contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimarts 12 de juny de 2012 | Manuel
Rescate bancario: El huracán llega a España prosiguiendo su acción devastadora + Unas notas de urgencia sobre el rescate

Eric Toussaint / Andreu Tobarra, Manel i Fernando

El huracán llega a España prosiguiendo su acción devastadora

Eric Toussaint

Todos los focos caen sobre el Reino de España y su sector bancario. ¿Después de Grecia, Irlanda y Portugal, los planes de rescate nos persiguen o solamente es que estamos en medio de la corriente? Debemos tener lucidez y reconocer que la crisis bancaria y financiera no está, ni mucho menos, solucionada ni en Europa ni en Estados Unidos. Sus repercusiones sobre el resto de la economía mundial y, en consecuencia, sobre las condiciones de vida de las poblaciones perdurarán mucho tiempo. Sin embargo, en Europa, durante el primer semestre de 2012, los grandes medios de comunicación respaldaron las declaraciones de dirigentes europeos, representantes del BCE y de bancos privados en su afán de convencer a la opinión pública de que la política llevada a cabo había permitido estabilizar la situación del sistema bancario.

Según el discurso dominante, las inquietudes encuentran su origen en el sobreendeudamiento de los Estados, un posible default griego o un contagio a España e Italia. Del lado de los bancos, el saneamiento sigue su curso, el BCE tendría la situación dominada. Desde enero hasta comienzos de mayo de 2012, el mensaje repetido hasta la saciedad era más o menos este: “Gracias al billón de euros que recibieron en préstamos en dos etapas (diciembre de 2011 y febrero de 2012) por tres años, al 1 % de interés de parte del BCE, las instituciones financieras privadas son capaces de hacer frente a las dificultades de los Estados en materia de deuda soberana, por lo tanto, los mercados financieros reencontraron la calma y las Bolsas están en alza después de un año particularmente deprimente. Gracias a esta regla de oro (que se está adoptando por doquier): los esfuerzos en la reducción de los gastos del Estado, en la reforma del mercado de trabajo para volverlo todavía más flexible y en las pensiones para reducir su carga, las finanzas públicas están saneándose. Todavía hacen falta algunos esfuerzos pero vislumbramos el final del túnel. ¡La buena gente puede dormir en paz!

El mes de mayo de 2012 nos trajo un feroz desmentido. Efectivamente, se vio muy claro que los bancos privados no habían saneado sus cuentas totalmente, que no cambiaron un comportamiento de alto riesgo ni sus dirigentes no perdieron el apetito de bonus y primas. Los banqueros consideran que los poderes públicos siempre estarán allí para rescatarlos. Los rescates bancarios con el dinero público continúan. La depresión se prolonga. La deuda pública aumenta debido al efecto combinado de los rescates y de la depresión. El chantaje de los mercados financieros respecto a los eslabones más débiles de la zona euro vuelve con nuevos bríos.

El sistema bancario está en el ojo de un huracán que continúa su camino, golpeando una después de otra a las grandes instituciones bancarias privadas y haciendo desaparecer las fronteras. A diferencia de un huracán, un fenómeno natural bien conocido, el huracán financiero no tiene nada de natural: Es un puro producto del funcionamiento cíclico del capitalismo, amplificado por 30 años de desregulación neoliberal.

España en el punto de mira

El caso español es emblemático ya que demuestra que la crisis no tiene su origen en la deuda pública generada por un Estado social demasiado gastador. En 2007, en el momento en que la crisis estalló en Estados Unidos y antes de que España fuera arrastrada, la deuda pública española sólo representaba el 36 % del Producto Interior Bruto. España era una de las mejores alumnas de la zona euro con un nivel de endeudamiento público netamente inferior al 60 % prescrito por el Tratado de Maastricht, su saldo presupuestario era positivo (+1,9 % del PIB mientras que Maastricht imponía un saldo negativo máximo del 3 %). La deuda pública española representaba sólo el 18 % de la deuda total del país. Por consiguiente, no hay que buscar la responsabilidad en la deuda pública puesto que la crisis que afecta a España ha sido directamente provocada por el sector privado: el inmobiliario y el de crédito.

