contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimecres 31 d’octubre de 2012 | Manuel
147 corporacions transnacionals controlen l’economia mundial

Ernesto Carmona

Un estudi realitzat per la Universitat de Zurich van descobrir que un petit grup de 147 grans corporacions transnacionals, especialment financeres i d’explotació minero-extractiva tenen, en la pràctica, el control de l’economia global.

L’estudi va ser el primer a analitzar 43.060 empreses transnacionals i desembolicar la teranyina de la propietat entre aquestes, aconseguint identificar 147 empreses que formen una "superentitat" que controla el 40% de la riquesa en l’economia global.

Aquest petit grup està estretament entrellat a través dels directoris de les empreses i és una xarxa de poder que podria ser vulnerable a un col·lapse i amb tendència al "risc sistèmic", segons diverses opinions. El Projecte Censurat de la Universitat Estatal de Sonoma a Califòrnia desclassificat aquesta notícia enterrat pels mitjans de comunicació i el seu ex director Peter Phillips, professor de sociologia a la universitat, exdirector del Projecte Censurat i actual president de la Fundació Llibertat de Mitjans / Projecte Censurat, es refereix en la seva obra "The Global 1%: L’exposició de la classe dominant transnacional", signat amb Kimberly Soeiro i publicat en ProjectCensored.org.

Els autors són Stefania Vitali, James B. Stefano Battiston i Glattfelder, investigadors de la Universitat de Zuric (Suïssa), que va publicar el seu treball el 26 octubre 2011, sota el títol "La Xarxa de Control Corporatiu Global" (La Xarxa de Control Corporatiu Global) a la revista PlosOne. org.

En presentar l’estudi publicat en PlosOne, els autors van escriure: "L’estructura de la xarxa de control de les empreses transnacionals afecta la competència del mercat mundial i l’estabilitat financera. Fins ara, han estat estudiades només petites mostres nacionals i no hi havia una metodologia adequada per a avaluar el control de forma global. Presentem la primera investigació de l’arquitectura de la xarxa internacional de la propietat, juntament amb el càlcul del control assumit per cada jugador global".

"Trobem que les corporacions transnacionals formen una estructura gegant en forma de corvata de llacet, i que una gran part del control dels fluxos condueixen a un petit nucli molt unit d’institucions financeres. Aquest nucli pot ser vist com una "super-entitat" econòmica, que proposa noves qüestions importants tant per als investigadors com per als responsables polítics".

El diari conservador britànic Daily Mail va ser, possiblement, l’únic al món que va reproduir la notícia el 20 d’octubre de 2011, en un article escrit per Rob Waugh amb títol cridaner "Hi ha una ’supercorporació’ que dirigeix l’economia global?" L’estudi indica que podria ser terriblement inestable. La investigació va trobar que 147 empreses han creat una ’superentitat’ dins del grup, que controla el 40% de la riquesa".

Waugh explica que l’estudi de la Universitat de Zuric "prova" que un petit grup d’empreses, principalment bancs, exerceix un enorme poder sobre l’economia global. El treball va ser el primer a examinar un total de 43.060 empreses transnacionals, la teranyina de la propietat entre aquestes, i a establir un "mapa" de 1.318 empreses com el cor de l’economia global.

"L’estudi va trobar que 147 empreses s’han desenvolupat dins del seu interior com una "súper entitat", que controla el 40% de la seua riquesa. Tots tenen part o la totalitat de les dues. Una majoria són els bancs que són en el top 20, incloent-hi Barclays i Goldman Sachs -. Però aquesta estreta relació també vol dir que la xarxa podria ser vulnerable al col·lapse", va escriure Waugh.

Mapa del món de la riquesa

 

JPEG - 82.3 kB
Figura. Mapa del mon de la riquesa

La mida dels cercles representa els ingresos. Els cercles vermells són les "corporacions super-connectades", mentre que els grocs són "corporacions molt connectats". Les 1318 empreses transnacionals que formen el nucli de l’economia mundial mostren les seues connexions mútues de propietat parcial, i la mida dels cercles correspon als ingressos. A través de les empreses, els seus propietaris controlen la major part de l’economia "real" (Il·lustració dels autors, PlosOne, 2012.10.26).

