contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dilluns 21 de maig de 2012 | Manuel
Grecia. Syriza o el avance ejemplar de una experiencia unitaria única y original

Yorgos Mitralis

Espantajo para “los de arriba”, esperanza para “los de abajo”, Syriza hace una entrada estrepitosa en la escena política de esta Europa en crisis profunda. Tras haber cuadriplicado su fuerza electoral el 6 de mayo, Syriza ambiciona ahora no solo convertirse en el primer partido de Grecia en las elecciones del 17 de junio sino, sobre todo, poder formar un gobierno de izquierdas que derogue las medidas de austeridad, repudie la deuda y eche a la Troika del país. No es por tanto una sorpresa que Syriza intrigue con fuerza más allá de Grecia y que prácticamente todo el mundo se interrogue sobre su origen y su verdadera naturaleza, sus objetivos y sus ambiciones.

Sin embargo, Syriza no es exactamente un recién llegado en la izquierda europea. Nacida en 2004, la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza) habría debido atraer la atención de los politólogos y de los medios internacionales aunque solo fuera por que era, desde sus comienzos, una formación política totalmente inédita y original en el paisaje de la izquierda griega, europea e incluso mundial. Primero, a causa de su composición. Formada de la alianza de Synaspismos (Coalición), un partido reformista de izquierda de difuso origen eurocomunista con representación parlamentaria, con una docena de organizaciones de extrema izquierda, cubriendo casi todo el espectro del trotskismo, el ex-maoísmo y del “movimientismo”, la Coalición de la Izquierda Radical constituía ya en su nacimiento una excepción a la regla que quería -y continúa queriendo- que los partidos más o menos tradicionales a la izquierda de la socialdemocracia no se alíen jamás con las organizaciones de la extrema izquierda.

La originalidad de Syriza no se detiene ahí. Habiendo sido concebida como una alianza más bien coyuntural y electoral (fue fundada justo antes de las elecciones de 2004), Syriza ha resistido al tiempo y ha sabido sobrevivir a sus altos y bajos, a sus éxitos y sobre todo a sus crisis y sus fracasos, para convertirse en un ejemplo brillante de una realidad que la izquierda radical internacional tiene siempre dificultades para alcanzar: la convivencia de diferentes sensibilidades, corrientes e incluso organizaciones en una misma formación política de la izquierda radical Ocho años después del nacimiento de Syriza, la lección a sacar salta a la vista: sí, esta convivencia es no solo posible, sino que es también fructífera e incluso garante, a la larga, de grandes éxitos.

Pero, podríamos preguntarnos, ¿cómo esta docena de “componentes” tan diferentes de Syriza ha podido primero reunirse y luego ponerse de acuerdo para una tan larga y original conivivencia organizativa? La pregunta es pertinente y merece una respuesta detallada y en profundidad. No, el “milagro” de Syriza no ha caído del cielo, y no es debido a la casualidad. Ha madurado durante bastante tiempo y sobre todo, ha germinado en las mejores condiciones posibles, en los movimientos sociales y altermundialistas de estos últimos quince años.

Se podría decir que todo comenzó hace quince años, en 1997, con la constitución de la rama griega del movimiento de las Marchas Europeas contra el Paro. No solo se trataba del primer paso hacia lo que se llamó un poco más tarde el movimiento altermundialista de los Foros Sociales. Especialmente en Grecia, estas marchas tuvieron una función quizá aún más importante, la de hacer algo que era hasta entonces absolutamente impensable: unificar a la izquierda en la acción. Es así como gracias a las marchas europeas, se vio a sindicatos, movimientos sociales, partidos y organizaciones de la izquierda griega (incluyendo al KKE, al menos durante un cierto tiempo) que no se habían reunido jamás, o incluso que se ignoraban mutuamente, ponerse de acuerdo para participar en un movimiento europeo totalmente inédito, al lado de los sindicatos, de los movimientos sociales y de las corrientes políticas de otros países, algo hasta entonces totalmente desconocido en Grecia.

No es pues una casualidad que este primer golpe dado al sectarismo visceral que ha caracterizado siempre a la izquierda griega, diera lugar incluso a conmovedoras escenas de encuentros, cercanas a psicodramas, entre militantes que hasta entonces no se conocían unos a otros, y súbitamente descubrían que “el otro” no era tan diferente de ellos mismos. Manifiestamente, el asunto había cuajado tanto más en la medida en que los militantes griegos salían del país y descubrían una realidad militante europea de carne y hueso, cuya existencia no sospechaban anteriormente.

