contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dissabte 7 de juliol de 2012 | Manuel
França: La política anticapitalista en crisi

Alex Callinicos / Olivier Besancenot / Josu Egireun

en castellà abaix

Sens dubte, la crisi econòmica i política ha accelerat un procés general de radicalització política, visible, per exemple, en l’impacte d’Occupy Wall Street durant l’hivern de 2011-2012. Però aquests esdeveniments no han deixat enrere la qüestió de com l’esquerra radical organitzada ha respost a la crisi. Poques vegades ha estat més rellevant la famosa cita de Marx: "La gent crea la seva pròpia història, però no ho fa com voldria; no sota unes circumstàncies triades per ella mateixa, sinó sota unes circumstàncies que existien prèviament, heretades del passat. La tradició de totes les generacions mortes pesa com una llosa sobre els cervells de les vives " (1). En altres paraules, l’esquerra revolucionària i radical ha entrat en la crisi marcada pel seu passat, un passat de derrota i decadència només parcialment alleujada pel ressorgir des de finals dels ’90.

Per descomptat, aquest passat no determina el futur. Tal com explica Panos Garganas en una entrevista recent, Grècia, que està patint la major severitat de la crisi, ha vist una radicalització de la lluita contra l’austeritat i un reforçament de les forces a l’esquerra del social-liberal Pasok, incloent la coalició anticapitalista Antarsya. A Gran Bretanya, el Socialist Workers Party (SWP) ha estat capaç d’alliberar-se de l’enfonsament de Respect i de jugar un paper important en la construcció del moviment de vagues contra la coalició conservadora-liberal governant. Els Socialistes Revolucionaris d’Egipte, malgrat la seva mida mitjana, estan tenint un impacte molt remarcable en la revolució egípcia.

Però estaríem mofant-nos de nosaltres mateixos si penséssim que la imatge és uniformement positiva. El més seriós és la gravíssima crisi que pateix el Nouveau Parti Anticapitaliste (NPA) a França. No és casualitat que això estigui passant quan França té les seves eleccions presidencials. Els comicis de 2002 i 2007 van estar marcats per excel·lents campanyes on Olivier Besancenot liderava la Ligue Communiste révolutionnaire (LCR). Va ser en la ressaca de la campanya de 2007 quan es va formar l’NPA, al començament de 2009. L’LCR, organització amb un nucli històric que va jugar un paper decisiu el Maig del 68, es va dissoldre dins l’NPA, que inicialment va atraure uns 10.000 membres, més o menys el triple del que era l’LCR. Amb el popular i carismàtic Besancenot com a portaveu, l’NPA semblava preparat per convertir-se en la força dominant a l’esquerra del Partit Socialista i el Partit Comunista (PS i PCF, respectivament).

La situació avui no podria ser més diferent. Externament, l’NPA ha quedat marginat pel Front de Gauche (Front d’Esquerres), una coalició entre el PCF i el Parti de Gauche, una escissió del PS liderada per Jean-Luc Mélenchon. El candidat presidencial de l’NPA, Philippe Poutou, ha assegurat suficients suports per aparéixer a les paperetes, però la campanya de Mélenchon està arrossegant una gran part de l’esquerra del PS. Internament, l’NPA està paralitzat pel seu faccionalisme. Tot i que depèn de com gestioni l’NPA la ronda d’eleccions (tant en la primera com en la segona volta), és força probable que finalment una minoria considerable trenqui amb l’organització per unir-se al Front de Gauche (un petit grup ja va prendre aquest camí després del congrés de l’NPA el febrer de 2011). En qualsevol cas, ja hi ha hagut una hemorràgia de membres que han deixat el partit.

És difícil exagerar el revés que representa la crisi de l’NPA per a l’esquerra revolucionària internacional. L’LCR va portar amb ella l’NPA l’orgullosa herència de 1968, representada per figures com Alain Krivine o Daniel Bensaïd. En virtut de tot això, i en tractar-se de la secció clau de la Quarta Internacional, l’LCR tenia una influència força més enllà de França, fins i tot més enllà d’Europa. A més, l’èxit inicial de l’NPA va aixecar enormes esperances sobre el reforçament de l’esquerra revolucionària. A l’SWP compartim aquestes esperances. En l’apèndix d’un molt amistós debat amb François Sabado, un dels arquitectes de l’NPA, vaig escriure: "El seu èxit serà el nostre també" (2). Igualment, la seva caiguda ens colpejaria de la mateixa manera.

Però sempre cal entendre què ha fallat. Un dels principals problemes a què s’enfronten les organitzacions revolucionàries com l’LCR i l’SWP és com escapar del "guetto" de l’extrema esquerra i envoltar-se d’una major audiència que, inevitablement, té tendència a ser influenciada per polítiques reformistes. Hem tingut les nostres pròpies dificultats amb això3. Durant un curt però intens període semblava que l’NPA havia tingut èxit en envoltar-se d’aquest cercle, ja que ha estat un partit molt més ampli que l’LCR tot i basar-se essencialment en un programa revolucionari.

És evident ara que l’NPA ha fallat a escapar d’aquesta "força de gravetat" política. Com més gran es feia la seva crisi interna, més s’ha reduït el partit a, en efecte, l’LCR, però amb faccions d’ultraesquerra sectària que han fet que el funcionament intern s’hagi truncat com mai abans. L’arrel d’aquest fracàs té diverses causes, però és possible identificar tres debilitats que s’arrossegaven des de l’LCR cap a l’NPA. La primera és una tendència a disminuir el potencial de l’espai polític entre l’LCR / NPA i el PS. Això era ja evident abans de la formació de l’NPA, durant els fallits intents de crear un "front antineoliberal" amb un candidat únic per a les presidencials de 2007, basant-se en la reeixida campanya de 2005 contra la Constitució Europea, i més recentment, en la reticència de l’NPA a unir-se al Front de Gauche.

Aquesta actitud no estava motivada tant per un triomfalisme sectari (tot i que hagi tingut el seu pes gràcies a l’èxit de Besancenot el 2002 i 2007) com per la por a enredar-se amb el PS. Els i les estrategues més importants de l’NPA estaven molt influenciades per l’experiència dels governs de centre-esquerra al Brasil i Itàlia durant la passada dècada. Concretament, l’LCR es va veure forçada a trencar amb la seva secció brasilera, Democràcia Socialista, per la seva participació en el govern social-liberal de Lula. Aquest cop, comprensiblement, va fer que les camarades de l’LCR fossin molt reticents a alinear-se amb forces polítiques que es defineixen oposades al neoliberalisme però mantenen connexions amb els grans partits socialdemòcrates. En el cas del Front de Gauche, el PCF té una història de coalicions amb el PS tant a nivell local com nacional (en el cas més recent, amb el desastrós govern de "esquerra plural" de Lionel Jospin entre 1997 i 2002). Haver arribat a un acord amb el Front de Gauche, s’argumentava, hauria lligat l’NPA al PS.

Aquest temor no és infundat: si el candidat del PS, François Hollande, guanya les eleccions presidencials, el PCF estaria seriosament temptat a participar en qualsevol govern que ell nomeni. Però el problema amb aquesta precaució que l’NPA ha mostrat en les seves relacions amb la resta de l’esquerra és que no fa front a la qüestió de com ha de tenir lloc el reagrupament de l’esquerra. La continuïtat de la dominància del reformisme en el moviment obrer (i per extensió a altres bases de resistència al neoliberalisme) significa que qualsevol desafiament real als partits social-liberals requereix una divisió en les seves bases, i, on sigui possible, de les seves organitzacions. Però trencar amb la cúpula socialdemòcrata no significa abandonar ideològicament el reformisme. Això significa que les revolucionàries han de trobar la forma de treballar amb gent que és, en efecte, socialdemòcrata, i que poden estar oberts a aliances amb els social-liberals. Per posar l’exemple més important, el projecte d’Oskar Lafontaine per Die Linke és reconstruir l’esquerra de la socialdemocràcia a Alemanya, i llavors formar una coalició amb els social liberals de l’SPD en termes d’esquerres.

Aliar-se amb forces així clarament implica enormes riscos. Però els mateixos implica ignorar-les. Encara més, l’esquerra revolucionària pot explotar les tensions dins de les forces reformistes a l’esquerra de les cúpules del social-liberalisme. En el cas de França, el PCF podria veure bé formar una coalició amb el PS, però no és obvi que Mélenchon, que té la seva pròpia versió del projecte de Lafontaine, ho faria. Una esquerra revolucionària que vegi el seu projecte com una refundació activa de l’esquerra podria explotar aquest tipus de fractures. Així les coses, el rebuig de l’NPA a col·laborar amb el Front de Gauche, més enllà d’una crida de Besancenot a una candidatura anticapitalista unitària que no va ser recolzada pel partit, ha permès a Melenchon i el PCF prendre les regnes i presentar-se com els exponents de la unitat de l’esquerra; això, i recordem l’apogeu de Respect a meitat de la dècada, és enormement atractiu.

També vam aprendre de l’experiència a Gran Bretanya (a banda i banda de la frontera) que el terreny electoral és particularment difícil per a les revolucionàries (sense comptar que el sistema està dissenyat contra els partits petits i "extremistes"). Així que possiblement la caiguda electoral de l’NPA hauria ocorregut de qualsevol manera, però ha estat exacerbada per una segona debilitat heretada de l’LCR: el fet que el partit és visible com una força col·lectiva només en període electoral. L’LCR va ser capaç de sobreviure a la caiguda general de l’esquerra radical durant els any 80 i 90, en part gràcies a les excepcionals qualitats dels seus militants, qui estaven profundament arrelats en molts sindicats, llocs de treball i moviments socials. L’aparició de l’NPA va comportar moltes més xarxes d’activistes.

La força d’aquests activistes de base podria haver permès l’NPA liderar les iniciatives de fronts unitaris, al costat del Front du Gauche i el PS, sobre lluites socials i antiracistes, un terreny molt més favorable per a debatre amb reformistes que les eleccions. També hauria ajudat a evitar la inactivitat del partit entre períodes electorals a través de la construcció de moviments reals. Així és essencialment com l’SWP va escapar del forat que va suposar el col·lapse de Respect el 2007-2008. Encara que a França encara no s’han vist lluites contra les mesures d’austeritat a l’escala d’altres països, sí que hi va haver la gran explosió de vagues contra la reforma de les pensions durant la tardor de 2010, i el repunt electoral del Front National de Marine Le Pen podria ser també un focus important per a una campanya antifeixista.

