contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dilluns 14 de març de 2011 | Manuel
Japón: Emergencia en todas las centrales que tocó el tsunami


L’organització japones de la quarta internacional no té, a hores d’ara, notícies d’alguns militants de la quarta internacional residents a les ciutats costaneres castigades pel tsunami.

NOTA DE PRENSA DE ECOLOGISTAS EN ACCIÓN DEL PAÍS VALENCIÀ

15 de marzo de 2011

ANTE EL DESASTRE NUCLEAR EN JAPÓN LOS ECOLOGISTAS CONVOCAN UNA CONCENTRACIÓN DELANTE DE LA SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO EN ALICANTE EN SOLIDARIDAD CON LAS VÍCTIMAS DEL TERREMOTO Y EXIGIENDO EL CIERRE DE LAS CENTRALES NUCLEARES EN ESPAÑA

El terremoto y posterior tsunami del 11 de marzo ha provocado miles de muertos y diversas explosiones e incendios, con liberaciones masivas de radiactividad debido al accidente nuclear que ha tenido lugar en varias centrales nucleares de Fukushima-Daiichi. Han sido evacuadas más de 200.000 personas en un radio de 20 km alrededor de ese complejo nuclear y la situación que se vive ahora es de absoluto descontrol, temiéndose las fusiones de varios núcleos de los reactores y la liberación masiva de radiactividad. Hay que recordad que las centrales 1, 2 y 3 han sufrido explosiones y la central nº 4 un incendio con liberación de radiactividad. Se teme además por la integridad de las piscinas de almacenamiento del combustible gastado, pues la temperatura está subiendo peligrosamente. El personal de esas plantas ha sido evacuado debido al alto nivel de radiactividad y las pocas personas que quedan luchan desesperadamente para intentar controlar la situación y refrigerar los reactores para evita un nuevo Chernobyl.

Ecologistas en Acción convoca para el próximo día 17 de marzo, jueves una concentración delante de la Subdelegación del Gobierno en Alicante, en la Plaza de la Muntanyeta, a las 19.30 h en solidaridad con las víctimas y exigiendo al Gobierno Zapatero el abandono de esta peligrosa fuente de energía y el cierre de las centrales nucleares españolas, empezando por la de Garoña y sin olvidar la de Cofrentes, que ha solicitado la continuación de la autorización, que caduca en pocos días, 10 años más hasta marzo de 2021. En esa fecha la antigüedad de la central sería de 37 años, por encima de la vida útil de diseño de esa central.

CONCENTRACIÓN ALACANT: PLAZA DE LA MUNTANYETA, SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO
DÍA: 17 DE MARZO, A LAS 19.30 H

SOLIDARIDAD CON LAS VÍCTIMAS DEL TERREMOTO EN JAPÓN Y POR EL ABANDONO DE LA ENERGÍA NUCLEAR

La radiación alcanza la metrópoli de Tokio
Una explosión en el reactor 2 de Fukushima daña el núcleo y obliga a huir a 750 trabajadores de la central. Dos incendios se declaran en el reactor 4 y desaparecen dos empleados
. Público 16/3/2011

En directo:crece el temor al desastre nuclear tras otra explosión y varios incendios en la central de Fukushima Público 15/3/2011

En directo: Nueva explosión en Fukushima. Día cuatro tras el terremoto y el tsunami en Japón. Público 14/3/2011

19.37 (Público 14/3/2011) El presidente de la Autoridad de Seguridad Nuclear francesa, André-Claude Lacoste, ha avisado de que el accidente nuclear en Japón es peor de lo previsto. A su juicio, podría clasificarse en un nivel entre 5 y 6 de una escala de 1 a 7. Estaría al nivel, por tanto, del de Three Miles Island, de 1979.

