contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dijous 4 de desembre de 2014 | Manuel
La economía sumergida en España

Ezequiel Uriel

En esta segunda entrega (la primera abajo) voy a analizar algunas de las estimaciones del tamaño de la economía sumergida en España, así como su dimensión sectorial y regional.

Estimaciones de la economía sumergida en España

En el gráfico 1 se han representado distintas estimaciones del tamaño de la economía sumergida (ES) en España. En muchos de los trabajos las estimaciones se refieren a varios años, pero para mayor claridad en el gráfico solamente hemos representado las series completas para las tres investigaciones más recientes: Schneider, Buehn y Montenegro (2010), Arrazola et al. (2011) y Schneider (2011). En esta última investigación el último año estimado es precisamente 2011.

Gráfico 1. Tamaño de la economía sumergida en España como porcentaje del PIB. Años 1979-2011

Según las estimaciones seleccionadas, la ES en España oscila entre el 11,69 de Arrazola et al. en 1979 y el 26,2% de Dell’Anno, Gómez-Antonio y Pardo (2007) en el 2000. No obstante, hay dos estimaciones más extremas que no se han representado en el gráfico. La estimación más elevada corresponde a Dell’Anno, Gómez-Antonio y Pardo, que para el periodo 1992-1996 estiman que el tamaño de la ES es de un 29,3%, mientras que Moltó (1980) estima que la ES suponía en 1979 tan solo un 1% del PIB.

Del examen de las estimaciones realizadas del tamaño de la ES en España se pueden extraer las siguientes conclusiones:

1) En las estimaciones posteriores al 2000 el método más utilizado para medir la ES en España son los modelos MIMIC. Sin embargo, hay que tener presente que con estos modelos se puede conocer la evolución en el tiempo del tamaño de la ES pero no su tamaño, obligando a la utilización de métodos complementarios.

2) El problema que plantea la aplicación de los modelos monetarios en España o en los restantes países de la Unión Monetaria Europea es que desde 2002, como consecuencia de la creación del euro, no existen estadísticas sobre el efectivo en manos del público.

3) Si examinamos las tres series representadas en el gráfico 1 se puede comprobar que las tendencias son dispares. La serie de Arrazola et al. (2011), que se extiende desde 1980 a 2007, es casi siempre creciente a lo largo del periodo. En mi opinión el tamaño de la economía sumergida que refleja esta serie en los primeros 15 años es excesivamente bajo. En la serie de Schneider, Buehn y Montenegro (2010), que cubre el periodo 1998-2007, el tamaño de la economía sumergida se mantiene estable en el entorno del 23% del PIB. Finalmente, en Schneider (2011) a lo largo del periodo 2003-2011 el tamaño de la economía sumergida es siempre decreciente salvo un leve repunte en 2009.

4) Como puede verse en el gráfico 1, para el año 2000 aparecen 6 estimaciones diferentes. Aparte de las tres series, se han representado tres estimaciones adicionales, apareciendo el autor Gómez-Antonio en todas ellas y habiéndose aplicado en todos ellos los modelos MIMIC. Sin embargo, las estimaciones del tamaño de la ES en que aparece este autor difieren de forma notable pues oscilan entre el 16,05% en Alañón, y Gómez-Antonio (2005) y el 26,2% en el estudio de Dell’Anno, Gómez Antonio y Pardo (2007).

5) En el estudio de Arrazola et al. se ha partido del supuesto de que el PIB “oficial” (es decir, el PIB estimado por el INE) está totalmente exento de ES, lo cual es erróneo como vimos aquí. Por ello estos autores para obtener el PIB total suman el PIB “oficial” y el PIB de la ES, con lo cual obtienen para 2008 un PIB de 979.331,1 millones de euros del 2000. Si en Japón se hubiera agregado el PIB de la economía sumergida, que es muy bajo, al PIB oficial, entonces resultaría que el PIB per cápita de España superaría al PIB del Japón, expresados ambos en poder de paridad de compra constante. Arrazola et al., además del método MIMIC también aplican un modelo monetario (utilizando la magnitud M1, que no es la adecuada, en lugar del efectivo en manos del público de la cual no se tiene información a partir de 2002) y un modelo de energía. Los resultados sobre la evolución de la ES son similares en los tres enfoques. Aunque los autores lo presentan como una prueba de robustez, esta similitud de resultados no es de extrañar porque en los tres modelos básicamente utilizan dos variables fiscales: la presión fiscal y la proporción de impuestos indirectos. Seguramente la tendencia de las series del tamaño de la ES es muy similar a la tendencia de la presión fiscal en España.

