contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dissabte 30 de juny de 2012 | Manuel
Hay que salvar a las comarcas mineras, no a la minería del carbón

Ecologistas en Acción / Pepe Mejía / Dani Bravo

El carbón es una fuente energética de gran impacto ambiental que debe y puede suprimirse completamente en Aragón y en el estado español. La inviabilidad económica del carbón y una deficiente gestión de los fondos públicos destinados al desarrollo de las comarcas mineras las han llevado a una crisis permanente que solo puede resolverse satisfactoriamente con un plan de ayudas públicas a la reconversión laboral de los mineros y al desarrollo comarcal, pero nunca ayudando a las empresas mineras.


Una vez más, a causa de la interminable crisis que padece el sector de la minería del carbón en España, estamos asistiendo a una amplia e intensa movilización de las comarcas mineras a causa de los recortes en la asignación de dinero público que mantiene con vida al carbón. Las reivindicaciones de los mineros tienen un amplio apoyo social en las poblaciones que cuentan con minas de carbón y tanto los empresarios del carbón como prácticamente todos los partidos políticos tradicionales, de derecha a izquierda y de izquierda a derecha, aunque sea por motivaciones diferentes, defienden la continuación del uso del carbón, y la minería asociada, así como una reindustrialización de las comarcas mineras que nunca acaba de terminarse.

Ecologistas en Acción considera oportuno remarcar algunos aspectos del carbón que parecen ser olvidados de una manera sistemática y generalizada en la discusión política que hay al respecto, que son los siguientes:

1. El calentamiento global del clima es un problema muy grave, que se nos escapa de las manos y que no admite dilaciones en el intento de mitigación. El uso del carbón, una de las fuentes energéticas que más CO2 emite, es una auténtica temeridad ambiental y va en contra de todas las recomendaciones científicas que se hacen para controlar los gases de efecto invernadero.

2. El carbón tiene un gran impacto ambiental. A nivel internacional contribuye a los daños ocasionados por el cambio climático y a nivel más local daña el territorio a través de los procesos mineros. Así mismo la contaminación producida por la quema del carbón afecta gravemente la salud de las poblaciones vecinas.

3. Las energías renovables están para sustituir a las energías de origen fósil, principalmente al carbón, y para ganar independencia energética. El empecinamiento en el uso del carbón, por el simple hecho de tenerlo, limita el desarrollo de las energías renovables y frena la gran cantidad de empleos ligados a éstas.

4. El exceso de potencia eléctrica instalada en España permite suprimir ya del sistema eléctrico, sin ningún problema técnico, al carbón y a la energía nuclear. Sin embargo esto no se hace por cuestiones políticas. Los intereses económicos ligados a la nuclear y al carbón frenan los intereses globales en materia energética y ambiental.

5. El carbón aragonés, como el español, ni es ni será nunca competitivo a nivel económico, salvo que externalice su coste social (eludiendo gastos socio-laborales) y su impacto ambiental, que pagamos entre todos sufriendo el deterioro climático y la contaminación generada. El carbón aragonés solo sobrevive a costa de subvenciones públicas.

6. El uso del carbón en Aragón va ligado tanto al funcionamiento de la central térmica de Andorra, que emite alrededor de 7 millones de toneladas de CO2 al año (un tercio de las emisiones aragonesas), como a la futura construcción de la central térmica de Mequinenza (ya aprobada) y la térmica de Ariño (en proyecto), centrales que además, al quemar mezclada escombrera y carbón de mina, generarían mayor contaminación y CO2 por kilovatio-hora producido.

7. El carbón no es estratégico y determina negativamente el desarrollo social y tecnológico del futuro. La obcecación en el uso del carbón, un recurso fósil que además acabaría por agotarse, impide la busca de alternativas en el desarrollo de las economías locales implicadas y distrae recursos económicos e investigación para el desarrollo de las tecnologías renovables, tecnologías que se desarrollarán en otros países y que harán cada vez mayor su ventaja económico-ambiental sobre el carbón. Apostar por el carbón es apostar por el caballo equivocado.