El problema és que la vida política de l’NPA està centrada en les eleccions. Això ve de molt abans de la formació de l’NPA. Recordo un activista de l’LCR involucrat en el moviment alter-globalització queixant-se sobre la falta d’interès dels seus líders en el moviment, tot i que França era un dels principals focus. "Només es preocupen de les eleccions", em deia. El problema no és tant una caiguda en l’electoralisme sinó un retrocés en la concepció leninista d’un partit intervencionista. L’LCR va ser molt intervencionista després de la seva formació (com la Ligue Communiste) el 1968: va ser de fet il·legalitzada pel seu paper en un atac a un míting feixista el 1973. Però en resposta a la crisi de l’esquerra revolucionària a finals dels ’70, l’LCR va derivar en una postura força més passiva respecte a les lluites.

Aquesta postura (una reacció exagerada als errors substitucionistes en què la Ligue va caure diverses vegades a la fi dels ’60 i principis dels ’70) estava justificada per la idea que les organitzacions polítiques havien de respectar la "autonomia dels moviments socials", com si els sindicats i organitzacions socials estiguessin lliures de contradiccions ideològiques i tendències polítiques. Algunes activistes individuals de l’LCR, i després de l’NPA, van poder jugar un rol molt important en les vagues, sindicats i coalicions antiglobalització com ATTAC. Però l’organització política rarament portava aquestes activistes a seguir una línia conjunta en un determinat moment, i menys encara per donar suport amb tota l’organització les seves intervencions. Això va tenir dues conseqüències negatives: primer, va limitar l’habilitat de l’LCR / NPA per intervenir en diferents lluites i moviments; segon, significa que, en la pràctica, les eleccions (de les quals hi ha en gran nombre a França: municipals, regionals, presidencials, parlamentàries i europees) es converteixen en el centre de l’existència de l’organització.

Llavors, això va ajudar també a crear una divisió permanent entre una "majoria" que estava d’acord almenys en donar suport a l’actitud d’enfrontament amb la resta de l’esquerra radical, i una minoria que tendia a reduir el paper de l’LCR / NPA al reagrupament de l’esquerra radical i reformista (incloent en alguns casos el PCF i el PS). Això va portar a una ruptura durant la formació de l’NPA, quan Christian Picquet, tradicional portaveu de l’ala dreta de la LCR, va liderar una ruptura, Gauche Unitaire, que va acabar integrada en el Front de Gauche. Els èxits posteriors d’aquest últim han atret constantment membres de l’NPA, que ha portat a escissions com l’esmentada o a un grup més gran que possiblement acabi sortint també, i que de fet funciona obertament com una facció, Gauche Anticapitaliste (GA).

Aquesta situació s’ha vist agreujada per una tercera manca arrossegada per l’NPA des de la LCR: el règim intern de faccionalisme institucionalitzat. Hi ha, per descomptat, diferències des de fa molt de temps sobre quina és la millor manera d’organitzar el centralisme democràtic. L’SWP, durant més de 40 anys, ha insistit que s’ha de permetre que les diferències polítiques cristal·litzin en faccions organitzades només durant el període de debat intern previ a un congrés. L’LCR i les seves seccions germanes de la Quarta Internacional, per contra, han mantingut el dret a organitzar faccions permanents. A la Ligue això ha significat que les discussions internes han girat durant un llarg període de temps al voltant de les diferències entre la "majoria" de què parlava abans i el grup al voltant de Picquet.

Abans de la creació de l’NPA, aquesta relativament simple polarització va començar a dividir-se, en part perquè aquells qui donaven suport a la vella "majoria" van quedar defraudats per allò que pensaven que era una actitud massa rígida amb qui recolzaven una candidatura "antiliberal" a les eleccions presidencials de 2007. Aquest procés de disgregació va continuar dins l’NPA, tant per part d’una creixent minoria que apuntava al Front de Gauche com per la paralització interna que va reforçar les faccions més sectàries i ultraesquerranoses. Així, en l’últim congrés del NPA, el febrer de 2011, hi havia quatre plataformes: l’ex-majoria, la part que ara ha format GA, i dos grups sectaris.

Vaig ser convidat a aquest congrés. La cultura política és diferent a tota l’esquerra revolucionària, però tot i així va ser una experiència estranya. El poder de les diferents faccions significa que els debats interns són vistos sempre a través d’aquests prismes. En molts sentits, la fase més important de tot el procés són les votacions locals per a les plataformes, abans del congrés. Això és determinant en el balanç de forces. Molts camarades de la Quarta Internacional critiquen de vegades el règim intern de l’SWP per ser massa homogeni i estar dominat pel comitè central, però, sobretot en els últims anys, ha hagut habitualment molt poca certesa sobre el resultat de les votacions en les conferències del SWP. Un discurs potent pot influenciar molts vots. Per contra, els debats en els congressos de l’NPA i la LCR tenen, d’alguna manera, una qualitat ritual, amb el resultat conegut per endavant. Al congrés de 2011, el Conseil National Politique, el comitè central de l’NPA, va ser seleccionat per representants de les diferents plataformes llegint les llistes dels seus seguidors per ocupar les places assignades gràcies a la seva proporció de vots de membres.

En el millor dels casos, aquest tipus de configuració coarta els debats reals, on les perspectives poden canviar gràcies a les argumentacions. Però no ha estat en el millor dels casos per l’NPA. Sense cap facció majoritària, el camp està lliure per a maniobres i tractes. No hi ha hagut una majoria coherent amb la qüestió més important de les eleccions de 2012, així que les ofertes han estat entre l’antiga majoria i les faccions sectàries per permetre que Poutou es convertís en el candidat de l’NPA (Besancenot es va negar a presentar-se per tercera vegada). A més de tota aquesta paràlisi, està tot el tema dels arguments endèmics sobre quina postura prendre cap a la substancial minoria musulmana francesa. La veritat és que una part important de l’NPA ha pres una postura reaccionària islamòfoba en qüestions com el vel. Aquests activistes es troben a les faccions majoritàries, la qual cosa fa les diferències fins i tot més difícils de resoldre. El congrés de 2011 va estar paralitzat per la incapacitat de prendre una decisió sobre les condicions en què l’NPA donaria suport a candidates que vestissin amb vel.

Aquesta deriva ha provocat un procés de desintegració. La vella "majoria", que mantenia el suport del millor de les activistes de l’LCR, en realitat ha col·lapsat. Molts dels seus membres més destacats s’han unit a GA, amb la mirada posada en una escissió. El buit que ha quedat al centre de l’NPA ha donat als ultraesquerrans més poder, fet que al seu torn fa que unir-se al Front de Gauche sigui una opció més atractiva. Però abandonar l’NPA no és cap panacea. El Front de Gauche està dominat pel PCF, un partit decrèpit i completament oportunista, i Mélenchon, un socialdemòcrata del tipus republicà tradicional, fortament nacionalista, amb posicions islamòfobes sobre el vel, i que dóna suport a la intervenció militar a Líbia. Difícilment serà un terreny confortable per a les i els revolucionaris.

Aquest trist quadre no hauria agradar a cap organització de l’esquerra fora de l’NPA i la Quarta Internacional. Dins l’SWP hem tingut les nostres pròpies crisis internes durant els cinc últims anys; una d’elles ens va forçar a tornar a avaluar i reconstruir parcialment els nostres procediments democràtics. Així que no estem en posicions d’establir un judici retrospectiu sobre ningú. Els punts crítics que s’han establert aquí són temes amb els quals hem tractat moltes vegades en amistosos diàlegs amb les nostres camarades de l’LCR i ara l’NPA. En aquest text he mantingut sempre un esperit constructiu, per facilitar el tipus de debat que pugui prevenir futures crisis del tipus que pateix l’NPA.

És molt important també entendre que la crisi de l’NPA és simplement una versió específica d’un patró més general. Esperonada per l’auge del moviment anticapitalista després Seattle i Gènova, l’esquerra radical europea va tenir un gran avanç a principis de la dècada. Avui, encara que amb excepcions (sobretot a Dinamarca i Grècia), el quadre és més aviat d’estancament o retrocés. De vegades per factors locals (per exemple, el creixement dels Verds a Alemanya sobre Die Linke gràcies a la crisi de l’energia nuclear desfermada per l’accident de Fukushima). Però un problema recurrent és com les revolucionàries, que normalment es troben en el nucli dels partits d’esquerra radical, poden trencar amb el seu passat de petit grup opositor sense capitular davant el reformisme i l’oportunisme. L’NPA, com la resta de nosaltres, ha estat lluitant contra aquest problema (4).

Com s’ha dit, el col·lapse de l’NPA seria un desastre per a l’esquerra revolucionària a nivell internacional. Hem d’esperar que encara es pugui evitar. L’NPA segueix tenint recursos considerables en les seves cúpules (en les exemplars activistes dels principals corrents, en la gran tradició del millor de l’LCR, i en la posició de Besancenot com un líder únic en la política anticapitalista a França). A tot això hem d’afegir l’enorme força del moviment obrer francès, un dels més combatius d’Europa. És en interès de totes les que lluitem contra el capitalisme a tot el món que aquestes forces ajudin l’NPA a evitar el pitjor.

Alex Callinicos és membre del Socialist Workers Party (SWP) britànic, organització germana d’En lluita, editor del setmanari Socialist Worker i catedràtic de Ciències Polítiques a la Universitat de York.

Article publicat al International Socialism, publicació teorica del Socialist Workers Party.

Traducció al català: Isaac Salinas

Font: en lluita

Notes i referencies abaix


Francia: La política anticapitalista en crisis

Sin duda, la crisis económica y política ha acelerado un proceso general de radicalización política, visible, por ejemplo, en el impacto de Occupy Wall Street durante el invierno de 2011-2012.
Pero estos acontecimientos no han dejado atrás la cuestión de cómo la izquierda radical organizada ha respondido a la crisis. Pocas veces ha sido más relevante la famosa cita de Marx: "La gente crea su propia historia, pero no lo hace como quisiera; no bajo una circunstancias elegidas por ella misma, sino bajo unas circunstancias que existían previamente, heredadas del pasado. La tradición de todas las generaciones muertas pesa como una losa sobre los cerebros de las vivas"1. En otras palabras, la izquierda revolucionaria y radical ha entrado en la crisis marcada por su pasado, un pasado de derrota y decadencia sólo parcialmente aliviada por el resurgir desde finales de los ’90.

Por supuesto, este pasado no determina el futuro. Tal como explica Panos Garganas en una entrevista reciente, Grecia, que está sufriendo la mayor severidad de la crisis, ha visto una radicalización de la lucha contra la austeridad y un reforzamiento de las fuerzas a la izquierda del social-liberal Pasok, incluyendo la coalición anticapitalista Antarsya. En Gran Bretaña, el Socialist Workers Party (SWP) ha sido capaz de liberarse del hundimiento de Respect y de jugar un papel importante en la construcción del movimiento de huelgas contra la coalición conservadora-liberal gobernante. Los Socialistas Revolucionarios de Egipto, a pesar de su mediano tamaño, están teniendo un impacto muy remarcable en la revolución egipcia.

