contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
divendres 11 de febrer de 2011 | Manuel
Congrés NPA febrer 2011: Cròniques des de París

Josep Maria Antentas, Judith Carreras, Stéphane Alliès (Mediapart) / Viento Sur

Un congreso para constatar un bloqueo

Stéphane Alliès (Mediapart), VS 17/02/2011

"A veces, los congresos interesan sobre todo a quienes se empeñan en decirse y repetirse que no están de acuerdo. Pues bueno, éste es el caso". Con las manos en los bolsillos, y a la puerta de la gran sala de plenarios que habrá frecuentado poco, Olivier Besancenot se toma las cosas con filosofía y aparentando tranquilidad, esta tarde noche del sábado, en medio de un primer congreso que ve a su partido enfrentarse con su primer bloqueo interno de importancia. Este fin de semana en Montreuil, el NPA no ha sabido, como se temía, superar sus divisiones. Y a la salida, cuando la reunión congresual había ya sido dos veces retrasada desde el pasado noviembre, se sabe tanto como al comienzo de la semana, es decir, poco.

"No es un congreso de revolución, sino de consolidación. Es preciso que esto pase, pero lo esencial es verdaderamente volverse hacia el exterior. Desde hace dos años, los sectores luchadores, activos, se están organizando, y nosotros chocamos con nuestros límites organizativos. La sangre nueva sigue en retirada, y seguirá así si permanecemos obnubilados por el debate interno", confía Besancenot.

Sin mayoría, el NPA está este domingo por la noche dividido entre tres corrientes. De un lado, una mayoría que proviene de la dirección saliente (la "P1" por "Posición 1"), alrededor del 42%, muy dividida en su seno. De la otra, dos minorías cercanas al 30%: una "identitaria" (la "P2") y "revolucionaria", la otra "unitaria" en favor de discusiones con el Frente de Izquierdas (la "P3"). Poco antes, Pierre-François Grond, miembro de la dirección saliente hoy sólo con mayoría relativa, suspiraba con ironía: "Este congreso, habría que haberlo suprimido. Felizmente que ha habido lo de Túnez y Egipto para volvernos a dar perspectivas..." Pero el éxito del mitin de solidaridad con la ribera sur del Mediterráneo, organizado el viernes por la tarde, y la calidad conservada de Olivier Besancenot en la tribuna, no han bastado para ocultar las tensiones entre los anticapitalistas.

En efecto, al margen de la solidaridad con las luchas árabes y sus efectos en Francia, raros han sido los puntos de acuerdo en un partido fundado a bombo y platillo hace dos años, y que ha perdido desde entonces cerca de un tercio de sus miembros (hoy estimados entre 4.500 y 6.000). Y como se temía, el debate sobre el laicismo y el feminismo (emprendido con el asunto del “pañuelo” de una candidata en las últimas elecciones regionales) ha hecho devanarse los sesos y ha opuesto los puntos de vista de las diversas tradiciones y culturas del partido, proveniente de la ex-LCR, y al que se sumaron otras militancias sindicales y de los barrios populares.

¿Ausencia de mayoría, abandonos y Besancenot candidato?

A quienes les gusta glosar sobre el "cerrojo trotskista" del NPA les va a costar entenderlo. Hoy, el nuevo partido anticapitalista no tiene ya línea mayoritaria, y las tres posiciones más importantes que lo componen (la "P1", la "P2" y la "P3") han campado cada cual con sus orientaciones todo el fin de semana; aunque ha sido finalmente elegida una dirección proporcional a los votos obtenidos por cada posición, ningún consenso ha podido emerger. "Se ha repetido la forma de hacer de la Liga, lamenta Fred Borras, un miembro de la dirección saliente. Seguro que es democrático, pero no deja de mostrar ciertos límites".

Al final, cada una de las posiciones ha lanzado su propio "llamamiento", incluso si ha habido mociones que han recogido amplia mayoría, sobre "Egipto y Túnez" o sobre "las respuestas a la crisis". Ningún acuerdo pues sobre la estrategia de cara a las elecciones de 2012, ni a favor del Frente de Izquierdas y de Jean-Luc Melenchon, ni hacia una candidatura social de reagrupamiento. "Hay que ser lúcido, una candidatura social fuera de la del NPA, es algo que no existe, estima Gaël, uno de los representantes de la ‘P2’. No hay hoy un Elie Domota [dirigente de las luchas que tuvieron lugar en Guadalupe en el año 2009] o un Charles Piaget [dirigente de la lucha de la fábrica de relojes Lip en 1973. Fue candidato presidencial de un conjunto de organizaciones de la izquierda “alternativa en 1974]…".

