contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
diumenge 29 de maig de 2011 | Manuel
15-M: El movimiento comienza su transición + Intelectuales analizan significado y perspectivas


El último giro alrededor de Sol. Juan Luis Sánchez, Periodismo Humano 13.06.2011

La acampada de Sol encuentra su puerta de salida. El campamento se levantará el próximo domingo, casi un mes después del 15M

Los “indignados” deciden seguir con las acampadas y protestas en todo el Estado español

LibreRed 30/5/2011

Los primeros en confirmar la continuidad de la acampada y las protestas fueron los “indignados” de Madrid. Tras casi cuatro horas de asamblea popular en la céntrica plaza Puerta del Sol, decidieron seguir adelante con sus reclamos y debatir más adelante si fijan una fecha límite o unos objetivos para levantar el campamento.

Paralelamente, el movimiento se ha extendido a un total de 41 barrios y 80 municipios de la región, que realizaron asambleas populares para debatir las principales problemáticas vecinales.

En Barcelona, los “indignados” decidieron en la asamblea mantener la acampada por lo menos hasta el martes, cuando volverá a debatirse si se mantiene o no.

Los centenares de acampados en la plaza de Catalunya se levantaron tarde este domingo, pero con un estado de ánimo pletórico al haber conseguido salir indemnes de los violentos altercados de la noche anterior tras la victoria del Barça en la Champions.

Entre los 132 heridos registrados durante los disturbios en los alrededores de la plaza de Catalunya no hay ningún miembro del movimiento, y la acampada ha podido proseguir pese a los riesgos que se preveían y a los momentos de tensión vividos hasta pasadas las cinco de la madrugada.

El cantautor Paco Ibañez se solidarizó con la acampada de Barcelona y actuó antes de la asamblea popular.

En Bilbao no ven la necesidad de levantar por ahora la acampada que mantiene en la plaza del Teatro Arriaga porque “todavía queda mucho trabajo por hacer”.

Así lo ha explicado uno de sus portavoces, quien ha asegurado que en la asamblea convocada para las 20.00 horas se ha llevado a cabo un debate “organizativo” de cara a los próximos días.

No se ve la necesidad de discutir si nos vamos o no”. Ha explicado que alrededor de unas 300 personas han acudido a la asamblea de hoy (este domingo) y ha añadido que no se han fijado plazos para finalizar con la acampada.

En Sevilla, se ha llevado a cabo la primera gran manifestación del movimiento, que ha reunido a miles de personas por las calles de la ciudad, tras partir desde la Plaza de España a las 19:00 horas y recorrer la Avenida del Cid, Calle San Fernando y Avenida de la Constitución, entre otras, con destino a la Plaza de la Encarnación.

La asamblea realizada este sábado decidió seguir acampados “como mínimo” hasta el próximo sábado, día 4 de junio.

Tras 13 días en la plaza de la Constitución, en Málaga capital, también han decidido en asamblea este domingo continuar de forma indefinida con el campamento. No obstante, han acordado ir haciendo relevos para sustituir a los actuales acampados, según ha informado el hasta ahora coordinador de Comunicación, Rafael Palomo.

Los ‘indignados’ de Logroño, por su parte, han acordado permanecer concentrados y acampados en la Plaza del Mercado de forma indefinida y realizar dos asambleas ‘generales’ casa semana, según han informado miembros de su Comisión de Información.

Según los acampados de distintas ciudades, ahora se pretende entrar en una fase de estructuración del movimiento con la intención de descentralizarlo hacia los barrios, lo que requeriría más tiempo.


“Nunca habíamos visto esto en el barrio”

La fuerza del movimiento del 15M se traslada a las asambleas locales en Madrid

El entusiasmo y la diversidad choca con la dificultad para consensuar propuestas

Periodismohumano 28.05.2011 · Juan Luis Sánchez

El movimiento 15M ha comenzado su transición. Antes de levantar voluntariamente el campamento de la Puerta del Sol – cosa que de manera no oficial se dice que ocurrirá antes del miércoles, aunque dependerá de la coordinación con otras ciudades – se quería garantizar una continuidad en las calles llevando los grupos de trabajo a los barrios y a los pueblos, descentralizándolo.