Pero estaríamos burlándonos de nosotros mismos si pensáramos que la imagen es uniformemente positiva. Lo más serio es la gravísima crisis que sufre el Nouveau Parti Anticapitaliste (NPA)en Francia. No es casualidad que esto esté ocurriendo cuando Francia tiene sus elecciones presidenciales. Los comicios de 2002 y 2007 estuvieron marcados por excelentes campañas donde Olivier Besancenot lideraba la Ligue Communiste Révolutionnaire (LCR). Fue en la resaca de la campaña de 2007 cuando se formó el NPA, a comienzos de 2009. La LCR, organización cuyo núcleo histórico jugó un papel decisivo en el Mayo del 68, se disolvió dentro del NPA, que inicialmente atrajo a unos 10.000 miembros; más o menos el triple de lo que era la LCR. Con el popular y carismático Besancenot como su portavoz, el NPA parecía preparado para convertirse en la fuerza dominante a la izquierda del Partido Socialista y el Partido Comunista (PS y PCF, respectivamente).

La situación hoy no podría ser más distinta. Externamente, el NPA ha quedado marginado por el Front de Gauche (Frente de Izquierdas), una coalición entre el PCF y el Parti de Gauche, una escisión del PS liderada por Jean-Luc Mélenchon. El candidato presidencial del NPA, Philippe Poutou, ha asegurado suficientes apoyos para estar en las papeletas, pero la campaña de Mélenchon está arrastrando a una gran parte de la izquierda del PS. Internamente, el NPA está paralizado por su faccionalismo. Aunque depende de cómo gestione el NPA la ronda de elecciones (tanto en la primera como en la segunda vuelta), es bastante probable que finalmente una minoría considerable rompa con la organización para unirse al Front de Gauche (un pequeño grupo ya tomó este camino tras el congreso del NPA en febrero de 2011). En cualquier caso, ya ha habido una hemorragia de miembros que han dejado el partido.

Es difícil exagerar el revés que representa la crisis del NPA para la izquierda revolucionaria internacional. La LCR llevó consigo al NPA la orgullosa herencia de 1968, representada por figuras como Alain Krivine o Daniel Bensaïd. En virtud de todo esto, y siendo la sección clave de la Cuarta Internacional, la LCR tenía una influencia bastante más allá de Francia, incluso más allá de Europa. Además, el éxito inicial del NPA levantó enormes esperanzas sobre el reforzamiento de la izquierda revolucionaria. En el SWP compartimos estas esperanzas. En el apéndice de un muy amistoso debate con François Sabado, uno de los arquitectos del NPA, escribí: "Su éxito será el nuestro también"2. Igualmente, su caída nos golpearía del mismo modo.

Pero siempre es necesario entender qué ha fallado. Uno de los principales problemas que las organizaciones revolucionarias como la LCR y el SWP enfrentan es cómo escapar del "guetto" de la extrema izquierda y rodearse de una mayor audiencia que, inevitablemente, tiene tendencia a ser influenciada por políticas reformistas. Hemos tenido nuestras propias dificultades con esto3. Durante un corto pero intenso periodo parecía que el NPA había tenido éxito en rodearse de este círculo, ya que ha sido un partido mucho más amplio que la LCR pero aun basado esencialmente en un programa revolucionario.

Es evidente ahora que el NPA ha fallado en escapar de esa "fuerza de gravedad" política. Cuanto más crecía su crisis interna, más se ha reducido el partido a, en efecto, la LCR, pero con facciones de ultraizquierda sectaria haciendo que el funcionamiento interno se haya truncado como nunca antes. La raíz de este fracaso tiene varias causas, pero es posible identificar tres debilidades que se arrastraban desde la LCR al NPA. La primera es una tendencia a disminuir el potencial del espacio político entre la LCR/NPA y el PS. Esto era ya evidente antes de la formación del NPA, durante los fallidos intentos de crear un "frente antineoliberal" con un candidato único para las presidenciales de 2007, basándose en la exitosa campaña de 2005 contra la Constitución Europea, y más recientemente, en la reticencia del NPA a unirse con el Front de Gauche.

Esta actitud no estaba motivada tanto por un triunfalismo sectario (a pesar de que haya tenido su peso gracias al éxito de Besancenot en 2002 y 2007) como por el miedo a enredarse con el PS. Los y las estrategas más importantes NPA estaban muy influenciadas por la experiencia de los gobiernos de centro-izquierda en Brasil e Italia la pasada década. Concretamente, la LCR se vio forzada a romper con su sección brasileña, Democracia Socialista, por su participación en el gobierno social-liberal de Lula. Este golpe, comprensiblemente, hizo que las camaradas de la LCR fueran muy reticentes a alinearse con fuerzas políticas que se definen opuestas al neoliberalismo pero mantienen conexiones con los grandes partidos socialdemócratas. En el caso del Front de Gauche, el PCF tiene una historia de coaliciones con el PS tanto a nivel local como nacional (en el caso más reciente, con el desastroso gobierno de "izquierda plural" de Lionel Jospin entre 1997 y 2002). Haber llegado a un acuerdo con el Front de Gauche, se argumentaba, habría atado el NPA al PS.

Este temor no es infundado: si el candidato del PS, François Hollande, gana las elecciones presidenciales, el PCF estaría seriamente tentado en participar en cualquier gobierno que él nombre. Pero el problema con esta precaución que el NPA ha mostrado en sus relaciones con el resto de la izquierda es que no hace frente a la cuestión de cómo debe tener lugar el reagrupamiento de la izquierda. La continuidad de la dominancia del reformismo en el movimiento obrero (y por extensión en otras bases de resistencia al neoliberalismo) significa que cualquier desafío real a los partidos social-liberales requiere una división en sus bases, y, donde sea posible, de sus organizaciones. Pero romper con la cúpula socialdemócrata no significa abandonar ideológicamente el reformismo. Esto significa que las revolucionarias deben encontrar la forma de trabajar con gente que es, en efecto, socialdemócrata, y que pueden estar abiertos a alianzas con los social-liberales. Por poner el ejemplo más importante, el proyecto de Oskar Lafontaine para Die Linke es reconstruir la izquierda de la socialdemocracia en Alemania, y entonces formar una coalición con los social liberales del SPD en términos de izquierdas.

Aliarse con fuerzas así claramente implica enormes riesgos. Pero los mismos implica ignorarlas. Más aun, la izquierda revolucionaria puede explotar las tensiones dentro de las fuerzas reformistas a la izquierda de las cúpulas del social-liberalismo. En el caso de Francia, el PCF podría ver bien formar una coalición con el PS, pero no es obvio que Mélenchon, que tiene su propia versión del proyecto de Lafontaine, lo haría. Una izquierda revolucionaria que vea su proyecto como una refundación activa de la izquierda podría explotar este tipo de fracturas. Así las cosas, el rechazo del NPA a colaborar con el Front de Gauche, más allá de una llamada de Besancenot a una candidatura anticapitalista unitaria que no fue apoyada por el partido, ha permitido a Melénchon y el PCF tomar las riendas y presentarse como los exponentes de la unidad de la izquierda; algo que, como recordamos del apogeo de Respect a mitad de la década, es enormemente atractivo.

También aprendimos de la experiencia en Gran Bretaña (a ambos lados de la frontera) que el terreno electoral es particularmente difícil para las revolucionarias (sin contar con que el sistema está diseñado contra los partidos pequeños y "extremistas"). Así que posiblemente la caída electoral del NPA habría ocurrido de cualquier manera, pero ha sido exacerbada por una segunda debilidad heredada de la LCR: el hecho de que el partido es visible como una fuerza colectiva sólo en periodo electoral. La LCR fue capaz de sobrevivir a la caída general de la izquierda radical en los 80 y 90, en parte, gracias a las excepcionales cualidades de sus militantes, quienes estaban profundamente arraigados en muchos sindicatos, lugares de trabajo y movimientos sociales. La aparición del NPA conllevó muchas más redes de activistas.

La fuerza de estos activistas de base podría haber permitido al NPA liderar las iniciativas de frentes unitarios, junto al Front du Gauche y el PS, sobre luchas sociales y antirracistas, un terreno mucho más favorable para debatir con reformistas que en las elecciones. También habría ayudado a evitar la inactividad del partido entre periodos electorales a través de la construcción de movimientos reales. Así es esencialmente como el SWP escapó del agujero que supuso el colapso de Respect en 2007-2008. Aunque en Francia aun no se han visto luchas contra las medidas de austeridad a la escala de otros países, sí hubo la gran explosión de huelgas contra la reforma de las pensiones en el otoño de 2010, y el repunte electoral del Front National de Marine Le Pen podría ser también un foco importante para una campaña antifascista.

El problema es que la vida política del NPA está centrada en las elecciones. Esto viene de mucho antes de la formación del NPA. Recuerdo a un activista de la LCR involucrado en el movimiento álter-globalización quejándose sobre la falta de interés de sus líderes en el movimiento, pese a que Francia era uno de los principales focos. "Sólo se preocupan de las elecciones", me decía. El problema no es tanto una caída en el electoralismo sino un retroceso en la concepción leninista de un partido intervencionista. La LCR fue muy intervencionista tras su formación (como la Ligue Communiste) en 1968: fue de hecho ilegalizada por su papel en un ataque a un mitin fascista en 1973. Pero en respuesta a la crisis de la izquierda revolucionaria a finales de los ’70, la LCR derivó en una postura bastante más pasiva respecto a las luchas.

Esta postura (una reacción exagerada a los errores sustitucionistas en los que la Ligue cayó varias veces a finales de los ’60 y principios de los ’70) estaba justificada por la idea de que las organizaciones políticas debían respetar la "autonomía de los movimientos sociales", como si los sindicatos y organizaciones sociales estuvieran libres de contradicciones ideológicas y tendencias políticas. Algunas activistas individuales de la LCR, y después del NPA, pudieron jugar un rol muy importante en las huelgas, sindicatos y coaliciones antiglobalización como ATTAC. Pero la organización política raramente llevaba a estas activistas a seguir una línea conjunta en un determinado momento, y menos para apoyar con toda la organización sus intervenciones. Esto tuvo dos consecuencias negativas: primero, limitó la habilidad de la LCR/NPA para intervenir en diferentes luchas y movimientos; segundo, significa que, en la práctica, las elecciones (que hay en gran número en Francia: municipales, regionales, presidenciales, parlamentarias y europeas) se convierten en el centro de la existencia de la organización.

