contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dijous 1 de gener de 2015 | Manuel
Kurdistan: Kobane, donde unos anarquistas le están ganando a Dios

Roland Denis / Meryem Kobane / Janet Biehl

Oh Dios tu que nos has hecho

Para morir ¿por qué nos infundiste

la sed de eternidad, que hace al poeta?

¿Puedes dejar así, siglo tras siglo,

Caer como villanos que deshace un soplo

Los hijos de la luz en la tiniebla avara.

Mas tu no existes. Eres tan solo el nombre

que da el hombre a su miedo y su impotencia

Luis Cernuda

La revolución de Rajava, zona Kurda de Siria autonomizada del Estado Sirio desde el momento en que estalla la guerra civil en Siria, es probablemente el punto de quiebre más profundo de toda la estrategia imperialista en el medio oriente. Desde hace mes y medio una ofensiva descomunal sobre la ciudad de Kobane, una de las más importantes de la región, fronteriza con Turquía, por parte del Estado Islámico (ISIS), pertrechado de tanques y artillería pesada contra las milicias de hombres y mujeres (comandada principalmente por mujeres), con armas meramente defensivas, fusiles AK, granadas etc, no ha podido vencer a estas fuerzas. Y ya en las últimas dos semanas, por informaciones que nos llegan, luego de retomar uno de los montes más estratégicos de la ciudad, las fuerzas Kurdas se preparan para una ofensiva final por la retoma de la total de la cuidad. Frente a los movimientos desesperados del ISIS de usar hasta carros bombas para conservar las zonas aún bajo su dominio, pero en una situación que pareciera tenerla perdida estratégicamente.

Pero esta no es una batalla cualquiera, como dice una de las comandantes principales de las YPG (milicias Kurdos), “esta es una batalla que la damos no solo por el pueblo Kurdo sino por toda la humanidad”. Efectivamente es una batalla primeramente de “todo el pueblo en armas”, donde hasta las abuelas tienen su papel en la retaguardia de los enfrentamientos. La población entera jugando papeles logísticos, de inteligencia, salud, se incorpora de una manera u otra a la milicia, dándole sostén a sus unidades de batalla. Por los mensajes divulgados se ve que han perdido valios@s combatientes en esta pelea, pero no mengua su fuerza, siendo muy superiores las pérdidas por parte del ISIS, un ejército del peor barbarismo religioso fundamentalista; unos criminales a sueldo armados por los EEUU, mas las armas que le han tomado al ejército iraquí ya casi inexistente y el de Siria que va en la misma línea.

La confrontación se da entre estos bárbaros y un pueblo que ha vivido todo un proceso de evolución hacia posiciones radicalmente libertarias. El PKK, principal organización de la resistencia Kurda en Turquía, inicialmente marxistas leninistas, ha evolucionado hacia posiciones libertarias inspiradas en el anarquismo ecológico algo parecido al zapatismo en su propia cultura. Cuentan sus historiadores que el autoritarismo inicial de una organización armada de resistencia ha venido siendo superado por la tesis del Confederalismo Democrático, que no busca la formación de un Estado Kurdo cual fue su tesis originaria, sino la de integrar a la mayoría de las étnias y culturas y las suyas propias, presentes en la región del Kurdistán que se extiende por Turquía, Irak, Siria e Iran, a una nueva forma de vida que los libere cada vez más de las formas-estado a los cual han estado atados y oprimidos todos los pueblos Kurdos por siglos, y se organicen bajo el pleno autogobierno del pueblo. La presencia del PKK de Turquía se extiende sobre Siria bajo su organización hermana la YPJ, pudiendo empezar a concretar su proyecto de revolución social..

Siguiendo estas líneas de evolución política, de organizaciones que han guardado toda su capacidad político-militar, la revolución en Rojava se ha caracterizado por la formación de varias instancias de organización asamblearia del pueblo, en cuyas coordinaciones están representadas religiones, étnias y sobretodo la presencia igualitaria de la mujer, quebrando de plano todo el patriarcalismo feudal que aún subsiste en el medio oriente, hasta convertirse en “modos de vida oficial”, conducidos por todos los fundamentalismos hegemónicos, incluidos el judío-sionista. Más allá aún han formado su propia milicia dejando ver su igualdad en cuanto a la capacidad operativa militar. Todo esto representa para la región una revolución cultural y de fondo total.

