contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimarts 28 d’octubre de 2003 | Carlos Prieto (Ladinamo - Rebelión)
La economía de la miseria. Entrevista a Michel Chossudowsky.


Michel Chossudowsky es profesor de economía en la Universidad de Ottawa y una de las voces más críticas a la mundialización capitalista. Realizó numerosas investigaciones y ensayos sobre los efectos de las políticas neoliberales en el Tercer Mundo. Acuñó el concepto de "recolonización programada" para definir los planes de ajuste y el pago de la deuda externa que imponen las instituciones financieras internacionales. Dos de sus libros mas recientes se han publicado en castellano: Globalización de la pobreza y nuevo orden mundial y Guerra y globalización (Siglo XXI Editores). En la presente entrevista, repasa la situación internacional luego del 11 de septiembre, la estrategia imperialista y la invasión a Irak, la pobreza y el desempleo en los países dominados, y critica duramente al gobierno Lula por su sometimiento al programa neoliberal.


-La lucha contra la "amenaza comunista" se usó como una cortina de humo para favorecer otros intereses. Hoy tenemos la "guerra contra el terrorismo". ¿Es una fachada similar a la anterior?

- Bueno, creo que es la continuación del proceso iniciado durante la guerra fría. Pero estamos en un contexto muy diferente. La mayoría de los países del antiguo bloque comunista se han visto empobrecidos por la imposición de medidas de corte neoliberal por parte, entre otros, del Fondo Monetario Internacional (FMI). En el contexto actual, la "guerra contra el terrorismo" es un pretexto para continuar una conquista económica en contra de Rusia y China, fundamentalmente. Creo que la guerra de Irak es una etapa de ese proceso. EE UU está tratando de controlar el territorio, las instituciones nacionales, los sistemas monetarios y el petróleo de la zona que va desde el Mediterráneo hasta la frontera occidental de China y que incluye Irak, Irán, Afganistán, Pakistán y las ex repúblicas soviéticas. Toda el área del Mar Caspio es un objetivo geopolítico y económico para EE UU porque ahí está el 60% del crudo mundial; es decir, treinta veces las reservas estadounidenses.

- En numerosas ocasiones has señalado que globalización y guerra van de la mano. El FMI y el Banco Mundial recolonizan "pacíficamente" a través de sus reformas económicas mientras que la guerra destruye físicamente lo que antes no fue desmantelado por la privatización. ¿Crees que la invasión de Irak se inscribe en esta lógica? ¿Por qué se ha utilizado en esta ocasión la vía militar?

- EE UU suele recurrir tanto a la acción militar como a los instrumentos económicos. En el caso de Irak no se trataba simplemente de desestabilizar una economía por medio de mecanismos macroeconómicos. La necesidad de una conquista militar se explica por la existencia de un doble conflicto. En primer lugar, una lucha entre las petroleras angloamericanas -en particular, Chevron, Texaco, Exxon Mobile, BP, Shell- y las europeas -Total Fina Elf, Repsol y Eni-, si bien hay alianzas que se cruzan, como podría ser el caso de Repsol. En segundo lugar, existe un conflicto entre, por un lado, EE UU y, por el otro, Francia, Alemania y Rusia, que son los poderes que concurren en Oriente Medio. Creo que hay que poner en duda la versión de que los desacuerdos entre EEUU, Francia y Alemania previos a la guerra en Irak fueron un simple rifirrafe diplomático dentro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Se trataba más bien de un conflicto entre el dólar y el euro. Desde que el euro se ha comenzado a utilizar como divisa en Asia Central, la ex Unión Soviética y África, el dominio del dólar como moneda internacional se ha visto afectado.

- En ese contexto ¿cómo explicarías la posición española durante la guerra en Irak?

- Esa cuestión debería ser investigada a fondo. Las petroleras españolas, con Repsol a la cabeza, tienen intereses en Irak desde hace años. Han existido negociaciones entre las compañías petroleras sobre cómo dividirse el "botín de guerra". Seguramente la postura española se explique en función de los intereses de Repsol no sólo en Irak sino también en América del Sur, en especial en Argentina. Si estudiamos el cambio de postura de Francia tras los bombardeos podríamos llegar a la misma conclusión. Con toda seguridad la petrolera Total Fina Elf acordó con sus rivales angloamericanos la renegociación de los acuerdos firmados entre Irak y dicha compañía francófona antes de la guerra (durante la vigencia de las sanciones).

- ¿Cuáles son las implicaciones regionales de la guerra en Irak? ¿Quién puede ser el próximo objetivo militar estadounidense?

