contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
divendres 20 de febrer de 2015 | Manuel
Grècia: Troica, Grexit o pla B? + Los próximos cuatro meses + Romper con las ilusiones

Michael Roberts

En aquesta saga tortuosa entre els líders de la zona euro i el nou govern grec sobre el repagament del seu deute del sector públic i la continuació amb un programa d’austeritat imposat per la troica, hem de recordar que la causa de tot aquest embolic és el fracàs del capitalisme a Europa i a Grècia.

Sí, el govern de Syriza s’ha retirat de forma massiva de la seua posició original de cancel·lar o renegociar la càrrega del deute ’odiós’ i ha donat pas a algunes (moltes?) de les mesures immediates que volia prendre per a revertir l’austeritat i la millora del molt reduït nivell de vida de les llars gregues. Però això era inevitable si el govern vol mantenir el capitalisme grec dins o fora de la zona euro. El capital grec és el més feble de l’espectre del capital europeu, on Alemanya i França són els més forts. Son els que posen la música.

Així, el veritable roï de la peça és el Capital en la persona del capital franco-alemany i els seus partidaris en els governs dels altres estats «fotuts» de la UME, l’Estat espanyol, Portugal i Irlanda, així com "l’Europa del nord".

Hi ha molts comentaristes, entre ells els de l’esquerra keynesiana, que es queixen que els alemanys estan sent irracionals i estúpids. Ja que donar als grecs un marge de maniobra en la despesa pública i la reducció de la càrrega del deute ajudaria a restaurar l’economia grega i mantenir el projecte europeu en el context d’un escepticisme cada vegada major per part dels electors d’Europa i una economia Euro estancada i en deflació. És a dir, l’argument diu que l’austeritat no funciona.

Però els alemanys no són "irracionals" des del punt de vista del Capital. Els Austeritaris pensen que el capitalisme europeu no es recuperarà llevat que el sector capitalista restaure l’alta rendibilitat i la càrrega del deute es reduisca. Això significa reformes neoliberals "estructurals" que impliquen principalment delmar el poder de la gent treballadora a través de lleis antisindicals, saquejar cada vegada més drets, reduir les prestacions per desocupació i les pensions, i fer més privatitzacions. A més a més, hi ha d’haver retallades en la despesa pública i el deute per a permetre retallades en els impostos a les empreses amb l’objectiu d’augmentar la rendibilitat. Disminuir els costos laborals i augmentar la rendibilitat - aquesta és la manera d’eixir d’aquesta depressió.

Aquesta és una estratègia racional per al Capital. Els keynesians, per contra, estimen que retallar els salaris i l’austeritat fiscal significa retallar la "demanda efectiva", de manera que més austeritat provoca encara menys creixement. En la profunditat de la depressió, aquest argument té certa validesa, especialment a Grècia. Però l’essència de la recuperació sobre bases capitalistes ha de ser un retorn a la rendibilitat i l’augment dels salaris o una major despesa en benestar origina el contrari (veure el meu post).

Així que la intransigència alemanya flueix de la creença ideològica de que els programes d’austeritat fiscal i les retallades salarials són essencials. Com els alemanys no estan compromesos de cap manera a una unió fiscal a Europa (veure el meu post), no volen fer cap (o la més mínima) concessió a Syriza. A més, compten amb el suport dels governs neoliberals sobornables, corruptes i hostils encara en el poder a l’estat espanyol, Portugal i Irlanda que han imposat els programes de la troica al seus pobles i que podrien quedar greument soscavats si es donaren millors condicions a un govern d’esquerra a Grècia. També estarien d’acord amb això els pro-capitalistes, socialdemòcrates i febles governs d’Itàlia i França, tots dos tractant d’imposar "reformes estructurals" a la gent treballadora.

Per desgràcia, la propaganda i l’augment de les forces euroescèptiques a Alemanya han portat a l’electorat alemany a creure que els grecs són uns ganduls, que tots cobren subvencions, consegueixen pensions enormes i són corruptes. Pel que sembla, el 66% dels alemanys enquestats no desitjen que els grecs obtinguen cap concessió. Per descomptat, aquesta caracterització de la classe obrera grega és una ximpleria.

Els grecs treballen més hores en un any que qualsevol altre país d’Europa - i més encara que els americans o els britànics! I, sorprenentment, són els alemanys els que són els ’més ganduls’, si són mesurats per les hores treballades.