"En efecte, menys de l’1% de les empreses han estat capaços de controlar el 40% de tota la xarxa", va dir al Daily Mail James Glattfelder, teòric de sistemes complexos de l’Institut Federal Suís de Zuric, un dels tres autors de la investigació.

Alguns dels supòsits subjacents en l’estudi han estat objecte de crítiques, com que la idea la propietat és igual a la de control. "No obstant això, els investigadors suïssos no tenen cap interès personal: només aplicaren models matemàtics emprats habitualment per a modelar sistemes naturals a l’economia mundial, utilitzant Orbis 2007, una base de dades que conté 37 milions de empreses i inversors", va dir Waugh .

Economistes com John Driffil, de la Universitat de Londres, especialitzat en macroeconomia, va dir a New Scientist que el valor de l’estudi no es basa en veure qui controla l’economia global, sinó de mostrar l’estreta relació entre les corporacions més grans del món. El col·lapse financer de 2008 va mostrar que aquest tipus de xarxes en estreta col·laboració pot ser inestable. "Si una empresa pateix angoixa, això es propaga", va dir Glattfelder.

Per a Rob Waugh, al Daily Mail, hi ha un "però": "Sembla poc probable que les 147 corporacions al cor de l’economia mundial puguen exercir un poder polític real, ja que representen massa interessos", va dir el diari conservador britànic.

S’estima que la riquesa total del món s’acosta a 200 mil milions de dòlars. D’acord amb Peter Phillips i Soeiro Kimberly, l’1% més ric de la població mundial agrupa, aproximadament, 40 milions d’adults. Aquestes persones són el segment més ric de la població dels països més desenvolupats i, de manera intermitent, en altres regions.

Segons el llibre de David Rothkopf la "Superclasse: l’elit del poder global i el món que estem creant", una súper elit abasta aproximadament el 0,0001% (1 milionèsima part) de la població mundial i inclouiria unes 6000-7000 persones, encara que altres informen de 6660. Entre aquest grup, s’haurien de buscar els propietaris de les 147 corporacions a que fa referència l’estudi realitzat per investigadors de Zuric.

Ernesto Carmona, periodista i escriptor xilè, article publicat originalment en Mapocho Press

Traducció: anticapitalistes.net

Font: esquerda.net

+ Info:

The Network of Global Corporate Control. Stefania Vitali, James B. Glattfelder, Stefano Battiston. PLOS One 2011

Revealed – the capitalist network that runs the world. "An analysis of the relationships between 43,000 transnational corporations has identified a relatively small group of companies, mainly banks, with disproportionate power over the global economy ... The work, to be published in PLoS One, revealed a core of 1318 companies with interlocking ownerships (see image). Each of the 1318 had ties to two or more other companies, and on average they were connected to 20. What’s more, although they represented 20 per cent of global operating revenues, the 1318 appeared to collectively own through their shares the majority of the world’s large blue chip and manufacturing firms - the "real" economy - representing a further 60 per cent of global revenues.

When the team further untangled the web of ownership, it found much of it tracked back to a "super-entity" of 147 even more tightly knit companies - all of their ownership was held by other members of the super-entity - that controlled 40 per cent of the total wealth in the network. "In effect, less than 1 per cent of the companies were able to control 40 per cent of the entire network," says Glattfelder. Most were financial institutions. The top 20 included Barclays Bank, JPMorgan Chase & Co, and The Goldman Sachs Group."

