contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
divendres 30 d’agost de 2013 | Manuel
La Transición, cuestión nacional y crisis de régimen. Video de la Universitat d’Estiu d’Esquerra Anticapitalista

Jaime Pastor

La Granja (Segovia), Agost 2013

Había un miedo real a la ruptura, a la caida de la dictadura en caliente, de los poderes facticos de ámbito estatal i internacional ... la centralidad de la lucha del movimiento obrero, liderada por CCOO pero también por movimientos autónomos (Vitoria 1976), en Euskadi es una coordinadora hegemonizada por MC i LCR que protagoniza varias huelgas generales ... en la componente política hay una clara hegemonía del PCE que va transformando la ruptura en una reforma pactada con los sectores de la dictadura ... lo que vivimos en ese periodo fue un equilibrio inestable entre dos bloques ... Vitoria (marzo 1976) y la matanza de Atocha (enero 1977) fueron dos momentos clave para que la relación de fuerzas hubiera evolucionado de forma más favorable al movimiento de masas y al horizonte de ruptura con la dictadura, pero no hubo fuerza suficiente para contrarestar las operaciones pactistas (Suarez, PCE, PSOE) ... después de la matanza de Vitoria es cuando se juntan Junta Democrática y la Plataforma de Coordinación Democrática, el PSOE y el PCE fundamentalmente, con una dinámica clara ya de frenar la movilización, y después de enero de 1977 se produce el pacto Suarez-Carrillo, con la aceptación de la bandera y del himno de españa ... Todo esto se da en un contexto de violencia política, ETA, el GRAPO pero sobretodo la actuación del aparato policial y de la extrema derecha ... el hecho es que llegamos a junio del 77 con una situación de incertidumbre ... incluso en las elecciones de 1977, sino se hubiera utilizado el sistema pactado por Suárez con el psoe y el pce hubiera habido un gobierno de izquierdas que hubiera supuesto un nuevo aliento a la movilización... pero en octubre 1977 se cierran los proyectos rupturistas con la firma de los Pactos de la Moncloa y la ley de amnistía ... los Pactos de la Moncloa son fundamentales ya que hasta entonces se habían conseguido conquistas salariales, pero ha partir de allí hay una política de desmovilización ... y con la Ley de Amnistía, con la que salen presos pero con la que se acepta la impunidad de la dictadura franquista.

¿Qué se suele entender por régimen? La monarquía como una pieza clave con el pasado franquista i garante de la unidad del estado, un tribunal constitucional dedicado a ser la tercera cámara vigilante, un aparato coercitivo no depurado, un parlamento conformado en base a un bipartidismo que garantiza la sostenibilidad del sistema ... poner la gobernabilidad por encima de la pluralidad y la representatividad, criminalizando el disenso, a los partidos de la izquierda abertzale, impidiendo el acceso al parlamento de fuerzas que cuestionen la unidad de españa, la monarquia, la no depuración ...

vemos la continuidad de una elite procedente del franquismo que son los detentadores del poder político (vinculada a la UCD, que entra en crisis en 1980 y sustituido por el PP) ... muy ligada al poder económico y, sobre todo, al poder financiero (lo que ahora son el BBVA, el Santander), y luego hay toda la oligarquía clásica con nombres y apellidos ...

¿qué políticas públicas aplica este régimen? este régimen promete la extensión de algunos derechos sociales, y con el PSOE se extienden algunas políticas públicas (sanidad, educación) ... el PSOE (1982) se convierte en el garante de la consolidación de ese régimen, asumiendo la integración en la OTAN después de plantearse la integración en la Comunidad Económica Europea, eso sí, como jóvenes nacionalistas españoles ... lo que conforma ese régimen es ya una cultura política de "demócratas cínicos", de asunción de todas esas limitaciones del régimen a cambio de esas libertades formales y a cambio de ese reconocimiento de derechos sociales ... es un estado en el que convive la tensión entre neoliberalismo y estado social ... conformando una democracia clientelar ... un régimen cada vez mas oligárquico, elitista y nacionalista español ... se instala una cultura de cinismo y apoliticismo (lo que era la movida madrileña), de la que se separan gentes como Eduardo Haro Ibars o Leopoldo Maria Panero, que se adapta a esa nueva cultura política que conforma el nuevo régimen. A partir de 1982, se dio una integración geopolítica en el capitalismo occidental. La batalla de la OTAN fue la última batalla de la Transición. De allí procedió el movimiento de insumisión a la mili, que fue el más importante en Europa.

