contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
diumenge 29 de gener de 2012 | Manuel
Fòrum Social Mundial 2012: Declaración de la Asamblea de movimientos sociales, Porto Alegre (Brasil) + Cròniques i entrevistes

Asamblea de los Movimientos Sociales / Esther Vivas/ Joao Pedro Stedile / Atilio A. Boron

En el Foro Social Mundial que concluye hoy domingo en Porto Alegre, se dio a conocer la Declaración de la Asamblea de Movimientos Sociales que reafirma los ejes comunes de lucha adoptados en la asamblea de Dakar en 2011.


Declaración de la Asamblea de Movimientos Sociales

Nosotros, pueblos de todos los continentes, reunidos en la Asamblea de movimientos sociales durante el Foro Social temático Crisis capitalista, Justicia social y ambiental, luchamos contra las causas de una crisis sistémica que se expresa en una crisis económica, financiera, política, alimentaria y ambiental, colocando en riesgo la propia sobrevivencia de la humanidad. La descolonización de los pueblos oprimidos y el enfrentamiento al imperialismo es el principal desafío de los movimientos sociales de todo el mundo.

En este espacio nos reunimos desde nuestra diversidad, para construir juntos agendas y acciones comunes contra el capitalismo, el patriarcado, el racismo y todo tipo de discriminación y explotación. Por eso, reafirmamos nuestros ejes comunes de lucha, adoptados en nuestra Asamblea en Dakar, en 2011.

- Lucha contra las transnacionales

- Lucha por la justicia climática y por la soberanía alimentaria

- Lucha por la eliminación de la violencia a la mujer

- Lucha por la paz, contra la guerra, el colonialismo, las ocupaciones y la militarización de nuestros territorios.

Los pueblos de todo el mundo sufren hoy los efectos del agravamiento de una profunda crisis del capitalismo, en la cual sus agentes (bancos, transnacionales, conglomerados mediáticos, instituciones internacionales y gobiernos a su servicio) buscan potenciar sus beneficios a costa de una política intervencionista y neocolonialista. Guerras, ocupaciones militares, tratados neoliberales de libre comercio y “medidas de austeridad” expresadas en paquetes económicos que privatizan bienes, rebajan salarios, reducen derechos, multiplican el desempleo y explotan recursos naturales. Estas políticas afectan con intensidad a los países más ricos del Norte, aumentan las migraciones, los desplazamientos forzados, los desalojos, el endeudamiento, y las desigualdades sociales.

La lógica excluyente de este modelo sirve solamente para enriquecer a una pequeña élite, tanto en los países del Norte como en los del Sur, en detrimento de la gran mayoría de la población. La defensa de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, la justicia económica, ambiental y de género, son la llave para el enfrentamiento y la superación de la crisis, fortaleciendo el protagonismo de un Estado libre de las corporaciones y al servicio de los pueblos.

El calentamiento global es el resultado del sistema capitalista de producción distribución y consumo. Las transnacionales, las instituciones financieras, los gobiernos y organismos internacionales a su servicio, no quieren reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Ahora intentan imponernos la “economía verde” como solución para la crisis ambiental y alimentaria, lo que además de agravar el problema, resulta en la mercantilización, privatización y financiarización de la vida. Rechazamos todas las falsas soluciones para esas crisis, como los agro-combustibles transgénicos, la geo-ingeniería y los mercados de carbono, que son nuevos disfraces del sistema.

La realización de Río+20, en el mes de junio en Río de Janeiro, pasados 20 años de la Eco ’92, refuerza la centralidad de la lucha por justicia ambiental en oposición al modelo de desarrollo capitalista. El intento de “enverdecimiento” del capitalismo, acompañado por la imposición de nuevos instrumentos de la “economía verde”, es una alerta para que los movimientos sociales reforcemos la resistencia y asumamos el protagonismo en la construcción de verdaderas alternativas a la crisis.

Denunciamos la violencia contra la mujer ejercida regularmente como herramienta de control de sus vidas y sus cuerpos. Además, el aumento de la explotación de su trabajo para atenuar los impactos de la crisis y mantener el margen de ganancia constante de las empresas. Luchamos contra el tráfico de mujeres y de niños, las relaciones forzadas y el prejuicio racial. Defendemos la diversidad sexual, el derecho a la autodeterminación de género y luchamos contra la homofobia y la violencia sexista.