Three Mile Island accident

MikeA 14-03-2011 09:21 (Público 14/3/2011)

El panorama es el siguiente: 1) Un reactor nuclear no se para como el motor de un coche cuando se quita la llave 2) Si falla la electricidad como ocurrió, hay que usar medios de emergencia para refrigerarlo 3) Los medios de emergencia, las bombas de gas-oil, no pueden encontrarse, como en este caso, en un sótano que ha sido anegado por confiar en que los muros de la central frenarían cualquier tsunami. 4) La reserva de baterías eléctricas no ha servido de nada, pues se ha agotado inmediatamente 5) La decisión confirmada de inundar con agua de mar es extrema, pues inutiliza completamente el reactor por corrosión: su destino seguro es el desmantelamiento 6) Las vasijas exteriores que han volado por los aires están diseñadas para hacerlo al objeto de liberar la presión de vapor que se está produciendo 7) Meter agua de mar es cada vez más difícil, pues la presión en el reactor es muy alta (seguro que los manómetros ya no son fiables) y esta presión se opone a la inyección de agua y cualquier otra materia 8) Es mur probable que que PARTE de las barras de control y el propio combustible hayan sido expuestos al aire en la cámara favoreciendo su derretimiento (su fusión que nada tiene que ver con la "fusión nuclear"). 9) Hay que buscar y medir concentraciones de Cesio 137 y Yodo 121 para tener una perspectiva clara de en qué medida los núcleos han sido expuestos 10) No hay duda de que este episodio no se va a arreglar mañana, ni en una semana, ni en un mes 11) Esperemos que los técnicos de General Electric USA (el fabricante original de los reactores) hayan corrido montones de simulaciones sobre una situación como esta y tengan soluciones más allá de esperar al desastre.


Sebastián defiende que el parque español es "joven y seguro"

(...) ninguna autoridad de los países donde se han producido accidentes nucleares admitió con antelación que las centrales no eran seguras. O, dicho de otra manera, está comprobado que las nucleares son seguras… hasta que dejan de serlo. Manuel Seco, Público, 14/3/2011

El verdadero negocio atómico

Ignacio Escolar, Público 14/3/2011

Sólo hay un coche en el mundo que funcione con energía atómica: el DeLorean que conducía Michael J. Fox en Regreso al Futuro. Al margen de las películas, la inmensa mayoría de los automóviles ruedan con gasoil o con gasolina. Por eso defender que la escalada en el precio del petróleo se arregla con más centrales nucleares es un argumento tramposo, por mucho que lo repitan aquellos pensadores independientes, como Felipe González o José María Aznar, que están a sueldo de compañías eléctricas con intereses atómicos, como Gas Natural o Endesa. El lobby nuclear español, siempre tan generoso con nuestros expresidentes, está estos días de luto. La pesadilla japonesa ha complicado una campaña cuyo objetivo no pasa por construir nuevas nucleares. El negocio que buscan es otro: seguir explotando los viejos reactores, ya amortizados, más allá de sus márgenes de seguridad; más allá de los 40 años para los que fueron diseñados.

Contra lo que algunos repiten, la moratoria nuclear que aprobó Felipe en 1984 ya no está vigente en España. Aquella ley tan rentable para las eléctricas –aún hoy seguimos pagando la moratoria en la factura de la luz– terminó en 1997. Cualquiera podría construir hoy una nuclear en España, si es que tuviese las ganas y el dinero. A pesar de esas infinitas ventajas económicas que nos venden sus defensores, nadie ha pedido permiso. ¿La razón? Que una nueva nuclear española sólo sería rentable si estuviese subvencionada. Y eso que esta energía, en su balance, no se hace cargo de todas las facturas. No pagan por su futuro: por los costes de la gestión milenaria de sus peligrosos residuos, que se quedan de herencia por los siglos de los siglos. Tampoco pagan por su presente: por esos riesgos tan evidentes hoy en Japón. ¿Serían rentables las nucleares si tuviesen que contratar un seguro que cubriese las terribles consecuencias de un posible accidente?


Explota un segundo reactor en la central Fukushima 1 de Japón, hay 7 desaparecidos. Las autoridades anuncian problemas en un tercer reactor de la central y decretan el estado de emergencia nuclear también en la planta de Onagawa. Rebelión 14/3/2011

Emergencia en todas las centrales que tocó el tsunami

El primer ministro japonés dice que es la peor crisis desde la II Guerra Mundial. La población huye en masa de la región de las centrales nucleares dañadas

DAVID BRUNAT Público 14/03/2011

Nunca antes se habían juntado dos catástrofes tan brutales en un mismo espacio y tiempo. El viernes fue el terremoto de 9 grados de magnitud y el posterior tsunami que devastó el noreste de Japón. Ayer, la confirmación de que las mismas áreas azotadas por el temblor y la lengua de agua están ahora en serio peligro de sufrir una nube radiactiva porque todas las centrales nucleares alcanzadas por el tsunami están en situación de emergencia.