Su fuerza y valentía en esta batalla ha sorprendido al mundo entero, convirtiéndose en una piedra en el zapato para todas las potencias. El estado Turco, sin mascaradas ha apoyado abiertamente al ISIS, dada su controversia con el régimen de Al-Assad y sobretodo la revolución de Rojava, cuya victoria fortalecería enormemente las fuerzas Kurdas en Turquía. Solo en los últimos días han dejado pasar hacia Siria unidades del PKK en Turquía. El resto de los estados imperialistas implicados en el conflicto, sus posiciones han sido absolutamente ambiguas, en lo que respecta a los EEUU, una perfecta hipocresía de ataque aéreo a las fuerzas del ISIS sin coordinación con fuerzas terrestres, y sin dotarlos de armamento de fuerza. La diferentes entrevistas a las comandantes kurdas parecieran reírse de este supuesto apoyo de los EEUU. Otras fuerzas aledañas se han aliado a los Kurdos de Kobane, incluidos las fuerzas militares kurdas de Irak, dirigidas por una organización abiertamente pro-imperialista y sionista, por razones de fuerza mayor.

Pero por su lado el ISIS y su posible derrota en Kobane, representa el fracaso de la y mistificación religiosa típica en estos caso ya que se trata de fuerzas guiadas no por ellos sino por la voluntad de Dios. Unos guerrilleros libertarios basados en sus propias fuerzas e inteligencia están derrotando al mismísimo Dios. Siendo esta una gran victoria de la humanidad por lo que representa la derrota de los fundamentalismos en todo el mundo y la ratificación de que todo proceso libertario necesariamente tendrá que quebrar las identidades religiosas cerradas, incorporándola a una mucho mayor que se enmarca en la diversidad cultural y material de los pueblos.

Las propias contradicciones del fundamentalismo civilizatorio del occidente liberal y sus alianzas o promoción de los diversos fundamentalismos religiosos de todo tipo, incluido el islámico, se topa aquí con la necesidad de decidir que hacer con los fundamentalismos que los desbordan militarmente siendo hijos de ellos, tal y como sucedió en Afganistan. Se promueve entonces su contrario liberal y “democrático” en un juego de fuerzas con las demás potencias regionales, capitaneadas en este caso por Rusia. Pero este no es el caso de las comunidades de Rojava (por demás descendientes directos de los grandes Fenicios de Mediterraneo) que se han levantado dirigidos por un propósito propio y libertario, enfrentado a todas la fuerzas imperiales manteniendo su total autonomía política. Por correlaciones de fuerza les puede interesar al menos no enfrentar y hasta apoyar tímidamente la resistencia de Kobane, pero estemos claros que cualquiera que sea su extensión será a sangre y fuego que la enfrenten y no con bombardeos laterales como los actuales contra el ISIS.

Son elementos que nos deben llamar a reflexión en muchos sentidos.

Primero, las trampas de la geopolítica, donde al final, centrándonos únicamente sobre sus juegos de fuerza y lo conveniente que puede ser estar con una u otra, no somos más que pieza de algunos de los factores en pugna reproduciendo la lógica de la guerra fría. Venezuela en este aspecto, salvo la digna posición ante el conflicto Palestino inaugurada por Chávez, en lo que respecta a Siria no hemos hecho otra cosa que seguir los intereses de la geopolítica Rusa, cuando deberíamos estar apoyando estas fuerzas milicianas sin complejos, haciéndonos presentes en esta terrible batalla, siguiendo el principio de la hermandad con los pueblos oprimidos.

Segundo, la legitimidad en general de una revolución, tiene como condición primera la épica igualitaria efectuada entre pueblo y dirigentes. Es esa bella imagen descrita por el Che en “el socialismo y el hombre en Cuba”, de una marcha encabezada por sus dirigentes máximos, Fidel a la cabeza, y el pueblo configurando una misma masa. Se desploma toda legitimidad revolucionaria y toda posibilidad de victoria, cuando esa igualdad originaria se quiebra y los dirigentes en el fondo ya nada tienen que ver con ese pueblo ni material ni espiritualmente. Ejemplo están dando los Kurdos de una síntesis extraordinaria y la fuerza que esta toma en el plano militar y político a la hora de construir una sociedad nueva y defenderla con las armas.

Tercero, las unidades Kurdas de combate no constituyen un ejército ajeno al pueblo propiamente, su cotidianidad y necesidades. No son ejércitos con mentalidad corporativa, de cuerpo extraño a la sociedad que en el mejor de los casos los respetarán como símbolos de nación. Es el pueblo organizado para la defensa y de allí la extraordinaria capacidad de resistencia que han tenido. El “pueblo en armas” no puede ser una sublimación del principio en una estructura extraña con estructuras de mentalidad corporativa y burocrática, ha de ser una expresión organizativa más del pueblo, estructurados para la función vital de su defensa y capacidad de movilización.