Entonces, esto ayudó también a crear una división permanente entre una "mayoría" que estaba de acuerdo al menos en apoyar la actitud de enfrentamiento con el resto de la izquierda radical, y una minoría que tendía a reducir el papel de la LCR/NPA al reagrupamiento de la izquierda radical y reformista (incluyendo en algunos casos el PCF y el PS). Esto llevó a una ruptura durante la formación del NPA, cuando Christian Picquet, tradicional portavoz del ala derecha de la LCR, lideró una ruptura, Gauche Unitaire, que acabó integrada en el Front de Gauche. Los éxitos posteriores de éste último han atraído constantemente a miembros del NPA, que ha llevado a escisiones como la mencionada o a un grupo mayor que posiblemente termine saliendo también, y que de hecho funciona abiertamente como una facción, Gauche Anticapitaliste (GA).

Esta situación se ha visto agravada por una tercera carencia arrastrada al NPA desde la LCR: el régimen interno de faccionalismo institucionalizado. Hay, por supuesto, diferencias desde hace mucho tiempo sobre cuál es la mejor manera de organizar el centralismo democrático. El SWP, durante más de 40 años, ha insistido en que se debe permitir que las diferencias políticas cristalicen en facciones organizadas solamente durante el periodo de debate interno previo a un congreso. La LCR y sus secciones hermanas de la Cuarta Internacional, por el contrario, han mantenido el derecho a organizar facciones permanentes. En la Ligue esto ha significado que las discusiones internas han girado durante un largo periodo de tiempo en torno a las diferencias entre la "mayoría" de la que hablaba antes y el grupo alrededor de Picquet.

Antes de la creación del NPA, esta relativamente simple polarización comenzó a dividirse, en parte porque quienes apoyaban a la vieja "mayoría" quedaron defraudados por lo que pensaban que era una actitud demasiado rígida con quienes apoyaban una candidatura "antiliberal" en las elecciones presidenciales de 2007. Este proceso de disgregación continuó en el NPA, tanto por parte de una creciente minoría que apuntaba al Front de Gauche como por la paralización interna que reforzó las facciones más sectarias y ultraizquierdistas. Así, en el último congreso del NPA, en febrero de 2011, había cuatro plataformas: la ex-mayoría, la parte que ahora ha formado GA, y dos grupos sectarios.

Fui invitado a este congreso. La cultura política es diferente en toda izquierda revolucionaria, pero aun así fue una experiencia extraña. El poder de las distintas facciones significa que los debates internos son vistos siempre a través de esos prismas. En muchos sentidos, la fase más importante de todo el proceso son las votaciones locales para las plataformas, antes del congreso. Esto es determinante en el balance de fuerzas. Muchos camaradas de la Cuarta Internacional critican a veces al régimen interno del SWP por ser demasiado homogéneo y estar dominado por el comité central, pero, sobre todo en los últimos años, ha habido habitualmente muy poca certeza sobre el resultado de las votaciones en las conferencias del SWP. Un discurso potente puede influenciar muchos votos. Por el contrario, los debates en los congresos del NPA y la LCR tienen, de alguna manera, una calidad ritual, con el resultado conocido de antemano. En el congreso de 2011, el Conseil National Politique, el comité central del NPA, fue seleccionado por representantes de las diferentes plataformas leyendo las listas de sus seguidores para ocupar las plazas asignadas gracias a su proporción de votos de miembros.

En el mejor de los casos, este tipo de configuración coarta los debates reales, donde las perspectivas pueden cambiar gracias a las argumentaciones. Pero no ha sido en el mejor de los casos para el NPA. Sin ninguna facción mayoritaria, el campo está libre para maniobras y tratos. No ha habido una mayoría coherente con la cuestión más importante de las elecciones de 2012, así que las ofertas han sido entre la antigua mayoría y las facciones sectarias para permitir que Poutou se convirtiera en el candidato del NPA (Besancenot se negó a presentarse por tercera vez). Además de toda esta parálisis, está todo el tema de los argumentos endémicos sobre qué postura tomar hacia la sustancial minoría musulmana francesa. Lo cierto es que una parte importante del NPA ha tomado una postura reaccionaria islamófoba en cuestiones como el velo. Estos activistas se encuentran en las facciones mayoritarias, lo que hace las diferencias incluso más difíciles de resolver. El congreso de 2011 estuvo paralizado por la incapacidad de tomar una decisión sobre las condiciones en las que el NPA apoyaría a candidatas que vistieran con velo.

Esta deriva ha provocado un proceso de desintegración. La vieja "mayoría", que mantenía el apoyo de lo mejor de las activistas de la LCR, en realidad ha colapsado. Muchos de sus miembros más destacados se han unido a GA, con la mirada puesta en una escisión. El vacío que ha quedado en el centro del NPA ha dado a los ultraizquierdistas más poder, lo que a su vez hace que unirse al Front de Gauche sea una opción más atractiva. Pero abandonar el NPA no es ninguna panacea. El Front de Gauche está dominado por el PCF, un partido decrépito y completamente oportunista, y Mélenchon, un socialdemócrata del tipo republicano tradicional, fuertemente nacionalista, con posiciones islamófobas sobre el velo, y que apoya la intervención militar en Libia. Difícilmente va a ser un terreno confortable para las y los revolucionarios.

Este triste cuadro no debería agradar a ninguna organización de la izquierda fuera del NPA y la Cuarta Internacional. En el SWP hemos tenido nuestras propias crisis internas durante los cinco últimos años; una de ellas nos forzó a reevaluar y reconstruir parcialmente nuestros procedimientos democráticos. Así que no estamos en posiciones de establecer un juicio retrospectivo sobre nadie. Los puntos críticos que se han establecido aquí son temas con los que hemos tratado muchas veces en amistosos diálogos con nuestras camaradas de la LCR y ahora el NPA. En este texto he mantenido siempre un espíritu constructivo, para facilitar el tipo de debate que pueda prevenir futuras crisis del tipo la que sufre el NPA.

Es muy importante también entender que la crisis del NPA es simplemente una versión específica de un patrón más general. Espoleada por el auge del movimiento anticapitalista tras Seattle y Génova, la izquierda radical europea tuvo un gran avance a principios de la década. Hoy, aunque con excepciones (sobre todo en Dinamarca y Grecia), el cuadro es más bien de estancamiento o retroceso. A veces por factores locales (por ejemplo, el crecimiento de Los Verdes en Alemania sobre Die Linke gracias a la crisis de la energía nuclear desatada por el accidente de Fukushima). Pero un problema recurrente es cómo las revolucionarias, que normalmente se encuentran en el núcleo de los partidos de izquierda radical, pueden romper con su pasado de pequeño grupo opositor sin capitular ante el reformismo y el oportunismo. El NPA, como el resto de nosotros y nosotras, ha estado luchando contra este problema4.

Como se ha dicho, el colapso del NPA sería un desastre para la izquierda revolucionaria a nivel internacional. Debemos esperar que aun pueda evitarse. El NPA sigue teniendo recursos considerables en sus cúpulas (en las ejemplares activistas de las principales corrientes, en la gran tradición de lo mejor de la LCR, y en la posición de Besancenot como un líder único en la política anticapitalista en Francia). A todo esto debemos añadir la enorme fuerza del movimiento obrero francés, uno de los más combativos de Europa. Es en interés de todas las que luchamos contra el capitalismo en todo el mundo que estas fuerzas ayuden al NPA a evitar lo peor.

Notas

1: Marx, 1979.

2: Callinicos, 2009, p184. Para otras contribuciones a este debate, ver Callinicos, 2008, Garganas, 2009, Godard, 2009, and Sabado, 2009.

3: Harman, 2008.

4: Para un análisis más extenso de la evolución de la izquierda radical, ver Callinicos, 2008.

Referencias (*)

Callinicos, Alex, 2008, Where is the Radical Left Going?, International Socialism 120 (autumn).

Callinicos, Alex, 2009, Revolutionary Paths: A Reply to Panos Garganas and François Sabado, International Socialism 122 (spring)

Garganas, Panos, 2009, The Radical Left: A Richer Mix, International Socialism 121 (winter)

Godard, Denis, 2009, “The NPA: A Space for Rebuilding”, International Socialism 123 (summer)

Harman, Chris, 2008, The Crisis in Respect, International Socialism 117 (winter),

Marx, Karl, 1979 [1852], The Eighteenth Brumaire of Louis Bonaparte,

Sabado, François, 2009, Building the New Anti-capitalist Party, International Socialism 121 (winter)

(*) Puedes leer la mayoría de las citadas, en castellano, en el folleto de En lucha: Debate en torno a la nueva izquierda anticapitalista europea

Alex Callinicos es profesor de teoría social en el King’s College de Londres, y autor de libros como “Los nuevos mandarines del poder americano” o “Un manifiesto anticapitalista”

Extraído de International Socialism, revista del Socialist Workers Party, organización hermana de En lucha en Gran Bretaña.

Traducido por Dani Bravo

Font: enlacesocialista.org.mx

+ Info:

Anti-capitalism, reformism and socialism. JOHN REES, INTERNATIONAL SOCIALISM JOURNAL Published Spring 2001, 90


ENTREVISTA A OLIVIER BESANCENOT (NPA): "No podemos contentarnos con esperar a hacer de coche escoba"

Sébastien Brulez

[Olivier Besancenot, militante del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA, Francia), ha participado en la Escuela anticapitalista de primavera, organizada por la Formación Léon Lesoil, del 26 al 28 del pasado mayo en Wépion (Bélgica). Sébastien Brulez le ha entrevistado y abordado con él la situación social y la dinámica de las luchas en Francia y en Europa. Con posterioridad a esta entrevista ha tenido lugar la Conferencia del NPA de la que hemos publicado dos crónicas de Josu Egireun. Besancenot forma parte de la plataforma que llegó a la Conferencia con la mayoría de mandatos, 40%]

Sébastien Brulez. ¿Cuál ha sido la dinámica política en Francia entre las elecciones presidenciales y legislativas?

Olivier Besancenot. La situación de las elecciones legislativas en Francia ha sido un paréntesis. Ha sido el servicio post-venta de las presidenciales, por tanto no apasiona mucho. Esta suele ser la ocasión para confirmar o invalidar, pero en general viene a confirmar el resultado de la elección presidencial. La única discusión política que aparece, a grosso modo, es saber si François Hollande tendrá una cohabitación de derecha en su mayoría legislativa [esta entrevista tuvo lugar el 26/05/2012, antes por tanto de la primera vuelta de las legislativas francesas].

