contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimarts 25 de novembre de 2003 | Jaime Pastor
Reflexiones después del Foro Social Europeo de París-Saint Denis

Un paso adelante en el camino hacia otra Europa


Más de 51.000 personas asistieron a 56 plenarios y alrededor de 250 seminarios y talleres, desarrollados en cuatro zonas diferentes de la región parisina, cuya organización era asegurada por el trabajo voluntario de cerca de 1.000 personas y con un servicio de traducción coordinado a través de la red Babel, respondiendo así a la convocatoria de este Foro como ámbito de encuentro, de diálogo transversal y, a veces, de confrontación. Si a esto añadimos la celebración previa de la Asamblea Europea de Mujeres, con cerca de 3.000 asistentes, el funcionamiento "con un pie dentro y otro fuera" del GLAD (la red "Globalización de las luchas y de las acciones de desobediencia") y sus iniciativas y acciones en coordinación con los "sin papeles", No Vox y otros colectivos, la intensa actividad en el centro de coordinación de medios alternativos que era el "Media-Lab" y, sobre todo, la manifestación alegre y festiva del sábado 15, con cerca de 100.000 manifestantes, es difícil negar el éxito de esta nueva cita del "movimiento de movimientos".

Esta valoración general no significa ignorar los problemas que han ido surgiendo o los retos más difíciles que tenemos por delante y que la Asamblea de movimientos del domingo 16 sólo ha empezado a abordar. Porque, pese a la explotación mediática del caso Tariq Ramadán, a las intenciones de instrumentalización o control político que pudiera haber por parte de sectores del Comité de iniciativa francés, a la dispersión debida a la distribución en cuatro zonas, al excesivo número de ponentes en los plenarios y al desigual resultado de tantos debates habidos, nada de eso ha podido impediir la sensación de fuerza colectiva vivida entre gente de tan diversos lugares reivindicando "una Europa de los derechos en un mundo sin guerra". Como decía un editorial del diario Le Monde (14 noviembre de 2003), "¿qué partido, en Francia, puede hoy pretender reunir durante varios días a unos 50.000 militantes, estudiosos y lúdicos al mismo tiempo, dispuestos a participar en centenares de conferencias o talleres, fiestas y espectáculos? ¿Qué partido sería capaz de asociar a esa manifestación a una pléyade de asociaciones, sindicatos, colectivos y redes, venidas no sólo de los cuatro puntos de Europa sino también del mundo entero? Ninguno, evidentemente". Es esa "novedad" la que ha llevado también a que la gran mayoría de los medios de comunicación franceses hayan prestado especial atención al Foro y que incluso el principal diario económico, Les Echos, haya dedicado un número especial de 24 páginas al movimiento justificándose diciendo que "su existencia se ha convertido en una realidad que el mundo económico no puede ya ignorar".

En efecto, el mero hecho de venir a escuchar y, en la medida de lo posible, intervenir en cualquiera de los plenarios, seminarios o talleres sobre los más diversos temas de la amplia agenda del Foro, es revelador de la búsqueda por tanta gente de otros espacios, distintos de los partidos y de las luchas internas por el poder, para "caminar preguntando" y poner en práctica un mestizaje entre las diversas sensibilidades y culturas en presencia. Esta vez, además, la presencia de jóvenes, migrantes y europeos del Este fue superior a la que hubo en Florencia y eso se pudo notar tanto en la cantidad de gente que tomaba notas de las intervenciones como en la preocupación que quienes venían de lejos tenían en contarnos sus experiencias. También se ha podido observar mayor presencia de sindicalistas, pese a que en vísperas del Foro se había celebrado uno de la CES, en el que no faltaron tampoco polémicas sobre la Constitución europea; esta vez, representantes de la CGIL y la FIOM italianas, de la CSC y la FGT belgas, además del G-10 francés (que agrupa a diversos sindicatos "minoritarios"), participaron en varios debates e incluso en la Asamblea del domingo. También la presencia de gente vasca, catalana, madrileña, asturiana, gallega y de otras zonas del Estado español ha sido mayor que en Florencia, ciudad que desde luego hemos recordado más de una vez con nostalgia en estos días.

