contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dijous 6 de març de 2014 | Manuel
Elogio de la militancia creativa

Martí Caussa

Aquesta va ser la intervenció de Martí Caussa durant l’homenatge a Miguel Romero, Moro, el 2 de març, al Colegio Mayor San Juan Evangelista (Madrid)

El escrito que voy a leer es un homenaje a Moro y a todos los que luchan por la revolución en cualquier lugar y circunstancia. Es un homenaje a todos vosotros.

En un vídeo de La Tuerka colgado en la web de VIENTO SUR, Moro dice al final, “el primer deber de un revolucionario es pensar por sí mismo”. Podía haber elegido otra frase sobre el tema, pero seleccionó una que venía bien a la situación actual.

Un revolucionario es alguien que trabaja para hacer realidad la revolución. Para Moro debía ser también un militante, es decir, alguien organizado, en un partido, un movimiento, una organización social, una plaza o una marea, y alguien que pensara por sí mismo, que no se limitara a creer, seguir u obedecer.

¿Cuál es la finalidad política de pensar por sí mismo?: descubrir qué debemos hacer en esta situación, precisamente en ésta situación; qué debemos hacer los de abajo para avanzar, para ganar en confianza y en organización y para hacer retroceder a los de arriba. Para acertar en el qué hacer, en las tareas del momento, es necesario ser creativo; no porque sí, por esnobismo o por deseo de destacar, sino por necesidad. Porque la situación cambia constantemente, no es la misma que ayer y será distinta mañana. Por eso es necesario inventar las tareas colectivas adecuadas: no están escritas, o lo están para otra situación; hay analogías, pero no repeticiones.

Moro detestaba los análisis basados en analogías y Sergio Rodríguez, en su artículo en la web, nos recuerda una frase de su amigo, que tiene el estilo exagerado que le gustaba a veces: “No creo en ningún análisis que esté basado en un hecho histórico que tenga más de cinco años de antigüedad”. Era un apasionado del análisis concreto y de las tareas del momento.
No estamos hablando de una cualidad que convenga solo a unos pocos, sino que ser creativos es una necesidad de todas las personas militantes y que está al alcance de todas, no está reservada a intelectuales, profesores, dirigentes, líderes, ni a otra gente por el estilo. En un artículo reciente, Desvío al líder, Moro reivindicaba la “concepción igualitaria y universal de hacer política” que había aportado el 15M.

Sin embargo el elogio de la creatividad, por necesaria que sea precisamente en estos momentos, no resuelve los problemas. Porque creatividad y error van de la mano, son hermanas gemelas. Quien repite frases hechas y viejos textos, o se rige por analogías con el pasado, nunca se equivoca, pero tampoco acierta nunca. Quien se arriesga a proponer tareas nuevas para la nueva situación se arriesga también a equivocarse. No hay ningún seguro frente al error, solo amortiguadores, mecanismos que lo hacen menos grave y menos frecuente. Voy a citar sólo los dos que me parecen más importantes. El primero es el respeto por la realidad, ésta es el juez supremo sobre lo acertadas que han sido –o no– las tareas que nos hemos propuesto; pero mirar la realidad de frente y no deformarla con nuestros deseos o prejuicios es más fácil de decir que de hacer. El segundo amortiguador de los errores es el trabajo colectivo en una organización. Pero debe ser en una que estimule a sus militantes a pensar por sí mismos, a ser autónomos; una organización que esté suficientemente presente en la realidad que pretende transformar, como condición indispensable para conocerla bien; por último, una organización democrática y que respete la pluralidad, porque sólo el contraste entre puntos de vista distintos permite captar los cambios en la situación, las diversas facetas de la misma. Todos sabemos que no es fácil construir organizaciones de este tipo.

Pero no hay garantías contra el error. Hay que insistir en ello. Y, si finalmente llega, no hay que dejarse abatir, hay que ser tenaces, levantarse y procurar aprender de la experiencia.

Voy a ilustrarlo con un ejemplo en el que Moro estuvo muy implicado, bien conocido por todas las personas que militaron en la LCR, el Partido de los Revolucionarios. Con este nombre se conoció un importante cambio de orientación que, telegráficamente, se puede definir como el abandono de la construcción de un partido trotskista por el proyecto de construir un partido en común con otras corrientes revolucionarias, con diferentes ideologías y valoraciones de la historia.

Moro lo explica más extensamente y mejor en un artículo que hay colgado en la web de VIENTO SUR, “El trotskismo de la Liga”, donde cuenta que el Partido de los Revolucionarios fue una pieza central de la política de la LCR durante una década, desde 1981 a 1991, cuando nos unificamos con el MC. Pero lo que quería resaltar ahora es la actitud de Moro, que años después escribía: “Es sabido que esta unificación tuvo un final desastroso pocos meses después. Por ello existe el riesgo de juzgar esta ‘larga década’ por su resultado final…[lo cual] significaría un tremendo desperdicio de ideas y experiencias muy valiosas…que [constituyen] un esfuerzo de construcción de una organización revolucionaria…que merece ser conocido, valorado y, quizás, utilizado ahora por militantes de la izquierda alternativa”.

El éxito no está nunca asegurado, el fracaso acecha siempre. Pero hay que ser tenaces y aprender también de él.

El momento que nos ha tocado vivir debemos enfrentarlo sin garantías, pero con ilusión, creatividad y tenacidad. Ilusión, creatividad y tenacidad. No hay otra. Tal como lo hizo Moro. Por la revolución hasta el último aliento.
Permitidme que me despida saludando al estilo del movimiento más creativo que se ha dado en este país en los últimos tiempos [levantando las dos manos y agitándolas].

2/03/2014


A la mateixa secció:


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?


El capitalismo es poder, no economía (Abdullah Öcalan)


Elecciones Francia, Poutou: “Votar por el NPA para dar confianza al conjunto de los explotados”


Anticapitalismo y nueva izquierda


Francia: La intervención del anticapitalista Poutou (NPA) provocó un giro en el debate presidencial


Italia: Crisis y escisión del Partido Democrático (PD), orígenes y consecuencias…


[VÍDEO] Conversa entre Gala Pin (BComú) i Gabriela Serra (CUP)


França: Si no som nosaltres, qui?


Francia: Encuentro con Philippe Poutou, candidato presidencial del NPA


Podem davant de si mateix

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com