contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimarts 14 de juliol de 2015 | Manuel
¿De qué va Ahora en Común?

Antón Fernández de Rota, Emmanuel Rodríguez

Algo ha irrumpido en la escena, como el fantasma de aquél viejo manifiesto, asediando al capital, pero también trastocando las reglas del juego de sus antagonistas. Ahora en Común está en boca de todos, pero ¿qué es?

Si hay algo que está claro es que se irá transformando velozmente, materializándose de distintas maneras en los distintos territorios, como una hidra de mil cabezas. En algunos lugares triunfará en su forma original, en otros es posible que sea cooptado por partidos de izquierda o facciones de partidos que vean en ella la posibilidad de sacar tajada.

De concretarse la modificación de la Ley Electoral con la que acaba de amenazar el PP, y que daría un plus de representantes al partido con más votos en las Generales, las propuestas confluyentes se volverían aún más necesarias. En cualquier caso, Podemos, por sí mismo y con sus alianzas territoriales, no puede más que competir por un segundo puesto, arriesgándose a quedar por debajo del bipartidismo y así perder la jugada. Si de lo que trata es de ganar, hay que pensar cómo constituir algo más amplio que aspire de verdad a ser primera fuerza política.

A día de hoy Ahora en Común no es un partido político, y posiblemente no lo sea nunca. La intención es otra: sacar a la luz lo que ya está ahí, expresando el descontento y la fuerza de la sociedad movilizada.

Ahora en Común ha tenido dos detonadores. Por un lado, el modelo de primarias propuesto por Podemos, con el consecuente malestar generado. No es un asunto menor, o un mero problema interno a una formación política, sino la constatación de una deriva en la que el “partido del cambio” se ha ido apartando cada vez más de la filosofía inicial: esa que, desde l@s indignad@s hasta las victorias municipalistas del 24 de mayo, alumbró las nuevas formas de hacer política.

Tres errores en el modelo de primarias. El primero: “aplanchar” la diversidad, dinamitando muchos de sus activos internos y posibles incorporaciones al proceso. El segundo: evitar el voto por circunscripciones provinciales, desapegándose por tanto del territorio y de una construcción del partido descentralizada, asentada en las redes, los movimientos y los partidos-instrumentales locales. Y el tercero: avanzar en el propio desmantelamiento de la idea de partido como partido-movimiento y partido-instrumental, supeditando la idea de la institución como “caja de herramientas” a un centralismo logocéntrico; o dicho de otra forma, Podemos ha decidido seguir girando, como un astro errático, en torno a las formas de partido clásicas.

El segundo detonante tiene que ver con las pasadas elecciones municipales. Por entonces la marca-Podemos empezaba a mostrar límites evidentes. La curva descendente solo pudo ser revertida por las victorias de los municipalistas en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Coruña, Cádiz y tantas otras ciudades. No cabe duda de la importancia del factor-Podemos para las victorias de las candidaturas municipalistas. Pero tampoco puede negarse que, si llegaron a las alcaldías, no fue por repetir la fórmula de Podemos –de resultados modestos en los parlamentos autonómicos–, cuanto por innovar con confluencia más amplios, ligados a los movimientos locales. Esta nueva experiencia política es la que inspira Ahora en Común para intentar traducirla al ámbito, ciertamente distinto, de unas elecciones generales. Sea como sea, los tres errores de las primarias de Podemos muestran la incapacidad de su directiva para aprender de estas lecciones, refugiándose en posturas más conservadoras: todo por no arriesgar su posición de dirección política.

Pero aún con todo, Ahora en Común no es una alternativa a Podemos. Menos aún una alternativa electoral. Distintos medios lo han querido presentar como un ataque al partido de Pablo Iglesias, incluso como un caballo de Troya de IU para salvar sus naves. Nada más lejos de la realidad. El análisis es unánime en un punto: sin Podemos no se puede ganar. La paradoja es que Podemos solo no es suficiente. La solución: la potencia que hoy desborda por mucho lo que contiene su marca y lo que queda reflejado en el modelo de primarias propuesto. “Desborde” es, de nuevo, la palabra clave.

Ahora en Común surge como una iniciativa de los movimientos sociales y de los sectores movimentistas más proclives a la confluencia dentro de Podemos y de otros partidos de izquierdas como IU y EQUO. Se trata de una apuesta por el desborde, ella misma desbordada desde el primer momento. Quienes participamos del proceso rápidamente hemos visto como una pequeña iniciativa de unas cuantas decenas de personas –tod@s activistas y militantes de base– ardía en un entorno ya de por sí inflamable.

La declinación de Ahora en Común será distinta en cada territorio. No son iguales los contextos políticos de Madrid o Aragón, por ejemplo, y otros lugares como Catalunya o Galiza donde los procesos de confluencia entre Podemos y otros partidos están ya avanzados. En los primeros está casi todo por hacer. En los segundos el reto pasa por profundizar la confluencia expandiéndola y democratizándola aún más si cabe.