Las potencias imperialistas utilizan bases militares extranjeras para fomentar conflictos, controlar y saquear los recursos naturales y promover dictaduras en varios países. Denunciamos el falso discurso en defensa de los derechos humanos, que muchas veces justifica las ocupaciones militares. Nos manifestamos contra la permanente violación de los derechos humanos y democráticos en Honduras, especialmente en el Bajo Aguán, el asesinato de sindicalistas y luchadores sociales en Colombia y el criminal bloqueo a Cuba que completa 50 años. Luchamos por la liberación de los 5 cubanos presos ilegalmente en los Estados Unidos, la ocupación ilegal de las Islas Malvinas por Inglaterra, las torturas y las ocupaciones militares promovidas por los Estados Unidos y la OTAN en Libia y Afganistán. Denunciamos el proceso de neo-colonización y militarización que vive el continente africano y la presencia de la Africom. Nuestra lucha es también por la eliminación de todas las armas nucleares y contra la OTAN.

Expresamos nuestra solidaridad con las luchas de los pueblos del mundo contra la lógica depredadora y neocolonial de las industrias extractivas y mineras transnacionales, en particular, con la lucha del pueblo de Famatina en Argentina, y denunciamos la criminalización de los movimientos sociales.

El capitalismo destruyó la vida de las personas. Por eso, cada día nacen múltiples luchas por justicia social para eliminar los efectos dejados por el colonialismo y para que todos y todas tengamos una calidad de vida digna. Cada una de estas luchas implica una batalla de ideas que hace imprescindible acciones por la democratización de los medios de comunicación, controlados hoy por grandes conglomerados, y contra el control privado de la propiedad intelectual. Al mismo tiempo exige el desarrollo de una comunicación independiente que acompañe estratégicamente nuestros procesos.
Comprometidos con nuestras luchas históricas, defendemos el trabajo decente y la reforma agraria como único camino para impulsar la economía familiar, campesina e indígena, y un paso central para alcanzar la soberanía alimentaria y la justicia ambiental. Reafirmamos nuestro compromiso con la lucha por la reforma urbana como instrumento fundamental en la construcción de ciudades justas y con espacios participativos y democráticos. Defendemos la construcción de otra integración, fundamentada en la lógica de la solidaridad, y el fortalecimiento de procesos como la UNASUR y la ALBA.

La lucha por el fortalecimiento de la educación, ciencia y tecnologías públicas al servicio de los pueblos, así como la defensa de los saberes tradicionales, se vuelven urgentes una vez que persiste su mercantilización y privatización. Manifestamos nuestra solidaridad y apoyo a los estudiantes chilenos, colombianos portorriqueños y de todo el mundo, que continúan en marcha en la defensa de estos bienes comunes.

Afirmamos que los pueblos no deben continuar pagando por esta crisis y que no hay salida dentro del sistema capitalista!

Se encuentran en la agenda grandes desafíos que exigen que articulemos nuestras luchas y que movilicemos masivamente.

Inspirados en la historia de nuestras luchas y en la fuerza renovadora de movimientos como la Primavera Árabe, Ocuppy Wall Street, los indignados y la lucha de los estudiantes chilenos, la Asamblea de los Movimientos Sociales convoca a las fuerzas y actores populares de todos los países a desarrollar acciones de movilización coordinadas a nivel mundial. Debemos contribuir a la emancipación y auto-determinación de nuestros pueblos, reforzando la lucha contra el capitalismo.

Convocamos a todas y todos a fortalecer el Encuentro internacional de derechos humanos en Solidaridad con Honduras y a construir el Foro social Palestina Libre, reforzando el Movimiento global de boicot, desinversiones y sanciones contra el Estado de Israel y su política de apartheid contra el pueblo palestino.

Tomemos las calles a partir del día 5 de junio en una gran jornada de movilización global contra el capitalismo. Convocamos a impulsar la Cumbre de los Pueblos por justicia social y ambiental, contra la mercantilización de la vida y en defensa de los bienes comunes, frente a la Rio+20.