En España, en mayo de 2012, Bankia, el tercer grupo bancario español en términos de activos, pidió una ayuda pública de 19.000 millones de euros (que se agregan a los 4.500 millones ya recibidos). El Banco de España estima que el sistema bancario del país tiene activos tóxicos por un monto de 176.000 millones de euros. Diferentes especialistas calculan que será necesaria una inyección de entre 40.000 a 200.000 millones de euros para recapitalizar a los bancos españoles.

El sector financiero privado español no está sólo en esta causa. El grupo bancario franco-belga-luxemburgués Dexia rescatado por segunda vez de la quiebra en octubre de 2011 reconoció una pérdida de 11.000 millones de euros en el ejercicio de 2011 y todavía no el problema no ha acabado: una vez más pidió ayuda a los poderes públicos para recapitalizarse (al menos otros 10.000 millones de euros habrían sido demandados). J.P. Morgan, uno de los grandes bancos de negocios estadounidenses debió reconocer una pérdida de 2.000 millones de dólares en mayo de 2012 (esta noticia produjo en pocos días una caída de 25.000 millones en su capitalización en bolsa) y se habla de daños muy superiores para el futuro. Los bancos griegos se encuentran en una situación penosa, deben hacer frente a retiradas masivas de dinero (en las que los dirigentes y los accionistas participan activamente) y sólo sobreviven, por el momento, gracias a los préstamos de urgencia que el Banco Nacional de Grecia les concede, día a día, por un monto de 100.000 millones de euros con el acuerdo del Banco Central Europeo. |1|

Entre los 800 bancos europeos que se endeudaron con el BCE por un billón de euros (1 000 000 000 000 €), numerosas entidades (entre las que están los bancos más grandes) tiene de nuevo problemas de liquidez o los tendrán dentro de poco tiempo, y presionan al BCE para reproducir el mismo tipo de operación con préstamos a tipos de interés bajos (inferiores a la inflación) y por un plazo bastante largo.

Mientras que toda la atención de la opinión pública está dirigida hacia la deuda pública acumulada en los Estados, la fuente principal de la crisis está constituida por el estado de los balances de los bancos privados (y de las grades aseguradoras). Acumularon enormes cantidades de deuda |2|, con el fin de financiar las operaciones de alto riesgo que producen pérdidas descomunales. Dichas pérdidas se originan a medida que los contratos sobre productos estructurados y otros activos tóxicos llegan a su vencimiento.

La lección que podemos sacar es que, ahora más que nunca, es necesario reivindicar la expropiación de los bancos y su transferencia al sector público bajo control ciudadano. Se debe rechazar los costosos rescates que aumentan principalmente la deuda pública sin resolver de manera duradera la crisis bancaria. No sólo la expropiación debe hacerse sin indemnizar a los grandes accionistas (pero sí a los pequeños) sino que el coste del saneamiento de las cuentas de las instituciones expropiadas debe ser recuperado mediante sus patrimonios totales (ya que en general tienen patrimonios que van mucho más allá de los bancos). Es necesario construir una relación de fuerzas para conseguir el repudio por parte de los poderes públicos de la parte ilegítima de la deuda |3|, con el objetivo de liberar los recursos para instaurar una política de pleno empleo y de inversiones públicas en actividades que mejoren las condiciones de vida de la población, que preserven el ambiente, que rompan con el capitalismo y el productivismo. Se trata de realizar una serie de políticas coherentes sobre alternativas económicas y sociales para efectuar un gran cambio posneoliberal, posproductivista y anticapitalista. |4| En el camino hacia el cambio radical, la auditoría ciudadana de la deuda es una herramienta de concienciación y de movilización valiosa e indispensable |5|.