6) Los modelos MIMIC tienen una cierta sofisticación econométrica, pero aparte de tener el inconveniente de no estimar el tamaño de la ES, son una especie de caja negra. En todo caso, para obtener unas estimaciones adecuadas lo relevante es una selección contrastada de los ingredientes, es decir, de las variables introducidas en el modelo de forma que capten los determinantes esenciales de un fenómeno tan complejo como lo es la ES. Si no se procede de esta forma es muy difícil que se pueda reflejar su evolución adecuadamente, independientemente de que se obtengan unos buenos resultados en los contrastes de cointegración.

7) En mi opinión, la mejor forma de obtener unas estimaciones fiables de la ES es a partir de la confrontación de datos de oferta, demanda y rentas. No quiero decir con esto que no se puedan obtener unas buenas aproximaciones con herramientas tales como los modelos MIMIC. Pero, en todo caso, lo relevante no es la aplicación del método en sí misma, que es algo bastante mecánico, sino el análisis y selección de variables.

8) A la vista de toda la información que he manejado me atrevería a decir, a fuer de osado, que la cota inferior del tamaño de la ES está situada en torno al 20%. En cuanto a su evolución en estos últimos 30 años, la ES se ha mantenido en torno a esa cota. Aunque es cierto que la presión fiscal ha subido fuertemente a lo largo de este periodo, lo cierto es que los cambios institucionales y de otro tipo han sido también muy importantes.

La economía sumergida por sectores

No se dispone de información para cuantificar el montante de la ES en cada uno de los sectores económicos, pero las irregularidades detectadas en el mercado laboral puede darnos una indicación de cómo se distribuye, aunque la información disponible desafortunadamente no es muy reciente. En el gráfico 2 se reflejan la proporción de irregularidades laborales por sectores económicos de acuerdo con el estudio de Muro et al. (1988) basado en la Encuesta de Condiciones de Vida y Trabajo realizada por el CIS en 1986.

Gráfico 2. Proporción de irregularidades laborales por sectores

En este gráfico los grandes sectores están representados en verde oscuro. El sector con mayor porcentaje de ES es la agricultura, donde la proporción de irregularidades es del 30,9%, mientras que corresponde al sector industrial el menor porcentaje (15,7%). Sin embargo, dentro de este último sector hay varias ramas con un porcentaje elevado de irregularidades laborales: confección (43%), calzado (38%), textil (34,0%) y cuero (32,0%). En el sector de servicios destaca por el elevado porcentaje de irregularidades el servicio doméstico (60,0%), pero también son importantes, aunque muy distanciadas, las irregularidades en hostelería (26,0%) y servicios personales (26%).

En mi opinión, actualmente debe seguir siendo elevado el porcentaje de irregularidades laborales en servicio doméstico, agricultura, hostelería y servicios personales. En cambio, en las ramas industriales mencionadas el porcentaje de irregularidades debe ser ahora mucho menor debido al fuerte proceso de deslocalización que se ha producido en estos últimos años.

La economía sumergida por autonomías

En un estudio que se cita en Serrano et al. (1998), este grupo de investigadores aragoneses examinó la ES de las comunidades autónomas bajo dos perspectivas. Por una parte, estimaron la renta sumergida a través de las discrepancias entre renta y gasto que se observan en las Encuestas de Presupuestos Familiares. De otra, y como una información complementaria, elaboraron un índice de irregularidades en el mercado de trabajo para las que se dispone de una buena información a nivel territorial. A partir de los resultados obtenidos en ambas aproximaciones este equipo estableció una tipología de comunidades autónomas divididas en cuatro grupos, que son las que aparecen en el gráfico 3. Un primer grupo está formado por las comunidades con menos renta sumergida que la media y menos irregularidades laborales que el promedio (Aragón, Asturias, Cantabria, Navarra y País Vasco). En el otro extremo, se encuentra un conjunto de comunidades con más renta sumergida y más irregularidades laborales que la media (Baleares, Canarias, Cataluña, Valencia, Galicia y Murcia). En una situación intermedia figuran los otros dos grupos. Por una parte, las comunidades con más renta sumergida y menos irregularidades que la media (Castilla y León y Madrid) y por otra, aquellas con más irregularidades y menos renta sumergida (Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Rioja).

