contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dissabte 1 de novembre de 2014 | Manuel
Podemos: ¿Reestructuración de la deuda o impago soberano?

PACDPV-València / PACD Gipuzkoa

Algunas reflexiones de la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda de Valencia en respuesta a la resolución Auditoría y reestructuración de la deuda: una propuesta para Podemos de Alberto Montero Soler, Bibiana Medialdea García y Nacho Álvarez Peralta.

Varios documentos recientes de Podemos apuntan a un cambio de tendencia respecto a su política contra el sistema deuda, llamado también últimamente Deudocracia. El documento Mover Ficha, convertir la indignación en cambio político, de cara a las elecciones al Parlamento Europeo, proclamaba: “Hay que derogar el artículo 135 de la Constitución española y [ejercer] una moratoria para llevar a cabo una auditoría ciudadana de la deuda que determine qué partes de la misma no son legítimas; las deudas ilegítimas no se pagan.” Pasadas las elecciones europeas, con el resultado esperanzador de Podemos, el grupo promotor ya no habla de auditoría ciudadana sino de “auditoría pública”. No se menciona tampoco la posibilidad del no pago de la deuda. La resolución presentada y adoptada en la asamblea ciudadana del 18 al 19 de octubre pasado, Auditoría y reestructuración de la deuda: una propuesta para Podemos, y la visión de Juan Torres López[2], encargado junto con Vicenç Navarro de proponer un programa económico para Podemos, nos muestra otra vía, la de la reestructuración.

De manera general, y a modo de introducción, nos sorprende este posicionamiento a favor de una reestructuración de la deuda cuando se sabe, desde hace años, que diversos movimientos sociales luchan para lograr el no pago de la deuda, cuando se sabe que desde hace tres años en el Estado español, la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda (PACD) se identifica con el lema: “No debemos, no pagamos”.

La historia nos enseña que un país gana en soberanía cuando se enfrenta con fortaleza a sus acreedores, no para negociar o reestructurar, sino para rechazar el pago de lo que considera ilegítimo, ilegal u odioso. El significado de “reestructurar” es Modificar la estructura de una obra, disposición, empresa, proyecto, organización, etc. [3], o dicho de otra forma, significa remodelar o reorganizar, lo que supone el mantenimiento de la estructura existente. La diferencia entre la propuesta de Podemos y la que venimos impulsando desde la PACD desde 2011 es notable: cuando hablamos del no pago, estamos convocando a la acción popular hasta conseguir la anulación de la parte de la deuda identificada como ilegitima o ilegal; es decir, queremos repudiar aquello que consideramos ilegítimo. El significado de “repudiar” es Rechazar algo, no aceptarlo [4]. Por lo tanto, en vez de reestructurar lo que deseamos es desembarazarnos del sistema deuda, aquél que sojuzga a los pueblos y los hunde en una espiral de miseria y miedo, debido a un conjunto de deudas contraídas en su nombre sin consulta ni autorización popular previa.

No pensamos que pueda existir una “naturaleza cooperativa entre acreedores y deudores”, sino que se precisa una actuación firme y contundente por parte de los segundos para hacer frente a la deuda ilegítima. A diferencia de la resolución de Podemos, no queremos negociar para llegar simplemente a una “reducción en el valor facial de las hipotecas de primeras viviendas”. No pedimos tampoco una reestructuración de la deuda hipotecaria como lo propuso el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, este 21 de octubre en el Parlamento, apelando al desacreditado Fondo Monetario Internacional (FMI) [5]. Es imprescindible anular en su totalidad, y sin condicionante alguno, las deudas hipotecarias de las familias con dificultades para pagar. Se trata de una cantidad algo inferior a los 30.000 millones de euros [6] mientras se destinó más del doble (64.262 millones de euros sin incluir avales) para rescatar tan sólo al sector bancario con dinero público [7].