Figura 1. Les hores anuals treballades. De més a menys: Grècia, Portugal, Irlanda, Itàlia, EEUU, Regne Unit, estat espanyol, mitjana de la zona euro, França, Alemanya

Tot i que la productivitat en tota l’economia grega partia d’un nivell baix quan el país es va unir a la zona euro el 1999, el creixement de la productivitat laboral des de llavors ha estat més ràpid que a les economies fortes capitalistes d’Alemanya o França, un 25% per damunt, en comparació amb només el 10% a Alemanya.

Figura 2. PIB per empleat. De més a menys: Grècia, Regne Unit, Irlanda, EEUU, Alemanya, mitjana de la zona euro, Portugal, Itàlia, França

La raó per la qual Alemanya ha estat tan competitiva no ha estat pel fet que el creixement de la productivitat del treball era tan bo, sinó perquè els salaris han augmentat el mínim, només el 22% des de l’any 1999 en comparació amb gairebé el doble a Irlanda i fins a dos terços a Grècia (vegeu el meu post).

Així, mentre que els grecs van veure com milloraren els seus nivells de vida sota l’euro fins que va arribar la crisi, ho van aconseguir treballant més hores i sent explotats més que qualsevol altra força de treball a Europa. Els majors beneficiaris de l’adopció de l’euro van ser els capitalistes grecs. Els fruits d’un major creixement econòmic i del comerç van anar a ells de manera desproporcionada. La participació dels salaris en l’ingrés nacional grec va caure gairebé 4 punts percentuals, una caiguda només superada per Espanya i fins i tot més que la que van patir, de forma relativa, la gent treballadora americana.

Figura 3. Canvi en la participació dels salaris 1999-2011 al PIB. De major disminució a major augment: estat espanyol, Grècia, EEUU, Alemanya, Portugal, Itàlia, França, Regne Unit, Irlanda

Al meu entendre, Syriza ha estat correcte en dir que volia quedar-se a l’euro, fer campanya per l’eliminació de la càrrega del deute i revertir l’austeritat. Començar amb el punt de vista de que Grècia havia d’abandonar l’euro i després veure "revertir l’austeritat" és posar el carro davant del cavall i també s’enfronta a les aspiracions dels grecs de ser "part d’Europa".

Però, el què hi ha d’equivocat en la posició de Syriza (al meu entendre) és veure el tema del deute i els problemes "espai fiscal"/1 com els problemes principals (únics?), i tenir la il·lusió de que els líders de l’Eurogrup veurien que són del seu interès per a salvar el capitalisme europeu d’un dur cop si Grècia es fa fora de l’euro. Com sabem ara, el ministre de Finances grec, Yanis Varoufakis, va dir que té com objectiu salvar el capitalisme de les polítiques estúpides del neoliberalisme, aconseguir una mica de temps per a recuperar-se i després encetar mesures socialistes, en algun moment del futur, quan el capitalisme estiguera en una millor posició (veure el meu molt criticat post ací).

El que està equivocat tant en la posició tant dels líders de Syriza com la de l’esquerra dins de Syriza és que han posat la càrrega del deute i l’euro en primer pla en lloc de substituir el capitalisme grec, fracassat a casa, com la màxima prioritat. Si el sector capitalista segueix dominant Grècia, estar dins o fora de l’euro no restaurarà el creixement i els nivells de vida. El deute del sector públic de Grècia mai no es podrà repagar i ha de ser rebutjat per ser un deute odiós. Però el cost del servei del deute (pagament d’interessos i capital) que ha caigut ja a nivells tan baixos, que cancel·lar-ho no bastarà per a posar en marxa l’economia.

El govern grec i la seua gent han de prendre el control de les palanques fonamentals de l’economia. Això significa la propietat pública i el control democràtic dels bancs i de les grans empreses estratègiques; el llançament d’un programa d’inversió pública per a l’ocupació i el creixement, i una crida a la solidaritat a Europa per l’alternativa grega contra els governs neoliberals a l’Eurogrup. Això probablement portaria a Grècia a ser expulsada de la UE, atès l’actual equilibri de forces polítiques. Però, almenys, el poble grec i la resta d’Europa podrien veure per què els líders de l’euro fan el que estan fent i també tenen un clar pla B alternatiu a implementar.