Pero esto no es lo que nos preocupa. El problema es que la situación política cambia completamente en el marco de Europa y esto se hace sentir en Francia. Se relaciona con la crisis económica, la crisis financiera, con lo que está pasando en Grecia, etc. Se tiene la impresión de que con estas elecciones legislativas y presidenciales se está llegando al final de un ciclo electoral, y que se anuncio uno nuevo con la crisis de la zona euro y los planes de austeridad. Y que las cartas se repartirán de otra manera.

En líneas generales, asistimos a una dinámica de recomposición, una especie de carrera cínica de velocidad hacia la derecha de la derecha, para saber quién del FN o de la UMP, antigua o nueva versión, tendrá el liderazgo de una derecha racista, xenófoba y populista. Por otra parte está un gobierno de izquierda con sus aliados de Europa Ecología los Verdes y de una parte, o no, del Frente de Izquierda (FDG); esto no se sabrá hasta después de las legislativas, porque la participación en el gobierno o en la mayoría presidencial sigue siendo aún objeto de debate en el seno del FGD.

Nuestro dilema político, desde el estricto punto de vista de la situación francesa, es hacer aparecer una oposición de izquierda a este gobierno. Es decir, no dejar el liderazgo de la oposición a Marine Le Pen. La propuesta que hemos formulado tras la elección presidencial, en el momento de las legislativas, y sobre la que vamos a militar en las próximas semanas y meses, es la construcción de esta oposición unitaria.

Hemos solicitado reuniones con todas las organizaciones de la izquierda radical, tomamos iniciativas dirigidas a las organizaciones del mundo social para intentar dar un poco de sustancia a esta oposición, es decir, darle un contenido y reivindicaciones frente a la austeridad, pasada o futura, a la cuestión de la Europa liberal y la adopción de nuevos pactos europeos de estabilidad presupuestaria, así como frente a la extrema derecha. Son los tres ejes que intentamos hacer aparecer para una oposición que sea capaz de suscitar movilizaciones.

Sébastien Brulez. ¿Qué respuestas habéis recibido?

Olivier Besancenot. Por ahora poco, por no decir nada. Con Lucha Obrera (Lutte Ouvrière) corremos de nuevo el riesgo de un rápido “sin respuesta”, ya veremos. Nos hemos reunido con Alternativa Libertaria, nos vamos a reunir con los Alternativos, nos vamos a reunir con el Frente de Izquierda. En el FDG hay muchas incógnitas, ecuaciones y cuestiones en suspenso con muchos elementos que no dependen de nosotros. El PC (Partido Comunista) no deja de lado por ahora ningún escenario, incluyendo una eventual participación electoral. Mélenchon dice que no irá a un gobierno socialista pero se niega a decir que formará parte de una posible oposición. Habla de una “autonomía conquistadora”.

Para nosotros es una batalla, porque esta situación algo complicada abre de todos modos perspectivas. En primer lugar, estamos ante grandes conflictos sociales, políticos y económicos en toda Europa, incluyendo Francia. Los ataques que habían sido atrasados por la campaña electoral se están llevando a cabo: los primeros planes de despidos ya están a punto de caer. También desde el punto de vista social podemos esperar, sin necesidad de contarse historias, que habrá una radicalización política, a imagen de lo que se puede ver en Grecia, en Alemania en torno a la manifestación de Francfort, en España, etc. Y tenemos que estar preparados para cuando esto ocurra aquí.

Además, a través de la dinámica del Frente de Izquierda, se nos plantea la cuestión de tener una propuesta unitaria que permita a quienes, en esta campaña han concebido o recuperado esperanzas, que han sido muchos, tener un marco unitario para continuar militando en aquello en que se han decantado, despertado o comprometido durante la campaña. No podemos contentarnos con esperar a hacer de coche escoba en los próximos meses para reunir a todos los que hayan sufrido desilusiones. Porque habrá desilusiones, pero de ellas no saldrá nada bueno ni masivo.

Sébastien Brulez. ¿Este reagrupamiento se realizará sobre todo en la calle? ¿Una oposición fuerte a lo que venga de Hollande?

Olivier Besancenot. Nada nos va a dar el gobierno Hollande, a no ser golpes bajos. Pero esto no ocurrirá inmediatamente, es una cuestión de tempo político. Todo lo que ganemos, habrá que arrancarlo. El problema político es establecer la dinámica de una relación de fuerzas para pasar de las huelgas defensivas a huelgas más ofensivas que nos permitan arrancar nuevos derechos para, tras una serie de victorias parciales, volver a tener confianza en nosotros mismos,. Porque el problema que tenemos en Francia no es sólo que los planes de austeridad estuvieran bloqueados por la campaña electoral, sino que además han tenido mucho tiempo para digerir y asimilar la derrota en la movilización de las jubilaciones, que fue masiva pero derrotada.

Hacemos ahora una propuesta unitaria de oposición social y política, que no será más que un frente de resistencia, que no será más que un frente de lucha, en el que también habrá una dimensión política. Cuando el No de izquierda en Francia al tratado constitucional europeo en 2005, o en la movilización misma sobre las jubilaciones o el llamamiento de colectivos como ATTAC o Copernic, se construyeron comités de base con tribunas y estrados comunes donde se trataron las cuestiones políticas. Para nosotros es una política unitaria, de frente único, aunque con una dimensión política, éste es el reto.

Sébastien Brulez. ¿Será más difícil movilizarse contra la socialdemocracia que contra la derecha?

Olivier Besancenot. No hay teoría, no hay nada mecánico, en ningún país, en ninguna situación. Dependerá de las circunstancias. La realidad en Francia es que puede abrirse una situación inédita, un gobierno de izquierda con movilizaciones sociales. Para las burocracias sindicales será más complicado refrenar movilizaciones que pueden escapar a sus propios cauces, movimientos del tipo “indignados”. Cuando digo “indignados” me refiero a todo lo que ello puede implicar.

La cuestión que se nos plantea es estar disponibles socialmente, políticamente, para tener la inteligencia de comprender que el objetivo del juego es ofrecer una salida política a esas radicalizaciones. Y una salida política no quiere decir forzosamente un relevo institucional. Ya sé que cada país tiene sus debates, sus discusiones y la realidad de sus propios movimientos obreros. Pero nosotros militamos activamente para que en esta situación internacional no se produzca esta división que consiste en que lo social se ocupa de la calle y que la política es una cosa seria que se ocupa de las instituciones. Pensamos que en lo social hay política, en el buen sentido de la palabra, y que partidos políticos de la izquierda anticapitalista son tan legítimos como otros para actuar en el terreno social.

Sébastien Brulez. En lo que se refiere al NPA, la dirección de la corriente “Izquierda Anticapitalista” se ha pronunciado a favor del Frente de Izquierda en la primera vuelta de las presidenciales. ¿Cuál es la situación interna?

Olivier Besancenot. Hay una serie de discusiones internas que nos van a llevar hasta el congreso, a final de año, para intentar rehacer –es lo que espero– la síntesis de una orientación que sea a la vez unitaria y radical. Que no sea más unitaria, que no sea más radical, sino que haga la síntesis de las dos.

Hacer esta síntesis ha sido complicado en los dos últimos años, porque la situación social y política en Francia no se prestaba a ello. Estaba el reflujo de las luchas sociales, la aparición del Frente de Izquierda. Y las “soluciones”, entre comillas, más simplistas son las que en estos casos tienen el viento en popa. Las que consisten en decir: “nos protegemos y reafirmamos las posiciones de partido cerrando las escotillas”, por un lado; y por otro, las que consisten en decir: “entremos al Frente de Izquierda”, distrayéndose del objetivo y renunciando de hecho a construir una organización anticapitalista independiente.

En las nuevas coordenadas de la situación política y económica europea –y Francia comienza a virar al mismo ritmo– tenemos la posibilidad de dar más credibilidad a esta orientación. En todo caso, es lo que creo, porque habrá más grano que moler a nivel social, porque también se van a producir algunas clarificaciones políticas. Aunque sólo sea porque el PS estará en el poder y al hacer política irá a ver a todos estos socios a decirles: ¿formáis parte o no de la mayoría presidencial? Y no estar en la mayoría presidencial tienen un coste a los ojos del Partido Socialista, que lo hará pagar caro, no sólo en esas elecciones sino en las siguientes, incluso en las municipales. Esto hará reflexionar a las direcciones políticas. Por tanto hay que mantener el rumbo de una orientación unitaria y radical, y al mismo tiempo internacionalista. Porque lo que se juega es a escala europea, en todas partes hay un ascenso de la extrema derecha, y nos enfrentamos ahora a esta carrera de velocidad. Desgraciadamente, en el planteamiento de la izquierda radical y del movimiento obrero en Francia, se constata un repliegue soberanista, nacionalista, chovinista, que se afirma cada vez más y afecta también a la izquierda radical.

Sébastien Brulez. Todas las miradas se dirigen ahora a Grecia y el ascenso de Syriza. ¿Cómo se analiza esto en el NPA?

Olivier Besancenot. No sólo en el NPA: todos los ojos en Francia están vueltos hacia lo que ocurre en Grecia, porque se refiere a la construcción europea y al papel que Francia y Alemania están jugando en ella. Los bancos franceses están directamente implicados en la crisis de las deudas soberanas en Grecia, hay por tanto un impacto inmediato. La clase política, prácticamente al unísono, explican a groso modo que Grecia es la responsable de todos los males. Hay una responsabilidad de solidaridad inmediata. Lo que ocurre en Grecia es un concentrado de todo lo que afecta a la crisis del capitalismo que comenzó con la crisis de las “subprimes” en 2008. Se está a la espera de la segunda fase de la crisis económica, la del coste social y político. Con un efecto algo diferido, pero de lleno.

Creo que se está abriendo un proceso político en Grecia con el ascenso de Syriza y de la izquierda radical, aunque en particular con el ascenso de Syriza, que se va a enfrentar también a decisiones políticas. Tras las legislativas, en las que Syriza probablemente va a obtener un gran resultado, se va a tener que avanzar entre la opción institucional, de un lado, y la opción de la relación de fuerzas, por otro, y no va a poder eludirlo. Las autoridades europeas, pese a todo, probablemente vayan a jugar la carta de Syriza como un interlocutor para la salida de la crisis, y por tanto Syriza estará obligada a escoger. O esto, o la relación de fuerzas sociales y jugar la carta de otra cosa. Pero esto sólo depende de las decisiones de la dirección de Syriza o de Synapsismos, lo que quiere decir que se abre una nueva situación, con muchas incógnitas, pero con grandes conflictos en perspectiva. Y una de las claves de que algo constructivo y positivo pueda salir de Grecia, es la solidaridad que se puede organizar fuera de Grecia. Esta será nuestra responsabilidad común, la vuestra aquí, la nuestra allá, para hacer que el movimiento de solidaridad con Grecia, por ejemplo por la anulación de la deuda griega, se convierta en una realidad impuesta por los movimientos sociales europeos.