El pueblo debe ser el protagonista del cambio

El papel de la ciudadanía es central dado que debe ser el protagonista de un proceso de auditoría, democrática y transparente. Como dicen los autores de la resolución, “Una auditoría ciudadana de la deuda es un instrumento de concienciación y movilización social …”. Pero eso ocurre solamente si el pueblo es el protagonista. Su función, en ningún caso, deberá reducirse a controlar, vigilar y difundir un trabajo de expertos: la razón obvia es que los técnicos, por la propia naturaleza de su trabajo, desconectan fácilmente del drama humano provocado por la deudocracia. Mientras los expertos pueden facilitar datos, la auditoría necesita participación activa de la sociedad para discernir qué deudas pueden considerarse ilegítimas, dado que aquí nos encontramos en el terreno político donde la síntesis y el análisis concierne a todos.

Aunque representa el obstáculo más escandaloso para cualquier avance en materia de deuda, observamos lamentablemente, que la resolución no menciona el cambio del articulo 135 de la Constitución que prioriza el pago de la deuda por encima de cualquier necesidad social. Desde la PACD Valencia consideramos que la respuesta no puede proceder solamente de los países periféricos: debemos diferenciar entre los que padecen de la deuda y los que se aprovechan de ella, no entre países periféricos y no periféricos. El objetivo NO puede ser “recuperar un nivel de endeudamiento y una senda de sostenibilidad de la misma que posibilite la recuperación de los niveles de bienestar de la población”: la solución de anular solamente la parte insostenible de la deuda se limita a asegurar al acreedor la continuidad del cobro sin cuestionar su legitimidad. Más pronto que tarde nos encontraremos en la misma senda de endeudamiento y con los mismos problemas de hoy. La reestructuración es una receta de la casta que sólo sirve para que todo vuelva a empezar como ocurrió en Grecia. Queremos acometer una Auditoría integral y participativa de la deuda pública y profundizar en el debate, organización y movilización, en torno a la necesidad de suspensión del pago. Nuestro objetivo es NO pagar la deuda ilegitima tomada en nuestro nombre, sin nuestro consentimiento, que no benefició a la población y que ya hemos pagado varias veces, porque al final, con tanto robo y despilfarro, somos el pueblo, el verdadero acreedor. Además de no querer pagar lo que no debemos, exigimos que paguen los ladrones, corruptos y responsables de esta situación.

Notas

|1| Resolución publicada en Plaza Podemos.

|2| Entrevista a Juan Torres López en Diario Sur, 12 de octubre de 2014.

|3| Diccionario de la lengua española (DRAE), Real Academia Española, octubre 2014.

|4| Diccionario de la lengua española (DRAE), Real Academia Española, octubre 2014.

|5| Pedro Sánchez plantea reestructurar la deuda hipotecaria para “rescatar” a 500.000 familias, El Diario, 21/10/2014.

|6| Según Carlos Sánchez Mato a raíz de datos de junio de 2014, según la Asociación Hipotecaría Española, Tasas de dudosidad del crédito inmobiliario, Madrid, octubre 2014. http://www.ahe.es/bocms/images/bfilecontent/2006/04/26/90.pdf?version=44

|7| La ilegitimidad de los rescates a la banca en el estado español, informe PACD octubre 2013, pág. 8 (pto 3.1).

30/10/2014

http://valencia.auditoriaciudadana.net/files/2014/10/¿Reestructuración-de-la-deuda-o-impago-soberano.pdf

http://cadtm.org/Reestructuracion-de-la-deuda-o

Comentario de Pituska Pituskaya Muy interesada en este debate. En unas jornadas municipalistas de Ganemos Málaga invistamos a Alberto Montero, y, según entendí, su propuesta diferenciaba entre una reestructuracion urgente e imprescindible, y una fase política de auditoria donde se trabajase a nivel politico la auditoria (supongo que ciudadana) y la demanda de impago. Los motivos que alegaba es que el impago de la deuda ilegitima no era suficiente para quitar el ahogo al Estado. Habló de "deuda sostenible" tras la reestructuración. Tras el debate le pregunte que significaba deuda sostenible, y me dijo aquella que resultara posible de asumir en el pago, le referí si era solo el pago de intereses sin tocar el monto de la deuda, y afirmó que sí, que seria una deuda a perpetuidad que permitiera al Estado acometer sus obligaciones en lo social. Le dije que me chocaba mucho y me resultaba contradictorio, hablar de deuda sostenible, aquella que se manifiesta a perpetuidad, y que tal vez el concepto de ilegitima que teníamos algunas iba mas alla de los destinado al rescate bancario.