11/05/2012

http://decigarrasyhormigas.com/2012/05/11/la-economia-sumergida-en-espana/

Referencias:

Alañón A, Gómez-Antonio M (2005). Estimating The Size Of The Shadow Economy in Spain: A Structural Model With Latent Variables. Applied Economics 37, pp. 1011-1025

Arrazola et al. (2011). Estimación del volumen de economía sumergida en España. Cuadernos de Información Económica, 220.

Dell’Anno R, Gómez Antonio M, Pardo A (2007). The shadow economy in three Mediterranean countries: France, Spain and Greece. A MIMIC approach. Empirical Economics (2007) 33:197

Moltó (1980)

MURO J et al. 1988 Análisis de las condiciones de Vida y Trabajo en España, Ministerio de Economía y Hacienda, Madrid.

Schneider (2011). The Shadow Economy in Europe.

Schneider F, Buehn A, Montenegro CE (2010). Shadow Economies All over the World. New Estimates for 162 Countries from 1999 to 2007. World Bank, Policy Research Working Paper 5356

Serrano et al. (1998)


¿Economía sumergida o economía ilegal?

Ezequiel Uriel

En esta primera entrega sobre economía sumergida voy a tratar de contestar a cuestiones que pueden ayudar a clarificar este tema: ¿qué es economía sumergida?; ¿ignora el INE en sus cálculos a la economía sumergida?; ¿son lo mismo economía sumergida y economía ilegal?; ¿cómo se mide el tamaño de la economía sumergida?

En futuras ocasiones hablaremos sobre la economía sumergida en España (arriba) y la relación de la economía sumergida con la religión y la corrupción.

¿Qué es economía sumergida?

Antes de hablar sobre la cuantificación de le economía sumergida es importante precisar en qué consiste. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la economía sumergida consiste en actividades que son productivas en sentido económico y relativamente legal (si ciertos estándares o regulaciones se cumplen), pero que son escondidas deliberadamente de las Administraciones Públicas por las siguientes razones:

a) Para evitar el pago de impuestos.

b) Para evitar el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social.

c) Para evitar cumplir normas laborales y de otro tipo; ciertos mínimos legales como el salario mínimo, el número máximo de horas trabajadas, estándares de seguridad o de salud, etc.

d) Para evitar algunos procedimientos administrativos, como rellenar cuestionarios u otros formularios administrativos.

¿Ignora el INE en sus cálculos a la economía sumergida?

Una segunda cuestión. El montante de la economía sumergida, ¿está incluido, en todo o en parte, dentro de los cálculos del PIB? La mayor parte del PIB sumergido se encuentra incluido en las estimaciones del PIB de los institutos nacionales de estadística de la Unión Europea. En España, el INE ha incorporado la mayor parte de la economía sumergida y además EUROSTAT está muy vigilante para que se aplique el principio de exhaustividad, una vigilancia estricta de los cálculos del PIB que no es desinteresada, dado que a mayor PIB hay más ingresos para la Comisión Europea. Bueno, en realidad en la Comisión Europea se maneja el concepto de PNB (Producto Nacional Bruto) en el denominado cuarto recurso – o recurso PNB-según el cual los países miembros deben contribuir a la Unión Europea según el montante de dicha magnitud. Conviene señalar que las diferencias entre el PIB y el PNB de un país no llegan al 1%.

¿Cómo puede el INE cuantificar la economía sumergida?

Para contestar a esta pregunta debe tenerse en cuenta en primer lugar que la Contabilidad Nacional es una estadística de síntesis en cuya elaboración se utiliza toda la información estadística disponible. Por otra parte, el cálculo del PIB se realiza aplicando tres enfoques diferentes: enfoque producción, enfoque demanda y enfoque renta. Veamos dos ejemplos de cómo se aplican estos enfoques a los servicios de bares y restaurantes y al servicio doméstico.