The top 50 of the 147 superconnected companies:

1. Barclays plc

2. Capital Group Companies Inc

3. FMR Corporation

4. AXA

5. State Street Corporation

6. JP Morgan Chase & Co

7. Legal & General Group plc

8. Vanguard Group Inc

9. UBS AG

10. Merrill Lynch & Co Inc

11. Wellington Management Co LLP

12. Deutsche Bank AG

13. Franklin Resources Inc

14. Credit Suisse Group

15. Walton Enterprises LLC

16. Bank of New York Mellon Corp

17. Natixis

18. Goldman Sachs Group Inc

19. T Rowe Price Group Inc

20. Legg Mason Inc

21. Morgan Stanley

22. Mitsubishi UFJ Financial Group Inc

23. Northern Trust Corporation

24. Société Générale

25. Bank of America Corporation

26. Lloyds TSB Group plc

27. Invesco plc

28. Allianz SE 29. TIAA

30. Old Mutual Public Limited Company

31. Aviva plc

32. Schroders plc

33. Dodge & Cox

34. Lehman Brothers Holdings Inc*

35. Sun Life Financial Inc

36. Standard Life plc

37. CNCE

38. Nomura Holdings Inc

39. The Depository Trust Company

40. Massachusetts Mutual Life Insurance

41. ING Groep NV

42. Brandes Investment Partners LP

43. Unicredito Italiano SPA

44. Deposit Insurance Corporation of Japan

45. Vereniging Aegon

46. BNP Paribas

47. Affiliated Managers Group Inc

48. Resona Holdings Inc

49. Capital Group International Inc

50. China Petrochemical Group Company

* Lehman still existed in the 2007 dataset used

Global wealth inequality: top 1% own 41%; top 10% own 86%; bottom half own just 1%. Michael Roberts. "3.2bn adults own virtually nothing at all. At the other end of the spectrum, just 32m people own $98trn in wealth or 41% of all household wealth or more than $1m each. And just 98,700 people with ‘ultra-high net worth’ have more than $50 million each and of these 33,900 are worth over $100 million each. Half of these super-rich live in the US."


La libertad de todos amenazada por la gran riqueza de 2.170.

Daniel Raventós

No ha habido ningún autor mínimamente serio que haya sido un defensor de lo que para simplificar podríamos llamar igualdad total. Si “igualdad total” son palabras con algún sentido preciso. Efectivamente, somos muy diferentes. Unas personas son jóvenes y otras casi centenarias, unas gozan de buena salud y otras la tienen muy precaria, unas son muy inteligentes y otras no tanto, unas prefieren la televisión a todas horas y otras lecturas de biología evolutiva, a unas les chifla leer prensa deportiva y a otras estudiar a Aristóteles, unas desean escalar montañas y otras atiborrarse de pornografía o de discursos papales, etc. Constatar estas evidencias resultaría innecesario si no fuera porque en ocasiones estas grandes diversidades en las preferencias y en la constitución natural se utilizan para intentar defender situaciones sociales que no son producto de desigualdades más o menos neutras sino completamente inicuas. Hay desigualdades que no afectan a la libertad de la mayoría, pero hay otras que la comprometen cuando no la impiden.

Las grandes desigualdades económicas son un impedimento a la libertad de la gran mayoría. Cuando un poder privado es tan inmenso que puede imponer su voluntad o, más técnicamente, su concepción del bien, al resto de la sociedad o a una gran parte, la libertad de esta mayoría está seriamente afectada. Los poderes privados más desarrollados que actualmente pueden imponer su voluntad a la gran mayoría de la sociedad, incluidos muchos Estados que parecen estar a su servicio (y en muchos casos están directamente a sus órdenes), son las grandes transnacionales. Mediante amenazas de distinto calibre (migración a otro lugar, cierre de fábricas…) estas grandes transnacionales han conseguido entre otros objetivos: rebajas del impuesto de sociedades, bonificaciones fiscales muy diversas, adjudicación de terrenos de forma ventajosa respecto a otras empresas… Sin contar las ayudas legislativas que reciben desde muchos países que permiten la ingeniería fiscal mediante, aunque no solamente, los paraísos fiscales [1] y que ocasionan la evasión de cifras multimillonarias de impuestos. Por ejemplo, Apple tuvo en el Reino de España una declaración del impuesto de sociedades negativa en el año 2011. Es mucho el dinero también que estas empresas dedican al cabildeo directo o indirecto. Otro ejemplo: entre 1998 y 2004, 759 millones de dólares se emplearon por parte de las grandes farmacéuticas para influir en nada menos que 1.400 disposiciones del Congreso de EEUU. Se estima que hay 2,5 lobbistas por cada diputado en EEUU. No es extraño que el que fuera presidente de aquel Estado, F.D. Roosevelt, llamara a estas empresas “monarcas económicos”. La razón es que atentaban contra la libertad de la república, una vieja tradición monárquica. Y lo siguen haciendo de forma aún más desvergonzada. ¡Cómo calificaría Roosevelt ahora a estas empresas 80 años después! Cuando la existencia material de millones de personas depende de la arbitrariedad de algunos pocos y potentes consejos de administración, la libertad del primer grupo peligra si no está ya sometida.

