contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dijous 14 de març de 2013 | Manuel
"Más que el Cónclave, lo importante es una renovación radical de la Iglesia" Esther Vivas entrevista a Teresa Forcades, la mediática monja benedictina que desmonta los mitos del capitalismo y también de la Iglesia católica

Esther Vivas

Presentar a Teresa Forcades resulta complicado. Podríamos decir que es monja benedictina, citar su currículum, que es doctora en teología y medicina, pero nos quedaríamos cortos. Teresa Forcades es mucho más que todo esto. Es una monja que rompe moldes. Muchos la conocieron cuando denunció los intereses de la industria farmacéutica tras la vacuna de la Gripe A. Tiempo después ocupó de nuevo las pantallas y las páginas de los medios de comunicación catalanes llamando a una huelga general indefinida y desmontando los mitos del capitalismo. Se ha pronunciado siempre en defensa de aquellos que el sistema criminaliza y persigue.

En sus charlas, ya sea ocupando una plaza, el hall de un hospital, en un teatro o en una sala de actos, centenares de personas, de todas las edades y perfiles sociales, esperan escuchar a la monja que dice las cosas por su nombre. Teresa Forcades ha conseguido que hoy hablar de anticapitalismo sea mucho más fácil. Y el monasterio de Sant Benet, en Montserrat, donde habita junto con otras 40 hermanas, se ha convertido en una puerta abierta a los que sueñan, luchan y no se resignan. Hablamos con ella con la excusa del Cónclave papal, para conocer qué defiende una monja siempre leal con los de abajo.

Esther Vivas. Estos días el foco mediático está puesto en el Cónclave que tiene lugar en el Vaticano para elegir un nuevo Papa. ¿Hay razones para que este tema sea noticia como lo es?

Por una parte está justificado debido al impacto que tiene la Iglesia católica romana y la cantidad de gente que a nivel internacional forma parte de ella, pero no me parece adecuado el contenido de estas informaciones. Se habla de los detalles del Cónclave, de quién saldrá elegido. Cuestiones que en sí no son relevantes comparadas con la necesidad que tiene esta institución de una renovación radical, que visibilice, por ejemplo, la total falta de representatividad de las mujeres. Éste sí es un tema que creo merece un titular en la prensa internacional. Y no sólo el tema de las mujeres sino el cómo se toman las decisiones, cómo en la Iglesia católica hay un movimiento que se está organizando desde la base... Y los grandes medios de comunicación no están reflejando esta realidad plural.

EV. Entonces, ¿qué hacer?

Me gustaría citar a la teóloga Mary Hunt, que propone que en la Iglesia católica tendríamos que hacer lo que se les enseña a los niños pequeños antes de cruzar la calle: primero párate, luego mira y después escucha. Y ella lo que propone es parar el proceso y que no se elija a un nuevo Papa, porque el proceso está desfasado. La manera en cómo se realiza no corresponde ni a los signos de los tiempos y ni a la demanda que nace desde el corazón de la institución. Creo que es una propuesta interesante: parar y luego mirar. Mirar cuál es la realidad de esta iglesia, que por una parte envejece y por la otra crece en zonas con poca representación en la toma de decisiones, qué pasa con el tema de las mujeres, qué pasa con el clericalismo. Mirar y luego escuchar. Y este escuchar implicaría establecer los mecanismos para que esta voz de las comunidades de base tuviera un peso en la toma de decisiones.

EV. Una de las limitaciones más claras de la Iglesia católica, como dice, es el papel subalterno que da a la mujer. Una mujer no puede dar la comunión, ser sacerdote, obispo, cardenal ni Papa. Al mismo tiempo, ha habido una ofensiva clara por una parte significativa de la Iglesia contra los derechos sexuales y reproductivos. Visto lo visto, ¿se puede ser monja y feminista?

Se puede y además no soy la única. Antes ya he hablado de Mary Hunt, ella no es monja pero sí es teóloga de la Iglesia católica y feminista. Y hay diversos movimientos de teología feminista dentro la Iglesia.

