contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dilluns 25 de juliol de 2011 | Manuel
15-M: 20 de juliol Plaça de Catalunya_‘Indignats’ cap a la vaga general + VIDEO assemblea del 20J

ÀLEX ROMAGUERA, El Triangle • número 1025: pàgs 32-33 • 22 de juliol de 2011

Vídeo de l’assemblea del 20J a Barcelona. Vídeo elaborat per 15Mbcn.tv de la massiva assemblea contra les retallades realitzada el passat 20 de juliol a Barcelona després de la manifestació contra els pressuposts de la generalitat.


15-M: 20 de juliol Plaça de Catalunya_‘Indignats’ cap a la vaga general

ÀLEX ROMAGUERA, El Triangle • número 1025: pàgs 32-33 • 22 de juliol de 2011

Les protestes contra les
retallades aprovades pel
Govern de CiU amb el suport
del PP han donat embranzida
al Moviment del 15-M, que es
marca l’objectiu d’una gran
aturada general a la tardor

Som dimecres, 20 de juliol. Una
gran pancarta situada dalt de
l’edifici de Telefónica, a la plaça de Catalunya,
recorda els milers de treballadors
de la companyia acomiadats poc
després que la direcció presentés un superàvit
de 10.000 milions d’euros en
l’exercici de 2010.

La pancarta, penjada durant l’acció de
denúncia que un grup de persones havia
fet la vigília per diferents seus bancàries
i de multinacionals, saluda els milers
d’indignats congregats al centre de
Barcelona per protestar contra les retallades
que CiU, amb el suport del PP,
ha aprovat dins dels pressupostos de la
Generalitat per a aquest 2011.

«Els polítics menteixen quan diuen que
les retallades són inevitables. Per què
hem de suportar-les si amb el 17,39%
del benefici que han obtingut les empreses
de l’Ibex-35 n’hi hauria prou per ferne
revertir l’impacte negatiu?», exclama
el manifest dels indignats. «Nosaltres no
som responsables d’aquesta crisi, i no
estem disposats a pagar-la quan els qui
l’han ocasionat són els principals beneficiaris
d’aquestes mesures antisocials.»

ALTAVEU HETEROGENI

La marxa es belluga a pas lleuger, símptoma
del vigor que el moviment ha agafat
les últimes setmanes davant l’anunci
de les retallades que la dreta catalana
ha acordat per al sector públic i que converteixen
els pressupostos de la Generalitat
en els més restrictius dels últims
30 anys. No hi falten al·lusions a l’acord
a què CiU ha arribat amb el PP seguint
els criteris de la patronal, del qual nombrosos
equipaments hospitalaris, centres
escolars i serveis públics ja han començat
a patir les conseqüències.
Treballadors de diferents CAP, com els de Cornellà, de Sant Feliu de Llobregat
o de Gavà, als quals se’ls ha suprimit el
servei d’urgències, es barregen amb desenes
de metges i d’infermers dels hospitals
de l’Esperança, del Clínic o del Dos
de Maig que, abillats amb bates blanques,
clamen contra el seu tancament.

Entre els manifestants també s’hi troben
professors d’alguns instituts de Barcelona,
part d’una marea groga que fa
setmanes que es mobilitza contra l’aposta
del Govern de prioritzar l’escola concertada
en detriment de l’ensenyament
públic, que veurà reduït en 2.000 el nombre
de mestres de secundària i eliminada
la sisena hora a primària, a més de
veure congelat el pla de digitalització de
les aules amb ordinadors portàtils i escurçada
la partida d’inversions, fet que,
segons diuen, «cronificarà els barracons
i altres dèficits» davant els quals les
AMPA i els principals sindicats continuen
organitzant nombroses protestes.