En su opinión, "está bien que el debate sea vivo y que una dirección pueda quedar en minoría. Yo, que vengo del PCF, puedo deciros que eso es algo valioso. Es un hecho que no hay acuerdo sobre la estrategia de alianzas electorales. Pero lo esencial, es que tenemos todos la misma interpretación del proceso revolucionario, que ha conocido un nuevo aliento recientemente".

Inconveniente de este bloqueo, las impaciencias amenazan cada vez más. El partido sigue sin tener nuevo portavoz (incluso si una comisión sigue reflexionando sobre este compromiso anunciado… cuando la creación del NPA). Y han sido anunciados nuevos abandonos de la organización entre los representantes de la "P3" miembros del Consejo Político Nacional CPN (el “parlamento” del NPA), dos acercándose al Partido de Izquierdas (PG) de Mélenchon (como la militante “antiprecariedad” Leïla Chaibi), otros cinco o seis deseando unirse a lo que sería la "cuarta fuerza" del Frente de Izquierdas (alrededor en particular de la corriente Fase de Clementine Autain), al lado del PCF, del PG y de Izquierda Unitaria (corriente constituida por antiguos minoritarios de la LCR). Otros se han quedado pero, disgustados, han decidido no seguir participando en el CPN, como Omar Slauti, antiguo cabeza de lista en las europeas en Île-de France, y del que por un tiempo se pensó que podía convertirse en el portavoz del NPA.

Sin embargo, si se cree a varios responsables del NPA tras el mitin egipto-tunecino del viernes, se puede retener una enseñanza de este congreso: Besancenot no ha estado nunca tan cercano a una nueva candidatura para las presidenciales. "Cuando se es tan bueno en la tribuna, envía indirectamente un signo para 2012", quiere creer Pierre-François Grond. En lugar de una decisión tomada por el interesado, tanto los cercanos a "Olivier" como los "históricos" de la LCR parecen más bien querer impulsar la profecía que se autorrealiza. Dicho en claro: el portavoz actual del NPA no tiene otra opción que ser de nuevo candidato, tras 2002 y 2007, si quiere salvar la unidad de su partido y darle perspectivas.

"Buzz", como algunos le denominan en el NPA, se contenta por el momento con afirmar que hará "oír su voz" en el debate para 2012, pero se anima mucho más con "las campañas internacionalistas que hay que llevar a cabo desde mañana, por ejemplo contra las empresas cómplices de las dictaduras del otro lado del Mediterráneo, tipo Orange o Carrefour, o contra las ayudas policiales del estado francés a las policías autoritarias… En este momento, y disfruto de este hermoso empuje de la historia, ¡es el mundo árabe el que nos muestra el camino!".

Pero por el momento, el "aliento árabe" no logra limar las divisiones internas encontradas por el anticapitalismo sobre su implantación en los barrios populares, y los debates que no ha dejado de provocar de nuevo, sobre las cuestiones del laicismo y feminidad.

"¡Algunos aquí usan las mismas palabras que Finkielkraut o Bernard Henry Lévi (BHL)!"

Como se temía, la cuestión del laicismo y del feminismo ha puesto el partido al borde de la explosión, un año después del "debate del pañuelo" y de la candidata Ilham Mussaid en las regionales y dos meses después de la dimisión colectiva del "comité barrio popular" del NPA de Avignon [del que formaba parte Ilham] (noticia revelada por Mediapart). Encima, el voto militante sobre el asunto "incomprensible desde el exterior, pero también desde el interior", según las propias palabras de Besancenot, ha dado lugar a una enorme disputa sobre la interpretación de sus resultados.