Reforzados por este primer acercamiento en la acción, que era tanto más sólido cuanto que se efectuaba en un movimiento social de un género nuevo, la mayor parte de las diferentes componentes políticas de las marchas griegas participaban, desde 1999 en una segunda experiencia original que intentaba profundizar su necesidad de unidad:el Espacio de Diálogo y de Acción Común que a la vez que profundizaba el necesario debate político y programático, preparaba a la gente para la próxima experiencia unitaria y movimientista: el Foro Social que iba a marcar profundamente la evolución de la izquierda griega.

Con la ayuda del enorme éxito popular del Foro Social, el paso hacia la constitución de la Coalición de la Izquierda Radical fue franqueado casi espontáneamente y con entusiasmo en 2003-2004. Los militantes de las componentes de Syriza que habían podido conocerse en las luchas, y que habían viajado y se habían manifestado juntos por miles en Amsterdam (1997) y Colonia (1999), Niza (2000) y Génova (2001), Florencia (2002), París (2003), etc., habían tenido tiempo para desarrollar entre si relaciones no solo políticas sino también humanas antes de llegar a la fundación de su Coalición de la Izquierda Radical. Una coalición que iba sin embargo a contracorriente de lo que ocurría en toda Europa, donde una alianza así entre un partido reformista de izquierdas y grupos de extrema izquierda era, sencillamente, impensable.

Sin embargo, tras un nacimiento más bien exitoso, la continuación de la aventura de Syriza estuvo lejos de ser siempre feliz, y en numerosas ocasiones ha estado incluso a punto de interrumpirse. Evidentemente, ha habido numerosas crisis de confianza entre el tronco de Syriza, constituido por Synaspismos, y sus socios de extrema izquierda, lo que fue más bien “lógico”. Pero con el paso del tiempo, la homogeneización de Syriza tuvo como efecto que las crisis -como por otra parte los debates- no solo atravesaban prácticamente a toda la coalición y a cada una de sus componentes, sino que se manifestaban sobre todo en … el interior de Synaspismos, donde eran tremendos los enfrentamientos entre sus tendencias en permanente recomposición.

Finalmente, Syriza ha encontrado una cierta paz interna solo tras la salida en 2010 del ala socialdemócrata de Synaspismos (que dio nacimiento a Izquierda Demócrata) y del alejamiento de su expresidente Alecos Alavanos que tras haber “entronizado” a su pupilo Alexis Tsipras se convirtió en su enemigo jurado. En adelante, la línea política de la Coalición era más clara (y más a la izquierda), mientras que su joven líder Alexis Tsipras afirmaba su autoridad y acumulaba los primeros éxitos que iban a dar a una Syriza cada vez más radicalizada la credibilidad necesaria para que pudiera beneficiarse de las circunstancias excepcionales creadas por la crisis de la deuda. Syriza estaba ahora dispuesta a asumir el papel de la formación política que podría encarnar mejor las esperanzas y los deseos de sectores enteros de la sociedad griega en revuelta contra las políticas de austeridad, la Troika, los partidos burgueses y el propio sistema capitalista.

La lección que hay que sacar de esta historia, casi ejemplar, es evidente: a fin de cuentas, se trata de un éxito que solo sectarios impenitentes (y en Grecia hay muchos) podrían negar. Sin embargo, la historia de Syriza está lejos de haberse terminado, y las cosas serias solo acaban de comenzar. En suma, el balance actual no puede ser sino provisional. Sin embargo, desgraciadamente habrá quien lo haga en nombre de los graves errores y de la “traición” de Syriza que espera impacientemente para poder decir por fin que...”ya lo había previsto”. No, ese balance, incluso provisional e inacabado debe ser hecho pues, debido a los tiempos (duros) que corren, no nos podemos permitir el lujo de no apropiarnos de las experiencias, de los éxitos y de los fracasos de otros en la izquierda radical europea.