EV. Y, ¿qué feminismo reivindica?

El feminismo para mí es el planteamiento de la igualdad sin paliativos. El orden patriarcal es el orden que varones y mujeres juntos hemos construido y que estamos apoyando en la medida en que en nuestra vida adulta vivimos en continuidad con el proceso de subjetivación infantil. Y, ¿cuál es este proceso de subjetivación infantil? Es el que determina mi identidad personal y sexual en relación a la figura materna. La niña se identifica con la madre y el niño se distancia. Y en la vida adulta, hay mujeres que aún seguimos pensándonos como cuidadoras o como madres en general, no por el hecho de serlo o no, sino por sentir esa responsabilidad emocional hacia los demás. Mientras, los varones, que viven en continuidad con su patrón de subjetivación infantil, se siguen considerando, como adultos, como aquellos que son cuidados. Aquí es donde yo encuentro un fundamento que me ayuda a entender por qué la gran mayoría de órdenes sociales han respondido a un patrón patriarcal, donde las mujeres por el hecho de serlo se les ha privado de algo, ya sea representatividad política, religiosa o profesional. El reto es subjetivarse en la vida adulta sin referencia a la figura materna, esto es, atreverse a habitar el espacio inédito y original que me constituye como pieza única, superando toda etiqueta, incluidas las de género.

EV. Así como en Grecia suman ya 29 huelgas generales desde que estalló la crisis, aquí los sindicatos mayoritarios acostumbran a pensárselo y mucho antes de convocar una. Usted, hace unos meses, hzo un llamamiento a "una huelga general indefinida". ¿Por qué?

Exacto. Para mí el adjetivo fundamental es "indefinida". Ha llegado el momento ya no del análisis sino de la acción y de una acción que sea transformadora, no sólo simbólica. En Catalunya, la presente crisis ha situado a un 12% de la población en la miseria y en la pobreza extrema, según datos del Informe INSOCAT de enero del 2013. Se trata de personas que si no van a hacer cola en alguna parte no comen. Y a este 12% se le tiene que añadir el 18% de pobreza, de personas que tienen dificultades para llegar a final de mes. Entonces, si sumamos el 12% y el 18% nos da un 30%, que cumple la profecía maldita de Margaret Thatcher cuando nos hablaba de la sociedad de los dos tercios. Es decir, que para gobernar con éxito se debe de ignorar a un tercio de la población, sacrificarle, porque no es necesario para ganar las elecciones, y así se estabiliza la sociedad. Y en Catalunya esto es una realidad. Además, la pobreza ha aumentado sobre todo en las familias con niños pequeños.

Por lo tanto, esto significa que ha llegado el momento de la acción pero no de una acción simbólica sino de una acción contundente. Y el objetivo de la huelga general indefinida es el de hacer caer al Gobierno, un Gobierno que en lugar de gobernar en favor de los intereses mayoritarios y de las necesidades reales objetivas de la población gobierna en contra de estos intereses y a favor de unas minorías. Y tenemos suficientes datos concretos, como el rescate de la banca, lo que ocurre con los bancos que tienen pisos en propiedad y desahucian a la gente y tantos otros, que deslegitiman a este gobierno.

Y ésta es mi propuesta: organizarnos para una huelga general indefinida, derrocar al Gobierno y, entonces, abrir un período constituyente. No se trata solamente de derrocar a este Gobierno, a este partido, porque el problema es el sistema en sí, el sistema en el que nos encontramos tanto a nivel socio-económico y, también, político. Y para cambiar de raíz este sistema tan desigualitario es necesario un proceso constituyente, el órgano adecuado en democracia.

EV. Sí. Lo ha dicho más de una vez: "La Constitución está hecha por el pueblo. Y si tiene valor es porque refleja la voluntad del pueblo". Esto, evidentemente, hoy no pasa. La Constitución, como la democracia, está al servicio del capital. ¿Cómo empezar, pues, una dinámica de procesos constituyentes en el Estado español? ¿Cómo se hace?

