contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
divendres 23 de novembre de 2012 | Manuel
Gasto Militar 2013: no hay crisis para lo militar

gdt de política internacional y no violencia 15M / Colectivo Utopia Contagiosa

Manifiesto consensuado entre gdt de política internacional y no violencia 15M

15M Acampadasol: gdt de política internacional y no violencia

AQUÍ ESTÁ EL DINERO PARA LO QUE NECESITAMOS

Nos dicen que: El presupuesto del ministerio de defensa en 2013 es de 5.913,65 millones de euros y que ha disminuido en los últimos años.

El gasto militar para 2013 está previsto en 28.897,54 millones de euros de acuerdo con el criterio de la OTAN. La diferencia es de 22.983,89 millones € entre lo que se destina al ministerio de defensa y el gasto militar real. Esta diferencia se debe a que 7 de cada 10 € se ocultan, hay partidas militares escondidas en otros ministerios: Interior, Exteriores, Industria, Seguridad Social,..

Además es previsible que a lo largo del año se habiliten créditos extra- presupuestarios cercanos a los 2.000 millones más tal como ha sucedido en años anteriores.

La bajada media de los Presupuestos Generales del Estado es de un 8,9%: el Ministerio de Agricultura baja el 25%, Sanidad y Servicios Sociales el 22,6%, Industria y Energía 21%, Educación 17%, Fomento 11%. El Ministerio de Defensa baja su presupuesto un 3,15%.

La deuda militar por compra de armas asciende a 31.000 millones de euros, un tercio de la deuda pública española a pesar que España es la séptima potencia del mundo en venta de arma. Y a esto se suma un incremento en la partida de material anti-disturbio del 1700% respecto al 2012

CONSTRUYENDO ALTERNATIVAS

SÍ A LOS RECORTES DEL GASTO MILITAR: GASTO MILITAR PARA NECESIDADES SOCIALES:

- Los fondos liberados deben ser utilizados para programas sociales, económicos y ecológicos

- Rechazo a la guerra como forma de resolución de conflictos: nuevo artículo en la Constitución

- Promover la investigación y el desarrollo de metodologías para la resolución sin violencia de los conflictos

- Transparencia en los presupuestos, sin ocultación de partidas en otros ministerios

- Insumisión fiscal al gasto militar y a la deuda

- Cancelación de los programas de compra de armamento y del desarrollo de misiles y armas espaciales, programas de aviones no tripulados y tecnologías letales químicas, biológicas y nucleares

- Cambio en las relaciones internacionales promoviendo el diálogo político y la solidaridad entre los pueblos

- No a la OTAN ni a las bases militares

- Retirada de las tropas que se encuentran en intervenciones en el exterior y renuncia a participar en operaciones militares internacionales

- Justicia y respeto a la soberanía de los pueblos.

- Boicot a países ocupantes y a bancos y empresas responsables de guerra

- NO a los gastos para la represión policial: balas de goma , gas, .....

¡Exigimos un plan de desarme!

No podemos ser cómplices de la violación sistemática de los derechos humanos, animales y de la Tierra. Defendemos un mundo sin guerras, ocupaciones ilegales, represión, regímenes de apartheid, patriarcado, violencia y discriminación a todos los géneros.

Un análisis detallado de los PGE 2013 en el documento que viene a continuación


Gasto Militar 2013: no hay crisis para lo militar

Colectivo Utopia Contagiosa

El Proyecto de PGE 2013 se caracteriza por una drástica reducción de los gastos sociales y la imposición de una política presupuestaria de ajustes enfocados a cumplir con las exigencias de la UE previas al rescate del Estado.

La cifra total de ingresos previstos en los PGE es de 271.466´46 millones de euros, siendo los gastos presupuestados de 382.048,83 millones de euros. Es decir, este Proyecto de Presupuestos va a generar, nuevamente, deuda y déficit público. Ambos se podrían solventar, al menos parcialmente, bajando el gasto militar.

Es destacable que del total de la deuda pública española, 101.000 millones de €, el 31%, 31.000 millones de € son de deuda militar por inversión en armamentos altamente sofisticados y de carácter ofensivo. Reducir la deuda militar es una prioridad social de la que no habla ningún político y muchos menos los gobernantes.