Es muy reconfortante para los que amasan grandes fortunas escuchar a periodistas y académicos que atribuyen la razón de estas acumulaciones a los enormes méritos desplegados para conseguirlas. Méritos que les hablan y halagan sobre músicas que les placen enormemente: si han llegado donde están es porque se trata de grandes emprendedores o inteligentes innovadores o genios financieros o working rich… No todo el mundo dispone de esos méritos y genios, y por tanto, hay que aceptar que es el pago justo a tanta excelencia. No solamente se trata del llamado “sesgo de la confirmación”, según la cual la información acorde con las propias convicciones se procesa de forma mucho más favorable que la información que no es acorde con las mismas. Hay más. Así, la desigualdad no sería sino el coste que hay que pagar a cambio de la oportunidad. En un reciente libro [2], se recordaban algunos datos que no hacen tan favorables las cosas para los muy ricos: el 40% de los 400 estadounidenses más ricos habían heredado más de un millón de dólares de sus mayores. Con un millón o más de dólares, sin contar relaciones, educación, amistades aportadas por las familias de origen, ya se empieza la carrera de una manera bastante ventajosa. Más gratificante es, empero, para estos tipos achacar a los méritos propios su privilegiada posición. Y siempre hay académicos y periodistas dispuestos a decírselo repetidamente para hacerles más fantástica su ya afortunada existencia. Tampoco es necesario ser muy extremista a la hora de agasajar a los muy ricos y, en perfecta simetría, responsabilizar a los pobres de su desgraciada situación. No hace falta, por ejemplo, llegar a las propuestas de Thomas Nixon Carver, el que fuera catedrático de política económica en la Universidad de Harvard entre 1902 y 1935 y uno de los presidentes de la American Economic Association. Este pimpante economista proponía la esterilización de los “palmariamente ineptos”, es decir, a los que no alcanzaban un ingreso anual de 1.800 dólares. En los años 30 del siglo pasado, que es cuando se hizo la propuesta, esta cantidad abarcaba al 50% de la población de EEUU, es decir, a unos 60 millones de personas. No se andaba con pequeñeces el señor Carver [3]. Pero, insisto, no hace falta llegar a tanto extremismo: es suficiente con que los periodistas y académicos mencionen el justo pago a los ricos por sus méritos y genialidades para justificar sus inmensas fortunas. A veces también debe acompañarse de la envidia que, según ellos, invade al resto. Pero moderadamente, no hace falta presentarlo de forma demasiado radicalizada, no. Al fin y al cabo, ¿no son estas fortunas las que contribuyen con alguna cantidad a paliar algunas desgracias en el mundo? El filantrocapitalismo al que se dedican algunos de los grandes multimillonarios no solamente lava conciencias sino que es muy rentable. Y a nadie le amarga un dulce.

