contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dilluns 24 de desembre de 2012 | Víctor
Feliz Capital

David G. Marcos, activista estudiantil i militant d’ESAN

Si hay algo que el capitalismo ha conseguido heredar y perfeccionar de la Iglesia Católica es su evangélica maquinaria de fabricar mitos. Una factoría de idolatrías que consigue, año tras año, trasladar el fetichismo del Dinero hasta el rincón más opaco de nuestra mente, ramificándose entre las bifurcaciones de una moral impuesta que, a pesar de sus explícitas contradicciones, continúa gozando de muy buena salud.


Durante las marcadas fechas navideñas, esta sinergia entre Caridad y Mercado se retroalimenta elevando el consumismo a su máximo exponente, intentando hacernos olvidar el hecho de que esos ‘Nadie’ de los que nos hablaba Galeano, para nada son los olvidados o los rezagados de esa beata globalización capitalista, sino que representan su contrapartida y su condición necesaria.

En este escenario, los funambulistas del capital balancean sus mentiras preservando el equilibrio necesario para perpetuar una legitimidad que resulta cada vez más anémica y sifilítica. El villancico liberal transforma su habitual y agresivo discurso en una suma rizomática de obviedades y felicitaciones que pretenden enjabonar su desintegrada imagen apuntando a las debilidades más viscerales de la sociedad. La caridad tiende a reemplazar encubiertamente a la solidaridad. Al mismo tiempo que visita a la humilde lavandera del Belén para que limpie sus trapos sucios, el ‘nuevo espíritu del capitalismo’, procura socializar culpabilidades y extender su discurso redentor con el que nos obliga a lavar, también, nuestras pequeñas conciencias. Y qué mejor manera para liberarnos de esta pesada culpa que consumiendo y mandando algunos mensajes de Whats App a nuestros familiares y amigos. Las luces navideñas consiguen deslumbrarnos y camuflar esta patología del comprar por comprar en una cotidiana obligación, en un deporte olímpico, en un hábito de culto.

Posiblemente desearán que degustemos este surtido de irracionalidad que nos sirven como plato principal en nuestra cena de Nochebuena, pero algunas personas haremos lo posible para evitar que nuestras creencias y valores se expongan en los escaparates de rebajas del Corte Inglés. No olvidaremos que la justificación de los dominantes y la colaboración de los dominados son las dos caras complementarias y necesarias para mantener el gran juego del engaño, el Belén del Capital.

@DavidGMarcos


A la mateixa secció:


El “momento populista”: Chantal Mouffe: la “postdemocracia” y la izquierda


El Kurdistán libertario nos atañe


Entrevista con Eric Toussaint: Para mantener una línea de cambios profundos, es fundamental la autoorganización de la población y la presión popular sobre los gobiernos


Mélenchon, Francia Insumisa, populismo


Catalunya: ¿De comunes a eurocomunes?


1917-2017. Repensar la revolución


Euskal Herría: Asamblea de EH Bildu, las formaciones se comprometen a "pasar de ser una coalición a un sujeto político"


Per una perspectiva radical a Europa. Pròleg del llibre ’Sobiranies: una proposta contra el capitalisme’ (Espai Fàbrica, 2017)


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?


El capitalismo es poder, no economía (Abdullah Öcalan)

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com