En cuanto a los contenidos, es difícil tener una visión de conjunto de todo lo tratado, con mayor razón si hubiera que incluir el Foro de Autoridades Locales y el Foro Parlamentario, paralelos al FSE, o el Foro Social Libertario. Por mi experiencia personal y por la información proporcionada por colegas que participaron o asistieron a otros debates, no cabe duda que temas como la Constitución europea, los derechos sociales, la inmigración, la privatización de los recursos naturales, los servicios públicos y los "bienes comunes" en general, o la Guerra global, junto con los que tenían que ver con las perspectivas del movimiento después de Cancún o las relaciones entre partidos y movimiento, están entre los que concentraron el mayor interés. Afortunadamente, en la Asamblea del domingo pudimos escuchar breves resúmenes de las conclusiones de estos y otros debates, acompañados de propuestas de elaboración de alternativas y de movilización. Esperemos que la publicación de esas conclusiones ayude a una mejor difusión y, sobre todo, al desarrollo de redes de coordinación temáticas.

No obstante, el Llamamiento aprobado en la Asamblea del domingo (que no representa directamente al conjunto del Foro pero sí es la que lo promueve y reúne a muchos de sus sectores activos) ha permitido avanzar en la autodefinición del movimiento no sólo en su rechazo al neoliberalismo y a la guerra sino también a la Europa que se nos quiere imponer a través del actual proyecto de Constitución. Se trata sin duda de una toma de posición que no concluye en una fórmula de voto concreta para aquellos países en los que va a haber referendos pero que en cualquier caso deja claro que no podemos apoyar un proyecto que va en sentido contrario a lo que está proponiendo el movimiento. Es significativo que en Francia la mayoría de las organizaciones presentes en el Foro, desde asociaciones laicas y religiosas hasta la LCR, pasando por Attac, haya alcanzado un amplio consenso en ese pronunciamiento crítico, mientras que en países como el nuestro persista todavía un temor a denunciar ese proyecto por parte de fuerzas de izquierda como IU.

En balances ya publicados, como los de Pierre Khalfa y Josu Egireun, aparecen reflexiones que comparto tanto sobre los progresos logrados en este Foro como sobre la necesidad de mejorar en el funcionamiento democrático y participativo de la Asamblea de movimientos sociales o en el "formato" de los Foros. Poco más tengo que añadir a todo ello, salvo insistir en que en la región parisina hemos dado un paso adelante en la autolegitimación pública del movimiento, en la inclusión dentro de sus señas de identidad de la lucha por otra Europa, opuesta a la del proyecto constitucional, y en la fijación de una agenda de movilización y de coordinación de redes diversas que anuncian un próximo año muy "caliente". Avanzando por ese camino, buscando un mayor arraigo social y local y nuevas alianzas, sin tener que renunciar por ello a la radicalidad del movimiento, quizás logremos alcanzar nuestras primeras victorias parciales.


A la mateixa secció:


Otra vez quieren que olvidemos el origen de este terrorismo


Malos tiempos para el antimilitarismo


Beethoven al G-20 i disturbis a Hamburg


Miles de personas se manifiestan contra el CETA en Madrid


El CETA destruirá puestos de trabajo (diga la Comisión Europea lo que diga)


Siria: El aventurerismo militar de Trump y sus implicaciones


Màxima tensió militar: què pot anar malament aquest dissabte a Corea?


Estados Unidos lanza la “madre de todas las bombas” sobre Afganistán


La Campaña No al TTIP, CETA TiSA convoca movilizaciones para el próximo sábado 21 de enero en más de veinte ciudades


Cuando creías que los acuerdos comerciales no podrían empeorar más, aparece Wall Street

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com