No tenemos que limitarnos solo a la critica del régimen de la Transición, sino que hay que seguir y recordar como el régimen se va integrando en la eurozona, reforzando el modelo neoliberal, con la serie de tratados, sobre todo el de Maastrich, y la pérdida de conquistas logradas a partir de 1977 y que habían logrado una legitimación social del régimen.

Nunca ha habido una integración real de una parte significativa de la elite catalana en el bloque de poder global. Lo que mejor le salió a Suarez, a parte del pacto con el PCE, fue la operación Tarradellas para bloquear una mayoria de izquierdas potente en Catalunya, ... con una Asamblea de Catalunya que tenia una naturaleza híbrida, por una parte, hegemonizada por el PSUC pero con una base movimientista distinta de la Junta Democrática o de la Plataforma de Convergencia Democrática.

La Constitución material neoliberal europea va configurando un nuevo regimen deficitario en legitimidad social, que va generando una desafección ciudadana creciente, que se da antes del 15M.

En ese proceso hay un proceso de adaptación creciente de la elite de poder económica con lo que es esa relación estrecha entre poder económico y político (en lo que Naredo ha llamado neocaciquismo), y que vemos con la conformación de ese capitalismo financiero inmobiliario, constructor, y gestor de servicios públicos (con creciente privatización), en el que vemos muchos apellidos del franquismo. Un gran capital que se internacionaliza, que descubre America Latina.

Todo régimen necesita una legitimación también construyendo una identidad nacional colectiva. Con el PSOE, en 1982, vemos un proyecto de renacionalizacion española compatible con la supervivencia de un nacionalismo de matriz franquista (el himno, la bandera, el tabú de Riego). Una identidad nacional excluyente, que desarrolla un nacionalismo cotidiano, banal, que cala en las izquierdas (22’). La forma de contrarrestar la presión soberanista era esa generalización de una descentralizacion politico-administrativa en unas comunidades, tuteladas por el centro (que siempre se puede violentar por el centro). Ese estado autonomico se pone al servicio de ese nacionalismo español. Las Cajas de Ahorros aparecen en ese contexto de estado autonomico como un instrumento de pacto entre el capitalismo inmobiliario-constructor-especulador y las elites políticas. Ese nacionalismo español esencialista no es cuestionado por el PSOE y solo muy tímidamente por IU en algunos lugares a partir de los años 90, pero nunca se llega a cuestionar el marco autonomico. Y claro, lo que vemos en l izquierda social, en el movimiento obrero en general a lo máximo a lo que se llega es a asumir lo que llaman "patriotismo constitucional", lo importante es identificarnos con lo que dice la Constitución, y cualquier intento de superar el marco autonomico, incluso el federalista es bloqueado por los partidos parlamentarios y el tribunal constitucional. Aznar ya es la caricatura, con lo de Peregil. Ceuta, Melilla, Gibraltar, la importancia simbolica de las fronteras que sirven para cohesionar a una base social española.

Con la crisis sistemica vemos el fin del ciclo histórico iniciado en 1982, y esto sí que provoca un salto en la desafección ciudadana hacia las elites políticas. El régimen se conforma como un neocorporativismo competitivo. Lo que hay a partir de los Pactos de la Moncloa es vamos a extender algunos derechos sociales per a cambio de reducir los salarios, dando unos derechos, dando una financiacion a los sindicatos, en una dinámica de concertación social. Pero un neocorporativismo competitivo nacional.