Más de dos mil personas en Vallecas. Cientos de personas en Lavapiés y a apenas unos metros, en la plaza Santa Ana, otros cientos, y a apenas unos metros, en la Plaza del Carro de La Latina, otros tantos. Y en Prosperidad, y en Aravaca, y en Retiro y en un largo etcétera de nombres que están marcando el camino de salida para las acampadas de otras ciudades.

“No habíamos visto esto nunca en el barrio”, nos comentan Toñi y Luis, vecinos desde hace casi 30 años en Tetuán, un distrito donde podemos encontrar rascacielos de oficinas en el norte y manzanas donde prácticamente solo viven dominicanos en el sur.

Madrid. Gran ciudad. Capital que se teje por relaciones laborales, donde cada uno conoce cada vez menos a sus vecinos, la anomia, dice la sociología postmoderna. ¿Cuajará un movimiento vecinal asambleario? ¿Preferirá el joven de Usera participar en la reunión de su barrio, con el que se siente poco identificado, que juntarse con sus compañeros de Facultad en la asamblea de Lavapiés o Tribunal, zonas donde suele pasar sus ratos de ocio? Otra línea de observación más de este fenómeno que está dando más respuestas por la vía de los hechos que por la vía de los contenidos.

Había cierta expectación por saber cómo se pronunciarían las asambleas de los barrios con respecto a la permanencia de la acampada en Sol. A falta de que las actas se pongan en común entre esta noche y mañana, el sentir general de las reuniones de Vallecas, Tetuán o en el Centro es que el ciclo de la ‘Ciudad Sol’ está agotado y que son los barrios y la participación a través de Internet los que ahora tienen que tomar el relevo.

Sin embargo, hay asuntos de fricción que bloquean ese debate: por un lado, ¿la prioridad de las asambleas debe ser la de discutir problemas del barrio o primero hay que ayudar al resto del movimiento 15M ha consensuar unas propuestas ideológicas más generales de cara a la sociedad?

Por otro, el pasado jueves, la asamblea general de la acampada de la Puerta del Sol hizo circular cuatro propuestas políticas elaboradas por una subcomisión que no pasó por órganos intermedios antes de pedir la aprobación del documento. Eso ha creado un gran malestar en las comisiones que, tema por tema, están intentando elaborar una agenda de propuestas políticas firmes desde el movimiento 15M.

Esta segunda cuestión, que permanece soterrada pero que ya deriva en tensiones, y otras como una cierta terminología heredada de la acampada de Sol y no libre de connotaciones internas, como “consenso de mínimos”, ha creado esta mañana asambleas ‘de doble velocidad’, donde los vecinos que no están implicados en el movimiento desde el principio intentaban sin mucho éxito comprender todo lo que se debatía.

Como ha pasado en Tetuán, o en Carabanchel, o en varios barrios más según los testimonios en twitter, el entusiasmo de los asistentes por participar del movimiento 15M ha chocado con las dinámicas asamblearias. “Hemos estado una hora y cuarto decidiendo quién modera, cómo se modera, cuándo se celebra la próxima, a qué hora, dónde o si dejábamos que la gente hiciera fotos o grabara las asambleas… Todo es desesperadamente lento”, nos decía un vecino de Vallecas en la misma línea que otros en diferentes barrios. Y, sin embargo, poca gente se ha movido del sitio antes de finalizar. “Esto es solo el prólogo, en la próxima entraremos en materia”, nos comenta una vecina de La Latina.

El barrio como entorno seguro

Vivienda, desahucios, pensiones, son palabras que han surgido en el debate vecinal de Tetuán. Se creará una línea de trabajo para “apoyar a nuestros vecinos inmigrantes contra redadas policiales y para mejorar la convivencia en el barrio”, en palabras de una de las personas que ha tomado la palabra. El 9% de la población del distrito es de orígen inmigrante.

Precisamente al final de la asamblea nos quedamos charlando en uno de los corrillos que se ha formado. “Yo creo que las asambleas de barrio van a ayudar a que muchos inmigrantes participen en el 15M, porque a Sol no van muchos porque tienen miedo: de que si la policía interviene ellos tengan problemas por lo de los papeles, o simplemente porque no sean escuchados”, dice alguien. “Es que no se sienten representados“, responde la directora de una asociación de mujeres inmigrantes del barrio.