Sin duda, lo que se propone comporta riesgos. Y por eso no es solo la prensa de izquierdas quien le está dando bombo, sino también la de derechas. La paradoja es que quizás esté lanzando piedras contra su propio tejado. Si sale bien, el bipartidismo puede perder el primer puesto en las generales. Pablo Iglesias tiene razón. No se trata de crear una “sopa de siglas”. De lo que se trata es de aprender de las victorias municipalistas para crear una suerte de segunda versión de Podemos, o como uno de los activistas de Ahora en Común ha insinuado, un Podemos en Común, que se presente con posibilidades reales de ganar las elecciones, y con la potencia social y de movilización suficiente como para, una vez en la Moncloa, gobernar el cambio enfrentándose a los poderes fácticos. “Desborde” significa presentarse a las elecciones con un partido-movimiento y no con un partido al uso. Una amplia coalición social, con un volumen considerable de activistas que movilicen la campaña electoral en cada barrio, en cada pueblo, motivados por la renovación del “partido del cambio”.

13/7/2015

http://blogs.publico.es/contraparte/2015/07/13/de-que-va-ahora-en-comun/

Emmanuel Rodríguez, sociólogo, participante en Fundación de los Comunes y en el Observatorio Metropolitano de Madrid, y uno de los promotores de Ahora en Común, fue en las listas de Podemos a la Comunidad de Madrid (número 41), y escribía esto en eldiario.es el 4 de junio: "La conclusión de estos comicios [24M] parece obvia. Si Podemos acude en solitario a las elecciones de noviembre, los resultados más probables auguran un techo en torno al 13 o el 14%: es evidente que Podemos tiene que ser algo más que Podemos en las próximas elecciones".

Ahora en común fue el título de un artículo de Javier Gallego publicado en eldiario.es el 9 de junio. La primera vez que se acuñó el nombre como idea. Y de la posibilidad del desborde ciudadano a la estrategia de los partidos y de un hipotético Podemos-¿Ahora en Común? se escribió en eldiario.es el 26 de junio. El miércoles 8 de julio por la noche nació públicamente Ahora en Común, una plataforma ciudadana de "una marea confluyente para ganar las elecciones que tiende la mano a las personas que participan en diferentes formaciones para construir el cambio".


Pablo Iglesias descarga su agresividad contra IU y la confluencia

MIGUEL MUÑOZ

Pese a que no estaba en la agenda “oficial” del Foro del Cambio que Podemos celebró ayer, el debate sobre una hipotética confluencia amplia tras la aparición del llamamiento de Ahora en Común fue uno de los temas del día. Durante la mañana y la tarde por las preguntas de los medios de comunicación a los principales dirigentes. Ya por la noche con el discurso de Pablo Iglesias. El secretario general dedicó la mayor parte de su intervención a la cuestión, eso sí sin nombrar directamente a IU o la nueva plataforma. El tono de Iglesias basculó entre la agresividad y la ironía para descartar cualquier tipo de acercamiento con la propuesta que defienden Alberto Garzón, cargos de Podemos y otros partidos. Iglesias llegó incluso a hablar de que no cederá a ningún “chantaje”. Todos los cargos de Podemos cerraron además filas en torno a este rechazo. Desde Rafael Mayoral a Iñigo Errejón pasando por Pablo Echenique y Juan Carlos Monedero. Sólo la eurodiputada Lola Sánchez se mostró partidaria de la confluencia y no descalificó la propuesta.

Sobre la confluencia, Iglesias volvió a identificar la idea de construir una candidatura como la “tabla de salvación” de IU. “Ahora parece que algunos nos dicen que nos tenemos que disolver. Que la marca Podemos ya no sirve y se ha quedado vieja. Y yo digo que tengo respeto a todas las posiciones pero creo que Podemos sigue siendo la herramienta del cambio”, comenzó. “El adversario quiere colocarnos exactamente en el sitio donde nos puede derrotar. Es el sitio donde no se puede colocar a Podemos. Y que me perdonen, pero la unidad popular no es la unidad de partidos, lo es de la sociedad civil y de la gente”, prosiguió enérgicamente. A continuación destacó que no iba a ceder al chantaje “de los que dicen tener 500.000 votos” que les servirían para quitar 30 diputados a Podemos. “No hay derecho a decir eso. Entonces os ponéis de acuerdo con nosotros y nos dais varios puestos de diputados. No voy a ceder a ningún chantaje. Va a ser la gente la que nos lleve a ganar las elecciones”, afirmó el líder de Podemos.

