contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
divendres 17 d’abril de 2015 | Manuel
Fallece a los 95 años la activista y cantautora catalana Teresa Rebull


La cantautora y activista política Teresa Rebull, quien tras la Guerra Civil se exilió en Francia y que participó después en el movimiento de la Nova Cançó, ha fallecido a los 95 años en la localidad francesa de Banyuls-sur-Mer, donde residía, han informado fuentes próximas a la familia.

Nacida en Sabadell (Barcelona) en 1919 como Teresa Soler, Teresa Rebull había sido conocida como la "abuela" de la Nova Cancó, movimiento en el que se integró con cerca de 50 años, mientras que la mayor parte de los denominados "Setze Jutges" eran mucho más jóvenes que ella.

Además de componer sus propias canciones, Rebull musicó poemas de escritores como Joan Salvat Papasseit, Miquel Martí i Pol, Marià Mercè Marçal, Josep Gual, Enric Brufau, Josep Marimon, Gérard Salgas, Francesc Català, Jordi Pere Cerdà, Rosa Leveroni, Joan Morer, Simona Gay y Josep Sebastià Pons.

Entre su discografía se encuentran los álbumes "Teresa Rebull" (1969), "Mester d’amor / Joan Salvat Papasseit" (1977), "Papallones... i més" (1984) "Camí de l’argilada" (1986), "Cançons populars catalanes" (2002) y "Teresa Rebull. Cançons, 1969-1992" (2004), un álbum recopilatorio con 44 canciones. También fue una de las cantantes que participó en el álbum antológico "Dones, flors i violes. La dona en la cançó catalana", junto a Bella Dorita, Maria del Mar Bonet, Núria Feliu, Maria Cinta, Guillermina Motta, Carme Sansa y Rosa Maria Sardà.

En el año 2006 recibió un homenaje en el Palau de la Música Catalana en el que participaron Lluís Llach, Marina Rosell, María del Mar Bonet, Joan Isaac o Josep Tero, un concierto del que salió el disco "Visca l’amor. Festa homenatge a Teresa Rebull", en la que la cantautora cantaba en solitario o a dúo con los otros músicos. Rebull fue también una de las protagonistas del libro "Dones contra Franco", del historiador Jordi Creus, en el que se homenajea a seis mujeres que lucharon contra el régimen franquista y los nazis cuando marcharon al exilio.

Antes de iniciar su faceta artística, Rebull tuvo una destacada actividad política, pues se afilió al Partit Obrer d’Unificació Marxista (POUM) en 1936, colaboró como enfermera durante la Guerra Civil, estuvo encarcelada en una "checa" en Barcelona y posteriormente se exilió tras la victoria del ejército franquista. Se estableció en el sur de Francia, en la población de Banyuls-sur-Mer, donde participó en la Resistencia durante la ocupación de los nazis.

En Francia trabajó en numerosos oficios, como bailarina, actriz o vendedora, entre otras ocupaciones, y llegó a conocer a intelectuales, escritores y cantantes como Jean-Paul Sartre, Juliette Gréco, Georges Brassens y Albert Camus. Tras las protestas de Mayo de 1968 en Francia, se integró en el movimiento de la Nova Cançó catalana y empezó a actuar en febrero de 1969 acompañada de artistas como Lluís Llach, Ovidi Montllor y Quico Pi de la Serra.

En el año 1999 publicó la autobiografía "Tot cantant", editada por Columna. Entre los galardones y reconocimientos que obtuvo figuran el Premi Charles-Cros por su disco Mester d’amor (1977), la Creu de Sant Jordi de la Generalitat en 1992 o el Premi Memorial Francesc Macià en 2007 por su defensa de la lengua y la cultura catalanas.

EFE 15/4/2015

http://www.publico.es/culturas/fallece-95-anos-activista-y.html


Teresa Rebull: “Aquests nanos de la CUP parlen com la gent del POUM”

Cesc Prat. Sabadell. / 16.04.2015

«Jo sóc radical contra el feixisme. També sóc radical per la independència de Catalunya.», deia Teresa Rebull fa tot just dos mesos a Cesc Prat, un dia fred d’hivern en una trobada al seu taller de pintura. Ara la Teresa ens ha deixat, però queda el seu record, la seva lluita, les seves cançons.