Desde el inicio de la crisis económica las distancias sociales y las desigualdades entre los más ricos y el resto de la especie se han incrementado. Ya en el año 2012, por citar a un economista conocido, Joseph Stiglitz escribía: “[Q]uienes más padecen las crisis son los trabajadores y las pequeñas empresas, y eso ha sido especialmente cierto durante esta crisis, en la que los beneficios de las grandes empresas siguen siendo elevados en muchos sectores, y a los bancos y a los banqueros les van bien las cosas.” [4]

Datos que lo corroboran, pero antes un comentario. Como queda dicho, los ricos tienen académicos y periodistas que son sus bufones y su corte. “Mucha de la literatura actual sobre el mundo de los grandes directivos de empresa se publica en revistas como Fortune, Businessweel o Forbes. (…) en ningún lugar pueden encontrarse estudios empíricos sobre las raíces sociobiológicas de las tendencias criminales de la clase ejecutiva.” [5] Veamos una muestra de esa “literatura actual sobre el mundo de los grandes directivos” que aporta datos interesantes. El informe acabado de publicar de UBS (antiguamente se conocía como Unión de Bancos Suizos) Wealth-X and UBS Billionaire Census 2013, indica que en el Reino de España hay 22 milmillonarios que acumulan una fortuna de 74.000 millones de dólares, lo que equivale a más del 5% del PIB del Reino. Sí, solamente 22 personas acumulan esta increíble fortuna. Y los 2.170 humanos que en el 2013 acabado de finalizar atesoran 6,5 billones (trillones en inglés de los EEUU) de dólares disponen de la misma fortuna que representa todo el PIB mundial menos los de China y de EEUU. Esta inmensa cantidad de dinero en tan pocas manos es un 60% superior de lo que acumulaban en 2009. Efectivamente, en plena crisis y en 4 años han aumentado un 60% su riqueza, pas mal. Las muy concretas 2.170 personas y algunas más son las que están en el extremo privilegiado de las grandes desigualdades. “Los frecuentes éxitos que cosechan las grandes empresas a la hora de no tener que asumir todas las consecuencias de sus actos son un ejemplo de cómo modelan a su favor las reglas del juego económico.” [6] Es un poder privado tan inmenso que su voluntad, su concepción del bien, se impone a una gran mayoría de la sociedad. No se trata sólo de la galopante desigualdad que con algunos remiendos pueda mitigarse, se trata de la libertad de la inmensa mayoría.

11 ene 2014

Notas:

[1] En Zug, ciudad suiza, están censados 19.000 habitantes y es la sede de casi 30.000 empresas. Muchas de estas sedes de grandes multinacionales ubicadas en este pueblo suizo no tienen ni un solo empleado. Zug fue la pionera suiza en ofrecer impuestos testimoniales a las grandes empresas. [2] Andy Robinson (2013): Un reportero en la montaña mágica, Ariel. [3] Daniel Raventós (2010): “La contrarreforma laboral del Gobierno Zapatero aún no es la castratio plebis de Thomas Nixon Carver como solución a la pobreza y el paro”, SinPermiso núm. 7. [4] Joseph Stiglitz (2012): El precio de la desigualdad, Taurus. [5] Jeffrey St. Clair y Alexander Cockburn (2013): “The American Criminal Elite. An Orgy of Thieves“, Counterpunch, 24-11-2013. Traducción en SP: “La élite criminal de los Estados Unidos. Una orgía de ladrones“, SinPermiso, 24-11-13. [6] Josep Stiglitz, op. cit,., p. 249.

Daniel Raventóses Profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, miembro del Comité de Redacción de SinPermiso y presidente de la Red Renta Básica. Es miembro del comité científico de ATTAC. Su último libro es ¿Qué es la Renta Básica? Preguntas (y respuestas) más frecuentes (El Viejo Topo, 2012).

Texto publicado originariamente en www.sinpermiso.info el 5 de enero de 2014


A la mateixa secció:


Angela Davis: “Les eines de l’amo no serveixen per desmuntar la casa de l’amo”


Capital.150


El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico


¿Defendieron los bolcheviques la revolución socialista en 1917?


El marxismo de André Gorz


Che Guevara en busca de un nuevo socialismo.


Contra el nacionalisme (1976)


El marxismo y los movimientos nacionalistas (1934)


La dimensió nacional al segle XXI


Hacia una tasa de ganancia mundial - una vez más

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com