contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimecres 13 de febrer de 2013 | Manuel
Entrevista a Elvira Murcia, luchadora por los derechos de las personas dependientes: “Es hora de que realicemos acciones contundentes en la calle”

Enric Llopis / Paco Cerdà

Pese a padecer una osteogenesis imperfecta o enfermedad de los huesos de cristal, Elvira Murcia, de 41 años, se encadenó a mediados de diciembre durante tres días y dos noches, junto a otra compañera discapacitada, frente a la sede de la Generalitat Valenciana. Logró una reunión finalmente con los titulares de Hacienda y Bienestar Social. Les arrancó el pago de dos de los cuatro meses de prestación que se le adeudaban y también acordó con ellos un calendario de pagos para cuidadores y personas dependientes, que el Gobierno Valenciano no ha cumplido. El Decreto Ley aprobado en julio por el gobierno de Rajoy le supuso a Elvira Murcia una mengua en la ayuda prevista en la Ley de Dependencia, que pasó de 337 euros a 286. Considera que es hora de pasar a la acción.


El gobierno central y los gobiernos autonómicos recortan las prestaciones a las personas dependientes con la coartada del déficit. ¿Qué responderías a la afirmación de que no hay dinero?

Es cierto que hay un problema de recursos con la crisis. Pero se puede encontrar dinero si se busca y recorta en los sitios donde se debe. Por ejemplo, los sueldos vitalicios que perciben los ex presidentes del Gobierno; el dinero que se han llevado los imputados por corrupción o el que ha buscado refugio en los paraísos fiscales. En el organigrama de la Generalitat Valenciana hay numerosos directores generales y altos cargos que, en mi opinión, sobran. Es decir, si se buscara, el dinero está y hay de donde sacarlo. Recuerdo además que el Gobierno Valenciano ha avalado equipos de fútbol con dinero de todos los ciudadanos.

¿Cómo deberían las personas dependientes plantear la batalla por sus derechos?

Me parece muy bien que se presenten recursos, contenciosos judiciales o que se recojan firmas. Pero también sería hora de que el mundo de la discapacidad y la dependencia salieran a la calle y dieran de una vez un golpe contundente. Me refiero a la acción directa en la calle, con encadenamientos como el que hice yo o bien mediante huelgas de hambre.

¿Cuál es el objetivo?

Ponerle cara a la realidad. Detrás de cada persona dependiente hay una historia, y es lo que ha de visibilizarse ante la gente de la calle. Y para ello, para llegar a la opinión pública, necesitamos a los medios de comunicación. Los colectivos más vulnerables estamos sufriendo un ataque sin precedentes a nuestros derechos. Y el hecho cierto es que los políticos atienden a los problemas sobre todo cuando los medios alertan a la opinión pública.

¿A qué escenario nos dirigimos? ¿Cómo quedarán los servicios sociales tras la oleada de recortes?

Habrá muchas personas discapacitadas que caigan de manera fulminante en la pobreza. Habrá también muchas familias que, debido a los recortes, no puedan pagar a sus hijos dependientes los pañales o los aparatos necesarios. Te comento mi caso. Debido a mi enfermedad, pierdo calidad auditiva. Necesito por ello un audífono que cuesta 2.500 euros y, para adquirirlo, recibí una ayuda de 1.600. Con los recortes actuales, esa ayuda no ha hubiera percibido. ¿Cómo podría pagarme el audífono con 286 euros de prestación? Vamos a una sociedad en el que el rico lo será cada vez más, y el pobre se hundirá en la exclusión.

¿Qué “maniobras” utiliza la Administración en las negociaciones con las personas discapacitadas?

