contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
divendres 29 de març de 2013 | Manuel
ENTREVISTA A ÉRIC TOUSSAINT: "Los movimientos ciudadanos han de realizar una auditoría de la deuda"

LUIS GIMÉNEZ SAN MIGUEL

El presidente del Comité para la Anulación de la Deuda en el Tercer Mundo y miembro del Consejo Internacional del Foro Social Mundial, Éric Toussaint, pone los gobiernos de América Latina que se negaron a pagar como el modelo a seguir por la Primavera Árabe.


Si alguien conoce el funcionamiento y la importancia de la deuda soberana en el actual modelo económico mundial es Éric Toussaint. Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Liège y la de París VIII, es además presidente del Comité para la Anulación de la Deuda en el Tercer Mundo (CADTM) y miembro del Consejo Internacional del Foro Social Mundial desde su nacimiento en Porto Alegre en 2001. Esta semana se ha trasladado hasta la ciudad de Túnez para la celebración de su decimotercera edición, en la que ha recobrado fuerza gracias al impulso de la Primavera Árabe.

En un momento fundamental para los países del Magreb, en el que los nuevos gobiernos islamistas tratan de mostrarse como solventes socios ante Occidente, Toussaint se encuentra en Túnez reunido con representantes de todo el campo de la izquierda árabe con la mirada puesta en el horizonte de América Latina, donde varios gobiernos se negaron a pagar la deuda y salir de la senda de la austeridad. Desde allí explica a Público el momento por el que atraviesa en este momento la crisis económica a ambos lados del Mediterráneo.

Frente a la actual crisis de la deuda soberana usted apuesta por realizar una auditoría y no pagar la deuda ilegítima. ¿Qué parte de la deuda habría que considerar como tal?

Es una tarea sencilla, hay criterios muy claros. En el caso de Grecia más de la mitad de su deuda es con la Troika, 170.000 millones de euros. Es totalmente ilegítima y debe ser declarada nula porque ha sido impuesta por organismos que no representan a los ciudadanos griegos. Ni siquiera los memorándum fueron tratados democráticamente en el Parlamento; se aprobaron bajo el chantaje del Fondo Monetario Internacional (FMI) sin posibilidad de enmendar los documentos. Son unas condiciones que representan una violación de los derechos económicos y sociales de la población. Portugal e Irlanda se ajustan también a este esquema.

En el caso español todavía no ha habido memorándum, pero toda la deuda generada por el rescate bancario ha de considerarse ilegítima. Puede ser una decisión legal, porque la ha tomado el propio gobierno, pero no es legítima, porque fuerza a la ciudadanía a asumir las deudas generadas por la burbuja inmobiliaria y la crisis de la banca.

El Foro Social Mundial que acoge Túnez ha situado la deuda como uno de los principales debates por la propia situación del país después de la Primavera Árabe. ¿Qué características tiene la deuda tunecina?

Ha sido contraída por un régimen dictatorial, por lo que no solamente es ilegítima sino que es odiosa. Se trata de una deuda pública externa hacia acreedores que son tanto países como el FMI y acreedores privados que han sido cómplices de Ben Alí. Por lo tanto, la movilización popular que tiene lugar estos días ha de hacer ver al gobierno que ha de repudiar el pago.

Desde un plano más amplio, ¿qué estrategias están siguiendo estos acreedores en los países árabes donde se han derrocado a las dictaduras, como Egipto o Libia?

La estrategia del FMI y las demás instituciones es brindar un apoyo a estos gobiernos para asegurar el pago. Otorgar créditos para comprometer a los nuevos gobiernos con acuerdos que refuerzan el modelo neoliberal exportado que implica seguir precarizando el mercado de trabajo en estos países. Adoptan un discurso revolucionario, afirmando que apoyan los procesos democráticos financiando a los gobiernos y éstos aceptan y adoptan los planes de ajuste que les exigen. Las fuerzas islamistas, como Ennahda en Túnez y los Hermanos Musulmanes en Egipto, son sumamente neoliberales. No van a poner en riesgo el modelo económico financiero en el que ganan las grandes empresas transnacionales.

¿Qué cambios ha habido en el sistema de mercado mundial para que el centro de la deuda se haya trasladado desde el Tercer Mundo a los países del Sur de Europa?

Hay una diferencia importante entre la situación en los años 80 y 90 cuando el epicentro de la crisis de la deuda estaba en los países del sur y la situación actual, en la que desde 2008 se sitúa en Europa. Es el resultado de la explosión de deuda privada generada por la crisis bancaria y posteriormente transformada en deuda pública.