Lo que tiene el proceso constituyente es que a lo largo de la historia se ha hecho de muchas maneras pero hoy en día es imposible pensarlo de arriba abajo. No se trata de reunir a los máximos expertos y que hagan la súper propuesta que luego el pueblo tiene que ratificar sino que se trata de un cambio de paradigma, de modelo, que solamente es posible con la participación de la gente. Por lo tanto, el punto fundamental para mí es ese recuperar la subjetividad política. Esa capacidad política de intervenir y responsabilizarse por la calidad de nuestras relaciones sociales, de nuestro vivir conjunto. Y eso requerirá de una organización desde la base, con asambleas sectoriales, que luego pueden desembocar, en su momento, en un proceso constituyente convocado quizá por una candidatura que pueda ganar una mayoría social con este proyecto.

EV. Le hemos visto al lado de la revista CafèambLlet condenada injustamente por denunciar la corrupción y el "negocio" de la sociovergencia en la sanidad pública catalana. Has estado también ocupando el hall del hospital Sant Pau. Te has solidarizado con Enric Durán, perseguido por la justicia por "estafar" a quienes nos roban, la banca. Has estado, también, al lado de los huelguistas de hambre de Telefónica.

La estrategia de cambio para que sea sólida tiene que ser profunda y a largo plazo, pero mientras hay unas urgencias sociales a las cuales no se puede dar la espalda y que implican una movilización inmediata. En Catalunya, la revista CafèambLlet ha destapado el caso de corrupción más importante en la historia de la administración catalana y se les ha silenciado, se les ha incluso abierto un proceso judicial y se les ha condenado a pagar una multa de diez mil euros. Me ha parecido que apoyarles era fundamental. Luego está el caso de Telefónica con esos despidos improcedentes. Tenemos que cambiar el marco en que esto se produce, pero ahora mismo hay gente en la calle que tiene esta lucha abierta y me parece necesario darles apoyo. Y lo mismo con las privatizaciones de la sanidad y con los recortes. Ésta sería la lucha de la asamblea del Hospital de Sant Pau y de tantos otros hospitales. Es necesario compaginar esa estrategia a largo plazo con la presión a corto plazo para que no se cierre un ambulatorio, no se apliquen recortes.

EV. Mucha gente te empezó a conocer a raíz del vídeo "Campanas por la Gripe A", colgado en Internet y que llegó a centenares de miles de visitas, y donde denunciabas los intereses económicos tras la vacunación por la Gripe A. Ahora vuelves a señalar a las farmacéuticas en un trabajo exhaustivo que has realizado sobre los efectos secundarios tan negativos de la vacuna del Virus del Papiloma Humano (VPH).

La vacuna del VPH tiene un perfil riesgo/beneficio desfavorable. Es decir, que resulta una contradicción, a nivel científico, recomendarla. Y esto es lo que está haciendo la Administración. Éste es un mensaje que a mí me gustaría que recibieran todos los padres y madres que, en definitiva, son los responsables de decir si su hija se vacuna o no. Y es importante señalar, como explico en un documento con las debidas referencias científicas y en un vídeo, que la vacuna no ha demostrado su eficacia y, en cambio, hay posibilidad, aunque sea en un porcentaje de casos bajos, de efectos secundarios gravísimos, incluida la muerte. En el Estado español, ha habido un caso, en Asturias, donde esto ha ocurrido, una chica de 13 años que ya nadie la devuelve a sus padres ni a la vida.

EV. ¿Nos quieren enfermos?

El mundo está organizado alrededor de intereses económicos . Ya lo dice el Evangelio: "No se puede servir a dos señores, no se puede servir a Dios y al dinero". No creo que haya gente que necesariamente nos quiera enfermos, pero sí que hay gente que quiere hacer negocio y cuanto más mejor. Si estar sanos fuese negocio, nos querrían sanos; que estar enfermos es negocio, pues, sí, nos quieren enfermos. Que la guerra es negocio, entonces, se pasa por delante de las consideraciones morales y se impulsa la guerra.