8. La pretensión de justificar el futuro del carbón en el secuestro geológico del carbono tiene una base muy endeble. En el supuesto caso, por demostrar todavía, de que sea técnicamente viable el secuestro subterráneo en grandes cantidades del CO2 emitido por las centrales térmicas, ésta técnica tardaría no menos de 15-20 años en ser de aplicación a las centrales térmicas aragonesas y tendría el problema añadido de que haría todavía menos competitivo al carbón al destinar parte de la energía liberada al proceso de secuestro.

9. A pesar de las grandes sumas de dinero público dedicadas al efecto desde hace años, la reconversión industrial de las comarcas mineras se ha hecho mal, o eso se deduce cuando en las propias comarcas afectadas se dice que no tienen alternativa al carbón. Es necesario por tanto analizar qué se ha hecho mal, para no repetir los mismos errores, y depurar las correspondientes responsabilidades por este fracaso.

Aunque en Ecologistas en Acción de Aragón comprendemos la difícil situación de los trabajadores afectados en el sector del carbón y somos conscientes del difícil contexto económico y político en que nos encontramos, en pleno ataque neoliberal a los derechos sociales, consideramos que la única salida que aúne la defensa social de las comarcas mineras con la sostenibilidad ambiental pasa por los siguientes puntos:

- Debe finalizar ya el uso del carbón, tanto el propio como el importado. Solo con priorizar en el sistema eléctrico las fuentes energéticas menos contaminantes y cesando en el uso de las subvenciones al uso del carbón éste caería por su propio peso.

- Las comarcas mineras deben de ser ayudadas pero siempre tras un estudio serio que determine cuáles necesitan las ayudas y cuáles son las prioridades. Las ayudas deben de ir ligadas al cierre de las minas y de las térmicas de carbón, cierre que debe hacerse no solo por razones económicas sino sobre todo por los problemas ambientales generados.

- Las ayudas deben dirigirse a los mineros, a los trabajadores afectados de modo indirecto por la industria del carbón, y a nuevas empresas, nunca a indemnizar a las empresas mineras, empresas que ya se han lucrado bastante a costa de mantener como rehenes sociales a sus trabajadores y a las personas en general que habitan los pueblos mineros.

En caso contrario las comarcas mineras alargarán su agonía y acabarán, de un modo u otro, cerrando de todos modos las minas.

Una sociedad consciente de los graves y urgentes problemas ambientales a los que nos enfrentamos no puede permitir que seamos todos prisioneros de un sector, el del carbón, que nos corta una de las pocas vías accesibles que tenemos ya para luchar contra el cambio climático, lucha que requiere imprescindiblemente reducir las emisiones globales de CO2.

Font: Ecologistas en accion


“NOSOTROS NO ESTAMOS INDIGNADOS,
ESTAMOS HASTA LOS COJONES”

Pepe Mejia

Lucha Indígena 71

Los mineros en la calle, –
mientras que no hay ningún
síntoma de que se vayan a sus
casas- el Gobierno apretando el
acelerador y sin estar dispuesto
a ceder a las presiones de
trabajadores y agentes sociales.
Mientras, la realidad es más
dura. Cientos y miles de
personas cada día llenan la lista
de personas sin empleo y sin
ninguna perspectiva. Las
movilizaciones se multiplican
pero el catalizar sigue siendo la
lucha de los mineros.

Armados con lanzacohetes
caseros, los mineros asturianos
y leoneses se han enfrentado a
los antidisturbios. Así llevan más
de 16 días. Han cortado el tráfico
en siete carreteras y en la vía
férrea que une León y Asturias.
El 23 de mayo empezó la huelga
que exige la supresión anunciada
por el gobierno de las ayudas a
la minería, lo que en la práctica
supone el fin de este sector de
las cuencas en Asturias, León,
Palencia y Teruel. En estas
semanas, se han repetido los
enfrentamientos con la policía,
los cortes de carretera y las
manifestaciones.

Hay siete mineros encerrados en
sus centros de trabajo. Sólo en
los últimos días, un agente de
policía fue herido en un ojo y aún
está en pronóstico reservado, tres
periodistas están heridos y hay
varias decenas de heridos entre
antidisturbios y mineros, además
de un hombre que quedó en
estado grave el viernes después
de que un tren chocara contra una
barricada.