Carta con preguntas de la Plataforma por una Auditoría Ciudadana de la Deuda en Gipuzkoa a los círculos de Podemos.

Hola Podemos,

Somos un pequeño grupo de personas que lleva tres años trabajando temas relacionados con la Deuda como nodo de la PACD en Gipuzkoa. Ver que una nueva ‘fuerza’ política tan potente como Podemos incluía el tema en su agenda ha sido realmente emocionante.

Desde que conocimos la última resolución sobre el tema: “Auditoría y reestructuración de la deuda: una propuesta para Podemos” presentada por Alberto Montero Soler, Bibiana Medialdea García y Nacho Álvarez Peralta hemos estado debatiéndola aquí y siguiendo el hilo del debate a nivel estatal, y queremos haceos llegar las dudas e inquietudes que nos han surgido como resultado de ese debate.

La primera tiene que ver con una omisión. En el punto 1.2 del programa con el que os presentasteis a las elecciones europeas decíais:

1.2 - Auditoría ciudadana de la deuda. Auditoría ciudadana de la deuda pública y privada para delimitar qué partes de éstas pueden ser consideradas ilegítimas para tomar medidas contra los responsables y declarar su impago. Reestructuraciones del resto de la deuda y derogación del artículo 135 de la Constitución española con el objetivo de garantizar los derechos sociales frente a los intereses de los acreedores y los tenedores de la deuda. Coordinación de las auditorías y de los procesos de reestructuración de deuda con otros países de la UE. Regulación de las relaciones privadas de deuda para impedir cláusulas de abuso.

En el texto que presentaron Alberto, Bibiana y Nacho no se hace mención al artículo 135 de la Constitución española; ni para decir que se cambiará, ni para decir que se mantendrá, ni para decir que —cambiado o mantenido— se someterá a referéndum.

De entre las personas de nuestro grupo, unas pensamos que se ha omitido en la resolución porque ya se incluye en alguna otra; en la política quizás. Pero las peor pensadas argumentan que si en el programa de las europeas iba bajo el epígrafe “1.2 - Auditoría ciudadana de la deuda”, en una resolución titulada “Auditoría y reestructuración de la deuda: una propuesta para Podemos”, se debería haber mantenido la referencia o, en todo caso, se debería haber explicado el porqué de su omisión.

Os explicamos todo esto para que veáis el contexto de nuestras dudas, pero nos basta con que contestéis a esta pregunta.

PREGUNTA 1:
¿Mantendrá, Podemos, en su programa, la derogación del articulo 135 de la Constitución española? O, mejor dicho ¿Tiene Podemos voluntad de modificar dicho artículo y/o someterlo a referéndum en alguna de sus formas?

La segunda pregunta es más difícil de formular porque, en parte, tiene que ver con nuestras propias limitaciones. Como os decíamos, llevamos tiempo trabajando y tratando de formarnos, y pese a las varias definiciones de ‘Auditoría Ciudadana de la Deuda’ que barajamos —algunas de nuestro propio grupo—, no terminamos de solucionar la cuestión: ¿Qué es? o ¿cómo haríamos una tal auditoría?

Hemos revisado varios antecedentes como los de Filipinas, Brasil, Ecuador, Uruguay. Algunas de ellas son auditorías gubernamentales, otras independientes y otras mixtas. Pero no terminamos de tener en la cabeza un esquema claro. Lo que sí tenemos claro son dos puntos fundamentales que para nosotras implica la idea ‘Auditoría Ciudadana’. El primero es el de la transparencia y el segundo es el del derecho a preguntar.