Traducido por Griselda Piñero

Eric Toussaint, profesor en la Universidad de Lieja, es presidente del CADTM Bélgica (Comité para la Anulación de la Deuda del tercer Mundo, www.cadtm.org) y es miembro del Consejo Científico de ATTAC Francia. Dirigió con Damien Millet el libro colectivo La deuda o la vida, Icaria editorial, Barcelona, 2011. Acaba de publicar con Damien Millet: AAA Audit Annulation Autre politique, Seuil, París, 2012

Notas

|1| Financial Times, 22 de mayo de 2012, «Secret €100bn assistance propping up Greek banks», p. 4.

|2| Deudas con respecto a los poderes públicos (el BCE, la Fed, los bancos centrales nacionales), deudas con respecto a los Money Market Funds, deudas con respecto a otros bancos privados, deudas bajo forma de bonos que se venden en los mercados financieros, deudas con respecto a sus clientes que depositan diariamente en una cuenta corriente su dinero disponible (por ejemplo su salario al comienzo de cada mes y también el dinero disponible de una empresa privada grande, pequeña o mediana) y sus ahorros.

|3| «Por qué hay que anular la deuda ilegítima»

|4| Véase especialmente Eric Toussaint:«Ocho propuestas urgentes para otra Europa»

|5| Auditoría ciudadana de la deuda: ¿por qué y cómo?. Vease tambien este artículo

Este artículo es la continuación de varios trabajos publicados por el autor, agrupados con el título de «En el ojo del huracán: la crisis de la deuda en la Unión Europea», Septiembre de 2011. Veáse la primera parte «Grecia», la segunda parte «La gran liquidación de títulos griegos», la tercera parte "El BCE, fiel servidor de los intereses privados", la cuarta parte «Un ‘plan Brady’ europeo: la austeridad permanente», la quinta parte “CDS y agencias de calificación: los provocadores de riesgos y desestabilización”, la sexta parte “¿Llegó la crisis a su apogeo?", Séptima parte: "Una salida a favor de los pueblos".

Vease tambien: “Crash de Dexia ¿Ya está en camino un efecto dominó en la UE?”, 7 de octubre de 2011; Éric Toussaint: ’El eslabón más débil en Europa son los bancos’ (Eric Toussaint entrevistado por Marius Fort del diario catalán La Vanguardia), 2 de noviembre de 2011; Eric Toussaint: «España se va a encontrar en la disyuntiva de aceptar o no un rescate» 11 de abril 2012; Éric Toussaint - Presidente del CADTM: «O hay una movilización ciudadana o a España le esperan 10 o 15 años de crisis», 9 de abril 2012

Font: CADTM


Unas notas de urgencia sobre el rescate.

Andreu Tobarra Sanchez, Manel y Fernando. Miembros de la Plataforma Auditoria Ciudadana de la Deuda-País Valencià (Grups de València i d’Alacant)

Se acaba de anunciar el rescate hace unos minutos. La cantidad, a la espera de una confirmación va a llegar a 100.000 millones a partir de un mínimo anunciado hace días de 40.000 millones de euros en estimaciones iniciales. Dan por sentado que aproximadamente van a necesitar ser recatados un tercio de los bancos.

Desconocemos cuales van a ser las condiciones en estos momentos (tipos de interés, plazos,…), ya veremos en que momento se irán conociendo junto con toda la “letra pequeña” del plan. De momento en la rueda de prensa el ministro de economía De Guindos ha asegurado que "no hay el mínimo rescate" para España porque recibirá "un préstamo en condiciones muy favorables".

Por supuesto no confiamos en sus palabras, acostumbrados como estamos a reconocer una mentira, entre otras cosas porque nos tienen absolutamente acostumbrados a ello. De hecho, la primera declaración que anuncia algo nuevo por parte de los representantes en la política de la élites financieras, tanto en su momento los socialdemócratas (o como ya se les ha dado en denominar más correctamente, socialiberales) como de los ahora gobernantes de la gran derecha, siempre es algo bastante alejado de la realidad, de la veracidad. Discursos desde posiciones de poder para engañar incautos y justificar lo que debería ser injustificable. Veámoslo.