Formación política con programa caracterizado permanentemente por una... indefinición artística, la Coalición de la Izquierda Radical ha oscilado casi siempre entre el reformismo de izquierdas y un anticapitalismo consecuente. Por otra parte, quizá haya sacado su fuerza de esta eterna oscilación. Sin embargo, hay que ser claros: lo que ha podido funcionar más bien positivamente en períodos “normales”, podría convertirse en un inconveniente o un boomerang en períodos de crisis aguda y de exacerbación del enfrentamiento de clase. En palabras más simples, Syriza, que acaba de conseguir magistralmente dar un gran paso adelante, se va a encontrar en el espacio de algunas semanas (!), transformada de pequeño partido minoritario en una izquierda griega ya minoritaria, en un partido dominante con aspiraciones gubernamentales. Y todo eso no en cualquier país, y no en cualquier período histórico, sino en esta Grecia “laboratorio” y caso/test para esta Europa de la austeridad en crisis de nervios...

El cambio de escala es tan abrupto que puede dar vértigo. Habiéndose convertido en un tiempo récord en espantajo de los grandes y esperanza de los pequeños y de los sin voz en Grecia e incluso en Europa, Syriza está llamada ahora a asumir tareas gigantescas y claramente históricas para las cuales no está preparada ni política ni organizativamente. Entonces, ¿qué hacer? La respuesta debe ser clara y categórica: sencillamente, ¡ayudar a Syriza! Por todos los medios. Y en primer lugar, no dejarla sola. Tanto en Grecia como en Europa. En palabras sencillas, hacer lo contrario de lo que hacen quienes no combinan sus críticas a Syriza con la solidaridad e incluso el apoyo a Syriza frente al enemigo de clase común. Apoyo, quizás crítico, pero... ¡apoyo! Y no mañana, sino hoy. Pues, más allá de las divergencias tácticas o de otro tipo, el combate que realiza actualmente Syriza es de hecho nuestro combate, el combate de todos nosotros. Y abstenerse de él equivale a no asistencia a alguien en peligro. O más bien, a poblaciones y países enteros en peligro

19/05/2012

http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article25249

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR


Programa de Syriza

1) Formular un escudo para proteger a la sociedad contra la crisis

Ni un solo ciudadano sin unos ingresos mínimos garantizados o subsidio de desempleo, atención médica, protección social, acceso a la vivienda y acceso a todos los servicios públicos.

Protección y medidas de alivio para los propietarios de viviendas endeudados.

Control y reducción de precios, reducción del tipo general del IVA y abolición del IVA a los bienes de primera necesidad.

2) Deshacerse de la carga de la deuda

La deuda es, en primer lugar y más importante, un producto de relaciones de clase y es en su más profunda esencia inhumana. Está producida por la evasión fiscal de los ricos, el robo de fondos públicos y el exorbitante gasto en equipo y armamento militar.

Reclamamos inmediatamente:

a) Moratoria en el pago de la deuda.

b) Negociación para la cancelación de la deuda, con una provisión para fondos de seguridad social y para la protección de los pequeños ahorradores. Esto debe ser alcanzado explotando cualquier medio disponible, como la auditoría de control y la suspensión de pagos.

c) Regulación de la deuda restante con cláusula de provisiones para el desarrollo económico y el empleo.

d) Regulación europea de la deuda de los Estados europeos.

e) Cambio radical en el papel del Banco Central Europeo.

f) Prohibición de los productos bancarios especulativos.

g) Impuesto paneuropeo a la riqueza, las transacciones financieras y los beneficios.

3) Redistribución de la riqueza, fiscalidad progresiva y abolición de los gastos innecesarios

Reorganización y consolidación de los mecanismos de recaudación fiscal.

Impuesto a las grandes fortunas de más de 1 millón de euros e ingresos de gran escala.

Incremento gradual, hasta el 45%, del impuesto a los beneficios distribuidos de las sociedades anónimas.

Impuesto a las transacciones financieras. Impuesto especial sobre el consumo de bienes de lujo.

Abolición de las exenciones fiscales a los armadores navales y a la Iglesia Ortodoxa Griega.

Cancelación del secreto comercial y bancario, persecución de la evasión fiscal y de la evasión de cotizaciones sociales.

Prohibición de transacciones llevadas a cabo mediante empresas off shore.