Sébastien Brulez. ¿Cómo se puede expresar en concreto esta solidaridad?

Olivier Besancenot. Esta solidaridad puede organizarse de dos maneras. Ante todo por una auténtica campaña europea unitaria para exigir una auditoría sobre la deuda y la anulación de la deuda ilegítima, lo que tiene un dimensión inmediata para Grecia. En segundo lugar, con una presión sobre nuestros respectivos gobiernos, y ésta es una responsabilidad particular que tenemos en Francia, para que no se permita a los bancos franceses seguir cebándose a costa de los déficits públicos griegos. Y en tercer lugar, trabajar, actuar, con toda la izquierda social y política europea, en la coordinación de las luchas. Ya que nunca ha habido tantas luchas en tan poco tiempo en tantos países a la vez, pero sin coordinar. Es por tanto una responsabilidad de los militantes trabajar en esa convergencia, para que haya movimientos sociales europeos, movilizaciones sociales europeas. Pienso que el medio más lógico será insertarse en el calendario de luchas y movilizaciones del propio pueblo griego.

Sébastien Brulez. Has hablado de los indignados, vemos también el movimiento de estudiantes en Quebec, que ha surgido donde no se esperaba. ¿Cómo concretar algo a partir de movilizaciones masivas como éstas?

Olivier Besancenot. El problema no está en concretarlo en un primer momento; hay que estar ahí, estar disponibles, estar en el corazón de esos movimientos para fecundarlos con algo que no tiene por qué see la idea final a la que se podría llegar. Hay que dejar de lado la mayor parte de los esquemas preestablecidos que se puedan tener. En cambio, en estos momentos hay que consolidar instrumentos políticos que establezcan una memoria duradera, más allá de las fluctuaciones sociales y políticas y de las relaciones de fuerzas. Una dirección, una conciencia colectiva que sea una especie de cuartel general permanente de todas esas experiencias. Porque hay momentos de grandes irrupciones sociales y políticas y después momentos de reflujo. Y más que nunca estamos ante movimientos con muchas turbulencias. Para ello se necesita una cierta estabilidad militante. Para nosotros, la idea de construir y mantener la perspectiva de instrumentos anticapitalistas independientes, incluyendo la perspectiva de construir algo que sea europeo, es el mejor medio de mantener dicha memoria. Esta es la primera cuestión.

Y la segunda cosa, sin tener que ser adivinos para ello, es que cuando tenemos tantos elementos a la vez (el movimiento estudiantil en Chile, lo que pasa actualmente en Quebec, las revoluciones árabes, lo que ocurre en Grecia, en España, en Gran Bretaña, los movimientos de huelga general que hemos conocido aunque sean de un día, etc.) se siente como un dato del período. Como es sabido, esto no se puede decretar, no existe un botón mágico. El problema, en cambio, es estar disponibles para evitar dos caminos falsos: el de la organización que sólo tiene miradas para el trabajo institucional. Porque en una situación de caos político, habrá éxitos electorales de diferentes fórmulas de la izquierda radical, en las cuales hay que estar. Hay que estar conectados con eso, pero no tener los ojos fijos únicamente en la óptica institucional. Este sería el primer camino falso. El segundo es ser una organización de profesores rojos, que observa los acontecimientos dando lecciones a partir de sus manuales, explicando lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer, pasando al lado de la historia. Estas dos opciones pueden darse, en cada uno de nuestros países. Hay que intentar definir una orientación que pruebe a hacer la síntesis de lo social y lo político, de la unidad y la radicalidad, en coordenadas cambiantes. Y el mejor medio de comprender esos cambios es justamente estar en contacto los unos con los otros, porque es lo que permite comprender la complejidad del período en que nos encontramos.

Traducción: VIENTO SUR


CRÓNICA URGENTE DE LA CONFERENCIA NACIONAL (I) Malos tiempos para el NPA

JOSU EGIREUN

Domingo 8 de julio de 2012

La Conferencia Nacional del NPA que ha tenido lugar este fin de semana en la Universidad de Nanterre (Paris) marca el punto de crisis más grave de este partido desde su nacimiento y deja muy comprometido su futuro. Tras apenas tres años y medio de vida, la conferencia, además de sancionar una grave escisión, pone en cuestión el proyecto del NPA como marco de reagrupamiento amplio y plural de las y los anticapitalistas. Una muestra dolorosa de las dificultades de la corriente anticapitalista para consolidarse como una alternativa creíble, con capacidad de acción y propuestas en el contexto de crisis actual. A esta primera crónica seguirá otra los próximos días, para valorar las conclusiones finales de la conferencia y sus perspectivas.

Radiografía de la crisis

Los datos más relevantes de la gravedad actual de la crisis del NPA son:

1. En el terreno de la afiliación: según los datos presentados a la conferencia, han participado en la votación 2.122. Es decir, 1.000 menos que en conferencia del año pasado, celebrada para sancionar la política electoral y el candidato del NPA a las elecciones presidenciales, y una quinta parte de los que participaron en el congreso de fundación. Si a esto añadimos que el 22% de los votantes comparten la posición dela Gauche Anticapitaliste (GA, “fracción pública” del NPA) que ha decidido solicitar la entrada en el Front de Gauche (FdG), podemos concluir que el NPA actual es un pálido reflejo del NPA original.

2. Como referente político, los recientes resultados electorales han dada al NPA un carácter marginal: 1,13% en las elecciones presidencias frente a un 4,5% en 2007 y, aproximadamente, 0,8% en las legislativas frente a un 2,9% en 2007.

Más allá de estos datos, la crisis se mide también por la amplitud de la fractura interna, tanto en el conjunto del partido como en su dirección. Una dirección (la que pilotó el proyecto del NPA) que ha quebrado y un partido en el que tanto cuadros significativos en sus estructuras, como militantes históricos de relevancia (Catherine Samary, Charles Michaloux, Michael Lowy, Samy Joshua…) optan por poner en práctica una línea de integración en el FdG en contradicción a la mayoría del partido.

La Conferencia Nacional

Los malos resultados electorales en el contexto de la llegada de los socialistas al poder marca un nuevo período político ante el que el NPA no tenía definida una línea de acción. El acuerdo de realizar una Conferencia Nacional se planteó como el marco necesario para abordar estos temas y tratar de resituar al partido.

El problema es que la Conferencia ha llegado tarde. Tras las elecciones, la Gauche Anticapitaliste ha concluido que en el contexto actual (presidencia y gobierno socialistas, necesidad de construir un frente unitario contra la “austeridad de izquierdas”, y lo que consideran un fracaso de la orientación que viene practicando el NPA desde su fundación…) la única alternativa es entrar en el FdG y formar parte de la dinámica de su campaña, que ha movilizado a decenas de miles de activistas, trabajando por construir un bloque anticapitalista en su interior con las fuerzas a la izquierda del PCF y el PG.

La GA propuso que el NPA realizara este debate. Pero la propuesta llevaba fecha de caducidad: la GA anunció, antes incluso de iniciarse el debate que, cualquiera que fuera la decisión de la Conferencia Nacional, la GA iba a entrar en el FdG. Esta decisión crispó aún más la situación y, por otra parte, debilitó la posición de la GA en la conferencia.

Así, la conferencia ha pivotado sobre todo en torno a tres posiciones:

1) La de la mayoría de la dirección actual que plantea dos elementos básicos: a) La necesidad de abrir una reflexión sobre lo que ha sido la construcción del NPA hasta ahora a todos los niveles (proyecto, estructura, funcionamiento, dirección….). b) Una orientación basada en la necesidad de construir un frente político y social contra la austeridad que descarta explícitamente la incorporación al FdG.

2) El de un sector de esa mayoría (que se conoce como P2), que afirma que el NPA es un partido revolucionario que se funda en una línea de lucha de clases incompatible con la construcción de un frente duradero con el FdG.

3) La GA, para quien, como se ha dicho, el espacio adecuado para construir el NPA está en el FdG, guardando siempre la propia identidad y trabajando por construir en su seno un bloque anticapitalista sobre la base de la política contra la crisis aprobada en el último congreso del NPA.

La primera opción ha llegado a la Conferencia con un 40% de mandatos, la segunda con un 23% y la tercera con un 22%. Si todos los militantes agrupados en la GA, además de entrar en el FdG deciden salir del NPA (sobre este tema no hay acuerdo en la GA; una parte significativa de sus militantes quieren entrar en el FdG, pero continuar su estatus actual de fracción pública del NPA, sin formar parte en ningún caso de la nueva dirección), el NPA quedará reducido al 15% de lo que fue en su fundación. Una merma que no sólo hay que valorar en números, sino en pluralidad y diversidad. Y con una dirección, de mayoría y composición incierta, muy debilitada en todo caso para abordar la crisis del partido.

Se abre así un período de reflexión para las y los militantes del NPA en condiciones muy duras. Ojalá permita que el NPA pueda volver a representar las esperanzas que expresó su fundación.

7/07/2012

Josu Egireun es militante del NPA y miembro de la Redacción de VIENTO SUR


CONFERENCIA NACIONAL DEL NPA (Y 2) Pues sí, malos tiempos

Josu Egireun/Viento Sur

La conclusión de la Conferencia Nacional del NPA no ha presentado grandes sorpresas. Al final las votaciones han registrado un cómputo prácticamente idéntico a los porcentajes de mandatos que había acumulado cada plataforma en el proceso de debate. Tampoco se ha modificado un ápice la decisión adoptada en mayo por la Gauche Anticapitalista (GA) de entrar a formar parte del Frente de Izquierdas (FdG) al día siguiente de la Conferencia, sin margen para continuar el debate hasta el próximo congreso del NPA, previsto para finales de año.

Al final de la crónica se recogen tanto la resolución adoptada mayoritariamente (40% de votos), como la resolución adoptada por cerca de 650 militantes de la GA (450 de los cuales han participado en es conferencia, el resto ya había abandonado el NPA) de integrar el FdG.

Así pues las líneas que siguen van a tratar de arrojar un poco de luz sobre la situación interna en la que queda el NPA, las dificultades de futuro que se presentan tanto para el NPA como para la GA y tratar de responder a una pregunta necesaria en este momento: ¿era inevitable la ruptura?