Cuando me encadené con una compañera, la Administración autonómica accedió a tener un primer contacto. Pero tengo muy claro que se reunieron con nosotros porque les molestaba; querían quitarme de en medio. Si nos pagaron en diciembre, tengo claro que fue para hacernos callar. Es lo que ocurre cuando una se echa a la calle, remueve la mierda e intenta que se visibilice la realidad. Todo esto a los políticos les molesta. Ellos han de gestionar una deuda descomunal y se dedican a ir “trapicheando”. Existe además otra razón de fondo. Cuando un responsable político prioriza una inversión, piensa siempre en una rentabilidad política y mediática. Y es difícil conseguir esto con el colectivo de personas discapacitadas.

Viviste unos años en Francia. ¿Qué diferencias observas respecto a la atención a las personas dependientes?

Francia es un país mucho más avanzado en ese sentido. Lo era cuando abandoné el país hace seis años. Eran mucho mayores las pensiones no contributivas y las ayudas a cuidadores, por ejemplo. Las personas con pocos recursos recibían ayudas para el pago del alquiler o de la luz. En España nos hallamos todavía en la edad media, y lo peor es que no quieren que nos pongamos al nivel de otros países.

¿Consideras que en el estado español constituyó un avance la aprobación de la Ley de Dependencia, en 2006?

Me pareció muy positivo, sobre todo, el tratamiento que se estableció para los cuidadores. Que el estado cotizara a la seguridad social por los cuidadores no profesionales. Y también que, gracias a la prestación económica que se instauró, las personas dependientes pudieran mejorar algo su calidad de vida.

¿Y ahora?

El gobierno de Rajoy pretende suprimirla, pero esto es muy difícil cuando una ley está aprobada y en funcionamiento. Por eso buscan derogarla mediante “trapicheos”, para que la gente no se dé cuenta. La idea es eliminarla pero sin que se note demasiado y con la excusa de hacerla más eficiente. Por esta razón imponen “reestructuraciones”, recortes graduales y todo tipo de vericuetos burocráticos. Ahora bien, ¿Qué nos va a proponer el presidente del Gobierno cuando se cargue la ley? ¿Tal vez la mitad de su sueldo? Por eso propuse, cuando estuve encadenada, que Rajoy, el jefe del Consell, Alberto Fabra, y la Consellera de Bienestar Social, Asunción Sánchez Zaplana, pasaran un día cuidando a una persona dependiente. Así se darían cuenta de lo que supone ser dependiente o discapacitado.

Por último, ¿Qué mensaje lanzarías a la gente para que entienda y se sume a la lucha de las personas dependientes?

Hoy, yo soy una persona dependiente pero mañana puedes serlo tú o algún familiar o persona que conozcas. Por eso, únete.

Font: Rebelion 13/2/2013


Elvira Murcia: ’No quiero que me idolatren, sino que la discapacidad y el miedo no nos paren’

PACO CERDÀ, València 18/12/2012

El teléfono no para de sonarle, su madre ya piensa en enmarcar los periódicos y su hermana entra en casa y le da un fuerte abrazo. Elvira Murcia, encadenada tres días hasta que la recibió la consellera de Bienestar Social, ha logrado su objetivo. ¿Y ahora?

¿Qué lección ha dado?

Que cuando se quiere, se puede. Si tú crees en algo y quieres conseguirlo, se puede conseguir si luchas. No canto victoria, pero he conseguido abrir puertas.

¿Son demasiado dóciles los dependientes y la gente con discapacidad?

No es docilidad, sino miedo a perder lo poco que tienen. Como se sienten desamparados, prefieren no luchar por miedo a perderlo. Eso es un error. Porque uno tiene que luchar por sus derechos y por conseguir más. Si te callas, das opción a que los gobernantes hagan lo que quieran. Ésa es mi forma de pensar.

¿Y por qué no abandonó?

Algunas personas me decían que volviera a casa, que ya estaba bien, por mi salud. Pero yo dije que no, porque creo en lo que hago y cuando di un paso tan grande en pedir apoyo a la ciudadanía, a los colectivos y plataformas, no podía abandonar sin por lo menos intentar conseguirlo. No podía permitirme tirar la toalla. La opinión pública se me hubiera tirado encima.