El perill ara és que Syriza arribe a acordar un compromís amb els líders de la UE que ’salve’ el capitalisme grec i el d’Europa a costa de poca o cap millora en les condicions de vida de la major part de la població grega. Tot el que farà és posposar el moment de la veritat entre la reversió de l’austeritat i els interessos del capital, sense un pla B a favor de la gent treballadora.

20/2/2015

https://thenextrecession.wordpress.com/2015/02/20/troika-grexit-or-plan-b/

+ Info:

Syriza, els economistes i el triangle impossible. Michael Roberts

Grecia cede y solicita a la eurozona una prórroga de la ayuda financiera. 20/2/2015

DETTE GRECQUE : LE BILAN DE SIX ANNÉES DE CRISE. STAVROS TSIPRAS

LA PRÉSIDENTE DU PARLEMENT ANNONCE LA CONSTITUTION D’UNE COMMISSION D’AUDIT DE LA DETTE

Notas:

1. Espai fiscal: "Amb això volia dir que el govern necessitava fons per a gastar amb l’objectiu de posar fi a la crisi humanitària, salvar la sanitat i els serveis públics, i posar fi a la pobresa extrema. Això es podria fer si la UE acordara una reducció del deute suficient per a reduir el servei del deute al mínim; i perquè el govern consiga un equilibri pressupostari primari en lloc d’un superàvit del 4% com demanda la troica (BCE, UE, FMI)".


Grecia: los próximos cuatro meses

Michael Roberts

¿Qué pasará con las finanzas y la economía públicas de Grecia en los próximos cuatro meses, mientras el gobierno liderado por Syriza negocia las condiciones fiscales y económicas con el Eurogrupo a cambio de fondos de rescate de la Troika en el marco del programa existente, que ahora se ha ampliado hasta finales de junio?

En virtud del acuerdo provisional con el Eurogrupo, el gobierno griego no recibirá ninguno de los fondos pendientes por valor de € 7.200 millones todavía disponibles (€ 1.900 millones de beneficios del BCE en 2014 por los intereses de los bonos del gobierno griego en su poder, que se comprometió a transferir al anterior gobierno griego; € 1.800 millones del EFSF del Eurogrupo y € 3.500 millones del FMI) hasta que al Eurogrupo le gusten sus planes fiscales.

Y eso podría durar hasta fines de abril. Como el ministro de Finanzas alemán Schaueble ha dejado claro: Grecia no consigue condiciones más suaves, sólo más tiempo "Sólo cuando vemos que han cumplido se les dará el dinero.. Ni un solo euro antes", dijo.

Pero entre este fin de semana y fines de abril, el gobierno griego debería pagar los créditos y prestamos a corto plazo que vencen al FMI. Grecia tiene que pagar préstamos del FMI de unos € 2 mil millones en abril y también tiene que redimir deudas a corto plazo de € 4.400 millones y de € 2.400 en marzo y abril, respectivamente.

¿De dónde saldrá el dinero si la Troika no desembolsa lo que prometió hasta que no llegue a un acuerdo sobre las "condiciones" con el Gobierno griego? Bueno, antes de la victoria electoral de Syriza, el gobierno tenía un superávit anualizado antes de pagar los intereses de la deuda de alrededor de € 1.900 millones. Y había acumulado algunas reservas en efectivo de alrededor de € 2.000 millones. Así que todo encaja, ¿o no?

Bueno, no. Desde las elecciones, los contribuyentes han dejado de pagar impuestos, en especial los ricos y las empresas privadas. Los ingresos tributarios se han derrumbado y fueron un 20% inferiores a lo previsto. El gobierno en realidad tuvo un déficit en enero. El superávit primario alcanzado en 2014 ya se ha reducido a la mitad. El dinero disponible para pagar los próximos vencimientos de la deuda está desapareciendo.

Los € 6.800 millones de bonos a corto plazo del gobierno podrían ser pagadas mediante la emisión de nuevos bonos que serían comprados por los bancos griegos (que obtienen con ello buenos beneficios). Sin embargo, el BCE señala que el gobierno griego ya está en su límite de € 15.000 millones en bonos del Tesoro emitidos - este es, por cierto, un límite establecido por el BCE. El BCE no quiere que el gobierno griego financie su gasto a través de los bancos griegos, en caso de que el gobierno no pueda pagar más adelante.