¡Si el presente es de lucha el futuro es nuestro!

Porto Alegre, 28 de enero de 2012

Asamblea de los Movimientos Sociales

Font:

Servindi, 29 de enero 2012


Del Foro de Porto Alegre a la Cumbre de los Pueblos en Río

Esther Vivas 25/1/2012

Los debates, seminarios, grupos de trabajo, actos culturales… continúan en el Foro Social Temático: Crisis capitalista, justicia social y ambiental que estos días tiene lugar en Porto Alegre (Brasil). Uno de los temas centrales, abordado en múltiples actividades, és cómo enfrentar la crisis ecológica y climática global, combatir al capitalismo verde y acordar propuestas de acción y movilización que permitan la coordinación de las luchas.

Con la mirada puesta en la Cumbre de los Pueblos por la Justicia Social Ambiental, contra la Mercantilización de la Vida y la Naturaleza y en Defensa de los Bienes Comunes que se celebrará en Río de Janeiro, del 18 al 23 de junio del 2012, coincidiendo con la Cumbre Oficial de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20, los colectivos reunidos en Porto Alegre colocan en el centro de sus debates la necesidad urgente de vincular la lucha social indignada al movimiento por la justicia climática global. Y de este modo preparar desde el Foro Social Temático en Porto Alegre el camino hacia Río+20.

Y es que desde la celebración de la Conferencia de la ONU sobre Medio Ambiente y Desarrollo en Río de Janeiro en 1992, donde se aprobó la Convención sobre Cambio Climático y se establecieron las bases sobre desarrollo sostenbile, los acuerdos y negociaciones referentes al clima no han hecho sino ir de mal en peor. Los resultados de las cumbres del clima de la ONU en Copenhaguen (2009), Cancún (2010) y Durban (2011) son la mejor prueba de este estrepitoso fracaso. El capitalismo es incapaz de sacarnos de la crisis ecológica global a la que su lógica productivista y cortoplacista nos ha conducido.

Las soluciones tecnológicas al cambio climático, desde las nucleares pasando por los agrocombustibles hasta los cementerios de CO2 no son una alternativa real para frenar el calentamiento global. Al contrario, estas medidas no van sino agravar la crisis social y ecológica en la que nos encontramos, siendo un instrumento más, al servicio del capitalismo verde, para hacer negocio.

Así lo afirmaba Pat Mooney, director del Grupo ETC, en el seminario ‘Ecosocialismo o barbarie. La trampa del capitalismo verde’, cuando decía que la “tecnologia no es una respuesta para la gente”. Y añadía: “En la cumbre de las Naciones Unidas en el 92 la gente tenía una gran monto de palabras que los capitalistas convirtieron en un gran monto de dinero”.

El Foro de Porto Alegre da en el clavo al señalar la centralidad de la crisis ecológica y climática. Y es que el futuro del planeta nos atañe a tod@s. No hay justicia social sin justicia ambiental ni justicia ambiental sin justicia social. Tomemos nota.


Ecos del Foro Social Mundial en Porto Alegre

Esther Vivas 25/1/2012

La última edición del Foro Social Mundial (FSM), celebrado en Dakar (Senegal) en enero del 2011, comenzaba coincidiendo con la marcha forzada de Ben Alí en Túnez y concluía cuando en Egipto Mubarak era obligado a abandonar el poder con miles de personas tomando las calles. La Primavera árabe era tan sólo el inicio de una inesperada marea indignada que ha sacudido con fuerza el planeta.

Ahora, un año después, los ecos del Foro Social Mundial vuelven a escucharse de nuevo. Del 24 al 29 de enero se celebra en Porto Alegre (Brasil) el Foro Social Temático: Crisis capitalista, justicia social y ambiental que reúne a miles de activistas, mayoritariamente de Brasil y América Latina. Se trata del evento más importante este año en el marco del proceso del Foro Social Mundial, teniendo en cuenta que éste se celebra una vez cada dos años y que el próximo va a tener lugar en enero del 2013, muy probablemente en uno de los países cuna del “despertar” de las resistencias en el mundo árabe.