- Resulta difícil prever cómo va a evolucionar la crisis. Por un lado, si miramos los planes de conquista de EE UU -que aparecen tanto en los documentos de la fundación Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC, en sus siglas inglesas) como en otros elaborados por el Comando Central-, vemos que existe un plan de conquista de Irán. A estas alturas, es casi seguro que ésta será la próxima etapa de la guerra y no Siria, donde se busca un control territorial por medios no militares. Todos estos planes de consolidación de la zona de influencia de EE UU en la región están vinculados al proyecto sionista de crear un Gran Israel que se extienda hasta la frontera de Irak, como demuestran las maniobras para controlar los recursos de agua del Éufrates, o el proyecto de construcción de un oleoducto entre Irak e Israel. La Hoja de Ruta que actualmente se negocia entre Israel y Palestina es, simplemente, una manera de manipular las instituciones de la sociedad civil palestina, de asentar la actual balcanización de la zona y establecer un protectorado que nada tiene que ver con la soberanía.

- ¿Crees, por tanto, que la situación en la zona podría agravarse aún más en los próximos años?

- En esta región que se extiende desde el Mediterráneo hasta la frontera occidental de la China ya existen varios escenarios bélicos. El primero es Palestina, el segundo es Irak, el tercero podría ser Irán. Y no olvidemos que actualmente hay una guerra en Afganistán donde están implicadas las fuerzas de varios países, no solamente de EE UU. Esta situación bélica podría dar lugar a una crisis mucho más grave: tenemos informes que ofrecen indicios de que durante el bombardeo de Afganistán en 2001 se utilizaron bombas nucleares de baja intensidad. Ojo, no me refiero al uranio empobrecido, la cosa es más grave: se trata de armas nucleares tácticas que equivalen más o menos al 30% de la bomba de Hiroshima. Hay un informe de un centro de investigación de Canadá, del que se hizo eco la BBC, en el que se menciona que los tests realizados a los civiles afganos tras los bombardeos muestran grados de radiación tan altos que no son explicables por el uso de uranio empobrecido. También sabemos que semanas antes del comienzo de la guerra en Irak la Casa Blanca aseguró que no excluía el uso de bombas nucleares...

- Con la economía estadounidense en recesión, ¿cuáles pueden ser las consecuencias a nivel interno de este estado de guerra y ocupación permanente de terceros países?

- Las consecuencias sociales son muy graves. El presupuesto de defensa nacional ha alcanzado cifras astronómicas. Estamos hablando de 450 mil millones de dólares. Esto significa que los ingresos del estado norteamericano se están canalizando hacia una economía de guerra, con contratos millonarios con los cinco principales productores de armamento: Lockheed Martin, Boeing, Northop Grumman, Raytheon y General Dynamics. Esta integración de las industrias armamentísticas también se está produciendo en Europa: los gigantes del sector de Alemania (DASA), Francia (Aerospatiale Matra) y España (Construcciones Aeronáuticas S.A) se han fusionado para formar la Sociedad Europea de la Aeronáutica, la Defensa y el Espacio (EADS, según sus siglas en inglés) que es la principal productora europea de armamento (incluido el nuclear). El resultado es la división de la industria armamentística en dos bloques. La coyuntura actual es muy distinta a la de la guerra fría porque existen diferencias muy profundas dentro de la alianza militar occidental.

- En tu opinión, el movimiento contra la guerra ha desafiado con éxito la agenda bélica de Bush pero no ha sido capaz de desenmascarar las mentiras que rodean el 11-S. Esa ambigüedad, dices, debilita al movimiento. ¿A qué te refieres exactamente?

- Diversos funcionarios de la administración Bush se han visto implicados en actos de complicidad y distorsión de lo sucedido el 11 de septiembre de 2001. La historia de Al Qaeda y Osama Ben Laden es bien conocida: se trata de una creación de la política exterior norteamericana que se puso en marcha durante la guerra fría, cuando la CIA financió y entrenó a 35.000 militantes islámicos para que se enfrentaran a los rusos en Afganistán. Documentos oficiales, reportajes periodísticos e informes de inteligencia confirman que sucesivas administraciones estadounidenses han respaldado directa o indirectamente a "organizaciones terroristas": ya sea, por poner dos ejemplos, a través de la venta secreta de armas a Irán para financiar la contra nicaragüense, o a través de los negocios compartidos de la familia Ben Laden, con el clan Bush o el mismo Thomas Kean, presidente de la comisión que investiga los hechos del 11-S... No obstante, la "guerra contra el terrorismo" aún cuenta con cierta legitimidad en ciertos sectores denominados progresistas en EE UU. Su postura se resumiría, más o menos, así: "estamos en contra de la guerra pero pensamos que es muy importante la guerra contra el terrorismo". Muchos de estos grupos apoyaron la invasión de Afganistán. Yo creo que no basta con decir que estamos contra la guerra. La cuestión fundamental es la legitimidad de los principales actores tanto políticos como militares. Hay personas dentro del aparato estatal estadounidense que tienen vínculos con el crimen organizado y el Estado norteamericano ha promovido crímenes de guerra. La "lucha contra el terror" es una estrategia criminal, un pretexto para llevar a cabo una guerra de conquista.

