contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dissabte 11 de juny de 2011 | Manuel
Portugal: los resultados del Bloco de Esquerda

Declaración De Francisco Louça / Fernando Rosas

"El retroceso es, en cualquier caso, una derrota, y yo quiero llamar a las cosas por su nombre"

Declaración de Francisco Louça (Bloco De Esquerda)

Francisco Louçã comenzó el discurso de la noche electoral del Bloco de Esquerda afirmando que estas elecciones marcan el inicio de un nuevo ciclo político, que de hecho comenzó ya con la petición de intervención externa, “con el préstamo que hipoteca Portugal en los próximos años”.

Esta intervención impone “condiciones políticas que van a ser discutidas a lo largo de la legislaturas que tenemos por delante”. Estas condiciones configuran un programa económico y financiero que no fue discutido por los portugueses.

El Bloco de Esquerda, afirmó Louçã, se esforzó por llevar a los portugueses el debate de la Seguridad Social, del empleo, de la renegociación de la deuda, pero “encontramos del otro lado un fortísimo muro de silencio”.

Por otro lado, señaló el coordinador del Bloco, el Partido Socialista “se amarró para los próximos años a cumplir estas medidas que agravan los ingresos de los portugueses, perjudican al empleo, disminuyen la economía”. Y destacó que en dos cuestiones esas amenazas son importantísimas para la vida de las personas: “El Código de Trabajo propuesto por el acuerdo de la troika que el gobierno con seguridad pondrá en el punto uno de su agenda”, y que es una “ofensiva anticonstitucional contra los derechos de los trabajadores”. Por otro lado, los ataques a los salarios, a las pensiones, los ataques a la seguridad social, “tienen que encontrar a oponérseles una fuerza, un combate y una determinación que el Bloco de Esquerda no dejará de tener y que serán decisivos para el futuro de la izquierda”, aunque reconociendo que, ante los resultados electorales, este combate es sin duda más difícil.

Pasando a comentar los resultados del Bloco, Louçã reconoció que el partido no alcanzó sus objetivos y asumió su papel como principal responsable por eso. El Bloco obtuvo un resultado electoral al nivel del de 2005 /1, eligiendo ocho diputados. “El retroceso es, en cualquier caso, una derrota, y yo quiero llamar a las cosas por su nombre.” Pero se aprende siempre más con las derrotas, reflexionó el coordinador del Bloco, afirmando que no tiene ningún resentimiento para con los electores que escogieron votar a otros partidos.

Pero el diputado electo por Lisboa afirmó que el Bloco hizo una gran campaña y que demostró que la renegociación de la deuda tiene que comenzar ya, y que el gobierno ahora electo no podrá dejar de hacerlo. Señaló no obstante una diferencia entre los que quieren renegociar para que la deuda continúe a subir cada vez más, y aquellos que quieren proteger los salarios, proteger las pensiones, el Estado Social y el respeto de las personas.

Incluso en la noche de la derrota, nosotros no estamos vencidos”, garantizó el coordinador del Bloco. “Una izquierda más fuerte, más determinada, capaz de responder por los pensionistas, esa izquierda marca la diferencia”. En los próximos años, esa izquierda va a aprender más y va a luchar. “Es la lucha la que nos hará fuertes”.

1/ [Nota de la Redacción. En las elecciones generales de 2005, el Bloco obtuvo un 6,35% y ocho diputados. En las presidenciales de 2006, obtuvo un 5,32%. En las generales de 2009 obtuvo un 9,8% y 16 diputados. En esta ocasión ha obtenido un 5,2% y ocho diputados].


Seis notas personales sobre los resultados del Bloco de Esquerda

Fernando Rosas

Las derrotas, cuando son bien analizadas, nos enseñan seguramente más que las victorias.

1. La derrota del Bloco en las elecciones legislativas es suficientemente expresiva para dispensar tergiversaciones. Ella es responsabilidad de la dirección del BE en su conjunto y debemos discutirla colectivamente con seriedad, dentro del Bloco y con sus simpatizantes, con el espíritu de reforzar nuestra unidad en torno de las políticas que nos habiliten para los durísimos combates que tenemos por delante. El BE perdió una batalla y debe prepararse para vencer en la guerra. Las derrotas, cuando son bien analizadas, nos enseñan seguramente más que las victorias.

2. Desde mi punto de vista, la izquierda portuguesa y el BE en particular, a semejanza de situaciones similares en otros países europeos en crisis, no consiguió contrarrestar la ola del voto del pánico, del voto en la ilusión de una solución, de un acuerdo, que, aunque con algún sacrificio, ha de llevar, al fin y al cabo, al regreso a la normalidad del empleo, del salario, de la pensión, de los ingresos domésticos. Un voto que quiere ver en el acuerdo con la Troika –cuyo significado fue deliberadamente ocultado en la campaña por los partidos suscriptores del mismo– una tabla de salvación ante el desastre inminente. Y que castigó a los que “se excluyeron”, los que “no podían influir”, los que parecían no tener nada para darles cuando –se decía– a partir de junio ni dinero para los salarios habría. Esta visión fue, por otra parte, masivamente difundida por los media en una campaña ideológica sin precedentes de “irresponsabilidad” (“vagos”, marginales de la política, radicales, indignos de la confianza del pueblo angustiado…) del BE y de sus propuestas alternativas, por otro lado sistemáticamente presentadas y bien defendidas por nosotros.