El Foro Social Temático en Porto Alegre tiene el doble objetivo de hacer balance de este año indignado y preparar la Cumbre de los Pueblos Río+20, del 18 al 23 de junio del 2012, en Río de Janeiro en motivo de la Cumbre de las Naciones Unidas Río+20, veinte años después de la Conferencia de la ONU sobre Medio Ambiente y Desarrollo celebrada en esta ciudad. Una Cumbre de los Pueblos muy importante para denunciar las falsas soluciones del capitalismo verde frente a la crisis ecológica global, la no voluntad de los países más contaminantes para acabar con el cambio climático y la necesidad urgente de una movilización social de masas a favor de la justicia climática.

Alternativas y convergencias

Son centenares las actividades que estos días tienen lugar en Porto Alegre, precisamente, la ciudad que vio nacer el Foro Social Mundial, once años atrás. Y las temáticas abordan todo el espectro imaginable de alternativas sociales, económicas, culturales… y de las resistencias al capitalismo global. Desde propuestas de educación popular, pasando por iniciativas de economía cooperativa, a favor de la soberanía alimentaria, alternativas feministas, experiencias contra la privatización de los servicios públicos, de denuncia de la economía verde, entre muchas otras. Asimismo, el Foro Social Temático cuenta, como sucede en el FSM, con un Campamento Intercontinental de la Juventud, que acogerá actividades y reuniones de trabajo específicas.

Pero este Foro Social Temático no va a resultar tan solo un escaparate de debates y propuestas contra-hegemónicas sino que se ha apostado por el trabajo de debate y la convergencia entre los distintos movimientos sociales participantes. De este modo, se han creado 16 Grupos Temáticos que desde hace semanas y más estos días trabajan para buscar puntos en común en una agenda a favor de la justicia social y ambiental que debe desembocar en la Cumbre de los Pueblos Río+20.

El Foro Social Temático ha dado este martes 24 el pistoletazo de salida. La marcha de apertura ha reunido a miles de personas y organizaciones sociales que han recorrido el centro de la ciudad a pesar de la intensa tormenta que ha caído y del calor sofocante. Consignas contra las grandes infraestructuras, a favor de los derechos campesinos, contra las privatizaciones de los servicios públicos, por la no mercantilización de los bienes comunes… se han escuchado a lo largo de los cinco kilómetros de manifestación. En Porto Alegre, e inspirados por el movimiento Occupy Wall Street, se recuerda que “somos el 99%” frente a ese 1% que justamente estos días se reúne en el Foro Económico Mundial en Davos. Continuará.

Esther Vivas participa en el Foro Social Temático en Porto Alegre.


Entrevista a Joao Pedro Stedile, dirigente del MST de Brasil: "Hay que denunciar la concentración del poder ideológico que la burguesía tiene con los medios televisivos"

Alba TV

Alba TV: ¿Cual es la importancia del Foro Social de Porto Alegre en la coyuntura de crisis internacional actual?

El Foro Social Mundial, ahora el Tematico acá en Porto Alegre, y los otros que se desarrollaron en otras partes del mundo, siempre son espacios muy importantes para que la gente venga y comparta sus ideas. Entonces el Foro, más que un espacio organizativo, es una verdadera feria ideológica donde las personas vienen, comparten sus preocupaciones y reflexiones. Aquí ubicamos a quienes son parecidos, para entonces articular cosas concretas de luchas de masas, de propuestas concretas que pueden entonces entrelazar de manera directa a los movimientos sociales de todas partes del mundo, en sus luchas contra el gran enemigo que tenemos en este periodo histórico que son la grandes empresas capitalistas.

¿Cómo se para América Latina frente a la coyuntura actual, y cual es la importancia del ALBA como proyecto que retoma la idea de construir otro tipo de sociedades, más justas, más humanas?

Acá en Latinoamérica estamos enfrentando una disputa permanente entre tres proyectos, que se agudiza incluso frente a la crisis.