En efecto, los resultados parecían ser interpretados por cada uno de los protagonistas como una victoria de su propio campo. Hay que decir que se enfrentaban tres posiciones: la de las "feministas intransigentes" alrededor de los históricos de la LCR y sus herederos; la de los "marselleses", compuesta de cinco mociones, que planteaban un compromiso en los barrios que no rechazara las mujeres con velo (así como lo hacen hoy en las Bouches-du-Rhône), finalmente la del comité de Avignon que defiende la puesta en primer plano de la lucha contra la islamofobia, pero que no fue defendida en los debates internos, debido a la dimisíón de su representantes. Aunque el punto de vista "feminista sin concesiones" ha logrado una mayoría de los votos (55,4%) el de los "marselleses", por otra parte enmendada por una corriente "neofeminista" más abierta sobre el laicismo, ha logrado el 75,8% de los votos, mientras que "el texto avignonés" no recogía más que el 27,7% de los votos.

Punto principal de discordia: la posibilidad de ser candidata por el NPA para una mujer con “pañuelo”, cuando la posibilidad de ser creyente y militante del NPA ha sido reconocida por todos, y las condiciones de aceptación por la dirección del partido en caso de "candidatura que plantee problemas" (sea una mayoría simple del CPN o sea un voto por 2/3).

Resultado: un lío insoluble, y el sentimiento de un debate sin posibilidades de ser zanjado. El sábado por la mañana en la tribuna, Adil se ha pasado en sus afirmaciones, dando el tono de la intensidad de las tensiones que siguen incubadas en el debate. Educador en Istres, ha defendido en el micro "la posición de Avignon", aunque defiende el texto de los "marselleses". Al micro, ha agitado a la asistencia, sin cortarse un pelo:

"¡Hay un integrismo laicista de baja estofa en el partido que me agobia! (…) Algunos aquí utilizan las mismas palabras que Finkielkraut o BHL! (…) Estoy quizá ciego, no tengo quizá vuestro gran espíritu (…) pero ¿creéis que en Túnez o en Palestina, no tienen convicciones religiosas? Es muy bonito aplaudir la revolución en Egipto con una camiseta Che Guevara, pero la realidad es que somos incapaces de abrir este partido. Tranquilos, me gusta más militar con un militante de Emaus que con una especie de saudita (…) y el límite para mí es ver el rostro de la persona con la que hablo (…) Pero, ¿creéis francamente que somos suficientes para luchar contra el capitalismo hoy?".

"Esperar que este debate se supere por sí mismo…"

La mañana de discusiones en comisión, el sábado, ha mostrado la amplitud del peso y la continuidad de un debate interminable sobre la cuestión del pañuelo, o las opiniones que no parecen poder evolucionar un milímetro. Símbolo de la divergencia, una mujer de una sesentena de años explicando que "en la independencia de Argelia, las mujeres podían al fin quitarse el pañuelo", respondiendo a un joven que recordaba que "para algunas mujeres tunecinas, la caída de Ben Ali ha permitido reencontrar la libertad de llevar el pañuelo, lo que no les ha impedido manifestarse al lado de mujeres con minifalda".

Para Nicolas Johsua, uno de los responsables "marselleses", "Egipto y Túnez están solucionando el problema. Se ha visto aquí: los musulmanes integristas de la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia (UOIF), se han quedado en su casa al comienzo de las movilizaciones de apoyo, luego han venido de forma discreta. Por tanto hay que esperar que este debate se supere por sí mismo…".

A la llegada, ha sido sometido un texto de consenso, reconociendo el carácter diverso según los contextos que puede revestir el uso del pañuelo, pero señalando sin embargo la divergencia casi insuperable sobre la posibilidad de una representación electoral del NPA por una mujer que lleve el pañuelo. Después de que la dirección (entre la cual se encuentran las responsables "feministas históricas") se haya encontrado en minoría el domingo en un debate a puerta cerrada descrito como "tumultuoso" por varios participantes, un acuerdo ha sido finalmente encontrado… para que sean los militantes los que decidan de nuevo.

Una "conferencia nacional" (especie de referéndum militante) será convocada próximamente para decidir más claramente puntos que no consiguen aún lograr consenso (la representación y las prerrogativas del CPN para zanjar el debate). "Es muy complicado y sigue siendo doloroso entre nosotros, pero sin embargo hay que reconocer que avanza. Hace dos años, nunca hubiera creído que podría realizarse este debate en la LCR", juzga una partidaria de un laicismo abierto en el seno del NPA.