3. A pesar de que el BE, en mi opinión, ha conducido, desde el punto de vista del discurso político, una de las mejores campañas políticas electorales de su corta historia (propositiva, pedagógica, realista, con contenidos) y a pesar del empeño de sus militantes y simpatizantes por todo el país, eso no fue suficiente para contener la ola del voto a la “seguridad” y al mal menor. Y por ahí perdimos millares de votos populares hasta hacia el PSD y algunos hacia el PP. La gravedad y extensión catastrófica de la presente crisis empujaron el voto del electorado popular flotante hacia el refugio aparente de la “seguridad” y de la “protección” de la derecha y de sus tutores externos de la Troika. La impopularidad inmensa de Sócrates y del gobierno PS hizo el resto.

4. El voto útil al PS, alimentado por los sondeos que durante semanas daban un “empate técnico” con el PSD, naturalmente también funcionó, sobre todo en ciertos márgenes más politizados de nuestro electorado flotante. No me parece, con todo, que haya sido el factor determinante. Tal como que la abstención, igualmente, penalizó sobre todo a la izquierda. El PCP, escorado en su aparato sindical y municipal, con un electorado tradicionalmente fijo, defendió con más eficacia su espacio social y político de siempre y hasta algún voto de protesta. Pero creo que la situación que originó este gran viraje a la derecha tiene que ver con algo más vasto y profundo. Está claro que podemos agarrarnos, también, a la discusión de algunas decisiones tácticas que realizó el BE en los últimos meses (presidenciales, moción de censura) y de su posible influencia en estos resultados. Se que una u otra opción originaron dudas y oposiciones de militantes y votantes del BE. Pero creo que la extensión de las fugas de votos indican con seguridad que son movidas por opciones que en mucho sobrepasan los círculos más politizados e informados en torno al Bloco eventualmente influenciables por tales elecciones. Es para la naturaleza política y social del nuevo ciclo político para la que debemos mirar. Y aprender.

5. El coro de tertulianos de la derecha parece querer transformar las secuelas electorales en un ajuste de cuentas rabioso con Francisco Louçã. Que no se engañen. La derecha quiere dos cosas: silenciar al portavoz de esta izquierda subversiva y firme en la denuncia del orden establecido y, con eso, sueña cambiar el color del BE. Fingen no percibir que en este partido, en luchas de esta envergadura, no hay responsabilidades individuales. Ni en las victorias, ni en las derrotas. Creo que es preciso saber ser nosotros, colectivamente, los que hagamos este balance siempre con el objetivo de lograr una unidad superior en torno a una política adecuada. El balance de las elecciones tiene que hacerse no en los periódicos sino en los órganos democráticamente electos por la Convención. Es la diferencia entre ser la derecha quien lo haga o nuestro colectivo del BE.

6. Incluso en esta situación excepcionalmente difícil y compleja, objetivo de un ataque ad odium y concertado sin precedentes, el resultado del BE demuestra que es un partido seguramente enraizado en sectores importantes del pueblo que de Norte a Sur del país continuaron haciendo de él su partido y su voz. Al contrario de lo que los plumíferos y tertulianos de la derecha volvieron excitadamente a anunciar, el BE perdió, disminuyó, pero aguantó el embate. Tiene raíces que esta tempestad no quebró ni romperá. Y ahora es el momento de balance y de lucha. Con una certeza. En los duros combates que se avecinan, en las difíciles condiciones que tenemos por delante, los trabajadores, los jóvenes, los desempleados, los pensionistas, los precarios, saben donde encontrarnos: en la primera línea, dentro y fuera del parlamento, defendiendo sus derechos, combatiendo la barbarie neoliberal, batallando por el socialismo. Es así. Quien viene de lejos y quiere ir más lejos todavía, no desfallece.

Fernando Rosas es dirigente del Bloco de Esquerda, historiador y profesor universitario.


A la mateixa secció:


Catalunya: ¿De comunes a eurocomunes?


1917-2017. Repensar la revolución


Euskal Herría: Asamblea de EH Bildu, las formaciones se comprometen a "pasar de ser una coalición a un sujeto político"


Costas Lapavitsas: "Syriza ha traït les classes populars i ha matat l’esperança"


Per una perspectiva radical a Europa. Pròleg del llibre ’Sobiranies: una proposta contra el capitalisme’ (Espai Fàbrica, 2017)


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?


El capitalismo es poder, no economía (Abdullah Öcalan)


Elecciones Francia, Poutou: “Votar por el NPA para dar confianza al conjunto de los explotados”


Anticapitalismo y nueva izquierda


Francia: La intervención del anticapitalista Poutou (NPA) provocó un giro en el debate presidencial

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com