contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimarts 23 de novembre de 2010 | Manuel
Entrevista a uno de los miembros de Tortuga que participó en la Acción Directa Noviolenta, contra la cumbre de la OTAN en Lisboa

M. Pomares, Diario Información 22/11/2010

Los dos ilicitanos antimilitaristas detenidos el sábado en Lisboa durante las protestas contra la cumbre de la OTAN fueron puestos en libertad en la madrugada de ayer. Adrián Vaíllo, de 26 años, e Isidro Prieto, de 29, ambos miembros del Grupo Antimilitarista Tortuga de Elche fueron liberados tras prestar declaración ante el fiscal. En este sentido, como indicó Adrián Vaíllo, de momento sólo hay una acusación policial por desobediencia a la autoridad y obstrucción de la vía pública.

De esta forma, será el Ministerio Fiscal del país luso el que determine ahora si se abre un proceso contra los detenidos en la jornada del sábado, en cuyo caso se les podría imponer desde una multa hasta un año de cárcel, según explicó otro de los miembros del Grupo Antimilitarista Tortuga, Francisco Muñoz.

Adrián Vaíllo explicaba ayer que la detención se produjo poco después de comenzar lo que denominó "acción directa no violenta", en una zona próxima a la sede de la cumbre de la OTAN que se clausuraba el sábado en Lisboa. "Algunos de los activistas estábamos en esos momentos atados entre nosotros por los tobillos con cadenas y candados, cuando de pronto apareció la Policía portuguesa. Nosotros mantuvimos en todo momento una actitud pasiva, no tratamos de escapar, pero tampoco opusimos resistencia, y comenzaron a arrastrarnos por el suelo para retirarnos de la calzada. De hecho, yo salí bien parado, pero algunos compañeros se hicieron daño e incluso Isidro acabó con los pantalones destrozados", relató el ilicitano.

Además, indicó que "la Policía estaba muy desorientada, no sabía cómo actuar con nosotros, quizás porque no hay tradición de desobediencia civil y de acciones directas no violentas". Una vez en los calabozos, les retiraron las pertenencias personales y fueron trasladados a unas pequeñas celdas, en la que, "en función del momento, podíamos haber cuatro personas o llegar a las nueve, aunque nos comunicábamos por el pasillo con el resto de compañeros que se encontraban en otras celdas", señaló el joven. Vaíllo precisó que "en Portugal, si no presentan cargos, puedes estar retenido un máximo de seis horas, y, en caso de que haya cargos, hasta 48.

Sin embargo, a nosotros no nos dijeron nada, ni siquiera nos leyeron nuestros derechos, hasta pasadas más de diez horas en el calabozo". Durante su estancia en prisión, confesó que "estaba relativamente tranquilo, aunque no es una situación cómoda. Cuando uno participa en este tipo de acciones, tiene que asumir riesgos, sabe a lo que viene y lo que te puede pasar. De hecho, uno siempre se tiene que poner en lo peor". No obstante, reconoció que "lo más desagradable es la sensación de cansancio, sobre todo cuando ya han pasado varias horas". Y es que Adrián ya se vio en una situación similar hace un tiempo, tras otra protesta, en aquella ocasión en Reino Unido.

El joven también reveló que "el trato hacia nosotros no fue muy bueno, y no porque nos faltaran al respeto ni nada parecido, sino porque no es muy normal que nos tengan diez horas sin informarnos de nada y en la incertidumbre. Sin duda, eso fue lo peor".

A últimas horas de la noche del sábado llegó el momento de declarar ante el fiscal. Para entonces, les pusieron un traductor. "Nos limitamos a identificarnos y no hicimos ninguna declaración sobre los cargos de los que se nos acusaba", concretó.

La de ayer, ya en libertad, fue una jornada más tranquila, aunque, como destacó entre risas, "hemos tenido la mala suerte de que no hemos podido aprovechar nuestro tiempo libre para hacer turismo".

En principio, estaba previsto que los jóvenes salieran de Portugal en la noche de ayer, y que lleguen a Elche esta tarde. Sin embargo, regresan con las mismas esperanzas e inquietudes: "Lo que hemos hecho es legítimamente correcto y estamos convencidos de ello. Por eso, vamos a seguir con nuestra lucha antiautoritaria y antiviolenta, aunque las consecuencias puedan ir más allá de una simple detención".

Diario Información


Kiko, uno de los antimilitaristas ilicitanos, cuenta su odisea con la policía portuguesa

Diario Información, 20/11/2010

Después de salir de Elche ayer a la una y media de la tarde, a las 22.25 horas salía desde Chamartín el tren hotel rumbo a Lisboa. Ya había
escuchado lo que les había pasado a los finlandeses; por eso traté de hacer la mochila sin ninguna camiseta ni nada perteneciente a los llamados grupos alternativos. Así con unos vaqueros, una camiseta lisa y una sudadera subo al tren. Nada más subir y arrancar el tren 3
policías nacionales se identifican y a 3 personas del vagón en el que estaba nos piden la documentación pertinente apuntándola en un papel,
avisando al revisor de que todo esto es por la cumbre que se celebrará en Lisboa.