Veure la notícia original amb fotos i video ací

+ Info:

Crónica pequeña de una asamblea grande. Miguel Romero, 29/05/2011


La acampada de Sol prepara su transición

Periodismohumano 27.05.2011 · Carlos Sardiña · Juan Luis Sánchez

Con la extensión a los barrios, se pretende que el movimiento asambleario entre en una nueva fase más local

Desalojarán el campamento cuando el movimiento se haya consolidado fuera de la Puerta del Sol

Se trabaja con la hipótesis de salir el domingo, pero el desalojo en Barcelona puede trastocar el plan

La acampada de Sol, gérmen del movimiento 15m y de la que están pendientes decenas de concentraciones surgidas en otras ciudades, está lista para dar su próximo paso: extender el movimiento a los barrios, distritos y pueblos de Madrid. Se han convocado para el sábado a las doce del mediodía asambleas populares en plazas y parques de toda la Comunidad y, el día 29, todas ellas celebrarán una asamblea general en Sol para poner en común las impresiones de mañana. Con la extensión a los barrios, se pretende que el movimiento asambleario entre en una nueva fase y se consolide entre la ciudadanía a nivel local.

Existe una comisión de “permanencia”, que intenta pasar desapercibida pero con mucha importancia estos días, que decide qué y cómo se llevará a cabo la salida de la Puerta del Sol. Desde esta comisión, se nos reconoce que ”nos quedan horas” en la acampada y que, según los debates internos, “el domingo era el día en el que sería más probable que saliéramos, de una manera organizada y planificada” hacia los barrios y pueblos. El desalojo de Barcelona puede afectar en este plan no oficial, porque al final la decisión final se toma en asamblea, se recuerda.

Otro persona sostenía públicamente ayer que se estaba acercando el momento de desmantelar la acampada antes de que desalojara la policía, ya que “la gente se está cansando”, tanto la ciudadanía como los propios acampados, y las condiciones no pueden más que empeorar. Todos parecían coincidir en que la Acampada no podía durar eternamente, pero discrepaban en el cuándo y en el cómo de la retirada.

Un hombre de unos cincuenta años dijo que debía hacerse en una “situación de triunfo”, aunque no especificó en que podría consistir esa situación, mientras otros proponían plantear la cuestión después del sábado y retirarse cuando el movimiento de los barrios comience a funcionar. Otra fuente de la comisión de permanencia nos explica que se están planteando cómo garantizar “que algo quede” en Sol de todo lo que ha pasado desde el 15M.

“Bogus”, un miembro de la comisión de extensión con el que hablamos hace dos noches, afirmaba que habrá que levantar el campamento “en el momento en que no sea necesario para que funcione esto” (en referencia al incipiente movimiento asambleario), algo en lo que parecen concurrir bastante acampados.

Miguel, un estudiante de Derecho perteneciente a la comisión legal que participó en la asamblea de ayer, opina que, aunque no hay una ley que les ampare para continuar en Sol, existe “una declaración tácita de voluntad” y las autoridades “entienden que los acampados desean una salida pacífica”, que el movimiento “va muy en serio” y no lo pueden desalojar, aunque ya se han difundido unos protocolos de actuaciónpara el caso de que eso suceda.

Parece claro que los acampados no tienen intención de desalojar el campamento voluntariamente hasta que el movimiento se haya consolidado fuera de la Puerta del Sol. Cuando le expresé mi sospecha a Miguel de que aumenta cada día el riesgo de que pierdan el apoyo social del que disfrutan, me comentó que “cortar una calle como Sol durante demasiado tiempo sin un motivo claro no es bueno para ellos ni para nosotros”.

De momento, las asambleas llegaron ayer a un consenso de mínimos y han aceptado debatir hoy cuatro puntos básicos: reforma electoral, lucha contra la corrupción, separación de poderes y creación de mecanismos de control ciudadano a los políticos. Pero no todos en Acampada Sol están de acuerdo y aún no se ha resuelto el debate entre quienes creen que es necesario concretar los objetivos y quienes no quieren que el movimiento no se defina explícitamente y desean continuar “haciendo lo que están haciendo”.