La diferencia fundamental es que a partir de 2003 y 2004 subieron los precios de las materias primas que exportan los países del sur, como China, lo que les permitió aumentar sus reservas nacionales. Varios de ellos se deshicieron de la deuda pagando por adelantado con las reservas acumuladas producidas por el petróleo.

En el norte tuvimos una explosión de la deuda privada producida por la quiebra de los grandes bancos como Lemman Brothers, combinada con la explosión de la burbuja inmobiliaria, que desembocó en una crisis tremenda en el norte. Fue una crisis que generó una deuda privada que con los rescates bancarios se transfirió a los Estados. Los gobiernos europeos decidieron socializar las pérdidas del sector bancario.

Con el aumento de la deuda pública en Europa y la consecuente aplicación de planes de austeridad para rebajar el déficit público, ¿qué le espera al Sur de Europa en los próximos años?

Vamos a conocer una profundización de la crisis económica. Las consecuencias son más devastadoras en los llamados PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España), pero no hay ninguna duda de que los países más fuertes como Francia, Alemania o Bélgica también están en una situación de extrema gravedad.

Quedan aún diez o quince años de crisis, pues las políticas de los gobiernos que se pliegan a los intereses privados no son las adecuadas para revertir esta situación. La política actual de reducción del gasto público, congelación de salarios y servicios sociales tendrá un efecto muy fuerte en términos de reducción de las rentas.

¿Son los países latinoamericanos que se negaron a pagar la deuda, como Ecuador y Argentina, un ejemplo a seguir para Europa?

Es fundamental que los ciudadanos desde los movimientos sociales intenten realizar auditorías de la deuda, desde abajo. Esto es importante como instrumento de organización de las bases y como campaña masiva para hacer cambiar la percepción de la gente, pues desde la banca, las instituciones internacionales y los medios de comunicación que controlan construyen una falsa idea de que el déficit público es consecuencia del despilfarro en gastos sociales y un excesivo Estado del Bienestar. Una auditoría ciudadana no se limita a hacer un análisis, sino que sirve para provocar la movilización que exija la suspensión del pago de la deuda ilegítima.

Un ejemplo es el de Ecuador, donde durante años los movimientos populares hicieron auditorías desde las bases y posteriormente lograron que un gobierno, el de Correa, decidiera auditar y suspender el pago de la deuda ilegítima.

Creo que en nuestra situación en Europa la prioridad es la auditoría ciudadana. Si un gobierno como el de Rajoy, Merkel o Samaras hiciera una auditoría sólo serviría para legitimar el pago completo. Y este ejemplo podría concretarse en Grecia si Syriza ganara las elecciones. Desde el gobierno podrían suspender el pago, auditar la deuda y decidir qué parte hay que repudiar.

¿Qué escenario se abriría en Grecia si se negara a pagar la deuda?

Es totalmente posible para un gobierno de izquierdas en Europa llevar a cabo esta tarea si toma las medias políticas adecuadas. Éstas serían suspender el pago combinado con la suspensión de los memorándum de la Troika, control de movimientos de capitales, socilización de la banca privada, una fuerte reforma tributaria para que paguen los que más tienen, persecución del fraude fiscal y la reducción de impuestos sobre la ciudadanía como el IVA.

En cuanto al euro, quedaría en la Comisión Europea decidir la expulsión o no. Mientras, habría que incentivar la producción agropecuaria y la industria ligera y la creación de empleo por parte del gobierno. Esto tendría un efecto positivo porque el ejemplo podría correr por el resto de Europa y los ciudadanos verían que es posible desobedecer.

Por eso, la responsabilidad histórica de Syriza es muy grande. Si en el gobierno no tomara este tipo de medidas la gente que votó con una perspectiva de cambio perdería la esperanza, con una crisis que seguiría perjudicando a las mayorías, y en ese momento organizaciones como Amanecer Dorado tendría un camino directo para conquistar a un amplio sector de la población y habría un proceso de tipo fascista en Grecia. Es el peor escenario, pero no es descartable.

Éric Toussaint es presidente del Comité para la Anulación de la Deuda en el Tercer Mundo y miembro del Consejo Internacional del Foro Social Mundial.

Font: Público, Túnez 28/03/2013


¡Hay que desobedecer a los acreedores y negarse a pagar las deudas ilegítimas!