EV. Has hecho afirmaciones contra la banca, las farmacéuticas, el gobierno... Alguna vez no te han dicho eso de: "¿Por qué no te callas?". ¿Te han intentado silenciar? ¿Ha tenido consecuencias para ti y tu comunidad?

Sí. En el momento en que he dicho, por ejemplo, que no quiero una Catalunya independiente financiada por La Caixa. Cuando mi comunidad ha necesitado un crédito para unas obras que queríamos hacer, pues, parece que esto ha tenido consecuencias negativas en cuanto que no sea posible obtenerlo. También es conocido que Marina Geli, consejera de Sanidad de la Generalitat, durante la campaña de la Gripe A, llamó al abad de Montserrat para decirle si podía conseguir que yo me callara. El abad llamó a la abadesa, la abadesa me llamó a mí, pero estas llamadas, del abad y la abadesa, no fueron de orden sino que fueron de decir... mira, bueno, ha pasado esto. La comunidad dejó la decisión en mis manos y yo decidí continuar. Otra consecuencia fue en unas jornadas de medicina preventiva en Cartagena, en el 2010, que me invitaron y cuando llegué, me informaron de que si el Congreso y su Comité Científico desearan invitarme al año siguiente esto no sería posible porque al saber que yo iba a hablar en esas jornadas dos compañías farmacéuticas, Sanofi-Aventis y GlaxoSmithKlein, retiraron su financiación.

EV. A veces se dice que el miedo ha empezado a cambiar de bando. Que la gente ha perdido, en parte el miedo, y se ocupan plazas, bancos, viviendas vacías. La gente se indigna, se rebela y desobedece. Pero aún mucha gente tiene miedo sobre todo a perder el trabajo, a no poder pagar la hipoteca, a que la echen de su casa? ¿Hay que vencer el miedo?

Hay que tener más miedo a no hacer nada. El miedo de que si no hacemos nada la situación actual nos empuja, nos lanza a la miseria, tanto si abres la boca como si no. Yo creo que esta conciencia de que si no actuamos nos va a ir muy mal es importante. Miedo a que no actuar sea en negativo. Y, por lo tanto, sumarse a esta voluntad de cambio social, prepararnos a fondo para este cambio. Porque este cambio no solamente es posible sino que es mucho más favorable de lo que quizás algunas personas ahora imaginan. Un cambio sólido y favorable para los intereses de la mayoría.

Este sistema, citando la Biblia, es "un gigante con los pies de barro". Y así ha sido siempre. Impresiona, tiene apariencia, pero no tiene solidez. Por eso, a lo largo de la historia no ha habido suficiente con la fuerza policial, represora, militar, para evitar el cambio social. Siempre ha sido necesario un segundo factor que podemos llamar ideológico. El factor ideológico ha sido, precisamente, el convencimiento de la mayoría de que el cambio o bien no era posible o que nos saldría más caro que no decir nada. Siempre, a lo largo de la historia, ha habido momentos en que este factor ideológico se ha debilitado suficientemente como para que se produjeran dichos cambios. Y estoy hablando desde la Revolución francesa, a la consecución del sufragio universal. Todos los derechos adquiridos han pasado por una toma de conciencia de que ese miedo al cambio correspondía a unos intereses creados y no a una realidad objetiva. El cambio es posible.

EV. Manos a la obra.

Font: Público 13/03/2013


A la mateixa secció:


Catalunya: ¿De comunes a eurocomunes?


1917-2017. Repensar la revolución


Euskal Herría: Asamblea de EH Bildu, las formaciones se comprometen a "pasar de ser una coalición a un sujeto político"


Per una perspectiva radical a Europa. Pròleg del llibre ’Sobiranies: una proposta contra el capitalisme’ (Espai Fàbrica, 2017)


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?


El capitalismo es poder, no economía (Abdullah Öcalan)


Elecciones Francia, Poutou: “Votar por el NPA para dar confianza al conjunto de los explotados”


Anticapitalismo y nueva izquierda


Francia: La intervención del anticapitalista Poutou (NPA) provocó un giro en el debate presidencial


Italia: Crisis y escisión del Partido Democrático (PD), orígenes y consecuencias…

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com