Primer ejemplo: Los gastos de restaurantes y cafés suponen en España en 2010 el 15,57% del total del consumo interior. En esta cifra se incluye también el gasto de los turistas en restaurantes y cafés, aunque el 87% de este consumo corresponde a residentes. Este porcentaje es el más elevado, aun excluyendo el gasto de los turistas, entre los países de Unión Europea y supera al porcentaje del gasto total en las compras de alimentos y bebidas no alcohólicas. Para estimar el nivel de gasto se utilizan dos buenas estadísticas: la EPF para el consumo de los residentes y EGATUR para el consumo de los no residentes. Por el lado de la oferta la Encuesta Nacional de Servicios obtiene una producción en restaurantes y cafés que es sensiblemente inferior al gasto y lo mismo ocurre con la información fiscal sobre este sector de actividad. ¿Qué se hace entonces? El INE da prioridad a la información sobre el gasto y, utilizando también estadísticas de empleo y de otras fuentes de información, procede a una reestimación del VAB de las actividades de restaurantes y cafés para que sea compatible con la demanda interior de estos servicios. De esta forma, las actividades de la economía sumergida en este sector quedan incorporadas en el PIB calculado por el INE desde el punto de vista de la oferta.

Un segundo ejemplo lo constituye el caso del servicio doméstico. De acuerdo con los datos de la Seguridad Social en 2010, en promedio, estaban dados de alta en la Seguridad Social en la modalidad de servicio doméstico 233.000 asalariados. Sin embargo, para ese mismo año, en las Cuentas Nacionales en la actividad de servicio doméstico aparecen 1.319.000 puestos de trabajo. Para llegar a esa cifra el INE ha utilizado la EPF como principal fuente de información. En esta encuesta se recoge el consumo de los españoles en distintas rúbricas incluidos los gastos en servicio doméstico, así como el número de personas asalariadas. Seguramente también habrá utilizado información de otras fuentes de empleo.

¿Son lo mismo economía sumergida y economía ilegal?

No, son dos conceptos diferentes aunque puede haber algún solapamiento en su medición. La economía sumergida se mueve en general en el ámbito de las actividades legales en la economía, pero existe también como hemos apuntado la producción de bienes o servicios declarados ilegales en las normas de cada país, y que conforman lo que se denomina economía ilegal. Dentro de la economía ilegal se encuentran las actividades de prostitución, contrabando, tráfico de drogas y sobornos, que de forma explícita a fecha de hoy no forman parte del PIB. Uno puede preguntarse, ¿estas actividades deben incluirse en el PIB de un país? De acuerdo con las normas del SEC-95, que es el sistema europeo vigente de contabilidad nacional, sí deben incluirse.

Hasta ahora por dificultades metodológicas ningún país de la UE las incluye, pero está previsto que en este mismo año se incorporen al cálculo del PIB. Los esfuerzos de España, Alemania, Francia e Italia, que se aliaron para evitar este cambio metodológico, fueron baldíos y ha ganado la tesis propugnada por Holanda, fiel defensora de contabilizar estas actividades ya que, dentro de sus fronteras, tanto la prostitución como el consumo de drogas blandas están legalizados. En línea con las tesis, el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea (UE) ha dictaminado que se debe modificar el cálculo de su Contabilidad Nacional para incluir la actividad económica que generan las actividades ilegales en el PIB. Volvemos a recordar que esta decisión del Tribunal de Cuentas de la Unión Europea no es desinteresada, ya que los países deben contribuir a las arcas comunitarias en proporción a su PNB. Para determinar cuál podría ser el tamaño de la economía ilegal, los Países Bajos realizaron en 2001 una estimación de lo que estas actividades aportaban a su PIB, concluyendo que rondaba el 1% del PIB. Suecia estimó en 2007 la aportación al PIB de las actividades ilegales era de un 0,17%. A mí personalmente estos cálculos, incluido también el de los Países Bajos, me parecen muy conservadores.

¿Cómo se mide el tamaño de la economía sumergida?

Básicamente hay dos tipos de métodos para medir la economía sumergida: métodos basados en el análisis de discrepancias de la información y métodos basados en la estimación de modelos.

Análisis de discrepancias de la información

Como hemos visto en la Contabilidad Nacional, el PIB puede medirse por el lado de la producción, de las rentas o del gasto. Al confrontar estos enfoques, los Institutos Nacionales de Estadística pueden obtener una medida bastante aproximada del tamaño de la economía sumergida. En todo caso, no se suelen publicar, y el INE no lo hace, los resultados de estas discrepancias.

Métodos basados en la estimación de modelos

Para la medición de la economía sumergida han sido muy utilizados los modelos de demanda de efectivo, de consumo de electricidad y los modelos MIMIC (multiple indicators, multiple causes). En mi opinión estos tres tipos de modelos, y teniendo in mente su aplicación a España, presentan algunos inconvenientes que iremos señalando.