Los ajustes de este Proyecto de Presupuestos:

- destinan una ingente cantidad del esfuerzo de gasto al pago de intereses de la deuda pública contraída con los principales bancos mundiales e inversores internacionales,

- se caracterizan por el recorte de prestaciones y de objetivos sociales,

- también por un previsible ajuste de personal en la mayoría de los ministerios,

- por la casi congelación de las inversiones productivas

- y por la desigualdad en el reparto del esfuerzo entre ministerios. Los dictados de austeridad han significado reducciones muy significativas en algunos de los ministerios considerados sociales (Sanidad y Servicios Sociales disminuye un 22,6%, Educación un 17´2, Empleo un 8’3, Fomento un 11, Cooperación y Exteriores un 13,4), mientras que los menos sociales disminuyen poco (Interior y Defensa en torno al 6% según los cálculos iniciales del Ministro de Hacienda que más adelante desmentiremos).

En una primera aproximación al Presupuesto de Defensa, se debe significar que éste se compone de partidas presupuestarias consignadas en el propio Ministerio de Defensa y a sus Organismos Autónomos, más otras partidas dispersas en programas pertenecientes a otros ministerios, así como de cantidades veladamente presupuestadas pero con cargo al fondo de contingencia y/o a créditos extrapresupuestarios.

Esto convierte el gasto militar en un gasto opaco y oculto, por lo que se hace preciso desvelarlo. En una presentación inicial, el gasto militar “mínimo” en que va a incurrir el Estado español en 2013 es como se presenta en la TABLA 1 y suponen que:

- 7’6 € de cada 10 del gasto militar se encuentran ocultos.

- Implican un gasto militar diario en España de 79,13 millones de euros.

- Implican un gasto militar por español y año de 614’5 euros

(...)

Intereses de la deuda.

Los Presupuestos Generales del Estado prevén el pago en concepto de intereses de la deuda de 38.589,55 millones de euros, para una deuda consolidada de 100.909,39 millones de euros (Sección 6 del Proyecto de Presupuestos Generales del Estado).

Para aplicar a la deuda total del estado el porcentaje que corresponde con deuda militar y que se va a abonar este año, hemos considerado que la deuda militar acumulada a fecha actual asciende a 31.000 millones de euros, lo que supone que en torno a un tercio de la deuda total reconocida por España es deuda militar.

De este modo, de la previsión de amortizar 38.589,55 millones de euros de deuda del estado, corresponde a deuda militar la exagerada cifra de 11.962,76 millones de euros.

Obviamente esta estimación teórica no se corresponde con la realidad objetiva porque el Ministerio de Defensa está renegociando prolongar a más años el pago de la deuda militar, lo que hace que aunque los intereses finales se agraven y nos endeuden más todavía, la repercusión en términos de pago de intereses este año sea, posiblemente, menor de esos casi 12.000 millones de euros.

Sin embargo hemos visto conveniente mantener esta cifra, aún a pesar de que los presupuestos anuales no abonarán probablemente tal desembolso, porque conviene expresar y fijar de forma clara a la ciudadanía los intereses reales de deuda que mantiene el Estado con las industrias militares y porque, aun cuando no se paguen este año estos intereses, lo que es seguro es que agravarán las cuentas públicas en sucesivos ejercicios, generando “intereses sobre intereses” que habrán de ser pagados y que irán en aumento. De hecho, el reconocimiento de un principal de más de 31.000 millones de € de deuda militar acumulada y para compra de armas innecesarias, supone ya un riesgo de quiebra del propio presupuesto de defensa y del sistema público de financiación, hipotecando nuestro futuro.

(...)

CONCLUSIONES

1.- España está muy militarizada.

Ciertamente no vemos militares patrullando por nuestras calles, tampoco son tan habituales como antaño las noticias sobre “ruido de sables” por las decisiones políticas. Sin embargo hay datos que nos hacen pensar que la militarización actual es mucho más solapada y artera que anteriormente:

- Si la primera mirada nos lleva a fijarnos en la partida destina al Ministerio de Defensa (6.913’65 millones de €) y ya nos parece elevada, una mirada más profunda nos lleva a saber que realmente gastaremos 28897’54 millones de €, es decir 4’18 veces más.