Las puertas siguen abiertas para todo el mundo. Para la gente de la sociedad civil y la de los partidos. Para la gente sí, para los partidos no”, destacó Iglesias. Alabó su sistema de primarias. “Somos los únicos que hacemos primarias en las que cualquier ciudadano se puede presentar. Hacemos equipos, sí, pero cualquiera puede borrarlos”. “Que me disculpen si digo a la gente que sin mi equipo no soy nadie”, dijo para justificar la presentación de una lista, ya que considera que son “los más preparados”.

Que me perdonen, pero a algunos parece que sólo después de los resultados electorales les ha entrado la prisa para la confluencia. Y digo que las puertas abiertas para las personas pero cerradas para los partidos con los que no hemos compartido estrategia. Con todo el cariño y humildad, nosotros no somos la tabla de salvación de nadie”, insistió Iglesias. En cualquier caso volvió a transmitir que seguirán hablando “sin pedir el carné a nadie”. “Queremos que Podemos siga siendo un instrumento de unidad popular. Pero que me permitan ahora decir que el problema ahora no es el debate entre nosotros sino mirar hacia fuera. A ese país las confluencias no le importan, lo que quieren es tener un Gobierno decente y un presidente que no se ponga de rodillas”, señaló.

Repaso a las críticas del “pitufo gruñón”

Iglesias salió casi a las 23:00 al escenario preparado en el Recinto Ferial de Vallecas. Lo hizo tras Irene Montero, Errejón, Buaventura de Sousa Santos, Susan George o Mayoral entre otros. El secretario general comenzó alabando la jornada de debate celebrada. “Espera Alexis (Tsipras) que ya llegamos”, destacó. Dedicó unas breves palabras al PP, que ayer celebró su conferencia política.”Parece que van a hacer primarias. Y dicen que quieren ser parte del cambio. Sólo le falta a Rajoy dejarse coleta y a Pablo Casado llevar zapatillas como Errejón”, afirmó. “El problema no es que sean de derechas, es que son inútiles”, remachó. A continuación señaló que iba a reflexionar sobre todo lo que había hecho el partido desde su fundación. “A veces se me viene a la cabeza un personaje de mi infancia, el pitufo gruñón. Creo que Podemos siempre ha tenido al lado un pitufo gruñón en cada decisión que hemos tomado”, comentó. Así narró diversos hitos desde su presentación. Recordó que el “pitufo gruñón” había dicho que venían a dividir la izquierda o que las primarias eran un invento americano.

Hablamos de casta y el pitufo gruñón dijo que lo que había es lucha de clases. Hemos leído a los clásicos (Marx, Gramsci, etc) y no sirven para colgarlos en las paredes sino para analizar la realidad. El pitufo gruñón nos dijo que marxismo el que tengo aquí colgado… en la pared”. Defendió la utilización del concepto de patria ante las críticas que decían que eso era reaccionario. “No les vamos a regalar nuestra identidad a las élites. Las palabras nación, patria si se identifican con los servicios públicos significan pueblo. Y nosotros estamos con el pueblo”, exclamó. Siguió su relato desgranando las críticas de este pitufo, desde las europeas, pasando por Vistalegre o la manifestación de finales de enero hasta hoy. “Nos llamaron leninistas. Resulta que el pitufo gruñón se había hecho asambleario. Bienvenido”, comentó. “Demostramos que se podía hacer abdicar al Rey y dimitir a Rubalcaba”, afirmó también Iglesias que incidió en la “ilusión” generada. “No somos mejor que nadie, pero creo que en el último año y medio nos hemos ganado muchas cosas”, señaló.

12/7/2015

+ Info:

Izquierda. Pablo Iglesias analiza las razones del enfrentamiento entre Podemos e Izquierda Unida. 28/6/2015; Las críticas de Iglesias a IU abren un cisma en la izquierda; Cuando IU dijo ‘no’ a Pablo Iglesias; Cayo Lara: “Existe una intención de destruir Izquierda Unida”

Los críticos de Podemos renuncian a presentar una lista alternativa a la de Pablo Iglesias en las primarias; Aumenta la presión sobre Podemos a favor de una lista de unidad popular. Almodóvar, Pilar Bardem, El Gran Wyoming y artistas vinculados en el pasado a ’la ceja’ piden una candidatura como Ahora Madrid para las generales, 13/7/2015


A la mateixa secció:


Present i bagatge de la lluita no-violenta


El “momento populista”: Chantal Mouffe: la “postdemocracia” y la izquierda


El Kurdistán libertario nos atañe


Entrevista con Eric Toussaint: Para mantener una línea de cambios profundos, es fundamental la autoorganización de la población y la presión popular sobre los gobiernos


Mélenchon, Francia Insumisa, populismo


Catalunya: ¿De comunes a eurocomunes?


1917-2017. Repensar la revolución


Euskal Herría: Asamblea de EH Bildu, las formaciones se comprometen a "pasar de ser una coalición a un sujeto político"


Per una perspectiva radical a Europa. Pròleg del llibre ’Sobiranies: una proposta contra el capitalisme’ (Espai Fàbrica, 2017)


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com