Sin darle demasiada importancia, ya que no facilité ningún dato que pudiera relacionarme con la cumbre, y al no llevar absolutamente nada que
pudiera evidenciar que iba a hacer nada, me dispongo a pasar la noche lo mejor posible en un asiento del tren.

Conforme íbamos acercándonos a la frontera pasaban más a menudo los mismos policías, supongo que para comprobar si había alguien nuevo en el vagón. Llegamos a Valencia de Alcántara y esperamos cerca de una hora (es el último pueblo fronterizo con Portugal). A las 4 y media más o menos el tren vuelve a ponerse en marcha. Justo en la primera estación ya portuguesa apareció lo que parecía un inspector con 8 ó 9
gendarmes (armado alguno con escopeta de 2 cañones), y nos van sacando a quienes, según ellos, éramos una amenaza. (En ese momento no me imaginaba que no volvería y la chaqueta y el saco de dormir lo dejé en el asiento).

Nos sacan a 7 personas: 2 canadienses, 2 australianos, 2 ingleses y a mi, con todas las maletas y, tras un cacheo del cuerpo entero, nos van
metiendo uno a uno para registrar, de una manera no muy delicada, nuestros equipajes. Estaba tranquilo en ese momento pues hasta la última carta o cualquier cosa relacionada con alguna de las acciones preparadas para este fin de semana me las había dejado en Elche.

No fue suficiente; de repente vemos ante nuestras caras que el tren se va, y nos quedamos con los policías en la aduana.

Después de cerca de una hora, hasta que registran al último, y con bastante frio (hasta que nos metieron dentro de lo que parecía una
estación abandonada, ocupada por la policía para la ocasión), nos dicen que ahora nos llevarán en coches. Salimos 5 ó 6 coches sin saber dónde nos llevaban. Yo, en el coche, cansado de que no dijeran nada aparte de amenazas e intimidaciones, pregunté a ver dónde nos llevaban. Uno de los policías que iba en mi coche (en el que viajaba yo solo con 3 policías más) me contestó que a la frontera española.

Nos llevan a una zona de aduanas, en la que nos hacen firmar un papel que explícitamente dice: "O seu comportamento constitui uma ameaça real, actual e suficiente grave para: A ordem pública A segurança interna En virtude de: Estar referenciao peus autoridades espanholas como
activista anti-nato"

Ante la posibilidad de no firmar e informar que estaba en contra de esa medida su respuesta fue; "Ha sido la policía española la que nos ha
informado de que no os dejemos pasar, nosotros no hemos decidido nada y no firmar sólo llevaría a más tramites pero al mismo resultado".

Nos vuelven a meter, esta vez en un furgón y a nos llevan a las 6 y media de la mañana a la estación de Valencia de Alcántara de nuevo, y uno de los policías pregunta a la encargada de la estación en ese momento cuándo salía el próximo tren hacía Madrid. Ésta le contesta que a las 3:20 de la mañana del siguiente día (faltaban cerca de 20 horas). Aún así, el policía parece no darse cuenta y busca un poco más. Sus palabras textuales fueron "busca a la chica y pregunta por el siguiente tren". Nosotros no sabíamos que había hablado con la chica y yo era el único que hablaba castellano, así que fui a preguntarle a la chica encargada de la estación y me contó que ya se lo había dicho al policía incluyendo la cantidad de horas que teníamos que esperar para salir de allí. Nos dice que la estación de autobuses está a 4 km pero todavía es demasiado pronto para salir a la nacional andando.

Al poco tiempo aparecen otros 2 policías con el último chico que faltaba por llegar. Cuando le comento el problema, su respuesta es: "coger un
taxi, yo no puedo hacer nada, no es mi problema". (La encargada de la estación muy amablemente se ofreció a llevarnos aunque fueran los bultos, pero salía demasiado tarde). Con esa situación y a las 7, que ya empezaba a clarear, hemos comenzado a caminar hacia el
pueblo, por la nacional durante esos 4 kilómetros. Llegamos a la estación y a las 10 de esta mañana salía el último bus a Cáceres. Pagándolo de nuestro bolsillo, por supuesto, lo cogemos y sobre las 11 y media hemos llegado a la ciudad.

Me ha sorprendido la actuación, en el caso de que la policía portuguesa no mienta, de la policía española que es la que ha buscado y ha visto quienes "eran" los activistas anti-nato. A gente que no tenía antecedentes ni detenciones administrativas, les han puesto en el papel lo mismo que a mi (por lo que las referencias no se ya de dónde las han sacado).

Así y todo, en este camino, que aunque ha sido pesado, largo y frustrante (y aún no ha acabado), nos hemos hecho compañía y hemos trabado una bonita amistad.

