contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
diumenge 23 d’octubre de 2011 | Manuel
El 15M, situación y perspectivas inmediatas

Andreu Tobarra

Un análisis de la situación actual del movimiento esta siempre vinculado a una evaluación de los retos que le esperan en un futuro. Por ello, puede ser lo más clarificador partir de una discusión sobre que perspectivas inmediatas, hasta las elecciones del 20 N y un poco más allá, esperamos conformen el futuro próximo del 15 M.

No hay duda de la continuidad y extensión del movimiento, hay una trayectoria en estos momentos de bastantes semanas de existencia, tras la finalización de las acampadas centrales, de asambleas “descentralizadas” en Barrios, Pueblos y Universidades, además de unas cuantas Comisiones y Grupos de Trabajo, que se coordinan con regularidad, tanto para la discusión como para la realización y participación en acciones. Lo cual no impide trabajar bajo la constatación de que el movimiento tiene un perfil más bajo; no parece que la situación de masividad y fuerza que se alcanzó, en el periodo que va desde las elecciones de mayo hasta el final de las acampadas, sea algo sostenible a ese nivel permanentemente.

Es previsible -sin que esté necesariamente garantizado- que la acumulación de fuerzas y experiencias que alcanzó el 15-M, pueda volver tras ese perfil más bajo, a un nuevo ciclo de gran movilización y radicalidad. El 15M ha sido hasta ahora el único actor capaz de configurar un gran bloque social de oposición efectiva y sostenida frente a gobiernos y elites. Las perspectivas hacen necesaria la continuidad del 15 M. Enfrente tenemos una situación económica no permite albergar ninguna esperanza inmediata de mejora, todo lo contrario. Nada indica que las expectativas inmediatas sean vivir un breve periodo de crisis más, tras el cual entremos en un ciclo ascendente de las principales economías. Es completamente irreal pensar así, la crisis económica, de una envergadura gigantesca, incrementada con las políticas neoliberales de ajustes salvajes, va a continuar y profundizarse.

Un mínimo análisis de los discursos oficiales, evidencia la falsedad de los mismos. Si la crisis reclama aquí y ahora inmensos recortes y sacrificios, ¿por qué muchas de las grandes medidas que se están aprobando empezarán a proporcionar resultados dentro de algunos años, más de una década incluso? Y si es cierto que tras un breve periodo de sacrificios empezaremos a salir de la crisis y entrar en una nueva etapa de crecimiento y bienestar ¿por qué se toman medidas de ajuste permanente y no transitorias hasta que finalice el periodo de recesión?

Las élites, con los gobiernos literalmente trabajando a su servicio, han iniciado hace ya bastantes meses una dura ofensiva no solo por descargar ahora sobre el conjunto de la población la carga de la crisis económica, además intentan modificar las condiciones sociales para las generaciones futuras reduciéndolas a una posición más subalterna con unas condiciones de educación, sanitarias, laborales y de jubilación muchísimo más duras y excluyentes. Intentan conseguir una modificación permanente mucho más a su favor del reparto social, que dentro de las fronteras de los países desarrollados convertirá la vida de una gran parte de la sociedad en algo mucho más desigual y duro de vivir y fuera de las fronteras del capitalismo avanzado el descenso de nivel de vida implica cruzar la frontera que separa la vida de la enfermedad y la muerte para cientos de miles de personas más que las que actualmente viven y mueren al límite.

Por otra parte, sigue habiendo en el 15-M un flanco importante que falla, los centros de trabajo, las relaciones con los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT, cuyas direcciones, en plena crisis económica, parecen estar en demasiadas ocasiones más cerca del gobierno que del movimiento, mientras que la parte de las bases sindicales que participa en el movimiento, se vinculan al 15-M exclusivamente a nivel individual.