¡Nos encontramos en un momento histórico! La coalición de partidos tunecinos de la oposición de izquierda laica, el Frente Popular (que reagrupa a 11 formaciones políticas), ha organizado los días 23 y 24 de marzo de 2013, una reunión con representantes de los partidos políticos progresistas de la región mediterránea a fin de reclamar conjuntamente una anulación de las deudas odiosas e ilegítimas de los estados del sur y del norte del Mediterráneo. Este encuentro se ha desarrollado en dos medias jornadas de trabajo y ha concluido con una declaración final. Todo ello ha sido seguido por una gran conferencia pública que ha reunido a 1000 participantes y al conjunto de las fuerzas de izquierda presentes en el encuentro entorno a un combate que ya es común. |1|

Por Marie Dufaux, 30 de marzo de 2013

Lo que sigue es un informe de la intervención de Eric Toussaint en el encuentro mediterráneo contra la deuda, las políticas de austeridad y la dominación extranjera, por un Mediterráneo libre, democrático, social, solidario, feminista y respetuoso del medio ambiente.

Eric Toussaint, presidente del CADTM Bélgica, ha subrayado que la alianza política que está naciendo se inscribe en la prosecución del combate emprendido por Thomas Sankara, presidente de Burkina Faso, asesinado el 15 de octubre de 1987, después de que llamara a los pueblos de Africa y del mundo a unirse en el combate por el no pago de la deuda ilegítima. El naciente movimiento prolonga también el combate emprendido por todos los mártires de la primavera árabe y por Chokry Belaid, portavoz del Frente Popular tunecino, asesinado el 6 de febrero de 2013. Sin olvidar a Ahmed Ben Bella, primer presidente de Argelia independiente muerto en abril de 2012 |2|, que al final de su vida había hecho de la lucha por la anulación de la deuda ilegítima uno de sus combates prioritarios.

Las organizaciones políticas reunidas en Túnez por invitación del Frente Popular están confrontadas a un asunto muy importante. Demasiado a menudo, partidos de izquierda se limitan a una denuncia radical de la deuda a nivel retórico sin hacer de ella realmente una de sus prioridades para el trabajo cotidiano en dirección a los ciudadanos y las ciudadanas. Algunos de ellos, una vez que se han acercado al poder o al gobierno, abandonan su promesa de poner fin a la deuda ilegítima y acaban por acomodarse a su pago.

Eric Toussaint ha enunciado la definición inicial de la deuda odiosa, contratada por un régimen dictatorial como el régimen de Ben Ali. Según el derecho internacional, a la caída de un régimen dictatorial así, esta parte odiosa de la deuda es nula y no debe por tanto en ningún caso ser pagada. Cierto, a menudo hay que luchar para que el derecho internacional sea plenamente respetado. Con ese objetivo, solo una fuerte movilización popular puede convencer a un gobierno de que recurra a un acto de suspensión y de repudio de la deuda odiosa. Es por tanto fundamental constituir una correlación de fuerzas favorable para enfrentarse a los acreedores.

A nivel de derecho internacional, una deuda odiosa corresponde hoy a tres criterios |3|:

- la ausencia de consentimiento de la población del estado endeudado;

- la ausencia de beneficios para la población de este estado endeudado;

- los acreedores sabían que los préstamos que concedían no servían a los intereses de la población y no habían sido objeto de una aprobación popular.

Las deudas de países como Grecia, Portugal e Irlanda con la Troika (BCE, CE, FMI), deben ser denunciadas porque corresponden a los tres criterios mencionados más arriba:

1. las poblaciones de los países afectados no han dado jamás su acuerdo y numerosos gobiernos elegidos sobre un programa anti-austeridad acaban por plegarse a los deseos de la Troika una vez en el poder;

2. esas deudas no benefician a las poblaciones, sino que al contrario, están ligadas a violaciones de sus derechos económicos, sociales, civiles y políticos (reducción de los presupuestos sociales y de los salarios, despidos masivos, degradación del acceso a la salud y a la educación, anulaciones de convenios colectivos, no respeto de la voluntad de los electores, sumisión del poder legislativo al poder ejecutivo, ...);

3. los acreedores, entre ellos la Troika y los banqueros, saben perfectamente que los créditos que conceden no sirven a los intereses de las poblaciones puesto que esos créditos son concedidos a fin de devolver la deuda y a cambio de planes de austeridad drásticos. Es la propia Troika la que impone esas violaciones a los derechos humanos y quien dicta sus condiciones a los gobiernos y a los parlamentos de los estados endeudados.