Así que cada vez será más difícil financiar las cuentas públicas en los próximos dos meses, a menos que el FMI aplace el pago de los intereses de su deuda para ayudar un poco, lo que no es muy probable. Como el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis lo resumió a Radio Alfa: "Definitivamente vamos a tener problemas con los pagos de la deuda al FMI ahora y al BCE en julio".

Así que incluso antes de llegar a un acuerdo con el Eurogrupo sobre que medidas de austeridad se supone que debe aplicar el nuevo gobierno griego para cumplir los objetivos fiscales, la posibilidad de impago es real.

La prórroga de cuatro meses del actual programa de la Troika ha sido presentado por el primer ministro Tsipras y por Varoufakis como lo mejor que se podía conseguir para evitar el corte de fondos del BCE a los bancos griegos, que hubiera producido una fuga de depósitos en los bancos y el colapso financiero. Tsipras y Varoufakis han argumentado ante sus diputados y seguidores de Syriza que han conseguido un buen acuerdo, en el sentido de que pueden negociar con el Eurogrupo sobre los términos y las medidas que se aplicarán en los próximos cuatro meses. En otras palabras, tienen “margen de maniobra” o "espacio fiscal".

Pero como podemos ver por las últimas cifras de ingresos y gastos del gobierno, incluso si el Eurogrupo acuerda un objetivo de superávit primario inferior al 3% del PIB, como querían en el antiguo programa, puede que no haya ningún excedente para gastar si no se recaudan los ingresos fiscales.

Sí, el gobierno tiene como objetivo centrarse en conseguir los impuestos atrasados, obteniéndolos de los oligarcas; y la mejora de la recaudación de impuestos en general. El gobierno afirma que puede llegar a recaudar hasta € 7.000 millones con sus medidas. Pero será necesario (y debe convencer a la Troika también) porque quiere evitar nuevos recortes de las pensiones, que estaban previstos en el programa existente (aunque se ha echado atrás en lo referente al aumento de las pensiones y el salario mínimo o al crecimiento del empleo en el sector público - o por lo menos la masa salarial).

Syriza aparentemente ha acordado no aumentar los ingresos o impuestos a las empresas y, sin embargo es ahí precisamente donde podría aplicar una reforma fiscal más progresiva. En cambio, Varoufakis parece dispuesto a cumplir con la vieja exigencia del FMI de que la rebaja de los tipos del IVA para las islas del mar Egeo deben desaparecer. El IVA es el más regresivo de todos los impuestos.

En cuanto a la privatización, lo que no se suele tener en cuenta es que los ingresos de la privatización se iban a utilizar para pagar la factura de la deuda y no para reforzar los ingresos y el superávit primario. La dirección de Syriza ha acordado permitir que continúen las privatizaciones iniciadas. Así que Cosco, la compañía naviera estatal china, y Maersk de Dinamarca, los principales candidatos de los licitadores preseleccionados para una participación de dos tercios en la Autoridad Portuaria de El Pireo, se saldrán con la suya. Y un consorcio liderado por el aeropuerto de Francfort es el licitante preferido para una concesión de ¡40 años! para operar los aeropuertos regionales de Grecia.

En mi opinión no se debe descartar invitar a la inversión extranjera para mejorar activos estatales importantes. Después de todo, eso es lo que el gobierno chino hace todo el tiempo. Pero mantienen una participación mayoritaria y el control de los proyectos. Grecia podría hacer lo mismo. En cambio, las empresas extranjeras controlarán sectores clave de la economía griega en los próximos cuatro meses. Al menos, Panagiotis Lafazanis, el ministro de energía, al parecer frenará la venta de la red eléctrica y de parte de la compañía eléctrica estatal.

Las negociaciones sobre los detalles de la prórroga de cuatro meses serán tortuosas y es una oportunidad para que el gobierno de Syriza pueda hacer campaña abiertamente en Europa contra las medidas de austeridad que el Eurogrupo quiere imponer y también da tiempo a Syriza para movilizar al pueblo griego para la batalla siguiente.