La seguridad de millones de personas está en manos de los ingenieros, que trabajan a contrarreloj para evitar que los sistemas de refrigeración de dos reactores nucleares de Fukushima no se vengan abajo y se produzca una explosión similar a la de Chernóbil.

"La situación actual, con el terremoto, el tsunami y las plantas nucleares es con diferencia la crisis más grave de los últimos 65 años, desde la II Guerra Mundial", proclamó ayer el primer ministro japonés, Naoto Kan. "Que los japoneses seamos capaces de superar esta crisis dependerá de cada uno de nosotros. Yo estoy convencido de que podemos rehacernos si nos mantenemos unidos".

Todo dependerá de lo que ocurra en las próximas horas con la serie de fallos en cadena que sufrieron ayer los reactores nucleares. "No sabemos qué podemos hacer" para solucionar los problemas de refrigeración que sufren los reactores, confirmó el ministro portavoz, Yukio Edano, quien también se encargó de transmitir un mensaje de forma tajante: "Lo que está pasando no tiene nada que ver con Chernóbil".

La mitad de los 600.000 desplazados duerme en tiendas de campaña

La cifra oficial de muertos era a última hora de la noche de 1.596 y la de desaparecidos, 1.085. Pero la Policía de la provincia de Miyagi confirmó que hay más de 10.000 fallecidos sólo en su provincia. Hasta 600.000 personas han sido desplazadas en el país, unas 310.000 de ellas duermen en refugios y tiendas de campaña, y un número indeterminado sigue atrapado bajo los escombros a la espera de ser rescatado, con cada vez menos tiempo para lograr sobrevivir. Los enormes desperfectos en las carreteras del extremo norte siguen dificultando las tareas de rescate.

El Gobierno trata por todos los medios de evitar que cunda el pánico entre la población, consciente de que eso agravaría aún más las cosas, y para eso es importante desactivar del imaginario colectivo la espantosa imagen de Chernóbil. Tan a fondo se está aplicando Tokio en mantener un cierto estado de calma ayer -insistió en que la radiación está bajo control- que la población empieza ya a no creer sus informes y a sospechar que el peligro de fuga nuclear es mucho más elevado de lo que les quieren hacer creer.

La situación tomó aires de máxima gravedad durante la noche de ayer, cuando la Agencia Internacional de la Energía Atómica confirmó el estado de emergencia en la planta de Onagawa, justo al sur de la ciudad de Sendai, después de recibir un aviso del Gobierno japonés. En menos de una hora, una nueva planta, la de Tokai, en la provincia de Ibaraki, a unos 120 kilómetros de Tokio, reportaba también problemas en su reactor. Ambas se unían a Fukushima, cuyo reactor número 3 estaba en peligro de sufrir una explosión en su edificio exterior, obligando a los ingenieros a soltar pequeñas cantidades de gases radiactivos.

Pronto la agencia nuclear japonesa indicó que la planta de Tokai funcionaba correctamente, mientras la empresa Tohoku Electric Power, propietaria de Onagawa, aseguró que los niveles altos de radiación detectados se debían a la fuga de otra planta en una provincia distinta, presumiblemente la de Fukushima.

Hasta en Tokio se ha recomendado a la gente cubrirse y cerrar las ventanas

Hoy, la atención seguirá centrada en ese reactor 3 de Fukushima, aunque algunos informes apuntaban a que ha habido escapes de plutonio en el reactor 1, cuyo edificio sufrió una explosión el sábado. Más de 210.000 personas han sido ya evacuadas de los alrededores y se han extendido los tratamientos con yodo para evitar el cáncer de tiroides. Tal es el estado de alarma, que incluso en Tokio, a 270 kilómetros de Fukushima, las autoridades han recomendado a la población cubrirse todo lo posible y mantener las ventanas cerradas. De momento, hay diez víctimas por radiación confirmadas, aunque la realidad podría ser muy superior.