La encargada de organizar el nacimiento de esas nuevas asambleas es la comisión de “extensión”, que cuenta con una suerte de oficina en la acampada donde se facilita información sobre esas nuevas asambleas. La comisión ha puesto en marcha un blog que contiene todo tipo de información: desde los lugares en que están programadas hasta consejos de metodología asamblearia. Además, está pegando carteles y repartiendo folletos por los barrios.

Según un estudiante de sociología que forma parte de la comisión, su misión también consiste en coordinar las diferentes asambleas de la Comunidad y, en un futuro, éstas con las que surjan en todo el territorio español e, incluso, en el extranjero, de lo que se ocupa la comisión de “extensión exterior e internacional”.

Otro miembro de la comisión, que como en otros muchos casos pidió permanecer en el anonimato, explicaba hace dos noches que la comisión de “extensión” desaparecerá o “se transformará en otra cosa” cuando el movimiento local haya echado a andar y sea capaz de mantenerse por sí mismo.

Las asambleas tendrán una estructura horizontal, con moderadores que irán rotando para evitar que nadie acumule demasiado poder. Todas ellas se reunirán periódicamente en otras generales a las que acudirán portavoces, un cargo que también será rotativo, para llevar las propuestas que surjan en sus barrios y municipios y poner en común las de todas las asambleas.

Aún no está claro qué se debatirá exactamente en esas asambleas. “Cada barrio tiene sus propios asuntos y sus problemas –comenta el estudiante de sociología–, nosotros sólo podemos ofrecer un guión orientativo para llegar a puntos en común”. Se trataran temas como la educación, el medio ambiente o se propondrán actividades concretas y, por ejemplo, se está hablando de crear una biblioteca en Vallecas, siguiendo el modelo de la que ya funciona en la propia Acampada sol desde hace algunos días.

Por el momento, el debate se centra fundamentalmente en cuestiones organizativas. Varios miembros de “extensión” se reunieron ayer a las seis de la tarde en la Plaza de Pontejos para dilucidar algunas de ellas. Al principio participaban unas diez personas, a las que se irían uniendo otras tantas más (entre ellas cuatro italianos que habían viajado desde Roma para aprender sobre el movimiento y llevarlo a su país). Se informó sobre diversos asuntos legales y organizativos y se debatieron cuestiones como la división de las sesiones, la logística de cada asamblea vecinal, para lo que se propuso la autogestión, o que todas dispongan del teléfono de contacto de la comisión legal por si surge algún problema.

El único acuerdo nuevo al que se llegó tras dos horas de discusión fue que, en la asamblea general del día 29, cada una de las aproximadamente ochenta asambleas locales presentara tres puntos que se habían consensuado previamente antes de comenzar el debate propiamente dicho. Una cuestión sobre la que no se llegó a un acuerdo es la de si las asambleas locales debían decidir u opinar sobre la permanencia de la Acampada Sol, probablemente la decisión más acuciante en este momento.


El 15M de Madrid decide asumir los riesgos y permanecer acampado en Sol

La asamblea opta por prolongar la acampada a pesar de las reticencias de varias comisiones

Sol se siente un referente internacional y los problemas del campamento se ven como secundarios

Juan Luis Sánchez, Periodismo Humano 30/5/2011

A las cinco de la tarde comenzaba a pocos metros de la Puerta del Sol una pequeña pero importante asamblea para el 15M: los portavoces de las decenas de comisiones que dan forma al movimiento en Madrid se reunían para consensuar una postura común sobre si había o no que desmantelar la acampada que ha cumplido este domingo dos semanas de vida. Esa propuesta sería llevada a las ocho de la tarde a la asamblea general para ser debatida.

A las ocho menos cuarto la negociación seguía abierta, aunque se asumía una idea: la acampada no es sostenible y hay que buscar una fórmula alternativa de continuidad antes de que algún incidente o un desalojo policial arrebaten el control de la situación a los acampados.

Porque riesgos y problemas, existen, según los propios acampados: de seguridad de las personas y de las instalaciones, de salubridad, de imagen. Y de convivencia: “aquí trabajamos unos y disfrutan otros”, decía una portavoz. “Hay gente que viene solo a acampar y a comer gratis que no tiene nada que ver con el movimiento y que no aparecen en las comisiones”, comentaba otro. Desde hace días, y es algo aprobado en la asamblea general, se pide sin mucho éxito a los acampados que desmonten sus tiendas de día para facilitar el trabajo y las reuniones. “La acampada nos ha dado mucho, pero ahora puede empezar a debilitarnos“, diría otra persona después.