Como dijo Tsipras (equivocadamente), "ganamos (en realidad ha perdido) la primera batalla, pero la guerra continúa". Hay que acabar con la austeridad. Desde 2009, los sucesivos gobiernos griegos, bajo la dirección de la Troika, han llevado a cabo grandes recortes en el gasto público por valor de 30% del PIB. La masa salarial del sector público se ha reducido en un 29%, y ahora el gobierno ha acordado no aumentarla. Las prestaciones sociales se han reducido un 27% y, de nuevo, el gobierno se ha comprometido a no aumentarlas.

Las finanzas públicas griegas en la actualidad no permiten ningún margen fiscal, incluso si el Eurogrupo acuerda un objetivo fiscal más bajo. Los ingresos tributarios deben permitir hacer frente a los próximos pagos de la deuda y hacer frente a la crisis humanitaria, fomentar el empleo y aumentar los salarios. ¿Se puede hacer?

¿Y que pasará después de los cuatro meses? El gobierno y el pueblo griegos deben rechazar cualquier programa adicional de la Troika y sus condiciones (suponiendo que se ofrezca). Deben actuar unilateralmente para controlar la economía.

Eso significa hacerse cargo de los bancos y las grandes empresas, la introducción de un plan de inversión y crecimiento que movilice a la gente en su apoyo y ejecución. Si eso enfrenta al gobierno griego a los otros gobiernos de la eurozona y el BCE y amenazan con cortar los fondos y expulsar a Grecia de la zona euro, que así sea.

Pero el gobierno tiene cuatro meses para hacer campaña en Grecia y en Europa a favor de una alternativa al modelo económico neoliberal y sus políticas. (Ver mi nota Troica, Grexit o pla B?).

25/2/2015

https://thenextrecession.wordpress.com/2015/02/25/greece-the-next-four-months/


Grecia: romper con las ilusiones

Michael Roberts

Según una encuesta reciente de la Universidad de Macedonia, el 56% de los griegos cree que la extensión del rescate griego ha sido un éxito, mientras que un 24% considera que ha sido un fracaso. Una encuesta de Metron Analysis recoge que más de dos de cada tres griegos están satisfechos con la forma en que el gobierno esta negociando con sus socios de la UE y el 76% es positivo sobre como se ha desenvuelto en general el gobierno hasta ahora. También señala un apoyo a Syriza del 47,6%, en comparación con un 20,7% para Nueva Democracia.

Es una indicación de que, con la prórroga de cuatro meses del programa de rescate del Eurogrupo, el gobierno de Syriza ha ganado tiempo mientras que el pueblo griego mantiene la esperanza de poner fin a la austeridad, aunque los dirigentes del Eurogrupo exigen más austeridad a cambio de librar los restante fondos del rescate.

Pero esta "ventana de oportunidad" es pequeña y probablemente menor de cuatro meses. El problema inmediato es encontrar fondos para cubrir el próximo reembolso de 1.500 millones de euros al FMI este mes y el refinanciamiento de la deuda pública a corto plazo. El BCE ha descartado un aumento del techo de emisión de Bonos del Tesoro para cubrir este reembolso de la deuda y probablemente no va a aumentar el
límite de Asistencia de Emergencia para Prestamos a los bancos griegos, de manera que no puedan utilizar el crédito del BCE para cubrir las deudas del gobierno griego. Sin embargo, los atrasos y los impuestos no pagados y que el gobierno no ha recibido suman unos 1.200 millones desde el comienzo del año.

El Eurogrupo ha dicho que no librará más fondos pendientes del rescate hasta que Grecia demuestre "palpablemente" que está tratando de cumplir las condiciones fiscales y de otra índole del acuerdo de rescate existente. Todo esto será evaluado el 9 de marzo, cuando el BCE se reúna para tratar de Grecia de nuevo y el Eurogrupo haga balance de lo hecho por el gobierno griego. El ministro de finanzas griego Varoufakis ha señalado que va a presentar seis «reformas», con sus memorias fiscales, para la aprobación del Eurogrupo.

Mientras tanto, parece que el gobierno de Syriza va a adoptar diversas medidas para aliviar la "crisis humanitaria". Tsipras ha dicho que el gobierno introducirá medidas que incluyen la distribución de electricidad gratuita a 300.000 hogares que viven bajo el umbral de la pobreza y la adopción de un nuevo plan de pago de impuestos y contribuciones a la seguridad social pendientes. El esquema permitirá a quienes lo soliciten pagar hasta en 100 cuotas y nadie podrá ser detenido por deudas inferiores a € 50.000. Y el gobierno protegerá de embargos y desahucio las residencias primarias con un valor imponible de hasta 300.000 euros y reabrirá la emisora pública ERT, cerrada en junio de 2013. Según Tsipras, nada de esto va a afectar a los objetivos presupuestarios, aunque como lo consigue está por verse.