Ante esta situación, miles de personas han empezado a dirigirse rumbo al sur para alejarse de una posible fuga nuclear. Incluso en Tokio y otras ciudades aparentemente bien resguardadas hubo escenas de gente huyendo. Las embajadas francesa y suiza, por su parte, recomendaron a sus ciudadanos abandonar Japón si no tienennada muy importante que hacer en el país.

Sin productos básicos

Al riesgo de fuga radiactiva se añade la escasez de electricidad, alimentos, agua potable y gasolina en la mitad norte de Japón. Van ya tres días desde el terremoto y los productos más básicos se han convertido en artículos de lujo para millones de personas. En las carreteras muchos conductores se quedaron ayer sin combustible y algunos ofrecían cientos de euros a quien les procurara un simple bidón. Los atascos siguen siendo la tónica desde el terremoto. Las autopistas cortadas, muchas de ellas arterias de comunicación entre la zona devastada y el resto del país, están provocando el actual caos circulatorio. Además, el Ejército y la Policía han cortado varias rutas alternativas y sólo dan acceso a los equipos de emergencia.

También en términos económicos el tsunami ha resultado devastador para Japón, quien ya transitaba por una crisis. El Banco de Japón anunció ayer una inyección de liquidez en su sistema bancario a partir de esta misma mañana. Se espera que el ente regulador ponga en circulación al menos un billón de yenes (8.700 millones de euros) para su uso a corto plazo.


¿Qué ocurriría en el caso de una fusión del núcleo en la central de Fukushima?

El Consejo de Seguridad Nuclear considera que ya se ha producido una fusión parcial del núcleo

PÚBLICO.ES/ AGENCIAS Madrid 13/03/2011

La directora de Seguridad del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Isabel Mellado, ha explicado que, si se funde el núcleo de alguno de los dos reactores de la central japonesa de Fukushima, "todo el material radiactivo saldrá a la atmósfera" y se producirá "una enorme nube radiactiva".

Así lo ha indicado esta responsable de CSN, que desde ayer tiene reunidos a todos sus técnicos y directivos en su sala de emergencias para hacer un seguimiento del accidente nuclear ocurrido en Japón debido al terremoto y maremoto que sufrió este país el viernes.

Mellado ha asegurado que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha confirmado al CSN que ya se ha producido la fusión parcial de los núcleos de los reactores 1 y 3 de la central nuclear, donde la falta de agua ha dejado al descubierto el combustible que los alimenta.

También ha señalado que la situación en la central de Fukushima es "precaria" y que "no está confirmado hasta que punto puede ser eficaz inyectar agua del mar", como están intentado el Gobierno japonés, "en tanto que no es agua pura", y sería "la primera vez" que se inyecta a un reactor agua directa del mar.

Mellado ha comparado el recinto de contención de los reactores accidentados con "una olla a presión", en tanto que la falta de refrigeración está provocando "una enorme acumulación de calor y gases".

En caso de que la refrigeración no llegué al reactor o no sea efectiva, la directora de Seguridad Nuclear ha indicado que "todo el material radiactivo saldrá a la atmósfera y quedaría expuesto a dispersarse en el entorno".

Mellado ha opinado, además, que el accidente de la central de Fukushima es "muy parecido" al que sufrió en 1979 la planta de Harrisburg, en Pensilvania (Estados Unidos), y que está considerado el accidente nuclear civil más grave hasta el momento tras el de Chernóbil.

Alarma global

Varios medios, como Scientific Amenrican analizan los riesgos de una posible fusión nuclear en la central de Fukushima.

El tipo de alarma que está pasando en Japón es conocida como ’Station Blackout’. Significa una pérdida de energía en la corriente alterna y el consecuente fallo de energía en los generadores de diesel". Según los expertos, esta clase de accidentes "se consideran extremadamente improbables, pero el ’Station Blackout’ ha sido uno de las grandes preocupaciones durante décadas".