La mayoría de las comisiones en esta reunión previa coincidían en que “hay que dejar de dormir aquí” y en conservar una zona para el trabajo de comisiones, para la reflexión y como referencia icónica. Alguien con un teléfono en la mano, interrumpe la reunión: “nos ofrecen un barracón para instalarlo en la plaza”.

Pero las decisiones del movimiento 15M se toman por consenso, no por mayoría –es decir, que con que una persona bloquee cualquier iniciativa, ésta debe ser debatida hasta que alguien ceda– y los términos de la propuesta se han ido matizando hasta llegar a un texto con estilo de comunicado más que de propuesta:

No nos vamos, el movimiento continúa. Reestructuraremos el campamento porque somos responsables. Los grupos de trabajo y comisiones siguen trabajando en el espacio público. Hoy empezamos a iniciar el proceso de reestructuración. Cada grupo de trabajo comenzará a partir de hoy a pensar un plan de trabajo para proponer cómo tiene que ser el proceso”.

Ese texto, medido a modo de comunicado más que de propuesta, ha resultado ambiguo para parte de la asamblea y tendría que ser aclarado, releído y revisado varias veces, haciendo hincapié en los riesgos para que quedara claro su significado. Más o menos este: que quieren desmontar el campamento ahora que pueden para poder seguir haciendo asambleas en esta plaza y en los barrios sin problemas; que no tienen día de salida ni qué se va a dejar exactamente en la plaza, pero que debe empezarse cuanto antes.

Pero una cosa es el ambiente de trabajo de las comisiones, y sus consejos, y otra el clima colectivo de las miles de personas que han acudido a la asamblea de las ocho de la tarde. Personas que ven cómo cientos de manifestantes “han tomado la plaza de la Bastilla“. Cómo en Atenas se concentran decenas de miles. Cómo Barcelona “ha reconquistado” la Plaça de Catalunya. Cómo más de cien barrios y pueblos de Madrid han celebrado su asamblea este sábado. Sol se siente un referente internacional y ante eso los riesgos logísticos o invisibles son “problemas locales”, en palabras de uno de los intervenientes.

Dentro de esos problemas ’secundarios’ está también el riesgo de desalojo policial. En un último gesto, la comisión de asuntos legales ha informado de que la Policía Nacional, con quienes mantienen un contacto desde hace días por mandato de la asamblea, les ha comunicado que “a partir del martes rompe la interlocución con nosotros”. La asamblea ha respondido coreando “no tenemos miedo”.

Así que tras cuatro horas de debate, el movimiento 15M ha decidido mantener la acampada, aunque supeditando la permanencia a cuestiones de seguridad, salubridad y convivencia que las diferentes comisiones tendrán que valorar a partir de mañana para determinar si tienen arreglo. En el tramo final de la sesión, se ha intentado consensuar cuándo se realizaría esa valoración en una nueva asamblea general, pero el cansancio y la necesidad de terminar a las doce de la noche para no molestar a los vecinos de Sol han impedido que se concrete ningún plazo.

Font: http://periodismohumano.com/sociedad/el-15m-de-madrid-decide-asumir-los-riesgos-y-permanecer-acampado-en-sol.html

+ Info:

Fotos, Videos i text: Desalojos de las acampadas de Barcelona y Lleida. Videos, fotografías y crónicas del desalojo de las acampadas de Barcelona y Lleida para, supuestamente, "mantener la higiene". Miles de ciudadanos han vuelto a ocupar la Plaza de Catalunya. 27.05.2011 · Patricia Simón

Crónica urgente desde Plaza Catalunya. Raúl Camargo. Crónica realizada a partir de las declaraciones desde la Plaza Catalunya de Josep María Antentas y Josep Cruelles

Comunicado de Izquierda Anticapitalista ante el brutal desalojo policial de la Acampada de Barcelona

La plaça Catalunya reocupada i plena de gom a gom. El moviment de protesta creix
divendres. 27 de maig de 2011

Los detenidos del 15-M: "Los policías dijeron: ’Podríamos tirarlos por la ventana, que son unos rojos de mierda" Este es el duro comunicado oficial de los manifestantes arrestados tras la manifestación del pasado domingo en Madrid. Por Ana G. Moreno y Verónica Román

Los primeros 40 de Sol


Cinco intelectuales analizan significado y perspectivas del 15-M

Cinco intelectuales han accedido a la solicitud de La pupila insomne de comentar la actual situación en la península ibérica y sus perspectivas.