Aquí va más o menos todo lo que ha pasado. Ahora estoy en Madrid. Supongo que pasaré la noche aquí para salir mañana por la mañana, pues ando bastante cansado como para coger otro autobús. Llevo casi 28 horas viajando de un lado para otro y me lo noto ahora mismo.


Acción Directa Noviolenta en Lisboa: hay varios antimilitaristas detenidos

Entre ellos dos del Grupo Tortuga

Sábado.20 de noviembre de 2010

Se ha bloqueado una importante avenida de la capital portuguesa

Acción Directa Noviolenta contra la cumbre de la OTAN en Lisboa y para pedir la disolución de la alianza militar. En estos minutos han sido detenidos y se les está trasladando a los juzgados un total de 25 antimilitaristas de distintos países, entre los que hay varios miembros de Alternativa Antimilitarista-MOC (cuatro de Bilbao, uno de Zaragoza, dos de Las Palmas y dos de Elche).

A las nueve de la mañana de hoy sábado 20 de noviembre un centenar de activistas antimilitaristas de diferentes estados europeos han irrumpido de forma sorpresiva en las proximidades de la cumbre y han conseguido cerrar al tráfico dos importantes arterias viales de la ciudad. En concreto se ha cortado la Avda. Infante Henrique en su confluencia con la Avda de Padua. Varios grupos de tres antimilitaristas cada uno, encadenados entre sí por los tobillos han cortado cinco carriles de las citadas dos avenidas. Y a continuación han quedado tumbados en el suelo. Una vez detenido por completo el tráfico otros tres activistas se han rociado con pintura roja simbolizando así la sangre inocente de personas empobrecidas que se vierte por causa de las numerosas agresiones bélicas de la OTAN en medio mundo.

Los 24 antimilitaristas que han participado activamente en el corte de tráfico proceden de la organización del estado español Alternativa Antimilitarista-MOC (cuatro de Bilbao, dos son ilicitanos del Grupo Tortuga, dos de Las Palmas y uno de Zaragoza). El resto pertenecen a OFOG (organización de Suecia), Bombspotting (Bélgica, “Non au M-51” (Francia), “Contra a Guerra Age” (Contra la Guerra Actúa, de Portugal), “Ritmos de Resistencia”, también portugués y "Liga Alemana de Resistentes a la Guerra" (Alemania).

En los alrededores de los citados había unos 60 activistas más (tres de Córdoba) que acompañaban la acción con tambores, cánticos y coreando consignas contra la OTAN. Se desplegó un pancarta en la que se podía leer: NATO GAME OVER: También participó una brigada de “Clown Army”.

En menos de un cuarto de hora la intersección se ha llenado de dotaciones de antidisturbios fuertemente armados, que sin mayores contemplaciones, a pesar de la situación de fragilidad por estar encadenados a los tobillos, y sin importarles la posibilidad de verse manchados por la pintura roja (lo que metafóricamente indica la connivencia de estas personas con los crímenes de la OTAN), han arrastrado a los 24 activistas hasta una zona cercana. Allí han acudido los bomberos a cortar las cadenas, y posteriormente han sido inmovilizados con bridas de plástico en las muñecas.

Finalmente han sido 25 los antimilitaristas detenidos por la policía. En este momento están siendo trasladados, parece, que a declarar en el juzgado.

Los antidisturbios también han desalojado al resto de manifestantes y han arrancado la pancarta desplegada.

Para tener información de primera mano se puede contactar con las personas presentes en este número de teléfono: 609 469 599

En breve enviaremos fotografías y continuaremos informando de todas las novedades que se vayan produciendo.

Alternativa Antimilitarista-MOC

Font:

Tortuga

+ Info:

Acción Directa Noviolenta en Lisboa: hay 45 antimilitaristas internacionales detenidos

Video a Tortuga

Crónica de un viaje frustrado a la cumbre de la OTAN en Lisboa y posterior concentración ante la embajada de Portugal. Redacción Corriente Alterna Madrid


A la mateixa secció:


El CETA destruirá puestos de trabajo (diga la Comisión Europea lo que diga)


Siria: El aventurerismo militar de Trump y sus implicaciones


Màxima tensió militar: què pot anar malament aquest dissabte a Corea?


Estados Unidos lanza la “madre de todas las bombas” sobre Afganistán


La Campaña No al TTIP, CETA TiSA convoca movilizaciones para el próximo sábado 21 de enero en más de veinte ciudades


Cuando creías que los acuerdos comerciales no podrían empeorar más, aparece Wall Street


Frente a la dictadura de la UE: ¿habéis dicho... "revolución"?


La Unión Europea supera la primera barrera en la ratificación del CETA


Paraísos fiscales y "secreto comercial": La impunidad de la gran delincuencia financiera


Profesoras/es de derecho de 24 países europeos firman declaración jurídica sobre la protección de inversiones en el TTIP y el CETA

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com