També s’hi veuen estudiants víctimes
del pla Bolonya que s’han llançat al carrer
per la disminució del 10% en el finançament
de les universitats, així com cartells
al·lusius a les famílies a les quals s’ha eliminat l’ajuda per als seus fills menors
de 3 anys i d’altres contra la decisió
del Govern de CiU d’aturar la línia 9
de metro i de suprimir alguns transports
i estacions mentre els peatges s’encareixen
per sobre de l’IPC. Sense oblidar la
Plataforma d’Immigrants sense Papers
o membres de les ONG catalanes que el
passat dia 15 van escenificar al Parlament
el funeral simbòlic de la política
internacional de la Generalitat, un cop
la tisorada en aquest àmbit ha deixat la
partida de cooperació en el 0,1%, situantla
als nivells de l’any 2001.

TEMPS DE REVOLTA

La marxa pren el passeig de Gràcia,
s’atura davant del Banc de Santander i
de la Borsa, per girar cua en direcció a
la Via Laietana fins a frenar de nou a
les portes de Foment del Treball, on els
decibels de la indignació ens remeten a
la condescendència de la patronal amb
les retallades de l’Executiu.

Sindicalistes per a qui les pensions són
paupèrrimes i joves sense esperances
de futur comparteixen una protesta que
ja no és exclusiva d’activistes organitzats.
Les acampades sorgides del Moviment
del 15-M han deixat pas a una massa
heterogènia de persones afectades
per una precarietat que, en l’actual context
de recessió, el pacte CiU-PP no farà
sinó agreujar-la.

La marxa completa al tram final, deixant
una estela de gent a cavall entre la
Via Laietana i el pla de Palau, on els indignats
valoren l’èxit del cicle de mobilitzacions
contra les retallades i debaten,
en una assemblea ordenada i
massiva, el pròxim full de ruta.

Una proposta flota en l’ambient: aconseguir
a la tardor la convocatòria d’una
vaga general a tot l’Estat que obligui a
retirar les reformes aplicades en l’àmbit
de l’ensenyament, de la sanitat i dels
serveis públics, a la vegada que permeti,
com diu la Comissió de Treballadors
i Treballadores a l’Atur del Moviment
del 15-M, «defensar un nou model de relacions
socials i econòmiques davant
l’explotació que provoca el capitalisme».

Una altra decisió consensuada és mantenir
la capil·laritat del moviment a través
de les assemblees creades en desenes
de poblacions catalanes, sense
renunciar a accions conjuntes amb què
visibilitzar el «contrapoder anònim» que
va irrompre a la plaça de Catalunya.

La jornada acaba a les 11 de la nit, amb
la satisfacció compartida que s’ha plantat
cara al «pacte de la vergonya» perpetrat
dins de l’hemicicle, el qual alimenta
una indignació que busca alternatives
per reinventar el sistema democràtic.

EL FUTUR DEL MOVIMENT, A DEBAT

1. Quins resultats ja ha obtingut el moviment?

2. És oportuna l’estratègia de descentralitzar-lo?

3. En quins aspectes ha d’aprofundir el 15-M?

4. Alguns partits volen capitalitzar-lo. Què n’opina?

5. Quines passes ha de seguir el moviment a partir d’ara?

Sandra Ezquerra

BARCELONA, 36 ANYS, SOCIÒLOGA, MEMBRE DEL 15-M

1. Ha obligat milers de persones
a pensar sobre els
efectes de l’economia i de
la política en les nostres vides
quotidianes. A més, ha
creat i format la pròxima
generació de rebels a l’Estat
espanyol i a Catalunya,
capaç de desafiar la Junta
Electoral Central, l’Ajuntament
de Barcelona, el Departament
d’Interior i altres
sectors de l’Estat, per
sortir-ne victoriosa sense
perdre la simpatia d’una
part molt important de la
població. El 15-M mostra
que no tot el que és legal
és just i no tot el que és just
és legal. Ha empès la població
a qüestionar veritats
fins ara inqüestionables.

2. La descentralització és
imprescindible per a la
supervivència del moviment,
que serà sostenible
si està arrelat en els barris
i en els problemes locals.
Si no, corre el risc de ser
una mena de «campanya
unitària». Cal, doncs, garantir
que la força sigui a
cada barri sense perdre la
potència conjunta, sempre
funcionant de manera horitzontal
i assembleària.