- Alguna vez has dicho que los grandes grupos de comunicación estadounidenses funcionan, en ocasiones, como instrumentos del aparato de inteligencia militar...

- Varias entidades del estado norteamericano tienen su oficina de propaganda. En particular el Pentágono pero también la CIA y el Departamento de Estado. Existen vínculos muy estrechos entre estos organismos y los grandes grupos de comunicación. Está documentado que miembros del aparato de inteligencia de EE UU trabajan como "periodistas" en medios de comunicación claves como los distintos canales de televisión, el Washington Post, el New York Times, el Los Angeles Times o las principales agencias de prensa, como Associated Press. No estoy diciendo que sea un fenómeno generalizado pero hay cierto número de personas que hacen circular determinadas noticias como parte de operaciones secretas cuyo objeto es producir desinformación.

- En un artículo reciente asegurabas que detrás de la retórica del Partido de los Trabajadores (PT) se esconde una agenda neoliberal que permanece intacta bajo Lula. ¿En que te basas para realizar esta afirmación?

- Básicamente se trata de un análisis de la política monetaria del nuevo gobierno que, en mi opinión, es la cuestión fundamental ya que está ligada a las políticas del FMI. En cuanto a las opciones macroeconómicas no solo hay continuidad respecto al anterior gobierno de Fernando Enrique Cardoso sino, en cierto modo, consolidación de las políticas neoliberales. Antes de ser elegido, Lula firmó un convenio con el FMI que fue negociado por el ejecutivo de Cardoso. Se nombró al frente del Banco Central a Henrique de Campos Meirelles, antiguo presidente del Boston Fleet, segundo acreedor de Brasil detrás del Citybank. Pero no ha sido el único nombramiento de este tipo: la presidencia del Banco de Brasil fue entregada a Casio Lima, antiguo ejecutivo del Citybank. Este individuo está muy ligado al sector de la banca privada en Wall street... lo que trato de decir es que otro mundo no es posible si desde el arranque se entregan los principales instrumentos de intervención de la política monetaria, fiscal y presupuestaria, a los acreedores del estado brasilero.

Este gobierno está empujando a Brasil a la quiebra. Y voy a ser mucho más preciso: están replicando el escenario argentino. No tengo la menor duda porque estamos hablando de las mismas entidades bancarias responsables de la crisis financiera en Argentina. El Boston Fleet y el Citybank, que eran los principales acreedores de Argentina, provocaron dicha crisis con operaciones especulativas en las que se transfirieron enormes cantidades de dinero al exterior en los meses anteriores a la quiebra del sistema monetario. El mismo Meirelles fue uno de las personas que con más entusiasmo apoyó las políticas del Ministro de Economía argentino Domingo Cavallo en los meses previos a la crisis. Además hay que tener en cuenta que la deuda externa, que prácticamente se triplicó durante el gobierno de Cardoso esta aumentado gracias a la actual política monetaria. Llegará el momento en el que la dolarización será impuesta en Brasil como ya sucedió en Argentina.

- ¿Hasta que punto crees que existe voluntad política dentro del PT para corregir esta situación?