Tal vez no, si el gobierno puede encontrar ingresos adicionales de fondos no declarados que deben ser gravados. El Ministerio de Finanzas está planeando una amnistía para el capital no declarado en el extranjero, con el objetivo de gravarlo - pero no necesariamente repatriarlo - según el ministro adjunto de finanzas Dimitris Mardas. El gobierno calcula que los griegos ricos y los oligarcas tienen unos € 120 mil millones en el extranjero, a menudo ocultos en el sector inmobiliario en el Reino Unido o en cuentas de bancos suizos. El gobierno dice que puede obtener hasta un 10-15% de este capital. Además, el ministro especial de tributos Nikoloudis considera que tiene unas 3.500 auditorías, que suponen unos € 7.000 millones en impuestos atrasados, € 2.500 millones de los cuales espera recaudar antes del verano. Si este dinero se pueden recaudar, entonces el gobierno podría cuadrar el círculo de pagar sus deudas, mantenerse dentro de los objetivos fiscales de la Troika y ayudar además a los pobres - al menos por un tiempo.

Pero sólo por un tiempo, porque la deuda pública griega es ’insostenible’ y los recortes de gastos y medidas fiscales estilo Troika nunca conseguirán reducirla a niveles manejables. Sin embargo, como la tasa de interés sobre la deuda es relativamente baja (4% del PIB anual) y el calendario de amortización de los préstamos adeudados al Eurogrupo se ha aplazado hasta principios de la década de 2020, si el gobierno consigue resolver los reembolsos de este año, podría contar con otro pequeño ’respiro’ fiscal. Y si la economía griega puede crecer durante el próximo año, los ingresos fiscales mejoraran.

Es posible que una recuperación económica en el resto de la zona euro podría también dar un impulso a la economía griega. Pero es solo una posibilidad. La economía griega sigue ahogada por el estancamiento en Europa y las inexorables medidas de austeridad de la Troika. De hecho, el PIB real griego aumentó sólo un 0,7% en 2014, mientras que los precios cayeron un 2,8%, por lo que el PIB nominal se contrajo.

Figura 1. Canvi interanual (en %) de la inflació grega.

El PMI del sector manufacturero de Grecia, la principal medición de la que disponemos de la actividad económica, se redujo hasta el 48,4 en febrero, lo que implica que la economía todavía se está contrayendo. La inversión y la rentabilidad del capital se mantienen en mínimos históricos en Grecia.

En realidad lo más importante para el Eurogrupo y el gran capital en Europa es que se lleven a cabo las "reformas estructurales" neoliberales de desregulación del mercado de trabajo y otros mercados de capital y la privatización y ’externalización’ de los mejores sectores de la industria griega. Para ellos, esa es la única política para restablecer la rentabilidad del capital griego (a expensas de la mano de obra).

Estas "reformas estructurales" han sido aplicadas con gran entusiasmo por los gobiernos conservadores de Irlanda, España y Portugal, que han sido objeto de programas de la Troika. Lo último que quieren es que Syriza pueda tener éxito y cambiar las cosas sin imponer más austeridad y sin restaurar la rentabilidad del sector capitalista. Así que estos gobiernos han sido los mayores partidarios de una ’línea dura’ con los griegos. Los gobiernos socialdemócratas francés e italiano también continúan introduciendo medidas para debilitar los derechos laborales y empeorar las condiciones de trabajo.

Pero, ¿qué pasará a finales de junio? Ya se habla de encadenar a los griegos a un nuevo programa de rescate. A cambio de nuevos préstamos (y una parte de los antiguos) de hasta € 50 mil millones durante tres años, los griegos se comprometerían a más seguimiento de la Troika y a aplicar más medidas neoliberales para salvar al capital griego. Este es el objetivo del Eurogrupo y sus gobiernos conservadores.

Tsipras ha dejado claro que los griegos no pedirán un nuevo paquete después de junio. Si el gobierno también se compromete a respetar todas sus deudas con el FMI y la UE (aunque pida una reestructuración de la deuda), los mercados financieros deben estar dispuestos a comprar deuda pública griega y deuda de la banca privada a tasas de interés razonables; y / o el gobierno debe encontrar ingresos fiscales adicionales para cumplir con sus compromisos deudores.

