contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dijous 16 d’abril de 2015 | Manuel
La resistencia europea a los grandes proyectos inútiles e impuestos

Pepe Mejia

En Europa existen infinidad de grandes proyectos inútiles y que han sido impuestos con el objetivo de dar beneficio a grandes corporaciones transnacionales y que las poblaciones no necesitan ni se benefician en nada. La existencia de estos "elefantes blancos" ha desarrollado por toda Europa una amplia red de resistencia.

Hace más de 20 años que en el Valle de Susa - situado al oeste del Piamonte, en la provincia de Turín, Italia- se lucha por la defensa de este hermoso territorio de los Alpes italianos ante el amenazante megaproyecto de construcción de las vías del tren de alta velocidad (TAV) que conectaría Turín (Italia) con Lyon (Francia).

Un proyecto inútil e insostenible financiado únicamente con fondos públicos. Dinero, por lo tanto, detraído de la educación, la sanidad, la salud, en resumen, del bienestar social. La conexión entre Turín y Lyon se ha convertido en estandarte del poder económico y político del sistema neoliberal europeo.

La digna resistencia del Valle de Susa ha generado distintas experiencias de autonomía territorial, como la República Libre de la Magdalena, formas de organización comunitaria desde abajo como los Comités No TAV.

A esta experiencia de lucha y resistencia también se apuntan ingleses contra trenes de alta velocidad de Londres a Birmingham y Manchester.

Desde el Valle de Susa hasta Chiapas hay mujeres, hombres, niños y niñas, que reivindican la autodeterminación sobre su propio territorio y el derecho a vivir en un ambiente sano, alejado del macabro juego de los grandes bancos, las empresas y la militarización.

Espacios de resistencia

Otra de las experiencias interesantes son las denominadas Zonas a Defender (ZAD). Espacios de resistencia ciudadana que por decenas atraviesan el territorio francés y se extienden en otros países y regiones - Bélgica, el País Vasco, etc.- reactualizando una metodología de lucha basada en la ocupación territorial. Su objetivo principal: oponerse a los Grandes Proyectos Inútiles e Impuestos (GPII), pretensiosas obras de “desarrollo” que no tienen en cuenta ni el medio ambiente ni la consulta de las poblaciones afectadas.

Zonas de construcción diferidas (según los promotores inmobiliarios), Zonas a Defender (ZAD), según los resistentes, son espacios para vivir, -es decir superficies ocupadas con otro paradigma de vida-, resultantes de luchas, en particular, contra grandes proyectos de infraestructura, como el “pospuesto” aeropuerto de Notre-Dame-des Landes, en la Loire atlántica; o la fallida represa concebida para la irrigación en el Tarn –cuyas protestas costaron la vida en octubre del 2014 del militante Remi Fraisse-; o en la región del Rhône contra el Gran Estadio de “l’Olympique lyonnais”.

En Stuttgart, Alemania, la población protestó contra la nueva estación subterránea que se quería construir. El 30 de septiembre de 2010 iban a empezar los trabajos en el Schlossgarten, parque ubicado al costado de la actual estación donde según los planes llamados S21 se construiría la nueva estación. En defensa del parque y de la vieja estación llegaron miles de manifestantes, algunos intentaron proteger los árboles subiéndose a ellos. Hubo centenares de heridos al intervenir brutalmente la policía. En 2011 ganaron los Verdes las elecciones al gobierno regional de Baden-Württemberg pero una leve mayoría en un referéndum posterior defendió la nueva estación.

En Turquía, los manifestantes de mayo y junio protestaban contra la tala de árboles de un parque municipal donde se iba a hacer un shopping mall y también contra grandiosos planes de obras públicas que incluyen duplicar el estrecho del Bósforo con un canal de 50 kilómetros.

Obras públicas absurdas

Hay muchísimos proyectos de obras públicas inútiles, absurdas, impuestas a la fuerza, nos dice desde Barcelona Joan Martínez Alier. Eso ocurre en todas partes. "En Barcelona construyeron un enorme puerto del cual se usa menos de la mitad, construyeron una desaladora de agua del mar que no funciona casi nunca... Todo eso anticipando un crecimiento económico y demográfico sin fin. Se crea deuda pública inútilmente. Se garantiza a las concesionarias de autopistas y a las empresas eléctricas unos ingresos que compensen sus inversiones y den ganancias. Si falta después la demanda para cubrir esas inversiones sobredimensionadas, se fuerza al Estado a pagar la diferencia o el Estado permite aumentos de tarifas eléctricas".