Ángeles Diez, Carlo Frabetti, Carlos Fernández Liria, Santiago Alba y Pascual Serrano no son "todólogos" que opinan desde una torre de cristal, sino personas que con una sólida obra intelectual practican un compromiso activo con las causas populares en todo el mundo, de ahí el valor de sus apreciaciones, avaladas además por su presencia en el lugar de los hechos.

Una grave crisis de legitimidad. Ángeles Diez.

El sistema político español acumula desde hace años una grave crisis de legitimidad. El punto de partida de esta crisis está en el proceso de Transición que, en vez de enlazar con la democracia “asesinada” con la guerra civil, da continuidad a una parte importante del franquismo. En el momento de la Transición la izquierda social (movimientos de barrios, bases sindicales, bases de los partidos de izquierda, cristianos de base, movimientos nacionalistas…) cede, hace concesiones, se repliega o se va a sus casas. Todo ello para evitar una nueva confrontación civil. Al cabo de los años la “democracia española” no evoluciona hacia un sistema de mayor participación, de profundización de los derechos políticos y sociales, ni consigue una separación real de poderes ni disuelve la estructura de poder franquista -sólo lo consigue en parte en el ejército, pero no así en la judicatura, ni en la jefatura del Estado, ni en la iglesia-. El aparato franquista y las bases sociales franquistas continúan teniendo un gran poder e influencia política.

La alternancia en el poder del PSOE y el PP ha cerrado el espectro político bloqueando la posibilidad de una democracia real -o por lo menos sin las servidumbres al franquismo-. El PSOE ha tenido la tarea de desmantelar el sistema productivo a instancias de los requerimientos europeos (reconversión industrial en los 80, desmantelamiento de los sectores públicos…). Cuando la crisis económica se expande se ha agitado el fantasma del franquismo y el PP ha tomado el relevo para avisarnos de que “todo puede ser peor”, es decir, que puede haber menos modales y más represión.

Esta situación se ha prolongado hasta ahora con un punto de inflexión: la crisis económica se ha agudizado y la mayor parte de la población joven y adulta no hemos vivido el franquismo ni sufrimos la Transición. Se ha llegado pues a un punto de saturación.

El domingo había un cartel en la plaza que decía “yo voté por Sol”. Las venticinco mil personas que desafiaron la legalidad el sábado en la Puerta del Sol, las miles de personas que pacíficamente se resistieron ayer en la Plaza de Cataluña han introducido una variable independiente en la vida política: hay una parte cada vez más numerosa de la población que ha perdido el miedo y que quiere un cambio real.

Ya podemos hablar de un gran triunfo social. Carlo Frabetti .

Aunque es pronto para hacer un pronóstico político en el sentido estricto del término, creo que ya podemos hablar de un gran triunfo social. Decía Marx que el resultado más importante de una movilización es la manera en que transforma a quienes participan en ella. Y después de la movilización del 15-M, muchos jóvenes -y no tan jóvenes- no serán los mismos de antes. La confluencia de una serie de circunstancias ha permitido que los logros de anteriores experiencias (movimiento okupa, protesta contra la invasión de Iraq, foros sociales), potenciados por los medios alternativos y las redes sociales, alcanzaran un claro punto de inflexión (o de de ebullición) y dieran paso a una situación cualitativamente distinta y llena de posibilidades. La famosa conversión de la cantidad en calidad. Y viceversa.

Veremos muchas Puertas del Sol. Carlos Fernández Liria.