Signo suplementario de la apertura a los barrios populares en el tumulto de un fin de congreso conflictivo, el voto por los delegados de una moción que permita el diálogo local con el Partido de los Indígenas de la República y el Foro Social de los barrios populares, y la posibilidad, según el modelo de las "reuniones no mixtas" en la "comisión mujer", de reunirse entre habitantes de los citados barrios en el seno de la "comisión barrio popular". "Sin los profesores y quienes dan lecciones sin frecuentar concretamente la realidad de las barriadas, explica Fahima Laidudi, militante tulonesa del NPA. Esto va a permitir reencontrarnos entre nosotros cuando se nota condescendencia. Es una buena señal enviada por el congreso, pues había a veces un poco hartazgo de encontrarse en un marco en el que se reviven los mismos reflejos contra los que se lucha fuera del partido".

Podría parecer ya muerto, pero el NPA sigue moviéndose.

14/02/2011

www.mediapart.fr

Traducción: Alberto Nadal para VIENTO SUR

Terminó el primer congreso del NPA

Josep Maria Antentas i Judith Carreras, Desde París
VS web, 14/02/2011

Terminó ya el primer congreso del NPA, con una tercera y última jornada dedicada esencialmente a las votaciones de textos y resoluciones.

El día empezó con la votación de los documentos sobre “religión, emancipación y feminismo”, una cuestión controvertida en el NPA y en la izquierda francesa (ver la crónica de la segunda jornada “Segundo día del congreso del NPA”). Fruto del trabajo conjunto de las diversas sensibilidades del partido se aprobó ampliamente (71%) una moción que afirma la importancia de la defensa de la laicidad, la lucha contra la islamofobia y la concepción de las creencias religiosas como algo perteneciente a las convicciones privadas de las y los militantes. La cuestión más controvertida del debate es sobre la posibilidad de que militantes con símbolos religiosos visibles (como el velo) puedan representar públicamente al partido. La posición aprobada (aunque con pocos apoyos, un 39%) admite esta posibilidad y afirma que en caso que esto generase conflicto (como sucedió por ejemplo con la candidatura de Ilham Moussaid en el departamento de Vaucluse) serán los órganos nacionales quienes decidirán sobre el asunto. Ante los resultados obtenidos, se constató también que es un tema sobre el que es necesario seguir discutiendo y por ello se aprobó realizar más adelante una conferencia nacional específica.

Después siguió la aprobación de un documento sobre “Nuestras respuestas a la crisis” que obtuvo un 66% de los votos, donde se analiza la naturaleza de la presente crisis y las principales tareas para la izquierda anticapitalista. En él se señala como la crisis actual es también “una crisis de civilización. La satisfacción de las necesidades humanas y sociales (sanidad, educación, tiempo libre de calidad...) es incompatible con la competencia y la búsqueda de la rentabilidad financiera que implica el productivismo capitalista (...). El capitalismo se ha mostrado incapaz de afrontar, en beneficio de la mayoría de la población, la crisis ecológica planetaria que ha generado.”

La aprobación del documento sobre las “respuestas a la crisis” completó así los debates y votaciones sobre “orientación y construcción” que habían tenido lugar el día antes. En este punto la estrategia del NPA se basa en impulsar la movilización social contra Sarkoky, en la estela del fuerte movimiento de lucha contra la reforma de las pensiones del pasado otoño. Si la necesidad de fomentar la movilización social y de ser un partido volcado en las luchas es algo evidente para todas las y los afiliados del NPA (aunque lógicamente haya opiniones variadas sobre el balance del movimiento de otoño y de cómo había que intervenir en él), existen orientaciones diversas sobre cómo construir una alternativa de izquierdas a la izquierda del Partido Socialista y, en particular, sobre la táctica electoral que debe seguir la organización y la relación que deber tener con el Frente de Izquierdas (formado por el PCF y el Partido de Izquierdas de Mélenchon).

Sobre esta cuestión no hubo una mayoría clara, y de hecho conviven todo el abanico posible de posiciones. La resolución aprobada (con el 42%) afirma la necesidad de construir una izquierda “basada en la independencia estricta del Partido Socialista”, aunque sin definir la orientación del NPA para las elecciones presidenciales de 2012, cuestión que será dirimida en una conferencia en junio.