Por su parte, desde 2011, los gobiernos que han sucedido a las dictaduras de Ben Ali y de Mubarak han contratado ellos también deudas que no sirven de ninguna forma a los intereses de la población, sino a los de los acreedores. Esos gobiernos endeudan a sus países para devolver las deudas odiosas de las dictaduras y para realizar políticas que aumentan la vulnerabilidad de sus países. Esas deudas son por tanto ilegítimas.

Túnez, igual que Egipto, negocia actualmente un préstamo del FMI |4|. No hay ninguna salida posible con tal planteamiento. Pero si esos préstamos son concedidos, serán ilegítimos por al menos dos razones: servirán para el pago de las antiguas deudas odiosas y han estado ligados a la prosecución de políticas contrarias a los intereses de las poblaciones.

Otros elementos entran en consideración para determinar el carácter ilegítimo de la deuda.

De una parte pueden ser consecuencias de políticas fiscales injustas. Concretamente, los estados conceden ventajas fiscales a las grandes empresas (nacionales o extranjeras) y a las familias más ricas, lo que tiene por efecto disminuir los ingresos de impuestos y aumentar el déficit. Esto provoca por tanto un aumento de la deuda pública pues los estados deben recurrir al préstamo para financiar su presupuesto. Deudas contratadas en estas condiciones están marcadas por la ilegitimidad pues son injustas socialmente.

De otra parte, pueden provenir del salvamento de bancos. Desde 2007, los gobiernos de los estados de los países más industrializados acuden a socorrer a bancos privados responsables de la crisis aportándoles millardos de euros bajo forma de inyecciones de capital o de diversas garantías |5|. Las deudas contratadas para financiar estos salvamentos son igualmente ilegítimas.

Los acreedores y los gobiernos afirman que es preciso seguir pagando sus deudas sin poner en cuestión su origen, aunque sean ilegítimas, y utilizan el argumento de la búsqueda del equilibrio presupuestario para imponer políticas antisociales de austeridad. En este contexto, una parte creciente de la población de los países mediterráneos (y más allá) rechaza el pago de la deuda ilegítima. En algunos de esos países (Túnez, España, Portugal, Grecia, Francia, etc.), son puestas en pie auditorías ciudadanas a fin de determinar la parte ilegítima de las deudas públicas contratadas por los estados. Intentan determinar cómo, porqué, por quién la deuda ha sido contratada y si ha servido realmente a los intereses de la población. Esos comités de auditoría ciudadana intentan convencer lo más ampliamente posible de la necesidad de anular la deuda ilegítima.

Desobedecer frente a los acreedores

Es posible y necesario desobedecer a las instituciones financieras internacionales y a la Troika, rechazar las órdenes de los acreedores privados a fin de encontrar un margen de maniobra para mejorar la situación de los países y de su población. ¡La firmeza paga! Varios ejemplos concretos de países que han osado desafiar a sus acreedores lo demuestran.

Argentina y la suspensión del pago de la deuda

Así, Argentina, después de tres años de recesión económica (1999-2001) y en el contexto de una rebelión popular masiva que hizo caer al presidente De la Rua, decidió suspender, a finales de diciembre de 2001, el pago de una gran parte de su deuda exterior pública por un montante de alrededor de 90 millardos de dólares (90 000 000 000 US$).

Una parte de las sumas así conseguidas fueron reinvertidas en los sectores sociales, en particular en los subsidios dados a los parados organizados en el movimiento piquetero (plan trabajo). Algunos afirman que en realidad la recuperación económica de Argentina a partir de 2003-2004 fue debida únicamente al aumento del precio de sus productos de exportación (soja, minerales, ...). Es falso, pues si Argentina no hubiera suspendido el pago de su deuda a partir de finales de 2001, los ingresos públicos generados por las exportaciones habrían sido devorados por el pago de la deuda. El gobierno no habría tenido los medios para relanzar la actividad económica. Por otra parte, gracias a la suspensión del pago de los 90 millardos de deudas comerciales que ha durado hasta marzo de 2005, Argentina pudo imponer a sus acreedores una reducción de la mitad de ese montante.

El CADTM así como numerosos movimientos sociales y partidos de la izquierda argentina proponían entonces ir más lejos, hacia la anulación total de la deuda ilegítima no solo respecto a los acreedores privados sino también con el FMI y otros acreedores públicos. El gobierno argentino se negó a seguir ese camino.