Cuarto, las premisas libertarias levantadas por lo kurdos nos dan a ver la inmensa importancia que están tomando estas tendencias en el mundo. Los instintos autoritarios y estatistas que por razones comprensibles tratan de establecer cualquier cantidad de izquierdismos reformistas, leninistas u otros, bajo el desprecio y la criminalización ideológica, despreciarlos. Tomen el caso de este pueblo milenario y el ejemplo que dan al mundo para darse cuenta lo errados y ciegos que están. Los estados nacionales y extensiones autoritarias, están totalmente agotados como fuentes de liberación en el Siglo XXI. Los pueblos desde ya tendrán que conformar sus propias organizaciones de liberación capaces de involucrar a toda la sociedad desposeída, como lo están haciendo mujeres y hombres kurdos.

Quinto, la confrontación victoriosa contra estos asesinos del ISIS, lo sangrienta que se ha tornado esta guerra y los intereses que en último termino defienden (castas feudales, intereses imperiales, neocolonialismo cultural), nos advierte de la necesidad de no dejar expander sus hermandades en nuestros países, sean evangélicas o cualquier otra. Los primeros que deben ser conscientes de este peligro son las propias integraciones religiosas que pueden ser usadas para tales fines. La “teologización de la política”, tal y como lo advirió Foucault hace 30 años, está destinada a convertirse en uno de los grandes enemigos de la revolución social en el mundo.

Termino invitando a ver la entrevista de una de las comandantes de la resistencia en Kobane (abajo).

8/11/2014

http://www.aporrea.org/internacionales/a198032.html


Kobane combate en nombre de la humanidad contra una manera de pensar que no reconoce religiones, etnias ni lenguas

Entrevista con la Comandante en jefe de las milicias defensoras de la heroica ciudad kurda.

“La resistencia de Kobane es luz para un nuevo Medio Oriente y una nueva sociedad”

José Miguel Arrugaeta y Orsola Casagrande / La Directa.

Las mujeres en la Revolución de Rojava han jugado desde el inicio un papel fundamental tanto en la construcción de nuevas instituciones políticas de los cantones autónomos (consejos del pueblo, escuelas, asociaciones, etc) como en la redacción del Acuerdo Social (Carta Constitucional con muchos elementos innovadores y únicos que es parte de la construcción de la nueva sociedad en Rojava), y también en la defensa de la Autonomía proclamada en esa región. Las mujeres han dado vida a unidades de defensa populares, milicias armadas formadas solo por mujeres.

La batalla de Kobane, con los kurdos defendiendo su ciudad contra el bien equipado Estado Islámico, dura ya más de 40 días y está dirigida por dos mujeres comandantes. En condiciones extremamente complicadas, porque los combates son sumamente violentos, una de ellas, la comandante Meryem Kobane ha accedido a hablar con La Directa vía telefónica.

La comunicación es muy difícil, la línea se corta una y otra vez y la entrevista se alarga por varios días. Meryem Kobane está literalmente en la línea del frente, con su arma en la mano, combatiendo y dirigiendo sus unidades integradas por jóvenes, mujeres y hombres. Los ataques del ISIS son feroces, en los últimos días los islamistas –que ya están agotando sus armamentos y pagan un alto precio en bajas frente a la férrea determinación de los milicianos y milicianas kurdos– han ya han comenzado a utilizar coches-bomba en un intento desesperado por ocupar terreno. Las milicias populares del YPJ y del YPG continúan rechazando los ataques. Meryem Kobane recuerda a los numerosos compañeros y compañeras que han caído ya en esta heroica batalla por la libertad y la diversidad, y asegura con firmeza que la ciudad no solo será defendida sino liberada totalmente.

¿Cómo comandante en Jefe y mujer en la batalla de Kobane nos puede explicar el proceso de formación de las YPJ (Unidades de Defensa de las Mujeres) y su papel en la defensa de la ciudad?

Las mujeres en el mundo y especialmente en los países que se dicen democráticos todavía no han conseguido lograr una participación autónoma e independiente porque las sociedades machistas y patriarcales continúan marcando todas las esferas de la vida desde tiempos inmemoriales.

Si repasamos la historia de las mujeres podemos ver claramente, por ejemplo en Latinoamérica, Vietnam y otros lugares del mundo, que hemos participado en luchas muy importantes sin embargo nuestro papel siempre ha sido relegado a un segundo plano.