Finalmente, se aprobó por unanimidad una moción de solidaridad con las revoluciones en marcha en Túnez y Egipto, cuya presencia a sobrevolado todo el congreso. En ella se afirma que: “El empuje de la revolución es un nuevo espaldarazo para oponerse a pagar la factura de su crisis, para la lucha contra la emancipación de la mujeres y la lucha para construir la unidad de las y los explotados y oprimidos, más allá de sus orígenes y de las fronteras, para un mundo igualitario, ecosocialista, despojado del productivismo capitalista, y para el socialismo del siglo XXI”. Eso esperamos....


Segundo día del congreso del NPA

Josep Maria Antentas i Judith Carreras, Desde París, VS, sección: web 13/02/2011

El día empezó con el esperado debate sobre “Religión, emancipación y feminismo” una cuestión controvertida que ha sido objeto de importantes discusiones dentro del NPA desde la polémica suscitada por la presencia en la pasadas elecciones locales y regionales de una candidata en sus filas, Ilham Moussaid, con velo. Un debate de actualidad internacional que viene marcado por la doble ofensiva conservadora xenófoba e islamófoba y antifeminista que recorre toda la Unión Europea. Sin embargo, la cuestión del velo en Francia adquiere una especificidad particular y ha generado amplias controversias, a menudo poco comprensibles y aún menos extrapolables, en el seno de todas las familias de la izquierda (por cierto, para el/la lectora interesada en adentrarse en el contexto político cultural de estos debates en la Francia actual, una buena forma de empezar es la lectura de la obra Fragmentos Descreídos de Daniel Bensaïd publicado hace poco en castellano por Icaria Editorial).

Varias han sido las propuestas sometidas a discusión sobre estas cuestiones, que atañen al papel de la religión y el laicismo en un proyecto anticapitalista, al de las mujeres con velo en el seno de una organización anticapitalista, al significado y las razones que explican por qué una mujer lleva velo, y las relaciones entre un partido anticapitalista como el NPA y los inmigrantes de origen árabe de los barrios populares. Las votaciones sobre las resoluciones sometidas a discusión tendrán lugar el último día del congreso, pero, sin duda los debates sobre la cuestión van a proseguir en el futuro.

El otro gran tema de discusión de este segundo día fue la orientación política a tomar para el próximo período, debate iniciado en la primera jornada. Si hay una amplia coincidencia entre las y los miembros del partido en señalar la importancia de volcarse en las luchas sociales contra Sarkozy, existen distintas apreciaciones sobre cómo enfocar la táctica electoral, cómo construir una alternativa de izquierdas al Partido Socialista, y qué relación mantener con el Frente de Izquierdas.

Finalmente, en esta segunda jornada tuvo lugar también un encuentro entre las delegaciones extranjeras presentes. Más de 100 personas, de 42 organizaciones, entre ellas Izquierda Anticapitalista, de treinta países diferentes componen la nutrida representación internacional en el congreso. Destacan la presencia, por ejemplo, de varias organizaciones de Túnez o de Irak y de países lejanos como Indonesia, Australia o Corea del Sur. El encuentro sirvió para un intercambio de opiniones entre las organizaciones presentes, que explicaron los ejes de su actividad cotidiana y sus principales prioridades. La lucha contra los ajustes neoliberales, en sus distintas variantes, y la solidaridad con las revoluciones en Túnez y Egipto fueron ampliamente señalados como prioridades en el momento actual.

Las organizaciones presentes señalaron también la necesidad de reforzar la colaboración y coordinación internacional de las fuerzas anticapitalistas y de estar presentes en las próximas movilizaciones internacionales, como la jornada de solidaridad con Túnez y Egipto prevista para el 20 de marzo y lanzada desde el recién finalizado Foro Social Mundial de Dakar, o la próxima cumbre del G8/G20 en Francia. La importancia de la colaboración internacional quedó patente con las intervenciones de los representantes de Sinistra Crítica en Italia y el PPT de Polonia que explicaron como ambas formaciones habían ayudado a la coordinación de los trabajadores de FIAT en ambos países para hacer frente al chantaje de la empresa que forzó a los trabajadores de la fábrica de Pumigliano a aceptar en referéndum reducir sus condiciones de trabajo, bajo amenaza de trasladar la producción de un nuevo modelo de coche, FIAT Panda, a Polonia.