Hay un primer proyecto que es la recolonización de nuestro continente, defendido por EEUU y que tiene sus laderos en algunos gobiernos como Colombia, como Chile, que nos quieren imponer como un terrtorio para que el Capital venga aquí y pueda apoderarse de los bienes naturales. Sólo quieren que nosotros produzcamos mercancías, materias primas para ellos.

Hay un segundo proyecto que defiende la idea de una espacie de integración latinoamericana pero bajo los intereses de las burguesías locales, donde ellos desarrollan proyectos de integración, de transporte, de libre comercio. Tienen contradicciones con el Imperio, pero no ayudan a resolver los problemas de los pobres.

Y el ALBA se ha constituido como el tercer proyecto, que es más allá que un acuerdo comercial entre gobiernos o Estados. Es una propuesta política que tiene como perspectiva una integración popular entre todos los pueblos de Latinoamérica, sin términos económicos, sin términos políticos, para hacer frente al Imperialismo y a las transnacionales.

Sin términos culturales, incluso, porque nuestros pueblos tienen las mismas experiencias, tienen las mismas formaciones socio-culturales. Entonces los movimientos sociales más combativos de Latinoamérica, aparte de los gobiernos, estamos impulsando ese proyecto ALBA, como una forma de integración popular, una unidad latinoamericana que pueda acumular fuerzas para derrotar a las empresas transnacionales, al proyecto del Imperialismo y avanzar hacia el Socialismo.

El problema es que con esta crisis internacional tenemos una contradicción fundamental que es que el poder económico es el que determina el poder político. Y el poder económico se desarrolló como el capitalismo internacional, bajo el control de los bancos y de las empresas transnacionales, y los gobiernos locales nacionales no tienen fuerzas para encuadrar a ese capital que hace lo que quiere, entonces los gobiernos se van a reunir, pueden sacar bonitos documentos como las Naciones Unidas, pero…¿qué pasa? Que la fuerza económica que domina la economía, que domina los países, no respeta esos acuerdos internacionales.

Entonces sólo es posible enfrentar a ese capital si los movimientos sociales de todos los países logran hacer manifestaciones, logran desarrollar una conciencia en la sociedad para acumular fuerzas y enfrentar a esas empresas capitalistas. Y ojalá muchos de los gobiernos que vengan a Río puedan sumarse y también defender los puntos de vista de sus poblaciones, porque solos los gobiernos no tienen fuerza. La crisis de Europa está ahí, nos da argumentos todos los días de cómo los bancos incluso están indicando a los mismos gobernantes.

Durante tu intervención en el Foro mencionaste la importancia de los medios masivos de comunicación para difundir la ideología dominante. ¿Como se deben parar los medios contrahegemónicos en esa coyuntura?

En el período del Capitalismo industrial la burguesía reproducía su ideología con la Iglesia, los partidos políticos y las escuelas. Ahora, en esta etapa del neoliberalismo, del capital financiero, del capitalismo globalizado, la forma de la burguesía, de la clase dominante, de reproducir su ideología en la sociedad es la televisión y por eso ellos mantienen un monopolio en todos nuestros países. Por eso, como movimientos sociales nosotros siempre llevamos esa reflexión. Hay que denunciar la concentración del poder ideológico que la burguesía tiene con los medios televisivos, y a la vez la izquierda y los movimientos sociales tienen que apoderarse de ese instrumento. Por eso nos alegra mucho que precisamente acá, en Latinoamérica, se están desarrollando experiencias muy importantes como Alba TV, como TeleSur. Y en algunos de nuestros países hay televisoras públicas que han asumido un rol progresista. Todo eso es muy importante, justamente para romper el monopolio que el capital impone a las televisoras. Por eso, un gran abrazo a todos ustedes que están trabajando en ese proyecto. Además de ayudarnos a enfrentar el capital, Alba TV nos ayuda a construir aquel proyecto al que me refería de una integración popular entre nuestros pueblos de Latinoamérica.