Tal vez el gobierno griego pueda evitar la bancarrota y permanecer en el euro, ya que el calendario de servicio de la deuda en 2016 es mucho menor. Después de todo, los griegos pueden cumplir los objetivos presupuestarios "ordinarios" en el marco del Pacto Fiscal de la UE. Pero, ¿puede llegar hasta esa fecha, e incluso si lo hace, ¿cómo puede, al mismo tiempo, satisfacer las necesidades de su pueblo con aumento de salarios y pensiones, revertir las privatizaciones, reconstruir unos sistemas sanitarios y educativos , así como otros servicios públicos, decentes, y además hacer crecer la economía? Para ello, Syriza necesita un plan B, como propuse en una nota reciente (arriba).

Otros ven el tema únicamente en función de si Grecia debe salir o no del euro. El profesor de economía en la London School of Oriental and African Studies (SOAS), Costas Lapavitsas (ver mi nota) es ahora un diputado de Syriza y uno de los dirigentes de la Plataforma de Izquierda dentro de Syriza. En un reciente artículo publicado en el periódico británico The Guardian, Lapavitsas reiteró su opinión de que "para derrotar la austeridad, Grecia debe romper con el euro". Lapavitsas reconoce que "nos engañamos si creemos que podemos lograr un cambio real en el marco de la moneda común. Syriza debe ser radical".

Lapavitsas caracteriza correctamente el acuerdo alcanzado por Tsipras y Varafoukis de una extensión de cuatro mes como un precio muy alto a pagar "para seguir con vida". Pero, ¿es correcto afirmar que la ruptura con la Troika y el fin de la austeridad debe comenzar por defender la salida del euro, como dice Lapavitsas? Tácticamente, no me parece correcto. La alternativa a la Troika no debe plantearse como "salir del euro", sino "romper con el capitalismo".

El Plan B debe rechazar un nuevo programa con la Troika después de junio. En su lugar, Syriza debe introducir medidas que puedan hacer que la economía griega crezca lo suficiente como para permitir la recuperación de salarios y pensiones, se respeten los convenios colectivos, aumentar el empleo y reactivar la inversión. Eso implica hacerse cargo de los bancos griegos, la introducción de controles de capital, y situando bajo propiedad y control públicos las industrias y empresas estratégicas con un plan de inversión. Tal plan de inversión debe ser paneuropeo, con un llamamiento al movimiento obrero en toda Europa a hacer campaña en este sentido.

Pero ¿no expulsarán a Grecia del euro de todos modos si adopta estas políticas? Bueno, tal vez, incluso, e probable. Pero no hay nada en los tratados de la UE que impida que un estado miembro adopte estas medidas. La propiedad pública de los bancos y las industrias estratégicas podría romper las reglas de competencia de la UE, pero no sería suficiente motivo de expulsión de Grecia. Después de todo, Alemania mantiene bancos públicos en todas las regiones. Y si Grecia consigue funcionar con “presupuestos equilibrados”, tampoco estará rompiendo el pacto fiscal de la UE. Sólo queda la cuestión de la enorme deuda del sector público que debe ser reembolsada (pero no hasta dentro de unas décadas).

El problema para el movimiento obrero no son las "ilusiones" que la izquierda tiene en el "absurdo de la moneda común" (como dice Lapavitsas), sino la ilusión de que el capitalismo puede satisfacer las necesidades de la gente (algo que Varoufakis ha alentado - ver mi nota). Lo que importa es romper con el capitalismo, no romper con el euro. Esto último puede derivarse de lo primero, pero lo primero no de lo último.

Romper con el euro no va a proporcionar "una oportunidad de acabar con la austeridad en todo el continente". La bancarrota, la devaluación y el establecimiento de un nuevo dracma no significará la prosperidad para Grecia si el débil y corrupto sector capitalista de Grecia sigue dominando la economía.

Tomemos el ejemplo de Islandia. Es una economía muy pequeña, con sólo 325.000 personas, el tamaño de una ciudad más bien pequeña en Europa o los EE UU. Los economistas keynesianos y otros a menudo la ponen de ejemplo para mostrar una salida a la crisis alternativa a mantenerse en la moneda común. El argumento es que Islandia dejó de pagar sus deudas y devaluó su moneda y así recuperó su economía (sobre bases capitalistas), mientras que Grecia permanece atrapada.