Cuando comenzamos la revolución en Rojava constatando esos antecedentes, nosotras como mujeres tomamos la decisión de formar una organización separada con el objetivo de promover nuestra participación en esta revolución como un sello distintivo en el Medio Oriente. Por eso un comité fundador de cinco mujeres, del cual fui parte, formamos la YPJ en Rojava. Fuimos casa por casa, calle por calle para hablar y organizar a las mujeres hasta el punto de conseguir formar un ejército. Este ejército de mujeres juega hoy un papel prominente tanto en la defensa de Kobane como en todo el territorio de Rojava. Yo formo parte de esta resistencia no solo como una kurda que se llama Meryem Kobane sino también como si fuese una mujer africana, vietnamita, latinoamericana o europea, representando a todas ellas en esta ciudad. Yo estoy aquí en nombre de cualquier mujer del mundo porque soy parte de ellas.

Cuarenta días de asedio, vuestra resistencia pone de manifiesto la inoperancia e hipocresía de los que se declaran en guerra contra el EI. ¿Por que y para qué defendéis Kobane?

Los que se declaran en guerra contra el Estado Islámico se han rendido ante ellos en ciudades como Deyra Zor y Mosul, que resistieron solo una noche. Kobane no es más grande que un barrio de Mosul. Las ciudades de Deyra Zor, Minbic, Raqqa y Jarablus, en Siria, han sido tomadas de las manos del Ejercito Libre Sirio por las fuerzas del ISIS en un solo día. De hecho se anticipó que Kobane no duraría una semana, sin embargo está resistiendo desde hace un mes y medio, y las fuerzas del Estado Islámico no han sido capaces de conquistarla a pesar de tener superioridad numérica y técnica. Avanzaron hacia Kobane con 40 tanques y material capturado en Mosul, así como pertrechos capturados al Ejército del Régimen sirio. Cuando comenzó la batalla comparé a Kobane con Stalingrado porque hemos estado defendiendo la ciudad con una resistencia similar a la de esa ciudad por más de cuarenta días. Kobane no combate solo en defensa propia, Kobane combate contra el terrorismo en el nombre de la humanidad. Kobane combate contra una mentalidad que denigra a las mujeres y perpetra una violencia extrema contra ellas. De hecho estamos combatiendo en nombre de la humanidad en contra de una forma de pensar que no reconoce religiones, etnias, lenguas…

Hemos perdido destacados comandantes en esta batalla, hemos perdido compañeros y compañeras jóvenes y valientes, la defensa de Kobane en este sentido representa la defensa de la humanidad y de la nación de la gente del Kurdistán.

Entre vosotros mayoritariamente hay kurdos pero también miembros de otras comunidades y religiones. ¿Por que? ¿Cómo se articula esta relación en la lucha diaria?

No hay diferencias entre combatientes del YPG y del YPJ, todos luchamos por una Siria y un Medio Oriente democráticos. Es verdad que en nuestras filas hay combatientes provenientes de todas las comunidades étnicas y religiosas. Nuestros combatientes establecen una relación entre ellos bajo una filosofía democrática. Respetamos la lengua, la cultura y la fe de cada cual. Todos los combatientes aquí están luchando precisamente para proteger la diversidad y la liberación de género. En este sentido nuestros voluntarios no tienen una actitud negativa hacia las diferencias y la diversidad.

¿Hombre y mujeres luchando armas en mano, codo a codo?

En realidad nos hemos enfrentado con muchas dificultades. La actitud inicial de los hombres ha sido de falta de confianza en las mujeres. Algunos expresando preocupaciones del tipo de ¿cómo pueden mujeres mantener una posición y combatir? Sin embrago las mujeres hemos demostrado una actitud de enorme auto-sacrificio: Han reservado la última bala para ellas precisamente para no abandonar posiciones, han escondido bombas en sus cuerpos y las han accionado en el medio de combatientes del ISIS, utilizan todo tipo de armas en una batalla que puedo decir con autoridad está liderada por mujeres. Las dos comandantes en jefe de esta batalla somos mujeres. Un número importante de nuevos combatientes impresionados por esta actitud de determinación han integrado en nuestras filas y han comenzado a combatir bajo el mando de oficiales mujeres. En este sentido las mujeres no están combatiendo solo contra el Estado Islámico también combaten contra la mentalidad de “macho dominante” entre nosotros mismos y han desmontado tabúes. La resistencia en Kobane está dirigida por mujeres que al mismo tiempo que combaten al ISIS destruyen valores machistas y favorecen una actitud libertaria hacia las mujeres para que podamos ocupar un lugar en una nueva sociedad.

Sobran declaraciones y escasean las armas adecuadas, abastecimientos y vía libre a los refuerzos. ¿Qué os hace falta en concreto para frenar y vencer al ISIS en Kobane?

