en esa misma línea, un grupo de ciudadanas y ciudada- nos formado, entre otros, por activistas sociales, feministas, ecologistas y profesorado universitario, hicieron público, el 22 de julio, un Manifiesto de potente contenido político y social llamando a la constitución de “candidaturas unitarias por un nuevo tiempo político en la Comunidad Autónoma Vasca y en la Comunidad Foral de Navarra” de cara a las próximas elecciones generales.

A pesar de todos estos movimientos y los generados desde abajo y los propios Círculos, la dirección se enrocó e hizo caso omiso de la demanda. Con soberbia y arrogancia se niega a confluir con nadie a costa de perder votos. Otras voces señalan que Podemos no está por la confluencia porque a su interior no está abierto a las minorías, no está abierto a la democracia plena. Existe un declarado miedo al mestizaje político y una alergia a todo lo que no se pueda controlar desde la cúpula.
Existe otro factor de preocupación. No hay movilización. Todo se ha dejado a las expectativas electorales. Desde Podemos no se ha impulsado el desarrollo de este tejido social organizado para construir poder popular. Tanto para definir políticas sociales como para defender las conquistas.

Otro elemento de desafección ha sido el proceso de primarias para confeccionar la lista a las elecciones generales. Convocado de mala manera, con prisas y muy malas intenciones y organizado desde el aparato del partido, apenas votaron 59.700 personas de las más de 380.500 inscritas. Apenas un 16% de los inscritos se movilizaron para votar. Pablo Iglesias obtuvo la mitad de votos con los que salió ele- gido secretario general en Vistalegre. De las 95.311 personas que le apoyaron para secretario general ha pasado a 48.494 para la presidencia del gobierno.

La escasa participación es de especial importancia en Podemos. Porque el pilar, la esencia de Podemos es la parti- cipación ciudadana.

La militancia abandona los Círculos

Y otro pilar, que está en el ADN de Podemos , los Círculos, languidecen y en el mejor de los casos se han convertido en trinchera de los adeptos a la dirección.

Los Círculos, desde sus inicios -no se les consultó si de- bería ir la cara de Pablo Iglesias en la papeleta de voto en las elecciones europeas- han sido ninguneados de las decisiones más importantes. La militancia se entera tarde y mal a través de los medios de comunicación. Un dirigente intermedio afín a la línea de Pablo Iglesias nos dice: “Cualquiera que se acerque al Círculo más próximo de su localidad y compare la afluencia de personas respecto a hace un año comprobará que ésta ha caído estrepitosamente”.

Mucha gente está cansada del “ordeno y mando” sin poder intervenir en la elaboración de las directrices de forma colectiva. También expresan su cansancio por la falta de debate y cuando se plantea alguno crítico se le vapulea. Funciona mucho el “dedazo” para asegurarse cargos internos afines. Aunque todos pasan por el tamiz de elecciones.

Muchos son los cuadros que elegidos para integrar los distintos Consejos Ciudadanos municipal, autonómico y estatal han renunciado. Unos con ruido y otros se han ido discretamente.

La mayoría de los analistas coinciden que los nubarrones ya se advirtieron en la Asamblea fundacional celebrada en Vistalegre, Madrid. En esa ocasión, la dirección no consen- suó los documentos organizativos y aplicó la “aplanadora”. Y desde ese cónclave las cosas han ido a peor. El desánimo no está sólo instalado en los sectores habitualmente críticos sino en sectores que se identifican abiertamente con miembros de la dirección. La desafección crece. A todo esto hay encuestas que no le dan más del 14% de votos en las generales. Otros indican que la actual estrategia responde a preparar el futuro escenario post-elecciones generales.

Conformar un grupo parlamentario disciplinado a órdenes de la jerarquía, altamente cohesionado y dispuesto a pactar con el PSOE ya sea en la oposición o en el Gobierno. Sólo un pacto Podemos-PSOE podría desalojar a Rajoy de la presidencia. Pero siempre y cuando Podemos llegue al 20%, cosa que hoy por hoy -sólo como Podemos- está muy lejos de alcanzar y que probablemente nunca alcance.

Los dirigentes de Podemos apostaron por el desarrollo de una “maquinaria de guerra electoral” en detrimento de un desarrollo territorial y anclado en la ciudadanía. Las consecuencias se verán en las próxi- mas elecciones generales.

Después de las elecciones habrá que hacer balance, repasar todo lo prometido y todo lo que no se ha hecho. Y, sobretodo, si hemos conseguido el objetivo.

Lucha Indígena 118, Agosto 2015


A la mateixa secció:


Entrevista con Eric Toussaint: Para mantener una línea de cambios profundos, es fundamental la autoorganización de la población y la presión popular sobre los gobiernos


Mélenchon, Francia Insumisa, populismo


Catalunya: ¿De comunes a eurocomunes?


1917-2017. Repensar la revolución


Euskal Herría: Asamblea de EH Bildu, las formaciones se comprometen a "pasar de ser una coalición a un sujeto político"


Per una perspectiva radical a Europa. Pròleg del llibre ’Sobiranies: una proposta contra el capitalisme’ (Espai Fàbrica, 2017)


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?


El capitalismo es poder, no economía (Abdullah Öcalan)


Elecciones Francia, Poutou: “Votar por el NPA para dar confianza al conjunto de los explotados”


Anticapitalismo y nueva izquierda

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com