Pero la resistencia a estos megaproyectos que van en contra del buen vivir se va organizando. Diversos colectivos decidieron que el 8 de Diciembre sea el día contra los Grandes Proyectos Inútiles e Impuestos. Aprovechando esta fecha se celebran distintos Foros Internacionales donde se intercambian experiencias con el objetivo de expulsar a los llamados “elefantes blancos”, llamados así a las instalaciones que tienen un costo de mantenimiento mayor que los beneficios que aportan. En este caso los grandes proyectos se simbolizan con la figura del elefante blanco.

Estos movimientos se coordinan a nivel europeo y pronto se coordinarán a nivel mundial.

En mayo del pasado año, el pueblo que acogió el Forum contra los Megaproyectos Impuestos e Inútiles, Rosia Montana, tiene el honor de ser la mina de oro a cielo abierto más grande de Europa. Primero fueron los romanos, luego los planes del gobierno central comunista, luego el capitalista y en breve el proyecto de una compañía canadiense en armónica sintonía con el Gobierno de Bucarest. A pesar de ello, no deja de ser hoy una especie de pueblo fantasma donde aguantan los agricultores, los colmados y los poderes fácticos locales. Siendo una región remota, la toxicidad del cianuro utilizado para la decantación del oro, el desmontaje de las montañas que rodean el pueblo y la imposición de intereses conspicuos condujeron a una de las movilizaciones más importantes de los años de la democracia contra el Gobierno.

Los megaproyectos inútiles engordan la deuda pública

En lo que se refiere al interés general, una parte muy significativa de la deuda pública de los países europeos no puede explicarse si no es por haber cargado con la factura de ’megaproyectos impuestos e innecesarios’. Como dice David Llístar: "Esa deuda que no beneficia a la población no debería pagarse. Deberían pagarla quienes la contrajeron ilegítimamente".

La resistencia también tiene su precio.

La represión es feroz. Muchos y muchas militantes y activistas han sido detenidas, apaleadas, encarceladas. Quizás uno de los más conocidos es el escritor Erri de Luca, procesado por un tribunal de Turín por manifestarse en contra de la construcción de una línea de tren de alta velocidad en el valle de Susa de los Alpes italianos. Esa línea de tren implica la perforación de una montaña repleta de amianto, y su expansión por el valle supone un riesgo mortal para toda la población. Luca, antiguo militante de Lotta Continua, se enfrenta a una petición de cinco años de cárcel por haber declarado públicamente que dichas obras han desersaboteadas.

Luchas tenaces, muchas veces heroicas y de largo alcance – de meses, años, e incluso lustros- que cuestionan radicalmente valores de crecimiento, producción, consumo y propiedad, para proyectar una nueva forma de ciudadanía y responsabilidad colectiva. Otro “mundo posible”, ya, aquí, ahora.

Lucha Indígena 104, abril 2015


A la mateixa secció:


Siria: El aventurerismo militar de Trump y sus implicaciones


Màxima tensió militar: què pot anar malament aquest dissabte a Corea?


Estados Unidos lanza la “madre de todas las bombas” sobre Afganistán


La Campaña No al TTIP, CETA TiSA convoca movilizaciones para el próximo sábado 21 de enero en más de veinte ciudades


Cuando creías que los acuerdos comerciales no podrían empeorar más, aparece Wall Street


Frente a la dictadura de la UE: ¿habéis dicho... "revolución"?


La Unión Europea supera la primera barrera en la ratificación del CETA


Paraísos fiscales y "secreto comercial": La impunidad de la gran delincuencia financiera


Profesoras/es de derecho de 24 países europeos firman declaración jurídica sobre la protección de inversiones en el TTIP y el CETA


"No somos más que carne de cañón para el Estado, las corporaciones y los bancos". Entrevista a Vincent Emanuele, exmarine de EEUU y veterano de la guerra de Irak.

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com