Soy de la opinión de que la crisis actual es una fase más de otra crisis que viene de lejos. Desde los años setenta del siglo pasado, el capitalismo no ha cesado de buscar la manera de contrarrestrar el callejón sin salida de su sistema productivo: un sistema obligado a crecer y acumular, en un planeta finito, en el que se van agotando los recursos energéticos y las materias primas. El capitalismo no puede mantener su tasa de ganancia más que acelerando el proceso. Para ello, comenzó en los años ochenta una revolución contra las clases más pobres del planeta, al tiempo que se iniciaba el proceso para desmantelar el Estado del Bienestar y proletarizar a las clases medias. Luego vino la huida hacia adelante del capital financiero y lo que Naomi Klein ha llamado "el capitalismo del desastre". El capitalismo no es que ya no se pueda permitir el Estado del Bienestar, es que ya no se puede permitir, ni siquiera, una sociedad que se pueda llamar tal. Funciona mejor en condiciones de desastre social generalizado, por ejemplo en Iraq. Lo que Galbraight llamó la revolución de los ricos contra los pobres lleva camino de devastar el planeta desde el punto de vista social y ecológico. Estamos al borde de un abismo, pero la única solución capitalista a los problemas del capitalismo es más capitalismo, es decir, acelerar el proceso que nos precipitará en un desastre humano sin precedentes. Se dice pronto: tras un millón de años de existencia, el ser humano, en cuatrocientos años de capitalismo, está a punto de reventar el planeta. El capitalismo ha sido apenas un parpadeo, un abrir y cerrar de ojos, pero está resultando fatalmente suicida.

En fin, lo que está ocurriendo en España es un capítulo cualquiera de este panorama. Vamos a ver muchas Puertas del Sol, muchas Qasbas, muchas Plazas Tahrir en lo que se avecina. Los pueblos presentarán batalla, resistirán a esta locura, a esta canallada.

Y esta es mi valoración de la spanish revolution y del resultado de las elecciones. Todo viene a demostrar que se han invertido los términos: los antisistema de la Puerta del Sol son en realidad conservadores, entre otras cosas porque quieren conservar el planeta. También quieren conservar el sentido común, la dignidad, la sensatez, la prudencia. Los que han votado al PP masivamente en las elecciones, en cambio, son los partidarios de la revolución neoliberal, la más cruel, la más destructiva y la más radical que jamás se ha producido en la historia. Hay que pararles los pies, detener esta insensatez, este delirio. Cada vez hay más gente que lo comprende así. Y por eso, pienso que después del verano se comproborá que la llamada “spanish revolution” no ha hecho más que comenzar.

La "repolitización" es una revolución. Santiago Alba Rico.

Creo que básicamente habría que tratar de responder a tres preguntas:

¿El movimiento 15-M, ¿es una revolución?

Obviamente no lo es: ni ha transformado el sistema ni ha derrocado un gobierno; ni siquiera ha producido una verdadera confrontación. Y sin embargo, hay contextos históricos en los que el único cambio al que se puede aspirar -y es enorme- es al muy sencillo e inesperado de que ocurra algo. Un milagro es simplemente un hecho que se produce, no contra las leyes de la naturaleza, sino contra las expectativas de la gente y, en este caso, contra la no-esperanza de la gente. El hecho de que no sean la derecha ni la Iglesia las que tomen las calles, como venía ocurriendo en los últimos años, el hecho de que “demócratas salvajes” se apoderen de las plazas y las conviertan en centros de alfabetización política, es un suceso tan pequeño en sí mismo, tan grande en su contexto, que podemos decir de un modo muy preciso que es la casi-nada en la que empieza -o puede empezar- todo. Y desde el punto de vista subjetivo hay algo muy sintomático: no es una revolución pero sus protagonistas hablan públicamente de revolución, un término confinado en los libros de historia y en el lenguaje publicitario. La repolitización es una revolución; así lo viven los manifestantes. Y los nombres también introducen cambios, al menos a nivel de la conciencia.

¿El movimiento 15-M es de izquierdas?

Sólo potencialmente. Como ocurre en el mundo árabe con las fuerzas izquierdistas e islamistas, este movimiento coge un poco a contrapié a todo el mundo. Que no es de izquierdas lo demuestra el hecho de que a nivel electoral ha perjudicado menos al PP que al PSOE y ha beneficiado a UPyD, un partido autoritario y ultranacionalista, con un discurso democratico muy populista, pero completamente vacío de contenido económico y social. También la fuerte represión -y autocensura- de la terminología política, la insistencia en el consenso, el caracter festivo-autorreferencial dominante en asambleas de composición abigarrada que buscan a toda costa evitar la confrontación (con el sistema al que han desafiado y desafían).