La desaparición de lo que ha sido
la forma de vida de esta zona del
norte de España hace que la rabia
de los mineros se exprese en
huelgas sectoriales
especialmente conflictivas. Con
una dilatada tradición de lucha y
con el peso histórico de haber
sido vanguardia del movimiento
obrero, los mineros cuentan con
fuertes organizaciones
sindicales, seguimiento y apoyo
por parte de buena parte de los
habitantes de las cuencas y
capacidad de hacer frente a la
policía. En más de una ocasión
públicamente han afirmado: «No
estamos indignados, estamos
hasta los cojones
».

Por eso, la reivindicación de
estos trabajadores, -según
informa Público- que parecía
haberse olvidado en pleno siglo
XXI, ha despertado una gran
atención en todo el mundo y
comités de mineros ingleses,
polacos, alemanes y belgas se
han trasladado hasta Asturias
para la huelga.

Y es que esta podría ser la última
batalla que libren por un sector
que ha vivido subvencionado
desde hace más de un siglo, pues
en medio de una recesión
económica en un mercado
globalizado la retirada de los
fondos públicos que se preveían
hasta 2016 puede ser el tiro de
gracia para el sector.

Tras estos días de cortes de
carretera, marchas pacíficas y
multitudinarias en las ciudades y
guerrilla en los montes, el resto
de ciudades y luchas en todo el
Estado están a la expectativa. La
lucha de la minería puede ser el
aglutinante para tumbar las
políticas antisociales del
Gobierno de Rajoy.

La lucha de los mineros ha
concitado la atención y la
solidaridad. Desde Izquierda
Anticapitalista se ha promovido
un manifiesto de apoyo a la lucha
minera entre diferentes
intelectuales y personalidades de
la cultura. Entre las firmas
destaca la del actor Willy Toledo,
el escritor y dramaturgo Alfonso
Sastre, la periodista Olga
Rodríguez y el filósofo y
ensayista Santiago Alba Rico. En
Asturias han firmado algunos
como Guillermo Rendueles,
Carlos Álvarez Novoa y Luis
Felipe Capellín Corrada, entre
otros. Además de estas firmas el
manifiesto está abierto a los
ciudadanos y ciudadanas
anónimas que quieran dar su
apoyo al mismo a través de la
dirección de correo
yoapoyoalamineria@gmail.com

En su Manifiesto, los
intelectuales destacan: «La
lucha de los mineros en defensa
de sus puestos de trabajo es un
ejemplo de lucha, combatividad
y autoorganización que tiene
que ser apoyado por el conjunto
de la clase trabajadora y por la
izquierda y los movimientos
sociales.

El impacto de esta lucha está
provocando una solidaridad
que se extiende a todos los
sectores y territorios, sirviendo
de inspiración para todos los
luchadores y luchadoras en
estos momentos de ataques sin
fin a los derechos sociales y
laborales
».

La propuesta que realizan los
firmantes es que «es necesario
levantar alternativas reales de
empleo en sectores energéticos
no contaminantes que
permitan salir de la crisis sin
hipotecar el futuro
».

También denuncian que
«Durante estos años de
reconversión, los fondos
destinados a este fin han sido
dilapidados, y han servido para
el beneficio de unos pocos.
Investigar a dónde han ido a
parar y depurar
responsabilidades es el primer
paso necesario para abrir un
verdadero proceso que
implante un nuevo modelo
productivo, generado y
controlado por los y las de
abajo, que esté al servicio de los
intereses sociales de la mayoría
y sea respetuoso con nuestro
planeta
».

«Mientras se rescata a bancos
y banqueros, los recortes
recaen sobre el pueblo
trabajador que se ve obligado
a salir a la lucha para defender
su futuro. Los mineros nos están
mostrando el camino que debe
ser recorrido por el resto de
sectores en lucha. Nosotros y
nosotras queremos mostrarles
nuestro apoyo y hacemos un
llamamiento a extender su
ejemplo. Nos estamos jugando
mucho
».

Pero la lucha de los mineros no
es la única. Al cierre de esta
edición, trabajadores de la
Cadena Ser, pertenecientes al
mayor grupo de comunicación
de España, están realizando una
huelga de 24 horas a la que han
sido convocados los
trabajadores por su comité de
empresa, en protesta por el
Expediente de Regulación de Empleo.