El PT tiene unas bases sociales que son muy importantes en Brasil. No es el partido como tal sino la dirigencia del mismo lo que constituye el problema. Habría que derrocar ese equipo económico. Pero esto tiene que venir de las bases sociales del partido. Lula constituye un mecanismo para aplicar el neoliberalismo utilizando una retórica izquierdista y populista. Bajo esta fachada se oculta un proceso de empobrecimiento de la población ya que no se ha solucionado ningún problema estructural. El país mantiene su nivel de endeudamiento, la deuda externa aumenta, la política monetaria no está manejada por el estado brasileño sino por Wall Street y los bancos acreedores, y la política social está controlada por el FMI. Lo que existe son varios pequeños proyectos populistas para dar la impresión de un gobierno del pueblo. Es muy importante que el pueblo brasileño, en particular las bases sociales del PT, actúen para cambiar esa línea de conducta. De otro modo el resultado va a ser un desastre. Un desastre con una quiebra financiera comparable a la de Argentina pero en un país mucho más grande, con un impacto muy grave sobre toda la población incluida, evidentemente, la clase media

- En Globalización de la pobreza cuentas que cuando se produjo la crisis en Somalia durante los noventa los medios de comunicación aseguraron que los motivos de la hambruna eran la sequía, la desertización y la guerra civil. Sin embargo, los datos aportados en tu libro muestran que el país era autosuficiente en alimentos hasta que se produzco la intervención del FMI y el Banco Mundial, que destruyó la agricultura alimentaria. Del mismo modo ¿se podría decir que la principal causa de la proliferación de "conflictos étnicos" en África sean las "ayudas" de dichas instituciones económicas?

- Existen dos mecanismos. Por un lado, el empobrecimiento ligado a las políticas macroeconómicas. Los planes de "ajuste estructural" del FMI crean condiciones de conflicto. Es el caso de Somalia donde las devaluaciones de la moneda en un periodo de unos diez años llevaron al estado a la quiebra por el simple hecho de que los salarios de los empleados del mismo habían caído a niveles muy bajos (menos de cinco dólares por mes). En estas condiciones todo el aparato político institucional se viene abajo y como es lógico surgen enfrentamientos sociales. El otro mecanismo que provoca conflictos en África y en otras regiones del mundo son las intervenciones de los servicios secretos norteamericanos que financian a los grupos armados, como fue el caso de Ruanda y es el caso del Congo y la casi totalidad de las llamadas guerras civiles que tienen lugar en Estados prácticamente inexistentes. El proyecto de EE UU para África consiste en transformar el continente en una sucesión de territorios en los que los países no existen más porque las políticas de ajuste eliminan los salarios y el presupuesto nacional. Otro elemento importante es el enfrentamiento entre los intereses de EE UU y los de Francia especialmente en el oeste de África.

- En algunas ocasiones te has referido a la "tercermundialización" de las ciudades occidentales señalando que la pobreza en algunos guetos y barrios norteamericanos es comparable a la del Tercer Mundo. Sin embargo, dices, la tasa registrada de desempleo se redujo en EE UU durante los noventa, lo mismo que en España donde algunas estadísticas sitúan el porcentaje de trabajo temporal en torno al noventa por ciento del total. ¿Cómo se explica esta aparente contradicción entre disminución del paro y aumento de la pobreza? ¿Hasta que punto el desarrollo del trabajo temporal está vinculado a la misma?

- En las estadísticas de empleo de la mayoría de los países occidentales no se hace ninguna distinción entre trabajo fijo y trabajo a tiempo parcial. Todo es lo mismo. De tal forma que se da una precarización de la fuerza de trabajo, a tiempo parcial y muy bajo salario, y un aumento de los niveles de empleo. Al mismo tiempo se produce una quiebra de la ayuda al desempleo. En Canadá se están cambiando las normas y criterios de accesibilidad a este tipo de subsidios. En la medida que se va eliminando las coberturas sociales de protección de los desempleados, el paro desaparece porque los que no tienen trabajo tienen que integrar un mercado laboral precario que asegure su supervivencia. Este fenómeno lo conocemos muy bien en América Latina donde las tasas oficiales de parados son sumamente bajas pero las niveles de desempleo real pueden ser muy altos. Estoy hablando de países como México donde el 30 o 40% de la población podía ser desempleado pero las cifras oficiales indican otra cosa.


A la mateixa secció:


Otra vez quieren que olvidemos el origen de este terrorismo


Malos tiempos para el antimilitarismo


Beethoven al G-20 i disturbis a Hamburg


Miles de personas se manifiestan contra el CETA en Madrid


El CETA destruirá puestos de trabajo (diga la Comisión Europea lo que diga)


Siria: El aventurerismo militar de Trump y sus implicaciones


Màxima tensió militar: què pot anar malament aquest dissabte a Corea?


Estados Unidos lanza la “madre de todas las bombas” sobre Afganistán


La Campaña No al TTIP, CETA TiSA convoca movilizaciones para el próximo sábado 21 de enero en más de veinte ciudades


Cuando creías que los acuerdos comerciales no podrían empeorar más, aparece Wall Street

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com