Este rescate es finalista, va dirigido a los bancos, es decir, no puede ser dirigido a ninguna otra finalidad como sanidad, dependientes, pobreza y exclusión,… sabemos que se canalizará a través del FROB (el fondo de reesctructuración bancaria español), y será esta entidad la que distribuirá el dinero a las entidades que están tocadas y hundidas.

Será contabilizada en la DEUDA del estado, incrementándola y asimismo provocará también un crecimiento del DEFICIT, pues los intereses de la misma repercutirán en las cuentas presupuestarias del año en curso, ya que es el Estado español el último responsable de devolver el dinero prestado, es decir, un rescate que van a pagar todos los bolsillos por más agujereados que estén. Esto abre todavía más la puerta a la austeridad y los recortes, ahora y en un tiempo mucho más largo, multiplicando las miserias sociales en un marco económico ultra conservador que no admite ninguna posibilidad de alimentar un mínimo crecimiento económico que implique la intervención del estado y la creación de deuda proveniente de las moderadas propuestas keynesianas.

La inmensa bolsa de dinero no será un préstamo a los bancos, es una inyección de capital. Esto tiene como consecuencia inmediata que el estado pasará a ser el propietario o el accionista mayoritario de los bancos que controle a través de la inyección de capital en los mismos. Se debería abrir la vía de una BANCA PÚBLICA, en el sentido de que el estado pase a tener instrumentos financieros y bancarios de gran calibre, que hasta ahora no disponía ya que todos eran privados, para desarrollar políticas públicas frente a la restricción de crédito que ejercía hasta ahora el monopolio, de facto, bancario. Para conseguirlo sería importante iniciar el proceso hacia la expropiación del conjunto del sistema bancario.

Asimismo, el estado dispone de la información necesaria a través de las 2 auditorías independientes privadas (1) y la del FMI, para decidir de esa banca rescatada cual es la parte de la deuda que se mantiene (pequeños ahorradores, pensionistas…) y la parte de la deuda que no se debería devolver, ni cargar con ella a la sociedad al convertirla en deuda pública y pago de intereses de la misma (grandes accionistas, cartera inmobiliaria…). Un gobierno siempre puede negarse a pagar una deuda ilegítima, decidir juzgar a los responsables y exigir la reparación de lo defraudado.

El conocimiento de la deuda odiosa e ilegítima permitiría establecer inmediatamente una moratoria para posteriormente tras una toma de decisión absolutamente pública, ciudadana y participativa, suspender el pago de toda aquella deuda que en dicho proceso se declare no reembolsable por responder exclusivamente a los intereses del 1% dela sociedad.

Del billón de dólares de la deuda que tiene España con la banca extranjera, aproximadamente un 11% procede del sector público, un cuarta parte pertenece a la banca española, un 36% son de las empresas y la parte restante, en torno a poco más de una cuarta parte, es el resultado de operaciones especulativas con derivados. Y es esta parte acreedora la que fuerza el rescate antes de que se produzca un impago, es decir, la finalidad del rescate no es rescatar al conjunto de los ciudadanos del estado español, bien al contrario, es garantizar que todos estos van a seguir pagando deudas que no han contraído. Mejor dicho, deudas que han adquirido y generado ese 1%, las élites, con la absoluta complicidad y servilismo de la casta política que tienen a sueldo. Pero el pago de la misma se traslada al 99% revestido de un discurso absolutamente desposeído de moralidad y veracidad.

Las consecuencias sociales más inmediatas van en la estela de lo que en gran parte han ensayado sobre todo en Grecia:

- Incremento del Impuesto del Valor añadido, que encarecerá cualquier consumo, incluido los productos más básicos. Aquellos que hoy no llegaban y vivían bajo del umbral de la pobreza, tendrán que bajar todavía más su nivel de vida.

- Aceleración de la aplicación del alargamiento de la vida laboral, e incluso volver a elevar la edad de jubilación junto a un nuevo empeoramiento de las cantidades percibidas como pensión

- Nueva reducción de los sueldos de los trabajadores/as de la función pública y de las pagas extraordinarias (¿eliminación?) y junto a ello ERE’s de despido de trabajadores que supongan una sustancial reducción de funcionarios.