La reunión terminó con la aprobación de una declaración en apoyo a los procesos revolucionarios en Túnez y Egipto y a la necesidad de organizar la solidaridad internacional. La fuerza de los inesperados vientos que soplan en ambos países no sólo electrizan al mundo árabe sino que dan nuevas fuerzas a los y las activistas anticapitalistas del resto del mundo sobrados de derrotas y faltos de victorias.

“Una nueva era empieza” señalaba ayer Besancenot. Eso esperamos...

Josep Maria Antentas y Judith Carreras son militantes de Izquierda Anticapitalista. Antentas es miembro de la redacción de VIENTO SUR

+ Info: El velo (hiyab) de una mujer francesa de izquierdas. Tariq Alí i declaració del NPA, a www.anticapitalistes.net


Congreso NPA: Sin mayoría, el NPA se prepara para un primer congreso complicado

Stéphane Alliès (Mediapart)

Mayoría relativa, pero equilibrio inestable. Tras el voto de 3.550 militantes (de 6.000 reivindicados, pero no todos "al día en cotizaciones"), el NPA aborda su primer congreso, dos años después de su fundación, como una relativa incógnita. Si la dirección saliente alrededor de Oliver Besancenot llega en cabeza de votos militantes (con el 40,8%), va a tener que componer en el congreso de este fin de semana con otras dos orientaciones de peso casi similar: los "identitarios" (28,3%) partidarios de una línea más revolucionaria, y los "unitarios" (27,2%) defensores de un acercamiento al Frente de Izquierdas. Una última posición, que se podría calificar de anarco-sindicalista (la "P 4"), recoge el 3,4% de los votos.

"La principal inquietud para nosotros es la participación, bastante más débil que en la última consulta (en diciembre de 2009, con 4.500 votantes y "más de 8.000 afiliados" reivindicados), reconoce Pierre-François Grond, cercano a Besancenot. Esto muestra que seguimos hoy en un partido de varias velocidades, que tiene dificultades para integrar a todo el mundo en el colectivo, con niveles de compromiso militantes diferentes. Sin embargo, la posición de la mayoría de la dirección progresa en porcentaje y el texto de respuesta a la crisis es ampliamente mayoritario, lo que nos deja entrever una cierta estabilidad".

En 2009, el NPA tenía ya tres opiniones sobre la estrategia electoral a adoptar en las regionales. Esta vez, tiene algo mejor cogido el control (40,8% contra 36% entonces). Pero va sin embargo a tener que transigir si no quiere continuar nadando entre las aguas "identitarias" y las "unitarias". "Es bastante clásico, matiza Grond, la LCR funcionó mucho tiempo así. Todavía en 2006, la ’mayoría’ de la Liga no tenía más que el 48%…"

Representante en el consejo político nacional por la "P2", Gaël se felicita de la "vitalidad de la discusión y del debate en el seno del NPA, lo que está bien para un partido nuevo". Espera del congreso que "defina lo que vamos a decir y hacer en las luchas a partir del 14 de febrero, y no en 2012. Para ello, tendremos una conferencia en junio. Será demasiado pronto para hablar de un candidato". Estima que "lo que nos une ampliamente, es la voluntad de luchar y de dejar de agobiarnos. Si se añaden los contextos tunecino y egipcio, la cuestión de la revolución no ha estado jamás tan de actualidad, ¡bastante más en cualquier caso que saber si necesitamos a un Melenchon o un candidato del NPA para las presidenciales!"

¿Qué voluntad unitaria?

Representante de la corriente minoritaria Convergencia&alternativa (que ha apoyado la "P3"), Danielle Obono estima que "la dirección saliente es en parte sancionada por su balance global, y no sólo desde el punto de vista electoral. El NPA mantiene una capacidad de movilización no despreciable, pero no es EL partido de las luchas, y no ha logrado ser decisivo en una victoria social".

En su opinión, los resultados traducen "una cierta división que perdura, consecuencia de las ideas vagas y de formulaciones imprecisas. El partido funciona sobre la marcha desde hace un año al menos". Y pregunta a la dirección, antes del congreso: "Hay que elegir un contenido y una orientación claras, que serían aplicadas hasta el final. Detener el zig-zag entre la ’P2’ y la ’P3’. En eso, ¡es necesaria una señal!". Ella y sus camaradas minoritarios esperan llegar a convencer a los delegados, en los debates del congreso, que hay que buscar un acercamiento al Frente de Izquierdas.