Para ilustrar el concepto de transparencia os contamos un caso real de no transparencia. Llevamos más de un año intentando conseguir un listado de prestamos y créditos suscritos por el ayuntamiento de Donostia—San Sebastián con bancos privados desde 2001 hasta 2012. Pues no lo hemos conseguido. Por la razón que sea el ayuntamiento de una de nuestras ciudades no es transparente en ese tema.

Para ilustrar el derecho a preguntar nos vamos a referir a los Observatorios Ciudadanos Municipales. ¿Qué es un OCM? Pues es un grupo de personas que mantienen un canal de comunicación —típicamente una página web— entre la ciudadanía y un ayuntamiento. De tal forma que cualquiera puede preguntar cualquier cosa a su ayuntamiento, y el grupo supervisa la existencia de una respuesta ‘con sentido’ por parte del ayuntamiento.

Y las preguntas:

PREGUNTA 2:
¿Cuál es vuestro modelo de auditoría o qué modelos estáis barajando? Vuestro modelo de auditoría: ciudadana, pública, con técnicos o sin ellos... ¿Incluye las ideas de transparencia y derecho de cualquiera a preguntar?

PREGUNTA 3:
Una vez que una auditoría califica una deuda como ilegítima: ¿Qué proponéis hacer con ella?¿Las conclusiones de la auditoria son puramente informativas/ pedagógicas (sensibilizar a la ciudadanía sobre el tema de la deuda ilegitima), o son vinculantes?

Y esta última pregunta nos lleva al tema más peliagudo: reestructuración o impago. Para evitar la inútiles discusiones nominalistas y, además, pensando que es un uso bastante cabal, vamos a llamar:

Reestructuración: a aquel proceso por el que una deuda cambia —bajo la presión de los acreedores— sus intereses, y/o su cantidad a amortizar, y/o su periodo de amortización, y/o sus periodos de carencia de tal forma que, en términos globales, los acreedores no pierden; en algún caso incluso ganan.

Impago desordenado: es lo que se conoce como ‘default’. Es una situación en la que los deudores no pueden o no quieren hacer frente a lo que los acreedores llaman sus ‘obligaciones’ y no pagan la deuda. Históricamente el ejemplo más relevante son los miles de ‘defaults’ que se produjeron durante el ‘crack’ de 1929.

Impago ordenado: es un proceso por el cual los deudores consiguen imponer a los acreedores una reducción parcial o total del pago de una deuda. Un ejemplo sería el impago ordenado de Islandia en el año 2011 o el reciente impago parcial del gobierno argentino al 97% los tenedores de una deuda pública.

Tenemos la impresión de que la negociación de “soluciones cooperativas” que Alberto, Bibiana y Nacho proponen como la única solución perdurable en el tiempo es imposible cuando de deuda se trata. La reestructuración siempre se propone desde los ámbitos del poder (i.e.: FMI, BCE, ‘troika’, Bundesbank, y así).

PREGUNTA 4:
¿A qué se le llama desde Podemos reestructuración de la deuda?

Además, nos da la impresión de que en la redacción de la propuesta para Podemos el acuerdo cooperativo se propone como un fin en sí mismo; mientras que parece lógico pensar que el fin último al que se debería aspirar es el bien común (rebajar la deuda a niveles que no comprometan la soberanía y el bienestar del país en un proceso lo más justo posible), y que la cooperación es solo una forma de alcanzar este fin. Y, por tanto nos surge la pregunta.

PREGUNTA 5:
En caso de no existir un acuerdo cooperativo entre deudores y acreedores, ¿Quién o qué determina un criterio para proceder con la deuda? ¿Os parecería razonable que, en este escenario de no acuerdo, la manera de decidir un impago ordenado unilateral por parte del deudor fuera a través de la auditoría más un proceso consultivo (como un referéndum)?