El giro de Zapatero en mayo 2010 es un punto de flexión importante que señala la incompatibilidad entre un estado del bienestar menguante y la ofensiva neoliberal. Aumenta la desafección ciudadana (el "no nos representan"). Que culmina con la reforma del articulo 135 de la Constitución. La percepción de un golpe de estado, que nos permite aseverar que hay una crisis de legitimidad del régimen. El 15M aparece como Acontecimiento, como ciclo de protestas que se va extendiendo a otros sectores de la sociedad, que aun no ja llevado al espíritu de desafeccion con los de arriba. Las políticas publicas de este regimen ya no son ni siquiera las del estado social menguante y se hacen con procedimientos antidemocráticos. Hay una frustracion que se deriva de ello porque se piensa que se esta cerrando el ciclo histórico, y que nos encontramos con un capitalismo no solo antisalarial sino antiderechos sociales. En ese contexto lo importante es distinguir entre las distintas instituciones y estructuras del régimen. Hoy lo mas débil es el gobierno y el PP. La corrupción, en un contexto de recortes para los de abajo y de enrequecimiento para los de arriba, de agravio de las de abajo con respecto a los de arriba, se convierte en un factor de desgaste social importante. Por eso, la lucha por echar al gobierno del PP juega un papel importante. Otro pilar fundamental es el estado autonomico. El estado autonomico esta sometido hoy a tensiones contradictorias. Por un lado, el gobierno del PP aprovecha la crisis para una recentralización creciente del estado y por otro, lo que vemos es la convergencia, en Cataluña, de un sentimiento nacional creciente de frustración ante la respuesta del régimen frente a tímidas propuestas de reforma federal, por un lado, con ese sentimiento de agravio, que ademas se da en un territorio determinado en el que se da una percepción de que las políticas de infraestructuras, de financiación han ido en detrimento de Catalunya. Es un flanco de confrontación con el estado. 1714 aparece como un mito de referencia. No debemos oponer la cuestión social y la nacional, sino que tenemos que ver como articularlos. Utilizar el derecho a decidir extensible a otros ámbitos, a la separación del estado y sobre la deuda, sobre los servicios públicos. La conformación de bloques nacional-populares, recogiendo la propuesta de Joaquin Maurin en los años 30, tenemos que pensar en plurinacional, no en nacional español, o en nacional catalán o vasco. Y a la hora de hablar de coordinaciones de ámbito estatal no se puede pensar que Madrid sea el centro. Hay realidades, mapas políticos sociales, sindicales distintos.

En esa crisis de legitimación del régimen, pero no en condiciones de deslegitimación desde abajo, hay otros puntos débiles, la monarquía, el poder judicial, el psoe, los grandes sindicatos (la mutación del régimen actual también les va a dejar fuera, a no ser que estén en condiciones -con el PSOE i IU- de garantizar la regeneración de este régimen, a una refundación más de derechas).

No nos basta con la debilidad de los fuertes nos hace falta la fortaleza de los débiles. Hay que aprovechar a fondo la debilidad el PP. Un test fundamental va a ser la reforma de las pensiones. Un 30% de familias depende de las pensiones. Supondrá la agravación creciente de las desigualdades sociales. El "capitalismo popular" se ha acabado. Mientras no haya oposición hay un margen de maniobra. No creo que se haya agotado el ciclo de la protesta social. El potencial desestabilizador de la injusticia es enorme, por ello, el de la indignación también, y por ello, y es importante estar alerta ante los detonantes de nuevos ciclos de movilización. Esto, si no va acompañado de nuevas herramientas políticas y electorales tiene un límite, y es el debate abierto en el 15M. No se trata de una unidad de la izquierda. Se requieren otras fuerzas político-electorales en las que las fuerzas de izquierda actuales no sean las protagonistas, como máximo coprotagonistas. Se trata de la búsqueda de otro estilo de hacer política, de otra política, en el sentido de lo introducido por el 15M. También aquí Catalunya, Euskadi, Galiza es diferente.

¿Estamos en un proceso destituyente ya? En parte, en lo prefigurado por el 15M, sí. La PAH ha sido el máximo de lo alcanzado en la protesta social y solo ha logrado una modestísima reforma legal. No debemos tomas los deseo por realidades. La relación de fuerzas ha conseguido alguna palancas de apoyo de contrapoder social, pero todavía no llegan a contrarrestar los poderes de arriba. Se trata de como avanzar en el proceso destituyente. En Catalunya o en Euskadi pueden estar en mejores condiciones. Cualquier proceso destituyente ha de culminar en procesos de ruptura, que permita nuevos procesos constituyentes que permitieran posteriores procesos federales entre los pueblos del sur (50’).


A la mateixa secció:


Consignes, crides, proclames i decrets de la revolució russa


Angela Davis: “Les eines de l’amo no serveixen per desmuntar la casa de l’amo”


Capital.150


El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico


¿Defendieron los bolcheviques la revolución socialista en 1917?


El marxismo de André Gorz


Che Guevara en busca de un nuevo socialismo.


Contra el nacionalisme (1976)


El marxismo y los movimientos nacionalistas (1934)


La dimensió nacional al segle XXI

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com