El passat 17 de gener, vam tornar a visitar la Teresa Rebull a casa seva, a Banyuls de la Marenda, on estiuejava des del 1955 i hi vivia d’ençà del 1971. El dia era fred, però el sol imponent feia esclatar la vinya retallada pel blau marí. Eren les 3 de la tarda (hora impensable per fer una visita al Principat, però no pas a la Catalunya del Nord). A la barana de l’escala hi havia una guia per a la cadira de rodes mecànica que reposava al replà. A la paret, un cartell avisava que Mme. Rebull necessitava el fauteuil i demanava que ningú l’enretirés. Casualment, aquell dia l’acompanyaven els seus fills. En Daniel estava capficat amb números i paperassa de la mare, mentre en Germinal –més parlador– preparava una beguda calenta. «Expliqueu-me coses de Sabadell!», va ser el primer que ens va dir. «Jo enyoro molt Sabadell. I el bosc de Can Feu…». Però tot seguit es va posar a parlar de la independència de Catalunya. Tenia pressa per veure-la feta realitat.

«Ara visc per pintar! Però no pinto gaire, perquè no tinc temps…» D’una revolada, amb els peus va fer lliscar la cadira de rodes, talment com de petita devia fer córrer el patinet. Es va situar a l’altra banda de menjador i ens ensenyà el quadre que ara la portava de cap. «Sóc una apassionada de Cézanne!» A la pregunta de què li quedava per fer a la vida va respondre: «Ara haig de pintar un altre quadre». Ens ensenyà un dibuix de prop d’Ais de Provença, «un lloc meravellós on hi ha uns grans blocs de pedra». N’havia fet un esbós en un cartró i ara havia d’acabar un quadre més gran, que reposava damunt d’un cavallet al menjador. Pel desembre havia patit una embòlia –un “atac de memòria”, deia–, que li havia impossibilitat parlar. Però s’havia recuperat.

Va recordar, tota contenta, que feia poc l’havia anat a visitar el diputat David Fernàndez. «Aquests nanos de la CUP parlen com la gent del POUM.» I va afegir que li agradaven perquè defensen l’honestedat, com els del POUM. «Ai, tant de bo la pugui veure, la independència…!» Li vam preguntar per Lluís Companys, que havia tingut casa al barri de Can Rull de Sabadell. «Eren molt amics amb la meva mare –Balbina Pi–. Feien molts mítings junts. Ella el va ajudar a crear Esquerra Republicana. Encara el veig baixant per la Rambla, a Sabadell, amb el barret i el mocador blanc. I amb el cotxe de diputat. Perquè el van elegir diputat per Sabadell». En un parell de moments va evocar la ruptura entre anarquistes i comunistes del maig del 1937. Revivia aquell moment i encara no n’havia tancat la ferida. «Els anarquistes com el meu pare es van passar al PSUC. Es van aburgesar.» «Jo, quan em parlen d’un comunista, tremolo. Es posen amb tot. Que vagin a pastar!» També parlava de l’Albert Boadella, de qui ella va escriure un article en contra que li van aconsellar que no publiqués. No ho va fer i ara se’n penedia. L’any 2012 també es va cartejar amb François Hollande; li reclamava més atenció a les llengües regionals. «A França no hi ha res a fer!» Es malfiava de Manuel Valls, «que parla com els de la dreta més dreta», tot i que d’això no en podia parlar gaire amb els amics francesos, perquè el defensaven aferrissadament. «A França hi ha massa nacionalisme, massa uniformització!».

«Ai, avui parlo massa. Canso a tothom. Ja no compto per a res.» El sol de gener entrava per la finestra, que donava a ponent. La porta del balcó va estar oberta fins que hi va haver claror. I no feia fred… Li vam recordar l’acte d’homenatge que li van fer a Sabadell pel febrer de 2012. En Pasqual Maragall, ja malalt, havia pronunciat unes paraules emotives sobre la Teresa Rebull a la sala de plens municipal. «Ens estimem molt, amb en Pasqual.» Va afirmar que ella havia sigut una de les primeres militants del PSC, però que va estripar el carnet el dia que a Madrid van ribotejar l’Estatut.

Explicà que es va posar a cantar quan va veure que les guitarres dels seus fills s’omplien de pols. Llavors es va apuntar a un curset de guitarra. Quan en va saber una mica, llegia poemes amb l’instrument entre les mans. «De fet, les meves músiques són molt senzilles; els acords són bàsics, ho entens?» Després va sentir un concert de Raimon a París. «I em va despertar l’interès per lluitar per les llibertats. Així vaig començar amb la Nova Cançó.» Estava convençuda que els seus pares havien conegut Joan Salvat-Papasseit, de qui ella va musicar uns quants poemes. Va afegir que tenia mitja dotzena de poemes de Miquel Martí i Pol inèdits, perquè no els havia pogut editar sola. Ens en va cantar un parell. Se sabia la música i la lletra de memòria –l’embòlia quedava molt lluny.