Nota de Lucha Indígena, 71:

«Lucha Indígena» está completamente en contra de la depredadora minería metalífera a cielo o tajo abierto, que vuela con explosiones 4 toneladas de
roca para extraer un gramo de oro y que además usa excesiva cantidad de agua y la envenena.

No tenemos nada en contra de la minería no metalífera que no atenta contra la Madre Tierra. Sin embargo, considerando que la combustión del carbón provoca el aumento de calentamiento global, estamos de acuerdo con la
propuesta: «es necesario levantar alternativas reales de empleo en sectores energéticos no contaminantes que permitan salir de la crisis sin hipotecar el futuro».


L’ecologisme en la resistència minera

Dani Bravo.

La lluita dels miners està sent un desafiament molt fort al govern de Rajoy. La contundència de la vaga indefinida i de les seves accions fa que molta gent els vegi com un model a seguir. No obstant això, no han faltat veus que han criticat o directament atacat les reivindicacions dels miners fent servir arguments suposadament ecologistes, considerant que és positiu per al medi ambient acabar amb la indústria del carbó.

Dic "suposadament" ecologistes perquè, encara que és indubtable que cal un canvi del model energètic que acabi amb l’ús de combustibles fòssils, oposar-se a les lluites per la conservació dels llocs de treball (i en definitiva, per la supervivència de comarques senceres on hi viuen milers de famílies) és debilitar enormement qualsevol lluita futura, no només pels drets laborals, sinó també per la conservació del medi ambient.

No hem d’entrar al xantatge i al joc que moltes vegades pretén el poder: haver de triar entre degradació ambiental o atur. No és possible lluitar per la conservació del medi ambient mentre hi ha una desocupació i pobresa massius. Més aviat al contrari: les victòries en les demandes laborals, i una classe treballadora amb forts drets i bones condicions aconseguides a base de lluita, són el millor precedent per poder organitzar la lluita per un desenvolupament sostenible.

Un exemple paradigmàtic: les green bans a Austràlia.

A inicis dels anys 70, els sindicats de la construcció a Sydney van iniciar una forta campanya de vagues exigint augment de salaris i millores en les condicions laborals. Després de diverses setmanes de lluita, van aconseguir els seus objectius i els empresaris es van veure obligats a cedir. Aquestes vagues van tenir un gran impacte entre les treballadores, que van guanyar confiança i, sobretot, experiència en organitzar lluites des de la base de forma completament democràtica. Aquesta confiança en la lluita va fer que els treballadors s’involucressin també en altres lluites, com la feminista, antiguerra (durant els anys de la guerra del Vietnam) o ecologista.

I aquí és on van aparèixer les primeres green bans (prohibicions verdes), quan les treballadores, unides a assemblees veïnals i socials, es negaven a treballar en construccions que suposarien un elevat impacte ambiental. L’exemple més impactant és el dels jardins botànics de Sydney, que havien de ser transformats en un pàrquing per a la famosa Casa de l’Òpera.

Les green bans no van ser casos de sindicats de la construcció exclusivament; també hi va haver bloquejos a la mineria d’urani ia la construcció d’oleoductes en zones d’alt valor ecològic. I tampoc van ser exclusives d’Austràlia; de fet, a Euskal Herria durant els ’70 hi va haver un fort moviment de vagues contra la construcció de la central nuclear de Lemoiz.

En un moviment obrer debilitat, en zones amb altíssimes taxes d’atur, o després de derrotes en lluites per drets, hagués estat impossible organitzar aquest tipus de resistència contra la degradació ambiental. Com millor posicionada estigui la classe treballadora, més fàcil serà aconseguir victòries en qualsevol àmbit.

El cas concret de la mineria del carbó

La lluita actual dels miners i les seves famílies és una lluita en principi defensiva, ja que reclamen el compliment d’un acord que el govern de Rajoy ha retallat unilateralment. La retallada d’un 60% en les ajudes al carbó significa la misèria per comarques senceres, avui. És primordial guanyar la batalla contra aquesta retallada perquè d’aquestes ajudes depèn directament no ja el futur, sinó el mateix present de milers de famílies.