- Más reducciones en las prestaciones por desempleo y mayores dificultades para acceder a prestaciones cada vez más miserables

- Sanidad y educación añadirán nuevos recortes y encarecimientos. Al mismo tiempo que se deterioran estas parcelas básicas de lo público, se ayuda directa e indirectamente a la enseñanza concertada y privada y a la sanidad privada.

- La ruptura de la caja publica de pensiones y su privatización, está entre los planes más golosos de la banca, finanzas, fondos de pensiones y capitales privados de los fondos de inversiones internacionales y europeos.

No tenemos ninguna duda de lo anterior, porque representa la doctrina compartida por las élites en Europa en estos momentos y que llevan implementando sin la más mínima fisura más de tres años en Irlanda, Portugal y sobre todo en el “laboratorio” de Grecia (2). El Estado español no forma parte de un plan diferente, al contrario, representa el ensayo de la misma propuesta pero esta vez a gran escala. El 99% de la población lo pagaremos duramente con mayor pobreza y desigualdad. Con el empeoramiento de nuestra salud mental y física, el aumento de suicidios, la pérdida de la posibilidad de desarrollar una vida digna y la disminución de los años de vida.

Notas:

(1) El gobierno decidió no utilizar a los técnicos del estado, tanto del Banco de España como de Hacienda, y todo ello sabiendo que una de las dos entidades había anunciado tras auditar a uno de los principales bancos irlandeses, inmediatamente antes del inicio de la crisis, que era el mejor banco del mundo; al poco tiempo era un banco quebrado que el estado irlandés tuvo que rescatar, por supuesto con dinero público)

(2) Los prestamos de los organismos internacionales (FMI/Troika) estan condicionados a que el gobierno que los recibe emplemente duras reformas de ajuste antisocial, para ello los prestamos se realizan de forma escalonada, según el gobierno intervenido vaya adoptando dichas medidas de ajuste. El comunicado del eurogrupo sobre el rescate del estado español lo dice de la forma siguiente: "El Eurogrupo está convencido de que España va a cumplir sus compromisos sobre el excesivo déficit y con las reformas estructurales, con el fin de corregir los desequilibrios macroeconómicos en el marco del semestre europeo. El progreso en estas áreas será vigilado muy de cerca y regularmente revisado en paralelo con la asistencia financiera ."


Comunicado íntegro del Eurogrupo sobre la ayuda a la banca española

Asturbulla, 11-06-2012

Emitido por Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, en nombre de los 17 ministros de Economía y Finanzas de la zona euro

Texto íntegro del comunicado:

Declaración del Eurogrupo sobre España

El Eurogrupo apoya los esfuerzos de las autoridades españolas para acometer con resolución la reestructuración de su sector financiero y saluda su intención de buscar asistencia financiera de Estados miembros de la zona euro con este fin.

El Eurogrupo ha sido informado de que las autoridades españolas presentarán en breve una solicitud formal y está dispuesto a responder favorablemente a tal petición. La asistencia financiera sería suministrada por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF)/Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para la recapitalización de instituciones financieras. El préstamo será adaptado para proveer un respaldo efectivo que cubra todos los posibles requisitos de capital estimados en el diagnóstico que las autoridades españolas han encargado a los evaluadores externos y a las auditoras internacionales.

El importe del préstamo debe cubrir requisitos de capital estimados con un margen de seguridad adicional, que se calcula suman hasta 100.000 millones de euros.

Después de la solicitud formal, una evaluación debe ser entregada por parte de la Comisión Europea, en colaboración con el Banco Central Europeo (BCE), la Autoridad Bancaria Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), así como una propuesta sobre las condiciones necesarias para el sector financiero que debe acompañar la asistencia.

El Eurogrupo considera que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que actuará como agente del Gobierno español, podría recibir los fondos y canalizarlos hacia las instituciones financieras afectadas. El Gobierno español tendrá la plena responsabilidad de la asistencia económica y firmará el Memorando de Entendimiento.