Puede ser que el mundo no crea la heroica resistencia que estamos haciendo aquí y ahora pero si sobrevivimos seremos nosotros quienes contaremos esta historia al mundo, sin duda necesitamos muchas cosas dado que estamos luchando con fusiles AK en contra de tanques y armas pesadas. Necesitamos el apoyo del mundo porque precisamente nos hacen falta armas para resistir la superioridad técnica y material del Estado Islámico. Nos hacen falta municiones pero también apoyo moral. En la batalla de Kobane el ISIS ha detonado catorce vehículos bomba, tienen artillería pesada, lo que nos hace falta para derrotarlos son armas y la apertura de un corredor de abastecimiento.

Damasco, Bagdad, Erbil, Washington, Bruselas… os muestran cierta admiración por vuestra resistencia pero no hacen nada concreto mientras os desgastáis peleando calle a calle. Desconfían de los kurdos que reclaman su autodeterminación y autonomía.

No es suficiente admirar nuestra resistencia o enviar ayuda. Puede ser que esta resistencia se cuente en los libros, pero tampoco es suficiente. Todos deberían participar y unirse a esta resistencia. Kobane no es tema de titulares ni una historia rutinaria, Kobane es una épica. Mientras nuestros combatientes desafían la muerte aquí, luchando y muriendo en defensa de la humanidad, las potencias que parecen admirar nuestra actitud no nos están dando ninguna asistencia. Nosotros queremos Autonomía para los pueblos, para nosotros esa es la vía hacia la liberación de todos los pueblos y una pequeña luz de libertad para los oprimidos del Medio Oriente.

Para el estado turco parece que sois una amenaza mucho más peligrosa que cualquier EI o similar, ¿por qué ese resquemor por los kurdos?

El Estado turco está muy vinculado al ISIS, no obstante la represión que estamos sufriendo, puede representar una grave amenaza para nuestro vecino, Turquía, mañana. A través de la historia los kurdos han estado al lado de los turcos y los han ayudado cuando han vivido situaciones difíciles. Hoy tenemos dificultades para comprender la actitud del Estado turco hacia los cantones de Rojava y hacia nuestra identidad. Turquía se ha posicionado contra nosotros y no a nuestro lado. Pedimos que el Estado turco abandone esta actitud hostil. La razón de este resquemor contra los kurdos es por el hecho de que los kurdos somos la única fuerza que se levanta en contra de la mentalidad uniformadora y de negación y contra la estructura misma del Estado turco. Somos la fuerza que exige democracia.

El proyecto de Autonomía Democrática es considerado peligroso por muchos, incluyendo a Occidente.

La verdad es que nosotros también tenemos dificultad en comprender porque el autogobierno de un pueblo es considerado “peligroso”. Hay mucho modelos de Autonomía similares como Suiza y otros en la misma Europa, me parece que tenemos que preguntar a estos países porqué nos consideran tan peligrosos.

¿Nos puede dar un balance aproximado del coste humano de esta batalla que estáis librando?

No tenemos datos confirmados. Hemos perdido muchos combatientes en esta violenta batalla que estamos enfrentando abiertamente y con trasparencia, sin esconder información a la opinión pública. Los datos que hemos podido verificar los hemos compartido con la opinión pública de manera regular mediante nuestros informes de prensa.

La resistencia de Kobane ha modificado ya el equilibrio en la región. ¿Cómo puede afectar el proceso de dialogo en Turquía, y las relaciones con el Gobierno regional del Kurdistán de Irak, especialmente tras los hechos de Sinjar? (se refiere a la inesperada retirada de los peshmerga que dejó a los kurdos yazides a merced de los islamistas, provocando así la formación de una Alianza anti estado Islámico encabezada por los EE.UU)

Después de Sinjar es evidente que las relaciones con el Kurdistán Sur han llegado a un punto en el cual es esencial una mayor acción conjunta. Nuestra resistencia en Kobane puede tener un impacto en la posición del Estado turco hacia nosotros; sin embargo no sabemos aún que influencia podría tener en el proceso de diálogo. El Estado turco podría adoptar una actitud mucho más agresiva a partir de lo que está sucediendo en Kobane, en este sentido tendremos que ver la práctica y los pasos que se den, de acuerdo con los acontecimientos de los próximos días. El impacto de Kobane en Oriente Medio me parece que será similar a lo que Stalingrado produjo en el equilibrio internacional. Nuestra resistencia ha permitido traer al primer plano el estatus del pueblo kurdo, podemos decir que se ha creado un espacio para los kurdos en este nuevo mundo.

¿Qué relaciones tenéis con la llamada oposición siria y con la las fuerzas del Gobierno sirio?

No tenemos ninguna relación con el Régimen sirio. Respecto a la oposición combatimos en alianza con la unidad Burkan Al Firat que hemos creado conjuntamente con militantes del Ejército Libre sirio. No tenemos ninguna otra relación o alianza.