He escrito sobre la experiencia de Islandia en varios notas y esta historia de bancarrota y devaluación no es verdad (ver mi nota). Islandia no denunció las enormes deudas que sus bancos corruptos habían contraído con instituciones extranjeras (principalmente del Reino Unido y Países Bajos). Lo que hizo fue renegociarlas y ahora las está pagando como Grecia.

Y la devaluación no implicó que los islandeses evitaran una gran pérdida en el nivel de vida. Les ha ido un poco mejor que a los griegos en ese aspecto, aunque, por supuesto, los islandeses cayeron desde un nivel mucho más alto de vida que los griegos. En términos de euros, los ingresos reales de los asalariados de Islandia cayeron un 50% y todavía están un 25% por debajo de los niveles previos a la crisis.

Figura 2. Islandia: compensación por empleado (2007=100).

El mismo mito es diseminado por los keynesianos y otros, en el sentido de que tener su propia moneda fue lo que salvó a Argentina en la crisis de la década de 2000. (Ver mi nota y mi papel conjunto con G Carchedi (The long roots of the present crisis) para una refutación). El capitalismo argentino está sumido actualmente en una profunda crisis.

La crisis del capitalismo griego no se debe a que se uniera al euro. Ya había fallado cuando la rentabilidad se derrumbó, como un montón de excelentes trabajos de economistas marxistas griegos han demostrado (para un resumen de ellos, consultar el artículo de Stavros Mavroudeas publicado este mes de febrero, que es una lectura esencial).

Figura 3. Tasa de beneficio griega desde 1961(%); datos de AMECO; calculado por MR

Y como Steve Keen ha señalado, "Aunque Grecia tenía sin duda sus propios problemas específicos, sobre todo con su balanza por cuenta corriente, en general, su aparente auge antes de la crisis y la crisis en sí misma tenía una causa en común, que compartía con el resto de la OCDE: una burbuja de la deuda privada que estalló en 2008. La deuda privada creció rápidamente antes de la crisis, en general una media superior al 10% del PIB anualmente” (ver aquí). Aquí está el gráfico de Keen mostrando que la deuda del sector público griego sólo se multiplicó después de que comenzara la crisis.

Figura 4. Niveles de deuda griega como % del PIB

La causa última de la crisis griega es una rentabilidad del capital decreciente y baja y la causa inmediata fue el enorme aumento de capital ficticio para compensar, que finalmente implosionó en la Gran Recesión.

El capitalismo griego no puede cambiar esta situación con una moneda propia. El capital griego tendrá que cargar con enormes deudas en euros si hay una devaluación y no será capaz de exportar lo suficiente para frenar el desplome de la economía en un abismo, arrastrando consigo al pueblo griego. Grexit significa no sólo dejar el euro, sino también la UE y sin ningún tipo de acuerdos comerciales recíprocos como los que tiene Suiza, por ejemplo. Actualmente, Grecia contribuye € 1.700 millones al año al presupuesto de la UE y obtiene transferencias por € 7.200 millones al año de diversos fondos, que suponen cada año un 3% del PIB.

El problema de Syriza y el movimiento obrero griego el próximo mes de junio no es si se debe romper con el euro como tal, sino si debe romper con las políticas capitalistas e implementar medidas socialistas para revertir la austeridad y lanzar una campaña paneuropea para el cambio. Grecia no puede conseguir sola superar la dictadura de la ley del valor.

3/3/2015

https://thenextrecession.wordpress.com/2015/03/03/greece-breaking-illusions/


A la mateixa secció:


¿Está ganando impulso la economía mundial?


Las jornadas de mayo de 1937 en Barcelona. La posición de la izquierda del POUM.


La relevancia contemporánea de Marx


Keynes, la civilización y el largo plazo


Reseña de “Rentabilidad, inversión y crisis”, de José Tapia


Las memorias de un marxista errático


La falacia de reducir la persona a nada más que biología. Entrevista a Steven Rose


Reducción del tiempo de trabajo y desempleo: un escenario europeo


Elecciones, tradición socialista y una pregunta-problema


La revuelta de Berkeley (1964-65)

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com