El Eurogrupo observa que España ya ha implementado importantes reformas fiscales y reformas en el mercado laboral y medidas para fortalecer la base de capital de los bancos españoles.

El Eurogrupo confía en que España respetará sus compromisos bajo el procedimiento por déficit excesivo y con respecto a las reformas estructurales, con vistas a corregir los desequilibrios macroeconómicos en el marco del semestre europeo.

El progreso en estas áreas será revisado de cerca y regularmente en paralelo con la asistencia financiera.

Más allá de la aplicación decidida de estos compromisos, el Eurogrupo considera que las condiciones de la asistencia financiera deberían centrarse en reformas específicas dirigidas al sector financiero, incluyendo planes de reestructuración en línea con las normas de la UE sobre ayudas estatales y reformas estructurales horizontales del sector financiero nacional.

Invitamos al Fondo Monetario Internacional (FMI) a apoyar la implementación y el control de la asistencia financiera con informes regulares.


En zona de rescat

ELENA IDOATE, La Directa 05/06/2012

Darrerament, l’actualitat econòmica provoca la sensació de que la nostra economia està penjant d’un fil i de que en qualsevol moment col·lapsarà. La borsa s’enfonsa, i la prima de risc es dispara i assoleix màxims històrics que fan por. En aquests moments està a gairebé 550 punts, però cada dia que passa bat nous rècords. Després de saquejar els nostres recursos, el capital es fuga a un ritme frenètic. EI sector bancari té un forat negre que cada cop sembla més gran, engoleix tothom.

Temem que caigui l’Estat espanyol, i que caigui Catalunya, que presenta una de les situacions més delicades. Que siguem massa grans per caure no ens dóna tampoc gaire seguretat. La situació és enormement complicada i tot plegat està bastant embolicat. Tenim molt clar que no ens podem distreure de les qüestions importants, que les finances són un arbre que no ens deixa veure el bosc. Però la crisi del deute ha esdevingut la dificultat més immediata a resoldre.

Dels mercats als rescats

La caiguda de l’activitat econòmica i l’increment de les necessitats de prestacions i ajudes socials genera dèficit públic, enormement amplificat per una fiscalitat molt favorable a que les grans fortunes i el capital no paguin impostos.

Tot i això, aquests fets no són els principals causants de les tensions financeres actuals. Ho és la gran muntanya de deute creat per la socialització del deute privat i de les pèrdues dels bancs. El govern central de l’Estat espanyol fa mans i mànigues per pagar amb diners públics, mitjançant l’emissió del deute que anirem pagant, el rescat de Bankia. S’afegeixen un munt de milions a la gran bola de deute públic nodrida anteriorment amb altres intervencions bancàries.

I això és tan sols la punta de l’iceberg. Aquest robatori a gran escala ha fet disparar les alarmes de la prima de risc. El govern espanyol s’esforça per donar missatges tranquil·litzadors en les rodes de premsa, símptoma, precisament, de que la situació comença a ser crítica. No poder aconseguir crèdit si no és a preus estratosfèrics indica que les nostres administracions públiques no es poden seguir finançant com fins ara, a través dels mercats, perquè aquests no se’n refien i perquè ens sotmeten a atacs especulatius.

Els mercats no funcionen, i encara que el ministre d’Hisenda i la directora del FMI assegurin que no hi haurà assistència, arribarà el moment en que les institucions públiques siguin els que proporcionin un finançament més assequible a Estats, comunitats autònomes i ajuntaments. L’Estat haurà d’encarregar-se de facilitar el finançament a autonomies i ens locals amb dificultats, i els organismes multilaterals com el Fons Monetari Internacional (FMI) i la Unió Europea hauran de proporcionar fons per a l’economia espanyola. Això és el que li diuen “rescat”, però li poden posar altres noms si convé. Hem de tenir clar que no és un acte de solidaritat, i tampoc han de realitzar gaire esforç. El fet és que tenen un accés més fàcil al crèdit. La seva solvència no és gràcies a no malbaratar recursos públics o no estar de “festa major”. Es deu a que disposen d’una posició privilegiada. I en el capitalisme, per molt que ens intentin convèncer del contrari, els privilegis no s’aconsegueixen amb el sacrifici propi sinó amb el sacrifici d’altres i l’apropiació dels guanys.