- Además, se prevé que vamos a gastar mediante el uso de los Fondos de Contingencia y los créditos extrapresupuestarios unos 2.000 millones de € más, lo cual dejaría la cifra final en 28.881’63 millones de € y sería multiplicar lo presupuestado por 4’177.

- La deuda militar asciende ya a 31.000 millones de €, un 31 % de la deuda total. La deuda contraída por el militarismo resulta inmoral e impagable y no debería ser éticamente reconocida.

- Cada español va a gastar en 2013 614’8 € para gasto militar.

- El gasto diario en gasto militar va a ser de 79’17 millones de €.

- Como si no bastase con lo presupuestado, cada vez es más habitual la utilización masiva de los Fondos de Contingencia y de los Créditos Extrapresupuestarios para “completar” el Gasto Militar.

2.- Los Presupuestos de Defensa son engañosos:

Desde las cifras generales, porque en el Libro Amarillo de los PGE se dan dos cifras como total del Presupuesto del Ministerio de Defensa: a) 5.786’01 millones de €, en la página 99, en el Cuadro III.2.1 b) 5.937 millones de €, en la página 178, en el Cuadro IV.3.5

Para más inri, en el Libro Rojo de los PGE se da otra nueva cifra: 6.913’65 millones de €, que es el resultado de sumar a la cifra b) lo presupuestado para los Organismos Autónomos militares. ¿Por qué intentan crear confusión desde sus propias cifras oficiales? ¿Para ocultar parte del Gasto Militar y poder decir que los militares también se aprietan el cinturón?

También es muy importante la función de engaño que tiene el ocultamiento de partidas en diversos ministerios y entidades autónomas. Esconder las partidas es, claramente, un ejercicio de ocultación que deja bien a las claras que los presupuestos militares no son transparentes.

7’61 € de cada 10 del gasto militar están ocultos.

Por otro lado, llama la atención que las principales partidas ocultas tienen que ver con la financiación a la industria militar y la adquisición de sistemas de armas sofisticados y enfocados a la injerencia en conflictos internacionales ajenos a nuestros intereses, con la financiación de la OTAN y del sistema de defensa militar occidental bajo la órdenes de EEUU, con el pago de la exagerada deuda militar generada por la compra de armas y que se ha vuelto una burbuja financiera militar inmoral e impagable, con la financiación de la Guardia Civil, cuerpo militar dirigido a la llamada “seguridad interior”, y con el mantenimiento de una estructura de ejército sobredimensionado y que cuenta con un mando por cada 2,5 soldados y que no responde a las necesidades realistas de defensa.

3.- Existe una política deliberada de fomentar la opacidad y promover la falta de control parlamentario y social del gasto militar.

El objetivo de esta opacidad del gasto militar es ocultar su verdadera dimensión y recabar el apoyo de una clase política ignorante y/o complaciente al continuo crecimiento del gasto militar y con ello, a la realización de una política de defensa al servicio de los intereses de las élites, del complejo militar-industrial y de la visión militarista de la defensa.

El militarismo patrio, sin embargo es consciente de la falta de apoyo social al gasto militar y al militarismo, que detrae ingentes sumas económicas que se podrían usar para fines socialmente útiles y urgentes. De ahí la política de ocultación y de disimulo.

La efectiva falta de control parlamentario a este gasto militar y la falta de verdaderas propuestas alternativas en política de defensa en el Parlamento ha facilitado que el militarismo pueda desarrollar impunemente su estrategia de gasto militar insolidario.

4.- Los presupuestos de Defensa son insolidarios.

Son constantes las declaraciones de los militares y de los políticos militaristas del PP y del PSOE diciendo que el estamento militar es solidario con los civiles en esta época de crisis económica. Sin embargo, el presente trabajo demuestra bien claro que ello es mentira y que lo militar se caracteriza por su egoísmo e insolidaridad. El gasto militar es un gasto insolidario e innecesario. Su dimensión es desproporcionada para la supuesta defensa que pretende justificarlo. Su desmesura priva a la sociedad de dotaciones necesarias para fines socialmente útiles y describe perfectamente cuáles son las prioridades del poder político.