Es importante añadir que Argentina está en suspensión total de pago de su deuda de 6,5 millardos de dólares con el Club de París desde 2001. Se puede entonces constatar que desde hace ya 12 años, ese país aguanta el tipo ante el Club de París. A pesar de los 44 procesos ante el Banco Mundial a los que Argentina debe hacer frente y a pesar de las recientes amenazas de ser expulsada del FMI, Buenos Aires va saliendo adelante. Desde 2001, Argentina no pide ya prestado en los mercados financieros ¡y sin embargo el país continúa funcionando!

Es importante no engañarse sobre la experiencia argentina, hay que evitar hacer de ella un modelo, es necesario adoptar un punto de vista claramente crítico. El gobierno argentino ha optado por mantener al país en un marco capitalista, ninguna reforma estructural ha sido emprendida, el crecimiento económico argentino está basado en gran medida en la exportación de productos primarios (soja transgénica además, y minerales). Se trata de un modelo extractivista-exportador. Sin embargo, lo que Argentina ha hecho demuestra que se puede perfectamente desobedecer a los acreedores. Bajo otros cielos, un auténtico gobierno de izquierdas podría apoyarse en este precedente para ir mucho más lejos.

Ecuador: auditoría y suspensión

Otro ejemplo: Ecuador. Siete meses después de haber sido elegido, el presidente ecuatoriano Rafael Correa decidió, en julio de 2007, proceder a una auditoria de la deuda del país, y de las condiciones en las que se había constituido. A este fin, una comisión de auditoría de la deuda compuesta de 18 expertos, entre ellos el CADTM, fue puesta en pie en julio de 2007. Tras 14 meses de trabajo, se elevó un informe. Mostraba en particular que numerosos préstamos habían sido concedidos violando reglas elementales. En noviembre de 2008, el nuevo poder, apoyándose en este informe, decidió suspender el pago de la deuda constituida de títulos de la deuda que vencían unos en 2012, otros en 2030. Finalmente, el gobierno de ese pequeño país salió vencedor de una prueba de fuerza con los banqueros norteamericanos detentadores de los títulos de la deuda ecuatoriana. Compró por menos de un millardo de dólares títulos que valían 3,2 millardos de dólares.

El tesoro público ecuatoriano ha economizado así alrededor de 2,2 millardos de dólares de stock de deuda a los que hay que añadir los 200 millones de dólares de intereses por año por el período 2008-2030. Esto ha permitido nuevos medios financieros que han hecho que el gobierno pudiera aumentar los gastos sociales en la salud, la educación, la ayuda social y en el desarrollo de infraestructuras de comunicación. Ha integrado igualmente en su constitución la prohibición de transformar la deudas privadas en deudas públicas y la prohibición de contratar deudas ilegítimas. |6|

Hay que añadir que Ecuador no reconoce ya la competencia del tribunal del Banco Mundial. Se ha negado a firmar un tratado de libre cambio con la Unión Europea y con los Estados Unidos. El presidente ecuatoriano ha anunciado su intención de lanzar una auditoría sobre los tratados bilaterales de inversión. En fin, las autoridades de Quito han puesto fin a la presencia del ejército de los Estados Unidos en territorio ecuatoriano.

En el caso de Ecuador, hay también que guardarse de erigir en modelo la experiencia en curso. Una mirada crítica es indispensable. Sin embargo, no deja de ser cierto que la experiencia ecuatoriana en términos de auditoría y de suspensión unilateral del pago de la deuda demuestra que es perfectamente posible desobedecer a los acreedores y sacar de ello ventajas para mejorar los gastos públicos en terrenos como la educación y la salud pública.

Islandia: la negativa a pagar la deuda reclamada por el Reino Unido y los Países Bajos

En fin, como consecuencia del hundimiento del sistema bancario en 2008, Islandia se negó a indemnizar a los naturales de los Países Bajos y del Reino Unido que habían colocado fondos en bancos islandeses privados que acababan de hundirse, por un total de 3,9 millardos de euros. Las autoridades británicas y holandesas indemnizaron entonces a sus naturales y exigieron de Islandia que les pagara por ello. Bajo la presión popular (manifestaciones, ocupaciones de plazas, referéndums), las autoridades de Reikiavik se negaron a ello. Esto tuvo por consecuencia la inscripción de Islandia en la lista de las organizaciones terroristas, la congelación de los haberes islandeses en el Reino Unido y la interposición de una demanda de Londres y de La Haya contra Reikiavik ante la Corte de la Asociación Europea de Libre Cambio (AELE) |7|. Por otra parte, Islandia bloqueó totalmente las salidas de capitales del país. Finalmente Islandia va saliendo adelante mucho mejor que otros países de Europa que aceptaron las exigencias de los acreedores. Aquí también hay que evitar hacer de Islandia un modelo pero, no obstante, hay que sacar enseñanzas de su experiencia.

