contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dissabte 6 de juny de 2015 | Manuel
Diseccionando la confluencia madrileña (así ganó Manuela)

Fray Poll

Lo de Manuela Carmena es fenómeno atípico y sorprendente. Que la candidata de un partido recién constituido, en menos de dos meses, obtenga una victoria de facto y se lleve por delante a Esperanza Aguirre suena a misión imposible.

Mucho se ha hablado y se hablará del estilo comunicativo de Carmena, del acierto de Podemos postulándola o de las decenas de personas anónimas que se apropiaron de la campaña. Pero, de todos los elementos que confluyen en el relato, queremos visibilizar uno relacionado con la mecánica electoral y sus incentivos –tema que, como sabéis, nos interesa particularmente—.

¿Cómo es posible que la izquierda madrileña, conocida por su cainismo tradicional, acordara ir junta bajo el liderazgo de una independiente? La primera respuesta resulta obvia: la irrupción de Podemos y el espíritu del 15M prepararon el terreno. Cierto, pero solo a medias.

La candidatura de Ahora Madrid la crearon dos grupos bien diferenciados. Por un lado, Ganemos Madrid, un conglomerado formado en el verano de 2014 por colectivos y personas del 15M, el sector crítico de IU-Madrid y Equo. Por el otro, la sección municipal de Podemos, una agrupación volcada en el proceso de Vistalegre, que no había hecho vida en Ganemos y que apenas acababa de constituirse en enero de 2015.

Por tanto, la confluencia entre ambos tuvo algo de artificial. No había un gran trabajo previo. Apenas hubo tiempo. Se sentaron a negociar y en apenas 3 semanas, el 28 de enero, alcanzaban un principio de acuerdo para ir juntos a las elecciones.

¿Cómo resolvieron en tan poco tiempo la alianza? Y sobre todo ¿cómo solventaron el tema decisivo del reparto de los puestos de concejal?

Ambos grupos compartían una idea al respecto: la candidatura se decidiría mediante elecciones primarias. Pero hasta ahí llegaba el acuerdo. Podemos apostaba por unas primarias de corte mayoritario con listas abiertas, como las que emplea en sus procesos internos. Así, se aseguraría los puestos de cabecera, relegando a los demás al papel de mero acompañamiento o relleno. Es decir, si se hacían a su manera, Podemos se haría con el control del proceso negociador, decidiendo quién entraba en la unidad popular y en qué posición.

A Podemos le interesaba este modelo para descabalgar a dos sectores que le resultaban molestos: IU-Madrid, encabezado por el ganador de las primarias de la coalición, Mauricio Valiente; y los municipalistas, cuya cabeza visible es Pablo Carmona, corriente asamblearia de Ganemos Madrid (equivalente a unas CUP madrileñas) que sintoniza demasiado bien con los críticos de Vistalegre.

En Ganemos Madrid tenían otra idea. Querían unas primarias que repartieran los puestos entre las familias en proporción a su número de votos. Defendieron la adopción del recuento Dowdall, un sistema de voto ponderado y personalizado que reparte posiciones de manera similar a una fórmula D’Hondt.

El 28 de enero Podemos aceptó el recuento Dowdall. Pero a finales de febrero intentó revertir el acuerdo, proponiendo de nuevo un sistema mayoritario. Este gesto sentó fatal en Ganemos. Se amagó con la ruptura. La crisis saltó a la prensa. Finalmente, Podemos dio su brazo a torcer y reculó. Al día siguiente (casualidad o no) Carmena dijo sí a la propuesta de postulación a la alcaldía.

El resultado de la pugna tuvo efectos de calado. A Podemos le incomodaba el sistema proporcional. Le quitaba peso político. Daba alas a sus críticos, que tenían ante sí una oportunidad honorable de conseguir buenos resultados. Podemos tenía que reaccionar. Y reaccionó. Adaptándose. Presentó a las primarias una lista encabezada por Carmena pero acompañada de numerosos independientes, gente de Equo, destacados líderes de Ganemos y unos pocos militantes de Podemos. Era la salida más lógica: si quería ganar las primarias en un contexto tan competitivo, necesitaba que su lista fuese aglutinante. Y ganaron, salvando a Carmena. Pero pagaron un precio: apenas 5 de los 20 puestos de concejal de Ahora Madrid serán para sus militantes. El resto, o son independientes o son de Ganemos. Las corrientes críticas, satisfechas, consiguieron la proporción de concejalías que les correspondía.

Y GANARON, SALVANDO A CARMENA. PERO PAGARON UN PRECIO: APENAS 5 DE LOS 20 PUESTOS DE CONCEJAL DE AHORA MADRID SERÁN PARA SUS MILITANTES. EL RESTO, O SON INDEPENDIENTES O SON DE GANEMOS.

Moraleja. En política, la generosidad y la cohesión no son espontáneas. Hay que incentivarlas. Las primarias de Ahora Madrid amalgamaron sectores. Forzaron a Podemos a competir de verdad. En definitiva, propiciaron conductas beneficiosas para el conjunto del proceso.

Lo siguiente ya es conocido. Las familias se mantuvieron apegadas. La candidatura resultó particularmente popular entre los activistas sociales. La primera fase de la campaña fue relativamente consistente. Las encuestas le daban cerca de un 20% de los votos. Superaban al PSOE. Cuando apenas quedaban 8 días (Metroscopia mediante), la campaña se descontroló, entró en una fase primaveral, se desencadenó un proceso de apropiación espontánea que recordó bastante al de acampada sol. Muchos visualizaron, al fin, que Manuela Carmena era la alternativa a Esperanza Aguirre. Llegó el día y se votó.

En los cimientos de todo esto nos encontramos con algo muy sencillo: un simple diseño de primarias que garantizaba un trato justo a todas las corrientes que se intentaba amalgamar. Tal vez la unidad popular era eso.

4/6/2015

Fray Poll es el pseudónimo del experto en sondeos de CTXT.

http://ctxt.es/es/20150604/politica/1351/Diseccionando-la-confluencia-madrileña-(as%C3%AD-ganó-Manuela)


A la mateixa secció:


Euskal Herría: Asamblea de EH Bildu, las formaciones se comprometen a "pasar de ser una coalición a un sujeto político"


Costas Lapavitsas: "Syriza ha traït les classes populars i ha matat l’esperança"


Per una perspectiva radical a Europa. Pròleg del llibre ’Sobiranies: una proposta contra el capitalisme’ (Espai Fàbrica, 2017)


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?


El capitalismo es poder, no economía (Abdullah Öcalan)


Elecciones Francia, Poutou: “Votar por el NPA para dar confianza al conjunto de los explotados”


Anticapitalismo y nueva izquierda


Francia: La intervención del anticapitalista Poutou (NPA) provocó un giro en el debate presidencial


Italia: Crisis y escisión del Partido Democrático (PD), orígenes y consecuencias…


[VÍDEO] Conversa entre Gala Pin (BComú) i Gabriela Serra (CUP)

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com