«No hi ha ideologies. Les han assassinat.» Va recordar que havia estat retinguda a dues txeques. De la segona, l’en va treure son pare, que li va dir que havia de donar-ne les gràcies a en Rafael Vidiella, conseller de la Generalitat. «La crisi del capitalisme és la porta del feixisme. Mira què va passar a Alemanya…»

Durant les quatre hores que va durar la visita, la porta de casa es podia obrir de fora estant. La Teresa s’havia quedat sense cuidadora aquella setmana i es va presentar una veïna. La candidata volia treballar per a ella, però d’entrada ja va deixar clar que no netejaria. A la Teresa no li va fer el pes i aprofità els ressorts de la vellesa per treure-se-la de sobre educadament.

«Tot això són carpetes amb textos», va fer assenyalant tres carpetes plenes de paper que tenia damunt la taula. I tota burleta va afegir: «Quan em mori, tindran feina per llençar-ho tot». La Teresa era com un espinguet. Ja no podia conduir el 4L, però, amb 95 anys i dependent, guiava la cadira de rodes com un autèntic fitipaldi. I aquell dissabte encara havia preparat un arrosset per dinar amb els seus fills.

Quan el sol es va pondre, ens vam acomiadar. Ara la Teresa ens ha deixat, però queda el seu record, la seva lluita, les seves cançons i el llibre que va publicar el 1999: Tot cantant (Columna), que ella creia –erròniament– que l’editorial havia convertit en pasta de paper perquè hi havia explicat amb ets i uts els Fets de Maig del 1937.

«Ja no és temps de seguir el vent / Despentinant la contrada / Ara és temps d’agraïment / Per cada joia trobada.», del poema de Teresa Rebull Clar de Lluna.


Tot Cantant

Teresa Rebull

Pepe Gutiérrez

Sería una lástima que libro de memorias de Teresa Rebull, “Tot Cantant” (Columna, Barcelona, 1999) pueda pasar desapercibido entre los amigos y las amigas del POUM. Hay que comenzar diciendo que Teresa formaba parte de una pequeña dinastía libertaria. Poca gente la conoce por su propio nombre, Teresa Soler Pi, y quizás todavía menos saben que es hija de una legendaria pareja anarcosindicalista de su ciudad formada por Balbina Pi y por Gonzal Soler (mucho más controvertido, ya que después de un largo historial cenetista ingresará en el PSUC en plena guerra civil). Cuenta Teresa que recién entrada las tropas franquistas, unos soldados llamaron a su puerta para advertirle que se estaba diciendo de ella que era una roja, y su repuesta fue: “Que les voy a decir... Soy de la CNT” (p. 136).

Y es que Balbina Pi (San Baudilio del Llobregat, Barcelona, 1896-Perpignan, 1973) fue en sus tiempos "una de aquellas prestigiosas mujeres del Fabril que honraron a la CNT en los años más álgidos de las luchas obreras" (Lola Iturbe). Comenzó su militancia en 1917, año en el que fue nombrada delegada de la Federación Local de Sabadell. Destacó como propagandista durante el período de la Dictadura de Primo de Rivera, entonces "vivió una vida plena de actividades; los cuidados de sus hijos, el trabajo en la fábrica y las muchas horas empleadas en la propaganda y las reuniones sindicales, lo que implicaba también riesgos y peligrosos. La posibilidad de un encarcelamiento estaba siempre presente". Colaboró en “Solidaridad Obrera” con los seudónimos de Margot y Libertad Caída. En 1920 sobresalió por sus actividades en defensa de los deportados al Castillo de Montjuich. Al finalizar la guerra no pudo escapar: inmediatamente, sobreviviendo durante algunos años en la clandestinidad hasta poder cruzar la frontera, y en Francia, trabajó en diversos organismos a favor de los refugiados.

Ni que decir tiene que a Teresa le tocó vivir en directo desde la infancia las consecuencias del activismo familiar y comenzó a trabajar a los 12 años en una fabrica textil, hasta que cuatro más tarde, en plena República, ingresa como funcionaria en la Consellería de Treball de la Generalitat. Su evolución política marxista le acarrea numerosas discusiones en casa -su madre le dice: “Pareces un soviet”-, pero su opción por el POUM es clara. En unas páginas recientes escritas con acentos líricos dice que éste “era más que un partido. A pesar de que el nombre parece querer decir parte de una fracción o asociación política, era la confluencia de una diversidad de actividades culturales: ateneos populares, grupos teatrales, conferencias de vulgarización científica, de animación juvenil, centros excursionistas y equipos deportivos de barriada, cooperativas y sindicatos, el Centre Autonomista de Dependents del Comerç i de la Industria (CAPCI)... Las reuniones y discusiones políticas en los locales de barriadas, donde nos encontrábamos y nos reencontrábamos cada día un puñado de militantes, eran una comunión constante entre jóvenes y gente madura, entre mujeres y hombres unidos por un ideal de fondo: el socialismo revolucionario, en el sentido social y humanitario de la palabra, por oposición radical a la explotación del poder de los dineros y también contra la falsedad -que ya denunciaba el POUM medio siglo antes- de un socialismo totalitario e inhumano...” (p. 81).