Búsqueda de nuevos recursos mediante la explotación eficiente de los fondos europeos, mediante la reclamación del pago de la indemnización por la ocupación alemana y las reparaciones por la Segunda Guerra Mundial; y finalmente, mediante la drástica reducción de los gastos militares.

4) Reconstrucción productiva, social y ecológica

Nacionalización/socialización de los bancos e integración en un sistema bancario público bajo control obrero y social para servir a propósitos de desarrollo. El escándalo de la recapitalización de bancos debe parar inmediatamente.

Nacionalización de todas las empresas públicas, de importancia estratégica, que han sido privatizadas. Administración de las empresas públicas basada en la transparencia, el control social y la planificación democrática. Apoyo a la provisión de bienes públicos.

Protección y consolidación de las PYMES del sector social y cooperativas.

Transformación ecológica del modelo de desarrollo. Esto incluye la transformación en sectores de producción energética, industria manufacturera, turismo y agricultura. Todos estos sectores serán reformados bajo el criterio de abundancia nutricional y cumplimiento de las necesidades sociales.

Desarrollo de la investigación científica y la especialización productiva.

5) Empleo estable con salarios dignos y seguridad social

La constante degradación del trabajo, relacionada con los vergonzantes niveles de los salarios, no atrae ninguna inversión ni desarrollos o empleo.

Reclamamos un empleo bien pagado, bien regulado y seguro.

Reconstitución inmediata del salario mínimo y de los salarios reales en tres años.

Reconstitución inmediata de los convenios colectivos.

Instigación de mecanismos de control poderosos que protegerán el empleo.

Confrontación sistemática contra despidos y desregulación de relaciones laborales.

6) Profundización de la democracia. Derechos sociales y políticos democráticos para todos

Hay un déficit democrático en el país. Grecia ha sido transformada gradualmente en un Estado autoritario-policial.

Reclamamos:

a) La refundación de la soberanía popular y una mejora del poder parlamentario dentro del sistema político. Instigación de un sistema electoral proporcional.

b) Separación de Poderes. Revocación de la Ley de Responsabilidad Ministerial y abolición de los privilegios económicos de los parlamentarios.

c) Descentralización real y gobierno local con recursos suficientes y jurisdicción extendida.

d) Introducción de la democracia directa y de instituciones de autogestión bajo control social y obrero a todos los niveles. Medidas contra la corrupción económica y política.

e) Expansión de derechos democráticos, políticos y sindicales.

f) Expansión de los derechos de la mujer y la juventud en la familia, en el trabajo y en la administración pública.

g) Acelerar el proceso de asilo. Abolición de las regulaciones Dublín II y garantía de documentos de tránsito a los inmigrantes. Inclusión social de los inmigrantes y protección igualitaria de derechos.

h) Reforma democrática de la administración pública con la participación activa de los empleados públicos.

i) Desmilitarización y democratización de la Policía y la Guardia Costera.

j) Disolución de las fuerzas especiales y antidisturbios.

7) Un Estado de Bienestar poderoso

Las leyes antisociales, el cierre de servicios sociales y la drástica caída del gasto social dejaron a Grecia como un país donde reina la injusticia social.

Necesitamos:

Un programa inmediato de rescate del sistema de pensiones que incluirá financiación tripartita y retorno gradual de los fondos de pensiones privados a un sistema público y universal de seguridad social.

Un incremento de los subsidios de desempleo hasta que la tasa de sustitución alcance el 80% del salario. Ninguna persona desempleada debe ser dejada sin subsidio de desempleo.

Introducción de un salario mínimo garantizado.

Un sistema unificado de protección social coordinado que cubra a las capas sociales más vulnerables.

8) La sanidad es un bien público y un derecho social

La sanidad debe ser provista gratuitamente y financiada a través de un sistema sanitario público. Las medidas inmediatas incluyen:

Apoyo y mejora de los hospitales. Mejora de las infraestructuras sanitarias del Instituto de Seguridad Social (IKA). Desarrollo de un sistema integral de atención médica de primer nivel.

Paralización de despidos, cubrir las necesidades de tratamiento médico tanto en personal como en equipo.

Acceso gratuito y sin coste alguno al tratamiento médico para todos los residentes en el país.

Tratamiento farmacéutico y pruebas médicas gratuitas para los jubilados con bajas pensiones, desempleados, estudiantes y aquellos que padezcan enfermedades crónicas.