¿Y siente que hubiera decepcionado a los 28.000 dependientes?

Sí, claro. Y ahora, aunque no me gusta esa palabra, ellos me idolatran, me tienen en un pedestal. Lo que quiero es que cualquier otra persona con discapacidad, más adelante, defienda lo que crea conveniente en sus derechos. Y que no nos paremos por ser discapacitados o por miedo a perder lo que tenemos.

¿A qué se comprometió la consellera en la reunión?

Se comprometió a celebrar una reunión en la que estarán ella misma, el conseller de Hacienda, los representantes de la plataforma de dependientes y yo misma. Hoy [por ayer] me han confirmado que la reunión será este jueves. Eso es lo que ha obtenido, de momento. Ahí habrá mucho que hablar: los impagos, la cuestión de asegurar a los cuidadores, los expedientes parados. Pero lo principal son los impagos. Nos merecemos que nos paguen. Y voy a hacer hincapié para que sea antes del 31 de diciembre.

Usted no aceptó ir a la conselleria y consiguió que la consellera se desplazara al Palau para atenderla. Aparte de los atrasos y los impagos, ¿también había una batalla por la dignidad?

Ésa es la batalla que he ganado, la de la dignidad. Porque yo estaba encadenada en el Palau y la consellera tiene un coche oficial. Lo normal es que viniera ella a recibirme. Y eso, para mí, ha sido una victoria. Porque otro de mis objetivos es aportarles a los políticos un poco de realidad y de conciencia sobre esta situación. Para que nos paguen lo que nos deben. Y si no lo consigo en reuniones, vuelvo donde estaba.

¿A encadenarse? ¿Cuándo?

Si veo que en las reuniones no se avanza nada y las cosas no van por donde deben, yo me encadeno en dos segundos. Pero espero que no sea necesario porque he visto a la consellera con muy buena voluntad y tengo que decir que me ha atendido muy bien.

Hacía frío por las noches...

Uf... ¡Muchísimo! En estos dos días que he dormido a la intemperie he pensado en la gente que vive en la calle y me pregunto cómo pueden hacerlo. Porque yo lo he pasado fatal. Era horrible. Tan mal estaba que, en la noche del sábado al domingo, a las cinco de la madrugada llamé a un amigo, que es la persona que me llevó en brazos hasta el Palau. Le pedí que viniera con el coche porque quería refugiarme, no podía más. Y estuve dos horas y media en su coche.

¿Fue el único momento en que no estuvo encadenada?

Ése, y cuando iba a hacer mis necesidades a los comercios.

Que sea una mujer de 81 centímetros y los "huesos de cristal" la que tenga que conseguir una reunión con la consellera, ¿no dice mucho de esta sociedad?

Pero eso es normal. Cuando uno no vive esta situación, no es consciente de ella. No puede darse cuenta de lo que implica cuidar a un dependiente. No son egoístas, sino personas mal informadas.

Y usted, ¿qué lección saca?

Que aún hay gente con corazón que nos ha prestado estufas o comida. Doy las gracias a todos ellos.

+ Info:

Una discapacitada se encadena frente a la Generalitat para exigir un calendario de pagos


A la mateixa secció:


Los fondos buitre carroñean con lo más básico: Techo, pan y luz


El BCE, como un fondo buitre: Draghi se jacta de ganar 7.800 millones con la deuda griega.


Comparecència en les Corts Valencianes de la Assemblea per la Renda Bàsica al País Valencià


La banca de la República, eina indispensable de transformació social


La Ley de Renta Valenciana de Inclusión a debate


El Fondo de Reserva y las pensiones


L’Assamblea per una Renda Básica al País Valencià presenta en Les Corts Valencianes la seua proposta alternativa a l’avantprojecte de llei de Renda Valenciana d’Inclusió.


Romper las cadenas de las deudas privadas ilegítimas (II)


Romper el círculo vicioso de las deudas privadas ilegítimas (I)


Un balance: 10 años de la ley de protección contra la dependencia

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com