Fuente: ALBA TV y Marcha desde Porto Alegre

Font original: www.larevolucionvive.org.ve


A propósito de la nota de João Pedro Stedile. El Foro Social Mundial y las tareas ante la crisis actual

Atilio A. Boron, Rebelión 2/2/2012

Quisiéramos compartir un par de reflexiones a propósito de la nota de João Pedro Stedile sobre la última sesión del Foro Social Mundial de Porto Alegre. Aguda, como todas sus intervenciones, pero con dos pasajes que requieren algunos comentarios. Con el enorme respeto que João Pedro merece por ser uno de los más genuinos e importantes líderes populares surgidos en América Latina en las últimas décadas queremos insistir en la idea de que el FSM tiene que ser algo que mucho más útil y eficaz para cambiar el mundo que “un espacio de exposición de ideas, de debates y diálogos entre diferentes entidades y visiones de mundo.” Celebrar ese logro está bien, pero no basta. Una década de debates y diálogos ha sido más que suficiente y no ha servido para contrarrestar la feroz ofensiva del imperialismo y el gran capital.

Segundo, es sólo una verdad a medias aquello de que “los estados nacionales y sus gobiernos están a merced de los intereses del gran capital, y de cierta forma con las manos atadas para tomar medidas efectivas que pudieran resolver la crisis, sin afectar a los trabajadores.” Salvo las conocidas excepciones de los países del ALBA, la mayoría de los gobiernos de América Latina se han puesto voluntariamente al servicio del capital y de los mercados sin que estos tengan necesidad alguna de “atarle las manos”. En algunos casos se postraron complacidos ante la burguesía imperial y sus aliados autóctonos, como diría el Che; en los casos más díscolos podría decirse que aceptaron a regañadientes -pero sin luchar- el chantaje de los mercados y los grandes oligopolios. Pero en uno y otro caso estos gobernantes creen que la crisis actual es un fenómeno pasajero y un desorden circunstancial de los mercados; peor aún, creen que hay una solución capitalista (cualquiera sea su signo: ajustes de distinto tipo o variantes keynesianas) para la crisis capitalista y que para ello bastaría con introducir racionalidad, sensatez y “sensibilidad social” en el sistema. En síntesis, creen que existe o se puede construir algo así como un "capitalismo con rostro humano", algo nunca visto y que nadie nunca verá. No entra en su horizonte político la construcción de una alternativa poscapitalista, o un socialismo del siglo veintiuno.

Coincidimos, en cambio con João Pedro cuando dice que espera que “todas las fuerzas involucradas en Brasil, en América Latina y en todo el mundo, logren llevar a la práctica estos acuerdos programáticos.” Precisamente, de eso se trata: no sólo de diagnosticar y de interpretar el mundo sino de cambiarlo, como lo recordaba con tanto énfasis Karl Marx en su “Onceava Tesis sobre Feuerbach.” Y para cambiarlo hace falta organizarse, concientizarse y luchar. Si el FSM tiene alguna función que cumplir es precisamente esta: facilitar la organización popular, la concientización de las masas y el diseño de adecuadas estrategias y tácticas de lucha anticapitalista que deben ser coordinadas a escala internacional porque la ofensiva desatada por el capital es de carácter global y, en consecuencia, mal podría ser neutralizada con dispersas batallas locales. Es decir, el FSM debe dejar de ser un foro y convertirse en un actor político global, como Davos, que no es un foro sino una internacional política de la burguesía imperial que hace con las clases dominantes lo que durante una década el FSM declinó hacer con los explotados y con las víctimas del sistema. Ojalá que ahora, en el fragor de la crisis capitalista, haya cambiado.


A la mateixa secció:


Catalunya: ¿De comunes a eurocomunes?


1917-2017. Repensar la revolución


Euskal Herría: Asamblea de EH Bildu, las formaciones se comprometen a "pasar de ser una coalición a un sujeto político"


Per una perspectiva radical a Europa. Pròleg del llibre ’Sobiranies: una proposta contra el capitalisme’ (Espai Fàbrica, 2017)


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?


El capitalismo es poder, no economía (Abdullah Öcalan)


Elecciones Francia, Poutou: “Votar por el NPA para dar confianza al conjunto de los explotados”


Anticapitalismo y nueva izquierda


Francia: La intervención del anticapitalista Poutou (NPA) provocó un giro en el debate presidencial


Italia: Crisis y escisión del Partido Democrático (PD), orígenes y consecuencias…

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com