Finalmente, intentando ser constructivas, queremos señalar una propuesta que parte de la obviedad de que España no puede devolver —ni reestructurada ni sin reestructurar— una deuda (suma de pasivos incluidos depósitos) de 4,49 billones con ‘b’ de euros. Nos referimos a la que ha hecho Carlos Sánchez Mato que muy resumida consiste en clasificar las deudas, en función de sus acreedores, en seis categorías:

1. Administraciones públicas

2. Familias y hogares

3. Sociedades no financieras

4. Sociedades financieras

5. Entidades de crédito

6. Resto del mundo

Y declarar el no pago de la deuda, en un 50%, a los acreedores de las tres últimas. (Para ver los detalles Carlos Sánchez Mato “¿Y si no pagamos la deuda? mecanismos y alternativas”). Para lo cual, ni que decir tiene, sería necesaria la nacionalización de la banca. Pero con lo que se conseguiría volver al nivel de endeudamiento anterior a la crisis: 60% del P.I.B.

PREGUNTA 6 ¿Estaría Podemos realmente dispuesta a asumir un planteamiento de no pago la deuda de este tipo?

Os deseamos tanto éxitos electorales y en vuestro gobierno como expectativas habéis levantado en nosotras: la ciudadanía.

+ Info:

Entrevista a Nacho Álvarez, miembro del Consejo Ciudadano estatal de Podemos: "Oxfam, Cáritas o Cruz Roja dirían qué parte de la deuda española es legítima y qué parte ilegítima"

Algunas reflexiones y comentarios sobre la resolución en torno a la Deuda aprobada por Podemos el 19 de octubre. Andreu Tobarra

Entrevista a Alberto Montero: "Hacemos propuestas que cualquier Gobierno socialdemócrata en los 80 llevaba en su programa con gusto"

"Podemos", la reestructuración de la deuda y el consenso de los economistas. Antonio Estella

Un aliado inesperado de Podemos en el Financial Times.

Respuesta frente a la manipulación y la mentira en el programa La Sexta Noche. Juan Torres López y Vicenç Navarro. 24/11/2014. "Tampoco decimos que la deuda no tenga que pagarse. Sí decimos que debe auditarse y que aquella que se haya generado por medios irregulares o ilegítimos debe renegociarse o, si llegara el caso y como ha ocurrido en otros muchos países incluso avanzados económicamente y momentos de la historia, repudiarla. Y como la experiencia muestra que la inmensa mayoría de la crisis de deuda como la nuestra ha acabado con algún tipo de reestructuración o impago, proponemos que España se prepare para hacer frente a ese tipo de situaciones que, a nuestro juicio, es muy probable que se den, no solo en nuestro país sino también en otros de la Eurozona."

¿Qué pasaría si no pagásemos la deuda? Carlos Sánchez Mato y Gemma Tarafa

Denunciamos la campaña de desinformación sobre la deuda griega y el plan de rescate de los acreedores privados. Damien Millet, Sonia Mitralias, Yorgos Mitralias, Eric Toussaint, Renaud Vivien. 12 de marzo de 2012

Reflexiones desde la experiencia argentina para el debate sobre la deuda en Portugal, Grecia, Irlanda, España,… CADTM 27/7/2011

Líder opositor griego quiere solución "negociada" para la deuda

Podemos y Syriza suavizan su discurso sobre la deuda y los bancos antes de llegar al poder. Jérôme Duval y Fafatale


A la mateixa secció:


Dejemos de pensar que sabemos más que los pobres y apliquemos de una vez la renta básica


Estado español 1985-2017: 32 años avanzando en la destrucción del sistema público de pensiones


El negocio del rescate: ¿Quién se beneficia de los rescates bancarios en la UE?


Alacant: Mediación intercultural en peligro


La ceremonia de la confusión: el copago de las medicinas por los pensionistas.


La gran crisis de las pensiones privadas


21 D 2016: #NoMásCortesDeLuz


Grecia: El Comité para la Verdad sobre la Deuda, la capitulación de Tsipras, y las perspectivas internacionales para la lucha contra las deudas ilegítimas


Al ataque de las pensiones


S’atreviran a retallar les pensions?

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com