En todo este entusiasmo tiene mucho que ver el hombre de su vida y también destacado militante del que tomará el apellido: Josep Rebull. Durante la guerra trabajará como enfermera. Vivió muy intensamente las jornadas de Mayo del 37, a consecuencia de la cuales fue detenida y encerrada en una checa estalinista de la Vía Layetana, donde la interrogaron para saber el paradero de su compañero, y de Manuel Maurín, hermano de Joaquín con el que mantenía estrechos “ligámenes de ternura”, y que falleció poco después. Teresa consiguió escapar de la checa cuando las tropas franquistas ya estaban en las puertas de Barcelona. Tenía veinte años cuando toma el camino del exilio de Francia. Sobrevive gracias a la ayuda de una pareja de militantes pivertistas, y toma parte del maquis. Está llena de vida como lo deja patente una foto tomada en 1944 con el maquis en Regussa (el Pelenc), en la que aparece insólitamente desnuda ejecutando la danza de los siete velos. Luego vivió intensamente la euforia “gauchiste” parisina, su eclosión artística y cultural, conoció a Camus, Sartre o al trotskista Jean Malaquais, cantantes como Juliette Greco, y asistió con entusiasmo a los acontecimientos de mayo del 68, fecha en la que comienza a ser reconocida como componente de la “Nova Canço”. Teresa está considerada como una pionera en el cultivo de la canción popular catalana en la Cataluña Norte.

En todos estos años siguió militando en el POUM, y como tal la pude conocer, todavía como una militante inquieta en las reuniones poumistas de la rue Aubriot. Le seguía una fama considerable de amante de la bohemia, de conocedora de personajes muy emblemáticos de la Francia existencialista, y no había olvidado su profunda desconfianza hacia los “comunistas”. En una ocasión, después de escuchar mi relato sobre mis peripecias en Comisiones Obreras, me abordó muy maternalmente para advertirme que me veía muy ingenuo, y que no debía de confiar nunca en los “comunistas”. Poco después supe de su faceta como cantante en un recital organizado por el Casal de Catalunya en París -creo que en el Odeón- con diversos componentes de la “Nova Cançó” catalana de la que tanto se hablaba, y de la que alguien dijo que Teresa era la “abuela”, no solamente por la edad sino también porque los había precedido. Aquel día cantó canciones como Serra de Pandols y La Campana, escrita por Mikis Thedorakis para la resistencia griega, y mi impresión fue mayúscula, todavía me parece una de las canciones revolucionarias más hermosas de una generación. Su actuación era de aquellas que animaban a decir no, a luchar por la vida y la revolución en el sentido más amplio del término.

Por aquel entonces comenzó a actuar en el marco de la Universitat Catalana d’ Estiu, lo que haría durante más de diez años. Residente desde 1971 en Banyuls de la Marenda, siguió a Josep Pallach hacia el PSC-PSOE en cuya fundación tomó parte, según ella misma con entusiasmo. No obstante, Carmel Rosa la recuerda junto con Antonia Adroher, contemplando ambas airadamente desde las ventanas de un edificio partidario como la policía golpeaba a unos jóvenes, y su reacción cuando los responsables socialistas le pedían calma, luego dichos responsables mandarían sobre dicha policía. En 1978 fue galardonada por Ia Academia Francesa del Disco, y en 1993 la Generalitat de Catalunya le concedió la Cruz de Sant Jordi. Es bastante probable que en el momento de recibir semejante reconocimiento institucional tuviera un pensamiento para su madre fallecida en el exilio y lo poco amiga que fue Balbina de estas cosas. Sin duda hubiera agradecido mucho más palabras como las que le dedicó alguien de la integridad de Lluis Llach: “Eres una mujer extraordinaria y siempre tendré en el corazón un rincón para cuando quieras llenarlo”.


A la mateixa secció:


Fra Vicent o els oblits de les tradicions


Fuster als inferns: la traïció als intel·lectuals


Joan Fuster, amb totes les lletres. Un retrat de l’escriptor en forma de diccionari


25 anys d’unes converses inacabades amb Joan Fuster


“Yo, Daniel Blake” de Ken Loach: solos frente al capitalismo voraz


Dario Fo: “¡Yo no soy un moderado!”


‘Joan Fuster encara és una persona incòmoda’. Entrevista a Salvador Ortells, especialista en la poesia fusteriana.


Mor Dario Fo


9 d’Octubre: La Muixeranga


Ken Loach recibe la Palma de Oro … ¡antiausteridad!

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com