Estos ejemplos nos demuestran que desobedecer a los acreedores no es una catástrofe y no conlleva en ningún caso el hundimiento del país.

Subrayemos igualmente que estas experiencias han sido precedidas o realizadas en un contexto de movilizaciones populares que presionaban sobre el gobierno. De ahí la importancia, como ha recordado Eric Toussaint de llegar al conjunto de la población a través de los medios de vulgarización de esta cuestión a veces compleja. El trabajo de auditoría es por tanto un verdadero trabajo de toma de conciencia. Se trata de hacer visible la ilegitimidad de la deuda para la mayoría de la población.

En conclusión de este taller, Eric Toussaint ha repetido que los ejemplos citados no son modelos políticos a seguir, sino que son experiencias de las que es completamente pertinente sacar lecciones políticas importantes.

Traducción: Alberto Nadal

Notas:

|1| Ver Pauline Imbach, “Túnez: Nació un frente común de organizaciones políticas contra las deudas”, publicado el 26 de marzo 2013

|2| Ver Eric Toussaint, “En recuerdo de Ahmed Ben Bella, primer presidente de la Argelia Independiente, muerto el 11 de abril de 2012 a la edad de 96 años”, publicado el 19 de abril 2012.

|3| Ver Renaud Vivien y Cécile Lamarque, « Algunos fundamentos jurídicos para declarar la nulidad de las deudas públicas” ; ver también NNUU, Resolución aprobada por el Consejo de Derechos Humanos. ‘Consecuencias de la deuda externa y de las obligaciones financieras internacionales conexas de los Estados para el pleno goce de todos los derechos humanos, sobre todo los derechos económicos, sociales y culturales’, publicado el 13 de agosto de 2012

|4| www.imf.org

|5| Ver Damien Millet, Daniel Munevar y Eric Toussaint, Las Cifras de la deuda 2012, Tabla 28 – El coste de los rescates bancarios en Europa, deuda emitida hasta 2011.

|6| Ver Eric Toussaint, «La Constitution équatorienne : un modèle en matière d’endettement public», publié le 27 décembre 2010.

|7| El Tribunal de la Asociación Europea de Libre Cambio (AELC), que no tiene sin embargo nada asociación altermundialista, ha dado la razón a Islandia hace dos meses. Ver cadtm.org, publié le 30 de enero 2013.

+ Info:

La izquierda tunecina plantea el no pagar la deuda como el siguiente paso de la revolución

"El Foro Social ayudó a los cambios en América Latina y puede hacerlo en el mundo árabe". Tarek Ben Hiba, coordinador del encuentro internacional, confía en la influencia positiva que puede tener sobre la transición tunecina. La asistencia de grupos islamistas supone una novedad pero no marca los debates sobre el futuro de la Primavera Árabe

VIDEO Interpel·lació de la CUP al Govern sobre la informació relativa al deute de la Generalitat. Ple del Parlament. 13/03/2013 - sessió ordinària. De 17:38:00 a 18:12:31 - Durada: 34 m. 31 s. I text en PDF


A la mateixa secció:


La banca de la República, eina indispensable de transformació social


La Ley de Renta Valenciana de Inclusión a debate


El Fondo de Reserva y las pensiones


L’Assamblea per una Renda Básica al País Valencià presenta en Les Corts Valencianes la seua proposta alternativa a l’avantprojecte de llei de Renda Valenciana d’Inclusió.


Romper las cadenas de las deudas privadas ilegítimas (II)


Romper el círculo vicioso de las deudas privadas ilegítimas (I)


Un balance: 10 años de la ley de protección contra la dependencia


Baix Segura: Más de 1000 personas acuden a la manifestación en defensa de las pensiones públicas en Torrevella


Dejemos de pensar que sabemos más que los pobres y apliquemos de una vez la renta básica


Estado español 1985-2017: 32 años avanzando en la destrucción del sistema público de pensiones

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com