La reducción de efectivos y mandos del ejército de forma significativa (Italia y Reino Unido han realizado reducciones de hasta un tercio de su ejército) no alteraría las necesidades y capacidades de defensa requerida, pero permitiría contar con recursos económicos para necesidades sociales básicas que sí constituyen lo que efectivamente hay que defender en la sociedad española.

La negativa al pago de la exagerada e inmoral deuda militar contraída por los políticos irresponsables que han gestionado el Ministerio de Defensa en los últimos 15 años permitiría destinar rubros económicos a fines sociales que afectan a derechos en la actualidad recortados por las élites gobernantes.

La congelación de todos los programas de armamentos PEAS en vigor permitiría un ahorro que puede ser transferido a partidas sociales necesarias.

5.- La militarización impide progresar en la consecución de los Objetivos del Milenio.

¿Qué es necesario defender? Esta pregunta clave quizá nos llevaría a presupuestar de otra manera más acorde con los verdaderos intereses de la gente. Quizá a la gente le interese defender el trabajo, la sanidad, la educación, la vivienda, el medio ambiente. Entonces, el gasto militar se vería como un enemigo de nuestra seguridad y sería lógico buscar que sus partidas se desviasen hacia la consecución de, por ejemplo, los Objetivos del Milenio.

6.- Los presupuestos de Defensa militarizan grandes áreas de la sociedad.

Lo militar, lo violento, acapara grandes áreas de actividad de nuestra sociedad:

- Muchos ministerios colaboran con el de Defensa ocultando partidas más o menos grandes de gasto militar: Ministerio de Interior, Ministerio de Industria, Energía y Turismo, Ministerio de Fomento, Ministerio de Exteriores, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Ministerio de Presidencia, Casa Real, y otros Organismos Autónomos. Todo ello está orquestado desde el Presidente del Gobierno, desde el Ministro de Defensa y la colaboración gustosa del Ministerio de Hacienda.

- Una gran parte de la Investigación y el Desarrollo se encuentran militarizados y, por tanto, la posible recuperación económica de España sólo puede tener cabida, de seguir así, mediante la venta de armas.

- A lo anterior hay que añadir que, en concordancia, la política exterior del Estado Español es seguidista de los designios de EE.UU. y de la OTAN y cada vez militarizamos más nuestra presencia en el exterior, lo cual nos ha traído graves problemas de descrédito internacional y, también, nos ha causado problemas en el interior de nuestra fronteras porque el terrorismo internacional nos considera enemigos.

7.- El gasto militar español nos lleva a una política internacional intervencionista e insolidaria.

Su enfoque condena a España a ser un estado agresor e intervencionista y consolida el brazo armado de los intereses de una minoría frente a la mayoría. El abandono de las estructuras militares (OTAN, UEO; etc.) y de los compromisos de intervención militar en el exterior asumidos por las élites políticas españolas permitiría igualmente una reorientación de un gasto insolidario e insostenible hacia fines sociales más útiles a la vez que evitaría que seamos considerados como enemigos en el extranjero.

8.- Las enmiendas de los partidos políticos. La discusión de los PGE en el Parlamento ha dejado claro cuál es la realidad de los partidos políticos ante el militarismo:

- Partido Popular, Partido Socialista Obrero Español y Unión, Progreso y Democracia, se postulan como partidos que apuestan claramente por el militarismo y su auge, que propugnan el aumento del gasto militar y que no critican estas partidas.

- Izquierda Unida tiene una política poco clara porque tan pronto pide el aumento de ciertas partidas del gasto militar como, por otro lado, lo condena.

- El resto de los partidos tiene un bajo interés por la política de defensa, lo cual acaba por facilitar el trabajo de los partidos militaristas.

- Uxue Barcos y Tardá son los únicos parlamentarios que promueven el trasvase desde el gasto militar a gastos sociales.