Aclarir, arribats a aquest punt, que la defensa en aquest cas concret de la mineria del carbó no vol dir que hàgim de caure en el suport a qualsevol projecte que generi ocupació encara que suposi un elevat impacte ambiental. Aquest és un cas en què una indústria que porta molts anys sent el motor d’una extensa regió està sent desmantellada. No donaríem suport, per exemple, a l’obertura d’una nova mina en una zona de gran valor ecològic, o la construcció d’una nova central tèrmica, ja que això suposaria seguir apostant pels combustibles fòssils per al futur. En aquest cas, partim d’una situació "neutra" en què es generarien els mateixos llocs de treball amb un altre tipus d’indústria, com la de les energies renovables.

Es tracta, en primer lloc, d’assegurar el futur de milers de famílies, però no aturar-se aquí, sinó que aquesta victòria serveixi com un al•licient per a una veritable reconversió del sector. Fins ara, els fons han estat utilitzats de manera corrupta i malversats, arribant a extrems com que empreses no ubicades en zones mineres hagin rebut diners d’aquests fons. Una altra part han estat utilitzats en grans projectes urbans i construccions típiques de la bombolla immobiliària.

Queda clar que una reconversió de la indústria passa per la gestió d’aquests fons de reconversió d’una forma democràtica, i sobretot, que aquests treballadors siguin una peça clau en com s’utilitzen aquests recursos.

El model del govern i els empresaris és acabar amb la indústria minera com a part del procés de desindustrialització generalitzat que vivim des de fa dècades, convertint l’economia en esclava del sector serveis i de mà d’obra barata.

L’aposta dels miners i les treballadores ha de ser pel compliment dels plans acordats, i més enllà per una regeneració industrial dirigida des de la base, amb una aposta per les energies renovables, que crearia ocupació de qualitat en sectors clau com és l’energètic ; llocs de treball que rendirien beneficis a tota la societat, a diferència de projectes com l’infame Eurovegas, model de precarietat, diner negre i volatilitat.

La resistència minera com a resistència a les retallades

A part de tot allò exposat, en una situació de crisi, retallades i augment de l’atur, la lluita dels miners és una batalla crucial contra la política del govern del PP. És crucial que es guanyi una batalla com aquesta, ja que pot crear un precedent. La mineria és un sector minoritari dins de la classe treballadora, però la seva lluita està tenint una immensa repercussió.

Imaginem per un moment si tota la comunitat educativa i tot el sector sanitari lluitaran amb la mateixa intensitat contra les retallades que també estan patint. Crear llaços de solidaritat i suport actiu no només reforçaria la lluita contra les retallades, sinó que també posaria en contacte els treballadors de la mineria amb altres sectors socials interessats en la lluita contra la degradació ambiental (com grups ecologistes, sectors de la universitat de branques com Ciències Ambientals o Enginyeria, etc.), la qual cosa seria imprescindible per col•laborar en la construcció d’alternatives a la destrucció del medi ambient de la mà de la creació d’ocupació de qualitat.

En un context de crisi com l’actual, cada lluita és crucial i és imprescindible teixir ponts i solidaritat. El govern i les polítiques que està portant a terme són el major perill per a les treballadores, per al medi ambient i per al futur de la majoria de la població. Cal atacar-lo des de tots els fronts possibles i la resistència minera està sent un exemple al qual donar-hi suport i que cal estendre.

+ Info:

Contra los recortes y rescates: unir las luchas. Por una Huelga General en Asturies. Comunicado IZAN Asturies

Ahora viene el relanzamiento… de la destrucción social y ecológica. Daniel Tanuro

La CSI llama a la xunidá de los trabayadores nes movilizaciones mineres


A la mateixa secció:


Ciclones, cambio climático y especulación inmobiliaria: el caso Harvey


Antropoceno, capitalismo fósil, capitalismo verde, ecosocialismo: ¿Dónde está la salida?


La Conselleria de Mediambient incumple sus propios programas de inspección


Cambio Climático. La Tierra arde: sequías, desertificación, hambre, migraciones


Juicio popular al proyecto Castor


Trump denuncia el acuerdo de París sobre el cambio climático: ¿Qué esperabas?


Perdent el tren: el Pla d’Acció Territorial de la Infraestructura Verda del Litoral.


Iberdrola vol construir un magatzem de residus a la central nuclear amb més incidències de l’Estat


La plaça de bous de València torna a escoltar el clam animalista: ‘Falles sense sang’.


11 de marzo: sexto aniversario de Fukushima

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com