3. Hi ha múltiples iniciatives
i cadascú s’uneix o s’apropia
la que millor li sembla.
Tanmateix, és molt
positiu el paper que el moviment
està tenint a l’hora
d’aturar desnonaments,
una lluita que mostra les
contradiccions més obscenes
del sistema capitalista
i de la crisi sistèmica que
patim en l’actualitat.

4. La indignació ja està articulada
políticament, i està
sent més valenta que qualsevol
partit de l’esquerra
institucional. No crec que
el moviment sigui l’espai
per a la creació d’una força
política en el sentit més
clàssic. El seu lloc és als
carrers i no a les urnes.

5. Des del 15-M s’entén que
la crisi està profundament
associada amb la situació
econòmica global; d’aquí ve
que calgui coordinar-se amb
la resta de les lluites. Per al
25 d’octubre hi ha convocada
una manifestació internacional
i el terme vaga general
és cada cop més
pronunciat entre els indignats
i les indignades. Això
no hi ha qui ho aturi.

Flavia Ruggieri

ROMA, 32 ANYS, BIOQUÍMICA, ASSEMBLEA DE SANTS DEL 15-M

1. El principal resultat del
15-M és el seu propi naixement.
Hem demostrat que
som capaços de cridar conjuntament
que ja n’hi ha
prou i que volem viure, no
sobreviure. I res no serà
com abans. Estem buscant
una tàctica i una estratègia,
un fil conductor que es tradueix
en una veritable acció
directa. Ho hem fet contra
el pla d’austeritat del
Govern de CiU o per solidaritzar-
nos amb les famílies
desnonades, i ho seguirem
fent contra la llei Sinde o la
llei òmnibus, perquè estem
aprenent a organitzar-nos
i estem fent de la història,
la nostra història.

2. Prefereixo parlar d’extensió
de les assemblees
als barris, infiltrant-nos
dins de la societat com fa
un virus. Un virus social
que cristal·litzarà amb una
nova arquitectura política
emanada del social en combat.
La creació d’una xarxa
de contrapoders.

3. Hem d’escriure una estratègia
basada en la confrontació
i el coneixement mutu.
Això requereix temps, i no
tenim un protocol d’actuació
perquè som estratègics,
no militars. Una revolució
requereix de tot, unes vegades
estar asseguts davant
l’edifici de la Generalitat i
d’altres fer barricades, perquè
nosaltres elegim i actuem,
sempre amb esperit
revolucionari.

4. El Moviment del 15-M
deslegitima l’Estat dels partits
i ens impel·leix a passar
a l’acció. És responsabilitat
personal i col·lectiva de
transformar la societat a
través de la cooperació social,
l’únic que veritablement
ens representa. Apostem
per una transformació
profunda de la societat, i
que aquesta sigui la protagonista
d’aquest canvi.

5. Des de l’esclat de la crisi
grega, la maquinària neoliberal
de la UE ha imposat
el model a tot Europa:
retallades sobre el pressupost
de polítiques socials.
Aquesta austeritat cronifica
la precarietat de milions
de persones, submergintnos
en un cercle viciós de
recessió i d’atur. Caldrà un
tsunami de mobilitzacions
a escala europea.

Font: Revolta Global


Sandra Ezquerra: "El 15M ha logrado sacar a la calle miles de personas que no se levantaban del sofá"

Esta socióloga ha dinamizado la asamblea de Barcelona durante las primeras semanas de acampada

La Vanguardia 10/06/2011

Es doctora en Sociología por la Universidad de Oregon, trabaja como investigadora para la Universitat Autónoma de Barcelona y tiene 34 años. Sandra Ezquerra lleva muchos años en movimientos sociales, en especial en los campos de feminismo y antiglobalización. Ha participado como dinamizadora en la asamblea de la acampada de plaza Catalunya durante sus tres primeres semanas y sigue muy implicada en la transformación del campamento en movilización ciudadana y hacia los barrios. Sus análisis de las flaquezas y méritos del movimiento 15M son a título personal, no como portavoz, pero sin duda sí como buena conocedora de lo que se cuece en el corazón decisorio de la plaza.