Más mesurado, el antiguo candidato a las europeas Omar Salouti (que ha pasado progresivamente de la dirección a la ’P3’) se dice "optimista" para el congreso: "Corríamos el riesgo de un enfrentamiento. Finalmente, vamos sencillamente a tener una dirección que va a tener que optar entre dos líneas de igual legitimidad, sin que ningún debate estratégico quede tampoco zanjado, pues un acontecimiento social puede resurgir en cualquier momento". Y, en su opinión, los signos enviados por Besancenot "no son tan negativos".

En una entrevista dada el lunes a Libération, el portavoz (que no ha decidido aún si dejaba su puesto a la salida del congreso) plantea "proponer federar las fuerzas anticapitalistas que se activan en el seno del movimiento social, y trabajar por una candidatura de reagrupamiento". A la vez que rechaza a Jean-Luc Mélenchon ("Lo que nos propone es una adhesión, no la unidad").

Mélenchon y el Partido de Izquierdas han aprovechado, a pesar de todo, la ocasión de reagrupamiento anticapitalista, enviando una "Carta al NPA" este martes por la tarde. En ella se escribe en particular: "Esperamos que confirmaréis verdaderamente la voluntad para que podamos abrir las discusiones. Pero seamos claros entre nosotros: esta apertura debe ser una verdadera apertura y no un pretexto para preparar un nuevo rechazo después de los de las europeas y las regionales. No puede ir acompañada de la exclusión por principio de una candidatura o de un tipo de candidatura que de facto equivaldría a evitar toda candidatura de reagrupamiento sin decirlo".

Los "unitarios" del NPA esperan por su parte "salir del congreso con una respuesta a esta carta", sin estar seguros de lograr convencer a la mayoría. Podría ocurrir que un llamamiento a "una candidatura de la izquierda social o altermundialista" hiciera la función de punto de equilibrio.

Feminismo y laicismo, luego a puerta cerrada

Otra cuestión que podría agitar el congreso este fin de semana es la resolución sobre "religión, feminismo y laicismo"; hay que tener en cuenta que quienes defienden una de las mociones presentadas, llamados "de Avignon" (entre quienes está la candidata con velo de las últimas regionales Ilham Moussaïd), han abandonado recientemente de forma provisional el NPA. Objeto de vivas discusiones internas, que atraviesan a todas las tendencias y generaciones del partido, el debate debería sobre todo tener lugar sobre "la cuestión de la representación". En claro: ¿puede ser candidata una militante musulmana y con velo que tuviera un discurso claro sobre el laicismo y los derechos de las mujeres?

Según más de la mitad de los votos escrutados, el resultado de las votaciones daría una mayoría a la moción de las "feministas históricas intransigentes", pero una mayor aún a las enmiendas sometidas por "los marselleses", planteando un poco de apertura, y particularmente la aceptación de la representación política para las mujeres con velo, con algunas condiciones.

La cuestión, que todos esperan consensual pero que más aún temen conflictiva, tendrá lugar el segundo día del congreso, el sábado por la mañana. Luego, los votos y la elección de la dirección se harán a puerta cerrada. Contrariamente al congreso de fundación, en el que todas las sesiones plenarias eran abiertas a la prensa. "Es un momento en que es preciso que todo el mundo pueda decir lo que tiene ganas de decir", explica Pierre-François Grond, que espera "un congreso de salida de crisis". Esperando no soportar el domingo una “crisis de salida” del congreso.

9/02/2011

http://www.mediapart.fr

Traducción: Alberto Nadal para VIENTO SUR


A la mateixa secció:


El “momento populista”: Chantal Mouffe: la “postdemocracia” y la izquierda


El Kurdistán libertario nos atañe


Entrevista con Eric Toussaint: Para mantener una línea de cambios profundos, es fundamental la autoorganización de la población y la presión popular sobre los gobiernos


Mélenchon, Francia Insumisa, populismo


Catalunya: ¿De comunes a eurocomunes?


1917-2017. Repensar la revolución


Euskal Herría: Asamblea de EH Bildu, las formaciones se comprometen a "pasar de ser una coalición a un sujeto político"


Per una perspectiva radical a Europa. Pròleg del llibre ’Sobiranies: una proposta contra el capitalisme’ (Espai Fàbrica, 2017)


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?


El capitalismo es poder, no economía (Abdullah Öcalan)

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com