Riesgo de explosión en un segundo reactor de la central nuclear de Fukushima en Japón

Rebelión 13/3/2011

Según las últimas informaciones facilitadas por la Réseau "Sortir du nucléaire" los reactores 1 y 3 de la central nuclear de Fukushima I habrían entrado en fusión. Tras la explosión del primero de ellos en el día de ayer, se teme que el segundo pueda seguir sus pasos.

Tras el fallo en los sistemas de refrigeración las barras de combustible, que miden 3,71 metros (1), estarían prácticamente al descubierto. Según la agencia Kyodonews los niveles de radioactividad medidos en la provincia de Miyagi (a 80 km. de las centrales de Fukushima) se hallan a un nivel 400 veces superior a las cifras normales. (2)

Todos los datos apuntan hacia una fusión en el núcleo del reactor 3, lo que ocasionaría su explosión. El agravante es que este reactor funciona con un combustible denominado MOX (3), derivado del plutonio y altamente peligroso, que entra en fusión con mayor facilidad que los combustibles clásicos. La toxicidad de este radioelemento es tan elevada que basta inhalar una sola partícula del mismo para desarrollar un cáncer de pulmón. (4)

Pero la catástrofe podría adquirir peores dimensiones ya que la agencia meteorológica japonesa ha anunciado importantes réplicas sísmicas para los próximos días.

Unas 170 mil personas ya han sido evacuadas de emergencia en un radio de 20 kilómetros en torno a Fukushima I, y de igual forma se procedió con otras 30 mil personas en los diez kilómetros en torno a Fukushima II, informó la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial (NISA) japonesa.

Más de 140 mil personas han sido evacuadas de los alrededores de las centrales nucleares de Fukushima ante el peligro de su explosión

Gobiernos y medios occidentales minimizan la catástrofe nuclear en Japón

Rebelión/Réseau ’Sortir du nucléaire’

TEPCO pide al gobierno que declare el estado de emergencia

Los grandes medios de comunicación y los gobiernos occidentales están tratando de maquillar y ocultar las informaciones sobre la que es, sin duda, una de las mayores catástrofes nucleares ocurridas. Según los datos ofrecidos por la agencia de seguridad nuclear japonesa, los daños causados por el terremoto en la central nuclear de Fukushima han sido catalogados como un accidente de nivel cuatro en una escala de siete, lo que le sitúa por detrás de los sucesos de Chernobil y Three Mile Island. Pero la situación nuclear en Japón es gravísima: 11 centrales están detenidas, 5 reactores tienen problemas graves de refrigeración y se multiplican los riesgos de una explosión nuclear. Más de 140.000 personas han sido evacuadas.

A la explosión ocurrida a las 16.00 hora local (07.00 GMT) de ayer, después de una sacudida en la que se derrumbaron el techo y las paredes que albergaban el reactor, siguieron varias réplicas del terremoto que afectó a Japón el viernes.

Tanto el gobierno de Japón como la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) intentaron minimizar la magnitud de la tragedia. En rueda de prensa, el ministro portavoz de Japón, Yukio Edano, manifestó que la explosión no fue en el reactor, que se debió a una reacción química entre hidrógeno y oxígeno y aseguró que no se había generado una fuga radiactiva importante e, incluso, que había bajado el nivel de radiactividad en la zona.

Con respecto a la orden de evacuación, en un radio de veinte kilómetros en torno a la central, Edano insistió en que se trataba de una medida de "prevención" puesto que no había un riesgo específico.

La AIEA por su parte informó de que las autoridades trataban de verificar, tras la deflagración, las condiciones en que había quedado el reactor, que aparentemente no había sufrido daños.

Ese fue el mensaje tranquilizador difundido por los grandes medios de prensa y los gobiernos occidentales pese a que los efectos del accidente fueron clasificados en un nivel cuatro en una escala de siete. En esta escala, el accidente de Three Mile Island, en Pensilvania, en 1979, está valorado de nivel cinco, mientras que el desastre nuclear de Chernobil en 1986, el más grave de la historia de esta industria, representa un siete sobre siete.

Tras el seísmo el nivel de radiactividad en la planta 1 de Fukushima alcanzó hasta mil veces su nivel habitual en la sala de control de un reactor y hasta 70 veces su nivel cerca de la entrada principal de la central.