Desde la perspectiva de las próximas elecciones del 20 N, el movimiento 15 M las afronta con una tensión entre la participación electoral y el rechazo al circo electoral y las votaciones. Las próximas elecciones suponen una prueba importante para el movimiento, si reduce sustancialmente su presencia durante la campaña, las posibilidades de retomar una iniciativa social posteriormente se hace más complicada, tras haber abandonado un espacio que será inmediatamente ocupado por fuerzas que tengan presencia institucional tras las elecciones. Y si por el contrario vuelve como en las pasadas votaciones de mayo a ocupar una primera línea, la tensión es más que esperable, no solo con el bipartido PPSOE, sino, a otro nivel, también con algunas organizaciones a la izquierda del PSOE que desean representar institucionalmente al 15M e incluso sustituirlo. Las tensiones por participar electoralmente no terminan con esa decisión, tienen que ver también con la organización elegida, con las opciones y candidaturas en litigio de recoger votos y representación social conseguida en y por el 15 M.

El movimiento presenta una serie de rasgos diferenciales respecto al resto de movimientos y organizaciones que no deben diluirse ni perderse:

- sigue siendo un movimiento que ha ganado un espacio donde conviven sensibilidades, experiencias y generaciones que ninguna otra organización puede ofrecer.

- ha conseguido evidenciar que otras formas de acción política y social así como de organización y funcionamiento no dirigista ni vertical, son deseables y posibles. Ha puesto en marcha procedimientos y soluciones que han puesto en evidencia a la vieja izquierda.

- ha puesto en cuestión a las instituciones y aparato de estado, hasta ahora casi intocables. Al 15-M se debe el alcance de la crisis de legitimidad del PPSOE y sus actuaciones “legislativas” (la última, la reforma constitucional), el movimiento ha conseguido responder a la crisis y la descarga de medidas antisociales por el gobierno Zapatero, frente a la incapacidad o falta de voluntad real de la mayoría de organizaciones políticas y sindicales.

- ha ganado una simpatía y apoyos mayoritarios en toda la sociedad, que han ayudado a impedir (y siguen impidiendo) una represión más inmediata y dura, ideológica y física, tal y como nos tienen acostumbrados el poder y sus colaboradores. En este periodo juegan sobre todo al ninguneo con algunas represiones puntuales, tanto mediáticas como con las porras en la mano.

- la dificultad de volver a presentar un frente de lucha en la calle, unido, muy masivo y coordinado, tiene como contrapartida la multiplicidad de convocatorias en las que participa.

- internamente la heterogeneidad del mismo, así como su funcionamiento de redes informales (aunque algunas veces sean poco transparentes).

En definitiva, se abre un futuro inmediato con bastantes incertidumbres más allá del 20N. La perspectiva es la de un nuevo mapa político, con un más que previsible gobierno del PP y un hundimiento del PSOE, en una situación de crisis y agresiones sociales sin precedentes inmediatos. Todo ello hace necesario apostar decididamente por la continuidad de un bloque social como el que configura el 15 M.

Nota:

El texto que ha servido de base a este artículo, que se pasó al 15-M de la Universitat de València para su debate, incluía una parte de funcionamiento del movimiento, la cual no ha sido incluida en esta versión.

+ Info:

15O: indignación global. Josep Maria Antentas y Esther Vivas

El 15 de octubre de 2011: Una gran victoria para los «Indignados». Eric Toussaint

LXS INDIGNADXS: Un movimiento global. Rubén Cervantes


A la mateixa secció:


El “momento populista”: Chantal Mouffe: la “postdemocracia” y la izquierda


El Kurdistán libertario nos atañe


Entrevista con Eric Toussaint: Para mantener una línea de cambios profundos, es fundamental la autoorganización de la población y la presión popular sobre los gobiernos


Mélenchon, Francia Insumisa, populismo


Catalunya: ¿De comunes a eurocomunes?


1917-2017. Repensar la revolución


Euskal Herría: Asamblea de EH Bildu, las formaciones se comprometen a "pasar de ser una coalición a un sujeto político"


Per una perspectiva radical a Europa. Pròleg del llibre ’Sobiranies: una proposta contra el capitalisme’ (Espai Fàbrica, 2017)


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?


El capitalismo es poder, no economía (Abdullah Öcalan)

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com