ALTERNATIVA AL GASTO MILITAR: TRANSARME

En nuestra opinión es tan necesario reducir el gasto militar como, al unísono, ir construyendo las bases de una alternativa de defensa noviolenta. Ello es lo que se suele denominar transarme. Así se logra que la sociedad no se sienta indefensa y, a la vez, se van poniendo las bases de nuevas políticas alternativas que permitan orientar la política de defensa hacia la alternativa no violenta.

A continuación hacemos algunas propuestas (con el fin de que sean debatidas socialmente) en la línea del transarme:

1.- Por la transparencia del Gasto Militar.

1. Es necesario conseguir que el Estado reconozca como gasto militar no sólo el presupuesto del Ministerio de Defensa sino el gasto militar especificado por el criterio OTAN.

2. Es necesario que en los PGE se informe de la cifra total de todo el gasto militar con criterio OTAN y se especifique y cuantifique qué partidas están repartidas en otros ministerios además del de Defensa.

3. Es necesario que se desglose por separado el costo de las clases pasivas militares de las civiles para poder cuantificarlas adecuadamente.

4. Es necesario que se desglose por separado el costo de la Guardia Civil en el Presupuesto del Ministerio del Interior.

5. Es necesario que se presupuesten las operaciones militares en el exterior de manera coherente con los gastos de años anteriores y que se cumpla con los requisitos del Tribunal de Cuentas.

6. Es necesario acabar con la opacidad de los presupuestos de la Casa Real y que se especifiquen claramente cuáles son las partidas de sueldos a militares y los gastos de la Guardia Real.

7. Es necesario que se especifique claramente, en el Ministerio de Fomento, cuál es el gasto de la coordinación Civil-Militar en materia de seguridad aérea.

8. Es necesario que se especifique claramente la contribución del Ministerio de Agricultura y Pesca a su programa llamado Plan de Apoyo a la Defensa.

9. Es necesario que se especifique anualmente cuál es la cantidad que se ha de abonar por intereses de la deuda militar.

10. Es necesario que se especifique anualmente cuál es la cantidad de los PGE destinada por la Sociedad Española de Participaciones Industriales a apoyo a la industria militar.

11. Es necesario acabar con la militarización masiva de los Fondos de Contingencia.

12. Es necesario acabar con la política de conceder créditos extrapresupuestarios a lo militar.

2.- La seguridad humana (y no la defensa militar) como objeto de la defensa.

- Opinamos que los PGE deben responder a las exigencias sociales de que los gastos militares son excesivos y han de propulsar alternativas de defensa noviolentas.

- Los PGE deben responder, progresivamente, a la idea de Seguridad Humana más centrada en las necesidades sociales, en los derechos básicos, en la consecución de un modelo de vida respetuoso con los derechos humanos y con el medio ambiente sostenible y donde nuestra seguridad y bienestar dependen de la colaboración y consecución de logros en la seguridad y bienestar de los demás, incluido el de los otros pueblos a los que ahora tratamos como enemigos; e ir abandonando, paulatinamente, la idea hegemónica de seguridad militar.

3.- Alternativa noviolenta de transarme al gasto militar.

Proponemos que, progresivamente, se vaya reduciendo el gasto militar y destinando sus partidas a aquellas áreas que tienen que ver con la Seguridad Humana.

4.- Alternativas noviolentas de transarme específicas a los gastos de cada partida del gasto militar.

4.1.- Gastos de personal.

Proponemos:

- Proponemos que la partida de gastos de personal se reduzca un 33 %.

- Que en la medida necesaria se reduzcan los mandos y efectivos para que la ratio entre ambos sea de 1 mando por cada 10 soldados, desde los actuales 1 mando por cada 2’5 soldados.

- Que se supriman todas las partidas destinadas a nuevas incorporaciones de efectivos.

- Que el ahorro por estas reducciones, estimado en 1.520’40 millones de € se trasvase a políticas de educación sanidad.

4.2.- Gastos de organismos autónomos.

Supresión de los Organismos Autónomos militares y transferencia de los 976’65 millones de € a las partidas de investigación científica de uso civil, a excepción del ISFAS que se transferirá a prestaciones civiles.