Dada la cantidad de plataformas y agrupamientos presentes en la Conferencia sólo nos referiremos a los que han tenido apoyos significativos en las votaciones, cuyas características describimos sumariamente en la crónica anterior. Reconocemos que no es nada fácil intentar que se entiendan los debates actuales del NPA fuera, e incluso dentro de Francia

I - Es cierto, como indica la referencia a la Conferencia en la web del NPA, que el 78% de los militantes del NPA no comparte la posición de la GA de entrar a formar parte del FdG; pero este dato no constituye ningún elemento de fortaleza para el NPA.

En primer lugar, porque ese porcentaje está totalmente fragmentado, con una mayoría de un 40% y tres posiciones minoritarias, entre las cuales la mayor es la que en la crónica anterior denominamos P2, que cuenta con el 23%.

En segundo lugar, porque fruto de esta fragmentación, de las fuertes divergencias políticas que la atraviesan sobre la valoración del FdG y la orientación para construir una oposición de izquierda al gobierno de Hollande-Ayrault, la Conferencia ni siquiera ha podido emitir una declaración común.

Y, en tercer lugar, por lo acontecido en del Consejo Político Nacional -máximo órgano entre Congresos- al término de la Conferencia, donde las tres plataformas anteriormente minoritarias que, en conjunto y tras al abandono de la GA, constituyen mayoría en ese órgano, se han negado a ratificar las conclusiones de la Conferencia, con el argumento de que la antigua mayoría se ha beneficiado del voto de una GA que se sitúa ya fuera del NPA, en el FdG.

II - Malos tiempos para el NPA… y para la GA.

Como se indicaba en la primera crónica, la decisión de integrar el FdG es compartida al 100% en la GA, aunque no hay acuerdo sobre vincular esta decisión con la salida del NPA: por ejemplo, conocidos militantes que forman parte de la GA (Catherine Samary, Michael Lowy…) no han aceptado salir del NPA. Pero la presión en la GA va a ser hacia la salida: el sector de la GA que permanece en el NPA ha abandonado ya su puestos de responsabilidad en la dirección y, muy probablemente, en los meses que vienen su energía va estar orientada al trabajo fuera del NPA. En estas condiciones el futuro para quienes queden en el NPA presenta enormes dificultades. Máxime si las tensiones que se han vivido en el CPN tras la Conferencia se extienden al conjunto del partido.

Nadie puede esperar que de una ruptura de esta envergadura salga una suma positiva para alguna de las partes. Más bien, lo contrario: la desazón que genera hace prever que puede haber pérdidas tanto en el NPA como en la GA. Habrá que esperar a la vuelta del verano para tener un panorama más claro. Sobre todo en lo que respecta a saber cuánta gente de la GA se ha ido del NPA y cuanta y en qué condiciones continúa en él, al menos hasta el Congreso.

Las dificultades para el NPA son evidentes. La situación de crisis de orientación, de estructuración, funcionamiento y dirección están ahí y constituyen el primer punto de la resolución mayoritaria: abordar el balance colectivo de estos tres años como condición indispensable para pensar el futuro. Con un posicionamiento claro: abordarlo sin previos, rompiendo con una dinámica fraccional y sectaria entre las plataformas perennizadas en su interior (una herencia negativa de las tradiciones organizativas de la LCR).

Una tarea que va a ser costosa cuando se parte de una débil cultura de construir partido en común subyugada a una batalla fraccional continúa; cuando no existe una dirección homogeneizada y se carece de una columna vertebral sólida que estructure el partido. Si a ello le añadimos que desde la lucha contra la reforma de pensiones en 2010, la movilización social sufre un verdadero impasse, el relanzamiento del NPA va a exigir algo más que la voluntad de querer hacerlo.

En lo que respecta a la GA, las perspectivas tampoco son más halagüeñas: esta corriente hereda en muchos aspectos problemas similares a los que tenía el NPA y las diferencias en su interior (sobre el futuro de la corriente, sus objetivo -integrarse de lleno en el FdG o priorizar la construcción de un polo ecosocialista, etc.-) que hasta el presente han estado relegadas a un segundo plano van a ir cobrando fuerza. Más aún cuando la integración en el FdG se realiza en unas condiciones enormemente difíciles: el FdG sigue siendo fundamentalmente una coalición de partidos sin ningún tipo de estructuración, sin un funcionamiento democrático en su interior y sin estructuras de base. A todo eso se añade que de aquí a septiembre el FdG va a elaborar el programa de acción para los próximos años, sin que la GA tenga la menor posibilidad de influir en el mismo.

Así pues, las dificultades para operar en y como FdG para la GA (más allá de integrarse en su comité de dirección, en áreas temáticas de trabajo (ecología, feminismo, etc.) y participar en la universidad de verano) van a ser muy limitadas. Limitadas y variadas, porque a nadie se le escapa las divergencias que puedan existir en el campo sindical con los militantes del PCF o también en el terreno municipal o en relaciones a los Consejos Regionales donde el PCF participa en ejecutivos de mayoría socialista.

Digamos que, por el momento y en la medida que el FdG carece de estructura de afiliación y de estructuras de base, la integración de la GA no pasa de ser un tanto "virtual": en la mayoría de los casos se traducirá en una unidad de acción a nivel local (bajo el logo "FdG") si la relación conflictiva con el PCF lo permite.

III - Por consiguiente, la primera conclusión es que, tras esta Conferencia Nacional, el campo anticapitalista sale fragmentado, muy debilitado y sin perspectivas claras en cualquiera de sus versiones. La pregunta es si ante este panorama de enormes dificultades y de debilidad del NPA y cuando aún el FdG no constituye un Frente Político que determine ninguna urgencia para la integración en él, merecía la pena llegar a esta fractura, en vez de abordar conjuntamente la globalidad de problemas que afectan a las dificultades que atraviesa el NPA y que van más allá de integración o no en el FdG.

El hecho es que esto ha sido imposible por parte de las dos plataformas que podrían haberlo resuelto y dar ciertas garantías para abordar los retos al NPA: la GA y la antigua mayoría. Una y otra se han situado en una dicotomía (influenciar al FdG desde el interior o desde el exterior) que en la práctica muestra límites evidentes: por una parte, cuando el sector de la GA que quiere vincular la entrada en el FdG a la salida del NPA no logra imponer esa línea; y, por otra, cuando la antigua mayoría, ve con agrado que no toda la gente de la GA se vaya del NPA, pero sin exigirles su renuncia a integrar el FdG. En estas condiciones, no debiera haberse descartado que la CN tomara acta de estas dos realidades que existían en su seno y se diera un tiempo para valorar lo que daba una y otra.

La segunda conclusión es que, como lo han repetido muchas intervenciones en esta conferencia en la que, salvo excepciones, el debate ha sido correcto y en buen tono, no hay que "insultar al futuro" y dar la escisión por definitiva. En ese orden de cosas, si exceptuamos, las posiciones sectarias, la mayoría de las y los militantes considera que es necesario seguir manteniendo abiertos espacios comunes de trabajo (a definir) para evaluar las experiencias de cada cual y ver lo que depara el futuro. No va a ser fácil, hay que confesarlo; pero el hecho de que esa voluntad exista y se ponga de manifiesto tiene valor en sí misma.

Esta voluntad y el hecho de que el NPA y la GA pueden trabajar codo con codo en iniciativas unitarias de movilización (contra los planes de austeridad, por la anulación de la deuda, etc.) son dos elementos que pueden ayudar (aún cuando en lo inmediato podamos asistir a episodios que ayudan poco a ello, como la tribuna de antiguos miembros del Buró Político de la LCR que ha publicado el periódico en línea Mediapart, en la que se arrogan la continuidad de la herencia histórica de la LCR, que obviamente pertenece al conjunto de sus militantes).

Más allá de esto quedan por analizar los elementos que han conducido a esta caída meteórica de lo que hace tres años constituía todo un ejemplo (a nivel europeo y más allá de Europa) de las posibilidades que se le abrían al anticapitalismo en estos tiempos de crisis. Algo sobre lo que convendrá volver con más extensión y nuevos datos a la vuelta del verano.

10/07/2012

Josu Egireun es militante del NPA y miembro de la redacción de VIENTO SUR

Anexos

Por la reunificación del NPA (Propuesta mayoritaria en la Conferencia Nacional)

Esta Conferencia Nacional (CN) marca el punto de partida para un amplio debate tanto sobre el balance de los primeros años del NPA como sobre la salida a la crisis en la que estamos inmersos y las rupturas que ha provocado. El próximo congreso deberá concluir el debate y aportar las respuestas. Queremos comprometernos en una nueva fase de construcción del NPA. Para lograrlo es necesario hacer balance, poner a discusión nuestro funcionamiento y, más allá de él, nuestro proyecto, así como dotarnos de los medios para superar nuestras debilidades políticas, organizativas, democráticas y de dirección. Para definir las vías de salida, será necesario recuperar experiencias de trabajo colectivo, partiendo de los comités y sin tendencias preestablecidas, que nos permitan recuperar la actividad política, militante y una dinámica a la altura de nuestro proyecto. Esta CN reafirma la necesidad de un partido anticapitalista independiente comprometido en el reagrupamiento de las fuerzas anticapitalistas.

En las elecciones presidenciales, el Front de Gauche (FdG) ha logrado capitalizar la oposición a la política del Partido Socialista (PS) en torno a la candidatura de JL Mélenchon. La dinámica militante de su campaña y la proximidad de los cuestiones que ha planteado con las medidas de urgencia que planteábamos nosotros, nos exigen desarrollar una política específica en relación a este movimiento. Ahora bien, hay que tener en cuenta que si bien el FdG se opone a participar en el gobierno, la tomas de posición de sus órganos de dirección rechazan situarse en una oposición abierta al gobierno de Hollande-Ayrault y muestran su voluntad de hacerle bascular a la izquierda, formando parte de la mayoría parlamentaria de izquierdas. Una forma de reciclar la vieja fórmula de "apoyo sin participación". Esta posición no responde a las necesidades de la coyuntura actual que demanda preparar la contraofensiva contra la austeridad. Esta posición se sitúa en el marco de una política anti-liberal reformista preñada de relaciones ambiguas en relación al PS y, a menudo, presa de las instituciones en las que participan el PCF y el PG. Por todas estas razones de fondo, el NPA no pasará a formar parte del FdG, si bien considera que es necesario trabajar con él y sus militantes.

En Francia y en Europa se abre una nueva situación. La crisis económica y social se agrava y hace tambalear la UE y la zona euro. La reciente evolución política de Grecia muestra las consecuencias de esta crisis que hunde millones de trabajadores y trabajadoras en la precariedad. Por otra parte, la crisis ecológica amplifica este caos amenaza el futuro del planeta. Día tras día el capitalismo no hace más que acumular destrucción y miseria con el único fin de acumular beneficios. Esta situación produce efectos contradictorios: de una parte, el repunte de la lucha de clases (movilizaciones sociales europeas, lucha contra el recorte de las pensiones, movilizaciones sectoriales regulares, etc.); por otro, un retroceso social que favorece la implantación de las fuerzas de extrema derecha. Un clima que ha contribuido a reforzar el atentismo frente al gobierno, alentado por los lazos existentes entre los partidos institucionales y las direcciones sindicales.