La realidad sin embargo es otra. Según la cadena local NHK a lo largo de la tarde noche de ayer los responsables de la central nuclear (la empresa Tokyo Electric Power Company -TEPCO-) habrían intentado inyectar agua de mar al reactor para refrigerarlo, pero las operaciones debieron ser suspendidas a causa de un nuevo temblor de tierra y el temor a un tsunami (1).
A esas horas más de 83.000 personas estaban siendo evacuadas de la zona en un radio de 10 km alrededor de las centrales Fukushima 1 y Fukushima 2 (2). En estas dos plantas siete reactores fueron detenidos de urgencia para tratar de evitar la fuga de vapor radiactivo y disminuir la temperatura y la presión de la central nuclear (3). TEPCO anunció que sólo 1 de los 4 reactores detenidos en la central Fukushima 2 estaba en parada fría (4). Según la empresa, el nivel de agua era muy bajo en el reactor 2 de Fukushima 1 y la presión muy alta en los reactores 2 y 3. (5).

Solicitud de estado de emergencia

A la 1.00 h. de la madrugada (hora local) TEPCO advirtió de que el reactor 3 estaba siendo insuficientemente refrigerado al no poder hacer llegar agua a la vasija del reactor para su refrigeración y solicitó al gobierno la declaración del estado de emergencia. "Todas las funciones para mantener el nivel de refrigeración están averiadas", aseguró un portavoz de la empresa. (6)

En esos momentos, según la AIEA, alrededor de 140.000 personas estaban siendo evacuadas en un radio mayor de las dos centrales nucleares y se les estaba suministrando yodo para evitar la formación de cánceres. Sin embargo Asahi TV reportó informes según los cuales residentes locales habrían sido diagnosticados con envenenamiento por radiación. Al menos 190 personas podrían estar afectadas. Muchos de los residentes de la zona de evacuación o con muestras de exposición a la radiación fueron separados del resto. (7)

Tras la alerta de TEPCO, la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón admitió que estaba teniendo lugar una fusión parcial en el corazón del reactor nuclear número 1 (Fukushima 1), y que otros 3 tenían problemas de temperatura (reactores 1, 2 y 4 de Fukushima 2). (8)

Fuentes:

(1) NHK a las 17h35 del 12.03.11 http://www.tepco.co.jp/en/press/corp-com/release/11031231-e.html

(2) http://edition.cnn.com/2011/WORLD/asiapcf/03/12/japan.nuclear/

(3) http://www.tepco.co.jp/en/press/corp-com/release/11031233-e.html

(4) http://www.tepco.co.jp/en/press/corp-com/release/11031233-e.html

(5) http://www.tepco.co.jp/en/press/corp-com/release/11031229-e.html

(6) http://groupes.sortirdunucleaire.org/blogs/alerte-nucleaire-au-japon-apres-un/article/reacteur-3-en-panne-de-systeme-de

(7) http://www.beyondnuclear.org/home/2011/3/12/people-around-fukushima-reactor-suffering-radiation-poisonin.html

(8) http://groupes.sortirdunucleaire.org/blogs/alerte-nucleaire-au-japon-apres-un/article/4-autres-reacteurs-presentent-des


A la mateixa secció:


La política forestal y el deterioro climático, factores clave en los incendios de Galicia, Asturias, León y Portugal


Ciclones, cambio climático y especulación inmobiliaria: el caso Harvey


Antropoceno, capitalismo fósil, capitalismo verde, ecosocialismo: ¿Dónde está la salida?


La Conselleria de Mediambient incumple sus propios programas de inspección


Cambio Climático. La Tierra arde: sequías, desertificación, hambre, migraciones


Juicio popular al proyecto Castor


Trump denuncia el acuerdo de París sobre el cambio climático: ¿Qué esperabas?


Perdent el tren: el Pla d’Acció Territorial de la Infraestructura Verda del Litoral.


Iberdrola vol construir un magatzem de residus a la central nuclear amb més incidències de l’Estat


La plaça de bous de València torna a escoltar el clam animalista: ‘Falles sense sang’.

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com