Saltar dels mercats als rescats fa molta por, perquè qui presta l’ajuda financera té una enorme capacitat política per imposar mesures d’austeritat ja que ho condiciona al compliment de plans salvatges de retallades de drets socials i laborals. El rescat pren forma d’intervenció perquè, a canvi, es cedeix sobirania. La disciplina neoliberal que no aconsegueixen els mercats, la imposa una institució amb molta més força.

El drama constatat del rescat a Grècia i la recaiguda de la crisi a Europa fa pensar que podria haver-hi una relaxació de les mesures d’austeritat, però això no passarà. El canvi de Sarkozy per Hollande ha donat peu a que a Europa es parli de suavitzar les polítiques d’austeritat per poder efectuar mesures que promoguin el creixement econòmic. El ressò mediàtic que ha tingut això fa pensar que es donen compte del fracàs de l’estratègia de tapar forats amb deute i retallades, però el cert és que la incidència real d’aquest debat ha estat mínima. En el cas de Grècia, el camí sembla irreversible. La Comissió Europea flexibilitza els objectius de dèficit i concedirà una pròrroga d’un any a la reducció exigida a les administracions públiques de l’Estat espanyol, però no per deixar lloc a alternatives a l’austeritat. A canvi, han intensificat les exigències de retallar les pensions, pujar l’IVA i rebaixar les cotitzacions socials, liquidar els convenis col·lectius i retallar salaris, etc. En resum, mesures que fan molta por. I tot això sense una intervenció i sense facilitar-nos finançament.

La manera en que s’activa l’ajuda financera, als diferents nivells, és improvisada i contradictòria. En principi, que cadascú es tregui les castanyes del foc. L’Estat espanyol amenaça amb intervenir comunitats autònomes i fer desaparèixer municipis. Però al mateix temps, s’està fent el contrari: l’administració central dóna línies de crèdit als ajuntaments, i està dissenyant formes de suport financer a les comunitats autònomes basades en els denominats hispanobons. També li poden canviar el nom, si no els convenç aquest. A nivell europeu, el propi Banc Central Europeu (BCE) té prohibit finançar els Estats membres, i tot i que darrerament havia estat fent operacions poc ortodoxes com de compra de deute per a mitigar els atacs especulatius, ara vol deixar de fer-ho. L’Estat espanyol suggereix que intervingui el BCE en la capitalització de Bankia, però la resposta és negativa. L’opció de que la zona euro emeti deute conjuntament mitjançant els anomenats eurobons està descartada. Tan sols quedarà la intervenció. D’altra banda, Europa farà canvis en el seu programa d’ajuda d’emergència perquè es puguin destinar els diners directament a la banca sense passar pels Estats. El rescat dels poderosos.

Portar la contrària

En els últims temps, s’han posat de moda els economistes gurus que porten la contrària. Televisions, diaris i internet difonen els pronòstics i les recomanacions que semblen tenir força impacte en l’opinió pública. Aquests gurus, de diverses tendències, critiquen les mesures econòmiques. També hi ha economistes que, sense tant esoterisme, revitalitzen el keynesianisme en oposició a l’austeritat. Tothom coincideix en assenyalar els greus errors que estan cometent els governs a l’hora de salvar la banca. Fins i tot Rato es lamenta de que es capitalitzi Bankia amb recursos públics. Resumint, venen a dir que el rescat dels poderosos és un greu problema pel capitalisme i s’ha d’acabar amb la dictadura financera. Per oxigenar l’economia no s’ha d’insuflar diners a la banca, sinó que els mercats financers han de fer fallida per a donar més marge a la recuperació del capital productiu. Els impagaments del deute, mitjançant reestructuracions i quitances, les fallides parcials dels bancs i la banca pública estan en l’horitzó de la superació de la crisi del deute, i no l’assistència externa que la única cosa que fa és aplaçar la resolució del problema per més endavant. El rescat de l’Estat espanyol detonarà aquests mecanismes. Perquè es posarà de manifest que sí que es pot donar assistència per als dèficits públics però no per pagar les pèrdues de la banca espanyola o el retorn del deute, perquè aquest cost no es pot assumir.