+ Info:

Entrevista con Meryem Kobane, comandante de las YPG/YPJ


Impresiones de Rojava: un reportaje de la revolución

A principios de diciembre una delegación internacional visitó el cantón Cezire de Rojava, donde el espíritu de una revolución social y política está en el aire.

Janet Biehl / Roar Magazine.

Del 1 al 9 de diciembre, tuve el privilegio de visitar Rojava como parte de una delegación de académicos de Austria, Alemania, Noruega, Turquía, el Reino Unido y EE UU.

Nos reunimos en Erbil (Iraq) el 29 de noviembre y dedicamos el siguiente día a aprender sobre el petroestado conocido como Gobierno Regional Kurdo (KRG) y sus aparentes aspiraciones de convertirse en Dubai. Pronto tuvimos suficiente y el lunes por la mañana nos dirigimos al río Tigris, donde cruzamos la frontera a Siria y entramos en Rojava, la región autónoma de mayoría kurda al norte de Siria.

El canal del río Tigris era estrecho, pero la sociedad que nos encontramos en la otra orilla no podría ser más diferente a la del KRG: el espíritu de una revolución social y política estaba en el aire. Cuando desembarcamos, fuimos recibidos por los Asayis, las fuerzas civiles de seguridad de la revolución. Los Asayis rechazan la calificación de “policía”. La policía sirve al Estado mientras que ellos sirven a la sociedad.

Durante los siguientes nueve días, exploraramos el autogobierno revolucionario de Rojava en un estado de inmersión total al pasado. No teníamos acceso a internet para distraernos. (…)

Rojava está formado por tres cantones geográficamente no contiguos. Nosotros veríamos sólo el que se encuentra más al este, Cezire (o Jazira), debido a la continua guerra con el Estado Islámico, que ataca al oeste, especialmente Kobane. Pero en todas partes fuimos bienvenidos calurosamente.

La tercera vía de Rojava

Al principio, el viceministro de Asuntos Exteriores, Amine Ossi, nos introdujo en la historia de la revolución. El régimen baazista sirio, un sistema de Gobierno de partido único, había insistido por mucho tiempo en que todos los sirios eran árabes e intentó “arabizar” a los cuatro millones de kurdos del país, oprimiendo su identidad y despojando de su ciudadanía a los que se opusieron.

Después de que los grupos de la oposición de Túnez y Egipto se rebelaran durante la Primavera Árabe de 2011, los rebeldes sirios les siguieron, iniciando una guerra civil. En el verano de 2012, la autoridad del régimen colapsó en Rojava, donde los kurdos tuvieron pocos problemas en convencer a los funcionarios para que se fuesen sin violencia.

Los rojavarianos –aunque la mayoría es kurda, también hay árabes, asirios, chechenos y otros– se enfrentaron a una decisión difícil: juntarse con el régimen que los había perseguido o con los grupos de la oposición, en su mayoría militantes islámicos.

Los kurdos de Rojava, relativamente seculares, se opusieron a ambos bandos y decidieron embarcarse en una tercera vía, basada en las ideas de Abdullah Öcalan, el líder kurdo preso que reformuló la cuestión kurda, la naturaleza de la revolución y una alternativa a la modernidad del Estado-nación y el capitalismo.

Inicialmente, bajo su liderazgo, los kurdos habían luchado por el Estado, pero hace algunas décadas, de nuevo bajo su liderazgo, su objetivo empezó a cambiar: ahora rechazan el Estado como fuente de opresión y en su lugar luchan por el autogobierno, por la democracia popular.

Influido por diversas fuentes históricas, filosóficas, políticas y antropológicas, Öcalan propuso el “Confederalismo Democrático” como guía para el programa general de democracia de abajo a arriba, igualdad de género, ecología y economía cooperativa. La implementación de esos principios, en instituciones no sólo de autogobierno democrático, sino también de economía, educación, salud y género se llama Autonomía Democrática.

Una revolución de las mujeres

Bajo la tercera vía, los tres cantones de Rojava declararon la Autonomía Democrática y formalmenteestablecieron un “contrato social”, un término no estatista usado en lugar de “constitución”. Bajo ese programa, crearon un sistema de autogobierno popular, basado en asambleas de comunas de barrio –que comprenden varios cientos de hogares cada una–, a las que cualquier persona puede asistir. El poder se ejerce desde abajo hasta arriba a través de los diputados electos en las ciudades y los cantones.