¿El movimiento 15-M, ¿debe ser apoyado desde la izquierda?

Sin duda. Es una ocasión única, inesperada, felicísima. Porque todo lo dicho en el punto anterior es menos relevante que el hecho de que las calles se han convertido en escuelas; la espontaneidad se ha organizado enseguida en comisiones de trabajo muy serias y muy activas donde todo ese capital de militancia y conocimiento acumulado por la izquierda en las peores condiciones encuentra ahora un auditorio de desconocidos dispuesto a escuchar y aprender. Lo que el movimiento 15-M ha puesto en marcha es un gigantesco proceso de aprendizaje político y organizativo que ahora habrá que radicalizar. Las bases están dadas: pues la reivindicación de democracia real choca objetivamente, no con fraudes, manipulaciones o mentiras (o no sólo) sino con una estructura económica que desactiva el carácter democrático de las instituciones al mismo tiempo que produce efectos sociales y laborales devastadores. La intuición ya está presente: la idea de que el enemigo de la democracia es el capitalismo. Desmarcarse de todo eso, en las condiciones en que la izquierda anticapitalista se encuentra en estos momentos, minoritaria y casi vencida, sería un grave error. Todo esto no ha hecho más que empezar y tenemos que empezar con ellos; uno no elige las ocasiones, se presentan históricamente en un formato construido a partir de malestares, errores y hasta alucinaciones. Este movimiento es una ocasión; no la que hubiéramos querido nosotros sino la que la combinación de trabajo, azar y descontento nos ofrece. Si el agua de pronto se convierte en vino, contra todas las previsiones, no pidamos además que sea de Rioja; alegrémonos y pongámonos a trabajar para mejorar la cosecha.

Indignarse no basta. Pascual Serrano.

Las protestas que se han desarrollado en España el 15 de mayo suponen un punto de inflexión en la que considero una impresionante capacidad de los ciudadanos españoles para soportar agresiones sociales. Por tanto son algo muy positivo, sin embargo sólo muestran la indignación. Es verdad que no es poco, pero, como ha señalado Pietro Ingrao a Stephane Hessel, indignarse no basta. Hay que organizarse, combatir con un plan preconcebido y adecuado y mantener la lucha durante el tiempo necesario. Ninguna de estas cuestiones están suficientemente avanzadas, si bien la fase necesaria e impresindible de indignación se acaba de mostrar.

Cuando Franco intentó dar un golpe de Estado en 1936, los españoles no sólo se indignaron, se movilizaron y se enfrentaron. Los indignados deben ahora proponer vías de resolución de sus demandas, no valen las cartas a los reyes magos que cuelgan en las paredes. Deben identificar y abatir a las fuerzas que se oponen a que se cumplan sus justas reclamaciones. Deben establecer formas de organización operativas operativas. Deben mantener la unidad y deben prepararse para una lucha larga. Nadie les ha dicho que sea fácil, sólo es imprescindible para sobrevivir con dignidad.

Font: la pupila insomne

+ Info:

El futuro del movimiento 15-M. Carlos Taibo

Organizar la indignación. Marcos Roitman Rosenmann. Rebelión 5/6/2011

¿Hay “Sol” al final del túnel? Construyendo brechas en la Europa del “ajuste estructural”. Miguel Romero

Reflexiones acerca del 15-M. Toni Negri

El movimiento 15M: la politización de la indignación en España. Iñigo Errejón

Paro juvenil, protesta social y austeridad fiscal neoliberal en España. Entrevista a Antoni Domènech


A la mateixa secció:


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?


El capitalismo es poder, no economía (Abdullah Öcalan)


Elecciones Francia, Poutou: “Votar por el NPA para dar confianza al conjunto de los explotados”


Anticapitalismo y nueva izquierda


Francia: La intervención del anticapitalista Poutou (NPA) provocó un giro en el debate presidencial


Italia: Crisis y escisión del Partido Democrático (PD), orígenes y consecuencias…


[VÍDEO] Conversa entre Gala Pin (BComú) i Gabriela Serra (CUP)


França: Si no som nosaltres, qui?


Francia: Encuentro con Philippe Poutou, candidato presidencial del NPA


Podem davant de si mateix

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com