4.3.- Gastos de la Sociedad Española de Participaciones Industriales.

Desmilitarización de las actividades de la SEPI.

4.4.- Gastos de los Programas de Modernización y Programas Especiales de Modernización de Armamentos.

Supresión de los PEAS y demás gastos de modernización de armamentos y transferencia de sus gastos, 185’49, a políticas de economía verde.

4.5.- Gastos de personal en la reserva.

Reducción del personal en la reserva y sus gastos según lo expuesto en el punto 4.1.

4.6.- Gastos en clases pasivas militares.

Trasvase a clases pasivas civiles y homologación de prestaciones.

4.7.- Gastos en asistencia hospitalaria, sanitaria y el mutualismo de las FAS.

Todos estos gastos militares, que se corresponden con el ISFAS, deberían transferirse a prestaciones homologables civiles.

4.8.- Gastos en el Centro Nacional de Inteligencia.

Reducción del 50 % de su presupuesto. Trasvase del capital liberado 101’84 millones de € para políticas de cooperación internacional vinculadas a la promoción de la paz.

4.9.- Gastos en el mantenimiento de la paz.

Abandono de las alianzas militares.

Trasvase del 40 % de su presupuesto a contribución para la consecución de los Objetivos del Milenio.

Trasvase del 60 % de su presupuesto a políticas activas de empleo sostenible.

4.10.- Gastos en los créditos concedidos por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Transferencia de I+D militar a I+D civil y a desarrollo sostenible de zonas dependientes de la industria militar. 218’15 millones de €

4.11.- Casa Real.

Suprimir sus gastos militares y trasvasar los 45’4 millones de € a políticas de empleo sostenible.

4.12.- Guardia Civil e Interior.

Congelación de la partida destinad a la Guardia Civil.
Desmilitarización de la Guardia Civil.

4.13.- OTAN y colaboración con otros organismos internacionales.

Reducción del 50 % de la partida e inicio de negociaciones para el abandono de los organismos militares internaciones, y trasvase de la cantidad reducida (25’66 millones de €) a políticas de solidaridad internacional vinculadas a la prevención de riesgos y consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

4.14.- Coordinación Civil-Militar para Seguridad Aérea.

Desmilitarización del espacio aéreo.

4.15.- Patrulleras de vigilancia pesquera.

Supresión de la partida y trasvase al fomento del comercio justo con los países de la zona.

4.16.- Intereses de la deuda militar.

Supresión del pago de intereses (11.962’76 millones de €) de la deuda militar por considerarla éticamente inmoral y trasvase a políticas de apoyo a desempleados y cohesión social.

4.17.- Fondo de Contingencia.

No uso del Fondo de Contingencia para fines militares.

4.18.- Créditos extrapresupuestarios.

No aplicación de créditos extrapresupuestarios a la defensa

Esta propuesta es, por supuesto, meramente especulativa pero tiene el carácter pedagógico de liberar la imaginación para saber que es posible transformar el gasto militar en partidas útiles socialmente.

Invitamos a l@s lector@s a que la modifiquen conforme a sus intereses y se sirvan del gasto militar para transformar el mundo.

(...)

Madrid, noviembre de 2012.

L’informe complet es pot descarregar ací


A la mateixa secció:


Malos tiempos para el antimilitarismo


Beethoven al G-20 i disturbis a Hamburg


Miles de personas se manifiestan contra el CETA en Madrid


El CETA destruirá puestos de trabajo (diga la Comisión Europea lo que diga)


Siria: El aventurerismo militar de Trump y sus implicaciones


Màxima tensió militar: què pot anar malament aquest dissabte a Corea?


Estados Unidos lanza la “madre de todas las bombas” sobre Afganistán


La Campaña No al TTIP, CETA TiSA convoca movilizaciones para el próximo sábado 21 de enero en más de veinte ciudades


Cuando creías que los acuerdos comerciales no podrían empeorar más, aparece Wall Street


Frente a la dictadura de la UE: ¿habéis dicho... "revolución"?

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com