Cuando nuestra delegación visitó un barrio de Qamishlo –la ciudad más grande del cantón de Cezire–, presenciamos la asamblea de un consejo de gente local, donde se estaban discutiendo la electricidad y temas relacionados con las mujeres, resolución de conflictos y familias de mártires. Mujeres y hombres estaban sentados y participaban juntos. En otra parte de Qamishlo, fuimos testigos de una asamblea de mujeres discutiendo problemas particulares de su género.

Las cuestiones de género son de especial importancia para este proyecto. Pronto nos dimos cuenta de que la revolución de Rojava es fundamentalmente una revolución de las mujeres. Esta parte del mundo es tradicionalmente hogar de la opresión patriarcal extrema: nacer mujer significa estar en riesgo de abuso violento, matrimonio infantil, crímenes de honor, poligamia y más.

Pero hoy en día las mujeres de Rojava se han deshecho de esta tradición y participan en toda la vida pública: en todos los niveles de la política y la sociedad. El liderazgo institucional consiste no sólo en un puesto, sino en dos, un funcionario hombre y una funcionaria mujer, en aras de la igualdad de género y para evitar que el poder se concentre en las manos de una sola persona.

Las representantes de Yekitiya Star, la organización paraguas de los grupos de mujeres, explicaron que las mujeres son esenciales para la democracia, incluso, sorprendentemente, definen el antagonismo a la libertad de la mujer no como patriarcado, sino como Estado-nación y modernidad capitalista. La revolución de las mujeres tiene como objetivo liberar a todos y todas. Las mujeres son a esta revolución lo que el proletariado fue para las revoluciones marxistas-leninistas del pasado siglo. Ha transformado profundamente no sólo el estatus de las mujeres, sino todos los aspectos de la sociedad.

Incluso los aspectos tradicionales de dominación masculina de la sociedad, como el ejército, han sido profundamente transformados. A las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) se les han unido las YPJ –o Unidades de Protección de Mujeres– cuyas imágenes se han recorrido el mundo. Juntas, las YPG y las YPJ están defendiendo la sociedad contra las fuerzas yihadistas del Estado Islámico y Al-Nusra con Kalashnikovs y, quizás igualmente formidable, con un gran compromiso intelectual y emocional no sólo con la supervivencia de su comunidad sino también con sus ideas políticas y aspiraciones.

Cuando visitamos una asamblea de las YPJ, nos dijeron que la educación de las luchadoras consiste no sólo en entrenamiento en asuntos prácticos como armas, sino que también en Autonomía Democrática. “Estamos luchando por nuestras ideas”, recordaban a cada momento. Dos de las mujeres que conocimos habían sido heridas en la batalla. Una estaba sentada con una bolsa de suero y la otra con una muleta de metal. Ambas mostraban signos de dolor, pero tenían la entereza y la autodisciplina para participar en la sesión.

Cooperación y educación

Los rojavarianos luchan por la supervivencia de su comunidad, pero encima de todo, como nos dijeron las YPJ, por sus ideas. Incluso consideran la aplicación con éxito de la democracia por encima de la etnia. Su acuerdo social afirma la inclusión de las minorías étnicas (árabes, chechenos, asirios) y religiosas (musulmanes, cristianos, yezidis) y la Autonomía Democrática en la práctica parece que se desvive por incluir a las minorías, sin imponerse a otros contra su voluntad, dejando la puerta abierta a todos.

El modelo económico de Rojava “es el mismo que su modelo político”, nos dijo un asesor económico en Derik. El objetivo es crear una “economía de comunidad”, construyendo cooperativas en todos los sectores y educando a la gente en esta idea. El asesor expresó satisfacción de que aunque el 70% de los recursos de Rojava debe de ir al esfuerzo bélico, la economía todavía se las arregla para satisfacer las necesidades básicas de todos.

Luchan por la autosuficiencia, no les queda otro remedio: Rojava vive bajo un embargo. No puede ni exportar ni importar de su vecino más próximo al norte, Turquía, al quien le gustaría ver desaparecer del todo el proyecto kurdo.

Visitamos una academia de economía y cooperativas económicas, entre ellas una cooperativa de costura en Derik, que hace uniformes para las fuerzas de defensa; también una cooperativa de invernadero, que planta pepinos y tomates o una cooperativa de lácteos en Rimelan, donde un nuevo cobertizo estaba en construcción.

Las zonas kurdas son las más fértiles de Siria, hogar de abundante suministro de trigo.Sin embargo, el régimen baazista había evitado deliberadamente la industrialización de la zona. Antes se cultivaba trigo, pero no podía ser transformado en harina. Visitamos un molino, de nueva construcción desde la revolución, improvisado con materiales locales. Ahora proporciona harina para el pan que se consume en Cezire, cuyos residentes obtienen tres panes al día.