El NPA se compromete con una política de unidad de acción sistemática con todas las organizaciones del movimiento obrero, los partidos de izquierda, sindicatos y colectivos sociales. Esta política unitaria se basa en la lucha por reivindicaciones inmediatas: contra los despidos, a favor de salarios y condiciones laborales dignas, en defensa de la salud, la vivienda, el transporte, la ecología (nuclear, gas-pizarra…), contra las discriminaciones, en defensa de los servicios públicos y en solidaridad ccn los pueblos que luchan contra la austeridad. La prevista supresión de 400.000 empleos en los meses que vienen, sitúan la defensa del empleo como una tema prioritaria tras las vacaciones estivales tanto en el sector privado como el público. Y sitúa en primer plano la la oposición a los despidos y la exigencia de reducción masiva del tiempo de trabajo. El ascenso de las ideas reaccionarias, los prejuicios xenófobos y racistas y la extrema derecha demandan, también, una respuesta unitaria y duradera que se sitúa a la altura de los retos. Vamos a contribuir a la creación de colectivos unitarios para impulsar la solidaridad con las luchas en todos los terrenos. Tomaremos la iniciativa de apoyar las luchas y la auto organización de las movilizaciones sin que el logro de la unidad sea una precondición para ello.. Ante la dispersión de las resistencias, consideramos que hay que trabajar por su coordinación y unificación, con una crítica sin concesiones al diálogo social que está orientado a imponer la política neoliberal del gobierno.

A partir de estas luchas y de las diferentes formas de radicalización, nuestro objetivo será de construir un frente político de lucha y de acción junto con las fuerzas que no participen ni apoyen la mayoría presidencial. El NPA trabajo por impulsar la construcción de una oposición a la izquierda del gobierno Hollande-Ayrault. Este combate no lo podemos impulsar nosotros solos. Por eso no dirigimos, tanto a nivel nacional como local, al conjunto de fuerzas políticas que no apoyan al gobierno (FdG, Alternartifs, LO, Al, MOC…) así como a los movimientos políticos de los barrios populares y al movimiento asociativo que deseen impulsar la construcción de esta iniciativa. Con el FdG esta iniciativa adquiere un carácter específico en torno a la necesidad de mantener una independencia plena y realizar una oposición concreta a la política del gobierno. Al mismo tiempo, queremos apoyarnos en las iniciativas que ya existen a nivel local (colectivos unitarios, comités de enlace…) Este frente unido de oposición, sea cual sea el nombre que adopte, debe construirse en torno a medidas sociales y ecológicos y a través de resistencias concretas a las políticoa de austeridad. La derogación de las medidas adoptadas durante el mandato de Sarkozy, de los mega-proyectos (TAV, EPR, Notre Dame des Landes…), contra la ratificación del pacto de estabilidad presupuestaria europeo, contra los despidos , en defensa de los salarios, por la coordinación de la lucha contra la extrema derecha…, constituyen los ejes sobre los que consideramos que hay que construirlo.

Esta oposición solo podrá darse como resultado de confrontaciones políticas, de diferenciaciones en las luchas y movilizaciones. No existe punto de ruptura entre unidad de acción y oposición de izquierda. Es a través de la práctica como podremos verificar si las diferentes corrientes se adaptan o no a la aplicación de medidas de austeridad y si buscan construir la movilización y salir del diálogo social para hacer frente al social-liberalismo. Queremos aportar a la construcción de esta oposición de izquierdas, dirigiéndonos al conjunto de los partidos que no participan en el gobierno, interpelando al FdG y comprometiéndonos el impulso de un amplio debate público y de acciones comunes.

Ahora mismo y en el tiempo que resta hasta después del periodo estival, una de nuestras prioridades estará centrada en desarrollar una campaña anticapitalista sobre la base a estos objetivos y de un plan de urgencia para salir de la crisis. Queremos volcarnos hacia la sociedad para popularizar nuestro programa anticapitalista en las luchas cotidianas e inscribier nuestra alternativa política más allá de la fronteras, en la perspectiva de la construcción de una Europa de los trabajadores y los pueblos. Esta campaña será también la ocasión de verificar en la acción las posibilidades concretas de avanzar hacia una nueva fase de agrupamiento de los anticapitalistas más allá del NPA:.

Finalmente, de cara al próximo congreso, la CN decide emprender una reflexión de fondo sobre nuestro funcionamiento con el objetivo de hacer revivir el NPA, dando la iniciativa a los comités a partir de nuestros principios fundacionales y recuperando el carácter fundacional del NPA. Será preciso revisar nuestras modalidades de debate, de elaboración colectiva y discutir sobre la renovación de nuestras prácticas militantes para lograr que el NPA se convierta en "una herramienta para aglutinar, para ganar en eficacia en el combate colectivo", para construir un partido para la transformación revolucionaria de la sociedad. La universidad de verano será una etapa en esta remodelación.

Nuestro partido busca hacer vivir la mejor de las tradiciones del movimiento obrero socialistas, comunista, ecosocialista, libertario y revolucionario. Hace suyo un proyecto de autoemancipación para construir una sociedad socialista, autogestionaria y ecológica. Volcado de forma decidida hacia la sociedad, las empresas, la juventud los barrios populares, , el NPA lucha más que nunca para construir una fuera política para las y los explotados y oprimidos.

Declaración de la Gauche Anticapitaliste (GA)

Tras la Conferencia Nacional del NPA

De acuerdo con la decisión adoptada el 13 de mayo, la Gauche Anticapitaliste (GA) ha tomado contacto con el Front de Gauche (FdG) para "verificar si se reúnen las condiciones para la integración en el mismo".

A fecha de hoy, la GA constata que se cumplen las condiciones políticas que se había impuesto; es decir, el rechazo del FdG a tomar parte y a apoyar al gobierno de Hollande. Y, por su parte el FdG ha respondido positivamente a la demanda de la GA.

En base a estas clarificaciones y la resolución política adoptada por la GA en su reunión nacional del 12-13 de mayo y propuestas al NPA en el debate para la Conferencia Nacional y que éste ha rechazado, la GA decide poner en práctica esta orientación como organización política independiente.

La GA trabajará por reagrupar las fuerzas ecosocialistas sobre la base del programa contenido en el documento "Nuestras respuestas a la crisis" [aprobado en el último congreso del NPA] e impulsará el debate para extender y transformar el FdG. En este proceso, la GA se esforzará por hacer converger las fuerzas políticas y equipos militantes anticapitalistas y ecosocialistas.

La GA hace un llamamiento a quienes se reconozcan en el contenido de su orientación política a incorporarse a la GA y participar en la elaboración más precisa del contenido de su orientación política y avanzar en su vertebración organizativa.

Propuesta organizativa

La GA se dota de mecanismos que garanticen el control colectivo y democrático del desarrollo de este proceso.

El 22-23 de setiembre se reunirá a nivel nacional para determinar su organización y estructuración.

Será en esa fecha que se debatirán las condiciones para la organización de un congreso.

Al mismo tiempo, participaremos en cuantas iniciativas unitarias se presenten, sean las universidades de verano o la reunión de octubre del polo anticapitalista y ecosocialista.

08/07/2012

+ Info:

La izquierda deberá hacer una buena elección. Michael Löwy

¿Cómo evalúa un futuro gobierno del partido socialista?

Será una variante más “social” del liberalismo. François Hollande representa el “centro” blando del Partido Socialista, especialista en el arte de agradar a griegos y troyanos. Sin duda es preferible a Sarkozy, pero en muchas cuestiones, como el pago de la deuda, la austeridad, el sistema de jubilaciones, los servicios públicos y las privatizaciones, las diferencias serán más de intensidad que cualitativas. Por supuesto que existe una izquierda en el Partido Socialista, pero en el cuadro del régimen francés, quien manda es el presidente, o sea, probablemente, François Hollande. Solamente lograremos algún avance o impediremos algún retroceso con movilización popular, lucha, organización y autonomía en relación al gobierno.

¿Cuáles son los distintos posicionamientos de la izquierda francesa en esas elecciones?

En la primera vuelta cada uno corre en su pista. François Hollande por el Partido Socialista, representa la centro izquierda. Las encuestas apuntan que saldrá ganador en una segunda vuelta con Sarkozy. Menos mal. La izquierda anti neoliberal es representada por Jean-Luc Melenchon, ex dirigente socialista que rompió con el PS, por la izquierda. Creó un nuevo partido, o Parti de Gauche (Partido de Izquierda) e hizo una alianza con el Partido Comunista y otros más pequeños para formar el Front de Gauche (Frente de Izquierda). Melenchon tiene un estilo muy personalista, nacional populista, pero el programa del Frente de Izquierda es bastante avanzado en el campo social y ecológico. Los sondeos apuntan que obtendrá un 13-14%, lo que sería inédito para la “izquierda de la izquierda”, hace mucho, bastante marginal. Hay una ola de simpatía y movilización alrededor de la candidatura de Melenchon. La izquierda revolucionaria, como siempre, está dividida. Los trotskistas “clásicos”, Lutte Ouvrière (Lucha Obrera) presentan a una profesora, Nathalie Arthaud. El NPA, Nuevo Partido Anticapitalista, que en las elecciones pasadas fue representado por Olivier Besancenot, muy popular, tiene como candidato este año a un obrero de la industria automovilística desconocido del público, Philippe Poutou, con un programa claramente anticapitalista. Una importante minoría del NPA prefiere apoyar a Melenchon. Arthaud y Potou probablemente no pasarán del 1% de los votos. Para resumir: si todo sale bien, podemos tener un gobierno de centro izquierda con una izquierda radical en la oposición.


A la mateixa secció:


Italia: Crisis y escisión del Partido Democrático (PD), orígenes y consecuencias…


[VÍDEO] Conversa entre Gala Pin (BComú) i Gabriela Serra (CUP)


França: Si no som nosaltres, qui?


Francia: Encuentro con Philippe Poutou, candidato presidencial del NPA


Podem davant de si mateix


Cap a on va Podem? Classe, populisme i moviment


El país dels comuns


Iglesias derrota Errejón i pren el control de Podem


Camino de Vistalegre II: Podemos ante sí mismo


David Fernàndez: ’Amb els 26.000 milions de frau fiscal es podria refer tot un país’

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com