¿Cuál ha sido su rol en la acampada?

Las tres primeras semanas he estado en la comisión de dinamización de asambleas generales, que es quien prepara los puntos del día, coordina la llegada de información desde las comisiones, recoge y prioriza los debates, gestiona las votaciones… Es bonito pero también estresante. ¡Hemos moderado asambleas de hasta 10.000 personas! Y dura más de dos horas y media, una asamblea normal.

Los viernes de la Jornada de Reflexión y del desalojo apenas se oía a los moderadores.

Hemos ido perfeccionando el modelo, aunque todavía queda. No puedes aplicar un asamblearismo clásico con tanta gente. Hay unas 20 personas dinamizando, con varios roles: presentar, apuntar las votaciones, repartir turnos de palabra, hacer contención en el exterior por si hay algún problema…

Explíquenos, de forma breve y comprensible para cualquier lector, cómo se toman decisiones en la Asamblea.

Empezamos con 10 minutos sobre “luchas”, con la participación de afectados y portavoces, como los que vinieron de la acampada de Sants, contra el ERE en Telefónica o por la represión en Marruecos. Luego viene el primer plato: las comisiones explican en qué trabajan y traen conclusiones para ser votadas. Y el segundo plato es el turno abierto de intervenciones, a veces totalmente libre y otras monotemático.

Los postres deben ser las votaciones, pues.

Son un tema delicado, porque en Barcelona no procedemos igual que en la Puerta del Sol. La mayor parte de la población desconoce que las asambleas no deciden por mayorías sino por consenso. Cuando se somete algo a votación, pedimos los votos a favor, en contra y los “Debate”.

¿Qué implica esta tercera opción?

Los partidarios de la postura no mayoritaria pueden ponderar su grado de oposición. Acaba siendo como un veto. Si 40 o más personas no pueden ceder con la medida votada, porque es un tema crucial para ellos, pueden llevarlo de nuevo a debate. Se comprometen a asistir a la comisión donde se debate y volver a argumentar. Si no se presentan, se da por aprobado. Si van y no logran consensuar ningún enunciado con el que sí se sientan representados, el tema vuelve a la asamblea en forma de 2 x 2: dos representantes de cada postura debaten ante toda la asamblea, que vuelve a votar. En los últimos días, y es algo que ha creado malestar a algunas personas, cambiamos el mecanismo en esta segunda votación para que se decida por mayoría simple, del 50% +1.

Entonces, en temas muy polémicos, sí se opta por la aritmética.

En asambleas tan grandes, con que tengas 15 personas que sistemáticamente quieren parar ciertos temas o con que tengas 20 secretas entre los asistentes, se puede bloquear el consenso enseguida. No tenemos prisa, pero esto quemaría a la gente y desmotivaría. El sistema asambleario también tiene sus flaquezas y contradicciones, claro.

Contar votos a mano alzada en la plaza abarrotada no es muy garantista.

Pocas veces ha hecho falta, casi siempre las medidas se han aprobado con facilidad o se ha visto claro que no había consenso. Sólo recuerdo tres debates reñidos: la continuidad en la plaza, incluir la autodeterminación en las demandas de mínimos y qué hacer ante la celebración de la Champions.

¿El asamblearismo puede ser, a muy largo plazo, una alternativa a la democracia representativa?

Sí, pero muy bien gestionado. En los barrios funciona, pero todavía no es una alternativa global. Y también puede sufrir derivas perversas, como todos los sistemas. Debe adaptarse a cada contexto, sin una receta mágica.

Ir hacia los barrios está decidido y hay asambleas y caceroladas dispersas, pero todas miran hacia plaza Catalunya porque es donde está el latido.

Ha sido el punto neurálgico a nivel simbólico, político y de cohesión, así que traspasar toda esa energía no se hace de un día para otro. Ya se ha aprobado espaciar las asambleas de la plaza, para que no sean diarias sino tres por semana. Y seguramente acabaremos teniendo una única semanal o mensual. ¡O incluso cada tres meses o seis!