Modelos de demanda de efectivo. El supuesto principal común a los modelos de este tipo consiste en considerar que las transacciones llevadas a cabo en el ámbito de la economía sumergida se realizan principalmente por medio de efectivo, cuya característica principal es no dejar constancia de la existencia de dicha transacción, lo que permite eludir las cargas impositivas a las que está legalmente sujeta. La aplicación enfoque tiene varios inconvenientes. Aquí señalaremos solamente dos. El primero se refiere a países como España, que está integrado en una Unión Monetaria. Por este motivo, desde 2002 no hay estadísticas oficiales en España sobre el montante del efectivo en manos del público. El segundo inconveniente se refiere a la forma de aplicar este enfoque. En algunos estudios se considera que el PIB se puede descomponer en dos partes: PIB oficial y PIB sumergido, bajo el supuesto de que estos son conjuntos disjuntos. En este planteamiento, el PIB oficial se determina por variables propuestas por teoría monetaria, mientras que las variables fiscales serían básicamente las determinantes de la ratio PIB sumergido/PIB oficial. Este planteamiento puede no ser el adecuado ya que en el caso de España el PIB estimado por el INE incluye tanto el PIB correspondiente a la economía no sumergida como buena parte del PIB correspondiente a la economía sumergida.

Modelos basados en el consumo de electricidad. Otra forma de utilizar modelos de consumo de electricidad para estimar la economía sumergida. Las críticas a estos modelos radican en que no todas las actividades de la economía sumergida requieren un consumo significativo de electricidad. Por ejemplo en España la economía sumergida era muy importante en el sector industrial (calzado, confección, etc.) hace 25 o más años y seguramente afectaba al consumo de electricidad. Sin embargo, actualmente la economía sumergida esta concentrada básicamente en servicios en actividades tales como servicios personales, restaurantes cafés y servicio doméstico, donde el consumo de electricidad es menos elevado que en la industria y además estos sectores se ven afectados menos por el hecho de que exista o no economía sumergida. Téngase en cuenta que buena parte de los establecimientos de servicios están registrados legalmente. La economía sumergida se deriva en estos casos fundamentalmente de la evasión de impuestos.

Modelos MIMIC (multiple indicators, multiple causes). Los métodos anteriormente mencionados consideraban un único aspecto de la economía sumergida. Sin embargo, la economía sumergida afecta simultáneamente a la producción, al mercado laboral y al mercado de dinero. El enfoque MIMIC considera a la economía sumergida como una variable latente (no observable) que se estima utilizando un método de modelización estadística de variables no observables llamado Structural Equation Modelling (SEM). En la figura adjunta se ha representado un esquema de un modelo MIMIC /1. En el centro del esquema puede verse la variable latente correspondiente a la economía sumergida, o más precisamente, el PIB sumergido. En la izquierda aparece un bloque de variables causa o variables formativas, es decir, de las variables que determinan a la variable latente. A su vez la variable latente incide en otras variables, a las que se denominan, variables reflectivas, o indicadores.

Un inconveniente importante de este método es que se requiere información adicional para determinar el tamaño absoluto de la economía sumergida. Señalaremos dos inconvenientes adicionales que puede presentar la aplicación de este método. El primero es la dificultad de obtener datos sobre variables causas de la economía sumergida (con la excepción de los impuestos). El segundo es que puede haber problemas de fiabilidad de las variables causas y en las variables indicadores que permitan explicar adecuadamente la variabilidad de la economía sumergida.

Nota:

1. En los modelos MIMIC se analiza el impacto que tienen distintas variables sobre el tamaño de la economía sumergida, entre ellas la tasa de desempleo. Del efecto conjunto de todas las variables incluidas se puede determinar la evolución de la economía sumergida a lo largo del tiempo pero no su tamaño absoluto. Por otra parte, en mi opinión no me parece que las discrepamcias entre el paro EPA y el paro SPEE puedan ser un buen indicador para determinar el tamaño de la economía sumergida ya que en la evolución del paro SPEE viene en parte determinada por criterios administrativos.

23/04/2012

Ezequiel Uriel es Profesor emérito (Universitat de València) e investigador del Ivie. Áreas de especialización: Mercado de trabajo, sistemas de información estadística y técnicas de predicción.