9) Protección de la educación pública, la investigación, la cultura y los deportes, de las políticas del Memorándum

En lo que respecta a la educación, reclamamos:

Consolidación de la educación universal, pública y gratuita. Cobertura de sus necesidades urgentes en infraestructuras y personal en los tres niveles. Educación obligatoria unificada hasta los 14 años.
Revocación de la Ley Diamantopoulou. Consolidación del autogobierno de las universidades. Preservación del carácter público y académico de las universidades.

10) Política exterior independiente y comprometida con la promoción de la paz

La adaptación de nuestra política exterior a las exigencias de los EEUU y de los Estados poderosos de la UE pone en peligro la independencia del país, la paz y la seguridad.

Necesitamos:

Una política exterior multidimensional y propensa a la paz.

Salida de la OTAN y cierre de las bases militares extranjeras.

Fin de la cooperación militar con Israel.

Ayudar a los intentos del pueblo chipriota por reunificar la isla. Más allá, sobre las bases de las leyes internacionales y del principio de resolución pacífica de los conflictos, perseguiremos una solución a las relaciones greco-turcas, una solución al problema del nombre oficial de la Ex-República Yugoslava de Macedonia y la identificación de una Zona Económica Exclusiva de Grecia.

¡El vigente sistema social y económico ha fracasado y debemos derrocarlo! La crisis económica que golpea al capitalismo global ha roto las ilusiones. Cada vez más gente ve que la especulación capitalista es un principio organizativo inhumano para una sociedad moderna. Es además compartido unánimemente el que la función de los bancos privados es solo para beneficio de los banqueros dañando al resto de la gente. Los grandes empresarios y banqueros absorben billones de la sanidad, la educación y las pensiones.

La salida de la crisis implica medidas audaces que obstruirán a aquellos que la crearon para continuar con su trabajo destructivo. Estamos aprobando un nuevo modelo de producción y distribución de la riqueza, uno que incluya a la sociedad en su totalidad. A este respecto, la gran propiedad capitalista será convertida en pública y gestionada democráticamente bajo criterios sociales y ecológicos.

Nuestro objetivo estratégico es el socialismo con democracia, un sistema en el que todos estarán habilitados para participar en el proceso de toma de decisiones.

Estamos cambiando el futuro, estamos convirtiéndoles en pasado, podemos vencerles, forjando la unidad y creando una nueva coalición para el poder con la Izquierda como piedra angular. Nuestras armas en esta lucha son la alianza con el pueblo, la inspiración, el esfuerzo creativo y las luchas del pueblo trabajador. Con éstas compartiremos la vida y el futuro de un pueblo autogobernado.

¡Ahora el voto es para el pueblo! ¡Ahora el pueblo tiene el poder!

En estas elecciones, el pueblo griego puede y debe votar contra el régimen del Memorándum y la Troika, pasando, con ello, a una nueva página de esperanza y optimismo por el futuro.

Por Grecia y por Europa, la solución está con la Izquierda.

¡SYRIZA!

Fuente: http://www.facebook.com/SupportLeft...

Traducción de Adrián Sánchez para anticapitalistas.org

+ Info:

L’avenir de la classe treballadora europea es juga a Grècia. Declaració de la Comissió Executiva de la IVª Internacional. Inprecor

Grecia: las perspectivas de un gobierno de SYRIZA. Miguel Romero / Alexis Tsipras / Christos Kefalis

Grècia: i ara què? Andreas Sartzekis


A la mateixa secció:


Present i bagatge de la lluita no-violenta


El “momento populista”: Chantal Mouffe: la “postdemocracia” y la izquierda


El Kurdistán libertario nos atañe


Entrevista con Eric Toussaint: Para mantener una línea de cambios profundos, es fundamental la autoorganización de la población y la presión popular sobre los gobiernos


Mélenchon, Francia Insumisa, populismo


Catalunya: ¿De comunes a eurocomunes?


1917-2017. Repensar la revolución


Euskal Herría: Asamblea de EH Bildu, las formaciones se comprometen a "pasar de ser una coalición a un sujeto político"


Per una perspectiva radical a Europa. Pròleg del llibre ’Sobiranies: una proposta contra el capitalisme’ (Espai Fàbrica, 2017)


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com