¿Se podría dar el caso que la asamblea decidiera hoy X y mañana los asistentes fueran otros y decidieran justo lo contrario a X?

Hemos aplicado una medida que reduce un poco este riesgo, aunque va dirigida especialmente a evitar el populismo: no se puede votar una medida que ha sido propuesta ese mismo día. Debe ser presentada, colgarse en la web y mandar los documentos, para que la gente pueda reflexionarlo y debatirlo. Así las votaciones son más maduras, pensadas e informadas.

¿Qué otras flaquezas hay que ir puliendo, de la toma de decisiones?

Es muy positivo buscar el consenso en vez de la aritmética, pero hay que trabajar más para que si hay gente obsesionada con bloquear algo, lo tengan más difícil. Que se vean obligados a plantear alternativas.

¿Por qué costó tanto incluir el derecho a la autodeterminación en las demandas mínimas?

Me tocó moderar en la asamblea donde se debatió y hubo gente que sólo defendía que el tema no venía a cuento, sin ofrecer razones. Aunque hubo muchos otros que sí argumentaron, gente de corrientes anarquistas que pasa del Estado, una minoría pequeña españolista, gente que confundía ‘autodeterminación’ con ‘independencia’, gente para quien tenía una connotación violenta… Quizá sin la coletilla de “incluyendo al pueblo catalán” hubiera hecho más fácil el consenso, pero también comprendo que los de la subcomisión pensaran que si se está a favor en el caso del pueblo saharaui o del palestino, por qué no del catalán. Veo muy difícil oponerse con argumentos políticos a que un pueblo pueda decidir, pero la subcomisión fue muy razonable y está abierta a volver a debatir al respeto.

¿La plaza Catalunya ha actuado de imán para cualquiera que tuviera una causa?

Es posible. Pero para mí está muy clara la conexión entre la crisis del modelo agrícola y alimentario, las hipotecas y el paro. Frenar un desalojo no es tan distinto de plantar un huerto urbano o protestar por los recortes en sanidad. Es una lucha común con gente que se especializa para poder profundizar.

¿Y como se llama, esta lucha común?

Una economía al servicio de las personas.

…una forma suave de decir ‘Anticapitalismo’.

No, porque hay gente muy diversa. Hay quien estaría satisfecho con la dación en pago para liquidar hipotecas y otros que estamos por medidas de más alcance. Hay grados.

Las próximas movilizaciones se centran mucho en los recortes presupuestarios. ¿No temen ser catalogados de oposición partidista extraparlamentaria?

¡Es que CiU está ahora en el Gobierno! Es quien está haciendo los recortes y además son más severos que los del tripartito, que también recortó. Y el PSOE también recorta, claro. Ha habido intentos de instrumentalizarnos, sí: el PSOE y el PSC jugaron a la diplomacia, el PP hizo un papel lamentable y el caso más claro es IU, que se autoerigió como defensora y acudió incluso al Constitucional y el Supremo por lo de la jornada de reflexión. Dentro de la acampada hay gente que pertenece a varios partidos, pero están a título individual.

¿El estallido de indignación en Catalunya tiene una conexión tan directa como se ha dicho con el desencanto con la izquierda?

Está muy relacionado, sí. Un desencanto con la clase política en general y la izquierda en particular, por parte del grueso social que había votado socialdemocracia. Y también una desilusión tras siete años de Generalitat de izquierdas y gobierno estatal socialista. Se ha abierto una brecha en el discurso monolítico de que lo que está pasando es inevitable.

¿Queda gente de derechas en la plaza?

La primera semana hubo una chica que salía por muchos medios de comunicación y que era de Plataforma per Catalunya. A mucha gente nos asustó e incluso se debatió echarla, pero al final creo que simplemente ella sola se fue porque al abordarse temas como la abolición de la ley de extranjería se dio cuenta que ése no era su lugar. Sólo consigo recordar esa chica, claramente de derechas.

¿Y no harían falta más, para que el movimiento fuera de verdad transversal?