+ Info:

Un estudio destaca la correlación entre corrupción y economía sumergida.
La multinacional Randstad cifra en el 18,6% del PIB el valor del trabajo irregular español, el doble que en Francia y Reino Unido. "Cuanto más alto es el nivel de corrupción percibido en el sector público, mayor es la equivalencia de la economía sumergida", aunque no detalle la relación de causa y efecto entre los dos fenómenos. Subraya, sin embargo, una tendencia contraria por lo que tiene que ver con el gasto social: donde haya una "mayores niveles de gastos como proporción del PIB" para corregir los desequilibrios del mercado laboral, "la prevalencia de trabajo no declarado es menor". 26/11/2014

El eje de la pobreza vive de la economía sumergida.
Elche, Elda, Torrevieja y Orihuela, cuatro ciudades alicantinas que suman una población de más de 540.000 personas, y Lorca (Murcia). Este quinteto aparece en el ranking de las diez poblaciones mayores de 50.000 habitantes más pobres del país, según un estudio de Fedea ... “La zona tiene una actividad importante y reúne sectores que tradicionalmente se han manejado en la economía sumergida”, indica José María Mollinedo, del sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha) ... “En Elche las fábricas grandes lo tienen todo legal, pero distribuyen el trabajo a talleres menores, clandestinos”, cuenta María, que pide discreción y que desde hace más de tres décadas levanta la persiana de un garaje en un barrio periférico. “Hoy lo más normal es que grupos de amigas alquilen un local y se pongan a sacar faena de las fábricas”, continúa María, “es como una cooperativa, pero en negro”. Hacia el sur, los talleres en b del calzado dan paso a otros escenarios de la economía en negro: la restauración o los alquileres turísticos ilegales en Torrevieja y Orihuela Costa. También la huerta oriolana, un espejo del campo lorquino. “La zona esconde el modus vivendi de un modelo productivo antisocial que no da más opciones. El que firma en Torrevieja media jornada de camarero hace 12 horas”, sostiene Martín Carpena, secretario general de CC OO en las comarcas alicantinas del Vinalopó y la Vega Baja ... En los último años, Orihuela ha sido el partido judicial valenciano que más causas por corrupción ha registrado y tiene a tres exalcaldes imputados. 30/11/2014

El dinero negro supera a la producción en la Comunidad Valenciana. 10/7/2014. La economía sumergida en la Comunidad Valenciana representa el 10,2% del conjunto de España, alcanzando 25.870 millones de euros. Su tamaño aumentó durante la crisis hasta situarse en el 26,5% de su PIB al cierre de 2012, según recoge el informe La economía sumergida pasa factura. El avance del fraude en España durante la crisis, elaborado por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) y dirigido por el profesor Jordi Sardà de la Universitat Rovira i Virgili ... Al desbordamiento del ladrillo le siguieron otras causas que influyeron de modo decisivo en el aumento del fraude, como el espectacular repunte del paro –triplicándose la tasa de desempleo hasta el 26% de la población activa a finales de 2012–, las subidas de impuestos que no fueron acompañadas por un eficiente control tributario y la multiplicación de casos de corrupción política y empresarial. Además, a estos factores se sumó uno transversal, que es el masivo uso de billetes de 500 euros en nuestro país, que representa el 73,7% del efectivo en circulación y el 14% del valor de todos los billetes de 500 que se manejan en la zona euro. Estos billetes son el instrumento preferido por los defraudadores para saldar operaciones al margen del fisco.

La comarca sumergida. La Vega Baja alicantina, cuna del 70% del calzado en España, es la zona con más empleo ilegal del país, con talleres en huertas, garajes y viviendas. JERÓNIMO ANDREU, 11/5/2014

El trabajo no declarado en España. Fernando Rocha Sánchez. CCOO Fundación 1º de Mayo, 2011


A la mateixa secció:


La revolución rusa, el repudio de las deudas, la guerra y la paz (III)


¿Revertir la austeridad acabará con la depresión?


G-20: Un mundo zombi


“Distribución de la riqueza” y el socialismo vulgar


Francia, las 35 horas y flexibilización laboral


Francia, las 35 horas y desocupación


El capital como relación social


Rusia: Del zarismo a la revolución de 1917 y al repudio de las deudas (II)


Rusia: el repudio de las deudas en el núcleo de las revoluciones de 1905 y de 1917 (I)


Alemania 17 de junio de 1953

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com