Similarmente, Cezire fue la mayor fuente de petróleo de Siria, con varios miles de plataformas petrolíferas, la mayoría en la zona de Rimenlan. Pero el régimen baazista se aseguró de que Rojava no tuviese refinerías, forzando a que el petróleo fuese transportado a refinerías de otras partes de Siria. Pero desde la revolución, los rojavarianos han improvisado dos nuevas refinerías de aceite,las cuales se usan principalmente para proporcionar diesel para los generadores que alimentan el cantón. La industria de aceite local, si se puede llamar así, produce solo suficiente para las necesidades locales, nada más.

Una revolución HTM (hazlo tú mismo)

El nivel de improvisación es sorprendente en todo el cantón. Cuanto más viajábamos por Rojava, más nos maravillábamos de la naturaleza “hazlo-tú-mismo” de la revolución, su confianza en el ingenio local y los escasos materiales a mano. Pero no fue hasta que visitamos varias academias –la academia de mujeres de Rimelan y la Academia Mesopotámica en Qamishlo– que me di cuenta de que esto es esencial para el sistema en conjunto.

El sistema de educación en Rojava es no-tradicional y rechaza las ideas de jerarquía, poder y hegemonía. En vez de seguir la jerarquía profesor-estudiante, los estudiantes se enseñan unos a otros y aprenden de las experiencias de los otros. Los estudiantes aprenden lo que es útil, en cuestiones prácticas, a “buscar el significado”, como nos dijeron, en cuestiones intelectuales. No memorizan, aprenden a pensar por ellos mismos y a tomar decisiones, para convertirse en los dueños de sus propias vidas. Aprenden a empoderarse y a participar en la Autonomía Democrática.

Las imágenes de Abdullah Öcalan están por todas partes, lo que para ojos occidentales podría sugerir algo orwelliano: adoctrinamiento, creencia automática. Pero no es así. “Nadie te dará tus derechos –alguien nos cita a Öcalan– tendrás que luchar por ellos”.

Y para llevar acabo esa lucha, los rojavarianos saben que deben educarse tanto a sí mismos como a la sociedad. Öcalan les enseñó el Confederalismo Democrático como un conjunto de principios. El papel de ellos ha sido el averiguar cómo implementarlo, en Autonomía Democrática, y así empoderarse ellos mismos.

Los kurdos históricamente han tenido pocos amigos. Fueron ignorados por el Tratado de Lausanne, que dividió a Oriente Medió después de la I Guerra Mundial. Durante la mayoría del siglo pasado, han sufrido como minorías en Turquía, Siria, Irán e Iraq. Su lenguaje y cultura han sido oprimidos, sus identidades negadas, sus derechos humanos revocados.

Están en el lado equivocado de la OTAN, donde Turquía tiene permiso para llevar la voz cantante de la cuestión kurda. Ellos han sido durante mucho tiempo los intrusos. Esa experiencia de tortura, exilio y guerra ha sido brutal. Pero también les ha dado fuerza e independencia mental. Öcalan les enseñó a cómo reestablecer las condiciones de su existencia de una manera que les dio dignidad y respeto propio.

Esta revolución de “hazlo-tú-mismo” está embargada por sus vecinos y se las apaña por los pelos. Es, no obstante, un esfuerzo que empuja la perspectiva humana hacia delante. A raíz del siglo XX, mucha gente ha llegado a las peores conclusiones sobre la naturaleza humana, pero en el siglo XXI, los rojavarianos están estableciendo un nuevo estándar de lo que los seres humanos son capaces. En un mundo que pierde rápidamente la esperanza, ellos iluminan como un faro.

Traducción: Diagonal Periódico.

Janet Biehl es una escritora independiente, artista, y traductora que vive en Burlington. Previamente editó “Murray Bookchin Reader” y es la autora de Ecology or Catastrophe: The Life of Murray Bookchin.

22/12/2014


A la mateixa secció:


El marxismo sin dialéctica


Conciencia de clase, frente único y gobiernos obreros (1979)


Quin canvi de model productiu?


Diez años después del comienzo de la Gran Recesión


¿Será el capitalismo salvado por los robots, mientras la clase trabajadora podrá vivir una vida feliz de ocio?


La reconstrucció de la classe obrera global


Aclaración sobre un pasaje de Rosa Luxemburgo: la entrada de un socialista a un gobierno burgués no transforma al gobierno en socialista, sino al socialista en ministro burgués.


La mujer: ¿Casta, clase o sexo oprimido? (1970)


La desocupación y otros problemas fundamentales de la clase obrera no se solucionan votando leyes, en tanto subsista el capitalismo.


Hacia una teoría materialista del estado

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com