La política de socialitzar les pèrdues que pertocarien als gestors, accionistes i inversors dels bancs està provocant una veritable indignació social. A vegades es visualitza en accions com les caixarolades i els iaioflautes ocupant les seus de Bankia. Altres cops està en el rerefons de moltes de les accions i protestes en defensa de l’educació, la sanitat, els afectats per la hipoteca, entre d’altres. Fins i tot, de la criminalitzada i empresonada vaga general. Que retallin els serveis públics de l’Estat del benestar i que rescatin els bancs està tenint una resposta en el marc dels moviments socials. Però ara mateix, les portades dels diaris d’arreu del món no són les protestes sinó la prima de risc, el càstig que els propis mercats financers apliquen a la política de rescatar els bancs. La dimissió del governador del Banc d’Espanya Fernández Ordóñez, un dels principals impulsors dels atacs a les classes populars i de la dictadura financera, no és una mala notícia, però no tenim la satisfacció d’haver estat nosaltres qui l’hem fet plegar.

El fracàs de les polítiques actuals ofereix opcions a alternatives. Amb les enormes dificultats que comporta tirar-la endavant, una d’elles és la lluita de classes per a la transformació social. Però no coincidim amb les altres. Volem que deixin de salvar els bancs, però no per salvar el capitalisme sinó per salvar les persones. I aquestes dues coses acaben sent incompatibles. Conquerir els drets socials i laborals per millorar les condicions de vida de la classe treballadora requereix que els financers paguin la crisi, però cal un repartiment del pastís molt diferent i un canvi radical de les regles del joc.

Que l’economia estigui al servei de les persones i no als beneficis acaba generant, justament, problemes als beneficis. Això no ho podrem evitar. Els gurus neoliberals tenen una recepta molt simpàtica per sortir de la crisi, un cop superada la crisi del deute: la devaluació interna. Seguir amb tota regla els mandats de la competència de les empreses i degradar les condicions de treball i els salaris. Explotar més per guanyar terreny a territoris competidors, i que els grans capitals obtinguin més beneficis. Això sí, confiant que les lluites obreres d’altres països més explotadors aconsegueixin millores salarials per desenvolupar la demanda a la qual exportar. Els economistes que adopten tints més keynesians aposten perquè l’enfortiment de l’Estat del benestar i les millores salarials tinguin lloc aquí mateix i s’impulsi una demanda interna que estimuli l’economia. La primera opció és inadmissible, la segona és impossible.

+ Info:

El govern i la UE rescaten LA SEUA banca i ens enfonsen en la misèria. Comunicat d’Esquerra Anticapitalista

El rescate: instrucciones de uso

Esto es lo que implica un rescate: ¿logrará esquivarlo España?

La Sexta: Al_rojo_vivo_especial_el_rescate_de_espana

Video. José Luis Rodríguez Zapatero, septiembre de 2008: “El sistema financiero más sólido de la comunidad internacional”


A la mateixa secció:


La banca de la República, eina indispensable de transformació social


La Ley de Renta Valenciana de Inclusión a debate


El Fondo de Reserva y las pensiones


L’Assamblea per una Renda Básica al País Valencià presenta en Les Corts Valencianes la seua proposta alternativa a l’avantprojecte de llei de Renda Valenciana d’Inclusió.


Romper las cadenas de las deudas privadas ilegítimas (II)


Romper el círculo vicioso de las deudas privadas ilegítimas (I)


Un balance: 10 años de la ley de protección contra la dependencia


Baix Segura: Más de 1000 personas acuden a la manifestación en defensa de las pensiones públicas en Torrevella


Dejemos de pensar que sabemos más que los pobres y apliquemos de una vez la renta básica


Estado español 1985-2017: 32 años avanzando en la destrucción del sistema público de pensiones

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com