Transversal ya lo es. Interclasista es otra cosa. Vienen muchos profesionales liberales y gente de clase media y media-alta, pero está claro que el movimiento tiene un carácter progresista. Sin embargo, creo que poca gente en la plaza ha votado Convergencia.

En Madrid se dice que hay más gente de derechas en la plaza.

Estuve una semana allí y aunque no llegué a sumergirme por completo creo que allí la acampada se ha politizado menos. Y ha participado más gente de la new age, para quienes los temas espirituales y la meditación son el centro. Para mí eso si acaso son estilos de vida alternativos, pero no una crítica frontal al sistema político.

Una de las críticas de los académicos al movimiento del 15M es la falta de líderes.

El lema de Nadie nos representa está muy presente en la plaza. Ya nos pasó con los periodistas, que nos pedían portavoces con mucha insistencia, pero decidimos que no los habría y no nos ha ido mal. Los dinamizadores de la asamblea intentamos ir rotando las caras y se pide que tengan turno de palabra preferente los que asisten por primera vez a una asamblea o no han hablado todavía.

Pero en el futuro, cercano o lejano, si hay que negociar con el Parlamento, la patronal o quien sea del establishment, habrá que enviar delegados. Y no todo el mundo tiene el mismo talento negociador.

Es que no queremos negociar con el Parlamento, queremos detenerlo. Nunca ha estado sobre la mesa negociar. Venimos de espacios políticos y mentales distintos. No somos un lobby, somos un movimiento social. Hay muchas formas de interactuar con el establishment, también desde la calle se apela al poder, con la protesta y la implicación de la ciudadanía. A corto plazo nos planteamos grandes movilizaciones inspiradas en las demandas de mínimos. También preparamos Presupuestos alternativos, para cuestionar la inevitabilidad de los recortes. Y no se han descartado otras medidas, como un referéndum.

¿Si se priorizaran las demandas no se conseguirían victorias más rápido y se mantendrían más animados a los participantes?

Los medios, los partidos y los intelectuales han analizado el documento de mínimos de una forma posibilista y a corto plazo. Y no es verdad que sea la única forma. La principal victoria del 15M es haber sacado a la calle a miles de personas que nunca se habían levantado del sofá. Es la primera vez que pasa desde el movimiento antiglobalización y está produciendo un relevo generacional de activistas sociales. Sólo esto ya tendrá una repercusión importante.

Mucha gente que ha sentido simpatía por la protesta, pero que si no ve victorias en un plazo razonable volverá al sofá.

O no. Un balón de oxigeno muy importante fue el desalojo de los Mossos. Fortaleció los lazos entre acampados, les hizo sentir calor social y abrió los ojos a mucha gente. Notaron en su propia carne que a veces la policía simplemente reprime, sin que hayas hecho nada malo o ilegal. Los que hemos corrido delante de los Mossos, que somos una minoría, ya lo sabíamos, pero el resto no. La criminalización de los movimientos sociales por parte de los medios les había hecho creer que tenías que ser muy malo para recibir cargas policiales.

+ Info:

MILERS ES CONCENTREN A PL CATALUNYA PER MANIFESTACIÓ ATUREM LES RETALLADES + (Vídeo d’acció sorpresa) Aturem les retallades: 20 i 21 Juliol. Manifestació Unitària a Barcelona

Barcelona: 20J: Miles contra los recortes


A la mateixa secció:


Italia: Crisis y escisión del Partido Democrático (PD), orígenes y consecuencias…


[VÍDEO] Conversa entre Gala Pin (BComú) i Gabriela Serra (CUP)


França: Si no som nosaltres, qui?


Francia: Encuentro con Philippe Poutou, candidato presidencial del NPA


Podem davant de si mateix


Cap a on va Podem? Classe, populisme i moviment


El país dels comuns


Iglesias derrota Errejón i pren el control de Podem


Camino de Vistalegre II: Podemos ante sí mismo


David Fernàndez: ’Amb els 26.000 milions de frau fiscal es podria refer tot un país’

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com